lunes, 13 de mayo de 2013

MAS SOBRE MASONES Y TEMPLARIOS

Autor: CARLOS GARCÍA
Gran Oriente de Cuba

Hace pocos días y con la pasión de un nuevo año, nuevas ideas y nuevas metas de vida, con la familia más feliz del mundo y una autoestima bien alta me enredo nuevamente en inquietudes e indagaciones de índole masónicas, tratando de hacerme historiador, algo que no logro alcanzar. Pero no hay quien me quite los fervientes deseos de aprender y de plasmar en un folio los frutos de mis modestas y sencillas investigaciones. Motivado siempre en los más verdaderos y sinceros fines.

No dejo de cuestionarme, por culpa de los verdaderos historiadores y de mi tozudez, que evidentemente el tema de que pueda existir una supuesta fusión, vinculación o conexión entre la antigua Orden de los Caballeros Templarios y la llamada Orden Masónica, en el caso específico del REAA:. no está zanjado. Sucede que el gusanillo de la duda y la escaso certeza que me ofrecen los académicos de la historia me hace volver a leer y releer viejos materiales y nuevos textos al respecto. Como le he expresado a algún que otro H:. casi todos, por no decir todos, dejan la puerta entreabierta a un tema nunca cerrado del todo. El caso es que muchos a favor o en contra adolecen de poder dar un golpe en la mesa y cerrar definitivamente el debate. Eso da lugar a especulaciones de todo tipo y genero.

Yo caigo en el grupo de los no convencidos, de aquellos cabeza dura que pretendemos continuar la búsqueda para convencernos de si realmente hay un plus ultra. Hasta que eso no suceda y mientras haya espíritus con buenas intenciones en la sana investigación y se pueda aportar luz al tema, me uniré a ellos. Siempre como hemos dicho, con la mejor de las intenciones, la del curioso investigador.

Si los historiadores no cierran el debate, y los especuladores lo alimentan, seguir investigando sustenta dos tendencias, según palabras del docto H:. John Hamill en las dos corrientes de investigaciones, que aunque diferentes, no divorciadas. Las de:

Ø Un enfoque autentico-científico , con elementos comprobados y verídicos y,

Ø Una óptica no autentica que sigue leyendas, mitos, hipótesis, etc.

El asunto es que dos de los más entendidos en el tema, el H:.Robert L. Cooper bibliotecario de la G:.Logia de Escocia y el historiador Andrew St. Clair, descendiente directo de los St. Clair, ambos con valiosos material de primera mano, nos plantean desde hace unos años un debate que comienza en la ya polémica y controvertida Capilla de Rosslyn y que nos traslada en el tiempo a por lo menos ,tres frentes de fuentes documentales, cuyas ideas para mi, confluyen en un documento mas reciente y de no menos importancia y trascendencia, los dos discursos ( junto a sus versiones) de Andre Michel Ramsay . Estas tres fuentes, con todo el sentido común de la historiografía masónica actual nos retrotrae a la Escocia post-medieval y son:

Ø Los Estatutos de William Shaw (1598 - 1599)

Ø Las Dos Cartas de los St. Clair (1601 - 1628)

Ø El Rollo de la Logia de Kirkwall ( la parte central datada entre 1430 - 1500)

Evidentemente no vamos a detenernos en un exhaustivo análisis, pues por desgracia no hemos visto ni siquiera los documentos (solo alguna copia digitalizada) y carecemos de la capacidad filológica, historiográfica y científica para emitir una teoría, mucho menos un veredicto. Solo trataremos de analizar lo ya analizado y dar nuestra opinión a manera de idea, no ya una teoría conformada. Tan solo una idea que sirva de aporte como grano de arena en la gran playa que constituye el inmenso mar del tema en cuestión. Así y todo nos arriesgaremos en nuestra andanza investigativa y analítica.

Imagen recreada del controvertido rollo.

Ø Los Estatutos de Shaw de 1598-99

William Shaw (1550 – 1602) era un aristócrata ligado a la monarquía de Jacobo VI con francos poderes conferidos por este como Vigilante General del Oficio, donde organiza en tierras escocesas logias de masones operativos. Nótense en el texto los términos Logia, en el sentido de grupo organizado, en el inciso 7. En el 8 habla de Vigilantes y Diáconos, establece en su articulado la organización interna de las Logias y sobre todo establece Normas de Conducta. Algo intrínseco en las doctrinas masónicas actuales. Teniendo en cuenta la incipiente masonería de finales del XVI y principios del XVII este proceso de introducción de las antiguas Normas devinieron en franco proceso de transición de operativo a lo especulativo que culmina con la introducción de gentlemans ajenos el Oficio como el caso John Boswell de Auchinleck, el Primer Iniciado en 20 de mayo de 1640, según los más antiguos registros masónicos. Según los historiadores que son en este caso los de la logia Mary Chapell de Edimburgo, Escocia y que datan de la misma fecha del estatuto antes mencionado. Téngase en cuenta que aquí el ritual del iniciado era muy incipiente y rudimentario, aunque con algunos elementos trascendentales, como el uso de la palabra del masón y el juramento de deberes, algo que por suerte ha llegado hasta nuestros días.

Ø Las Cartas de William St. Clair.

Dos documentos que la mayoría de los escritores, sobre todos los escoceses dan tremenda importancia. Tanto Andrew como Cooper, sobre todo este último, le otorgan elevada jerarquía. Es una lástima no tener la posibilidad de analizarlo en detalles (aunque he hecho mis gestiones con el mismo Cooper que posee los originales en su despacho de la Gran Logia )

Tanto la primera Carta (1601) como la segunda (1628) de padre e hijo, en ambas solicitan los gremios- logias de masones escoceses que se convierta en patrón- protector de los masones. Nuevamente caemos en el hoyo de no poder ver esos documentos y analizarlos a la luz de la evidencia, para poder constatar si estas cartas similares son en su objeto a la de los Estatutos de Shaw. El asunto es que no podemos comprobar a que corriente seguían estos masones a logias de corriente protestante o católica (suponemos a esta) y su importancia en el proceso de Transición, a la postre determinante. Que en su inicio o raíz pertenecen a logia de la Abadía de Kilwinning o de la Mary Chapell, o si ambas son de la misma corriente. Nuevamente vuelve a dolerme la cabeza en este sentido, pues veo que me enfrento nuevamente al dilema de la falta de pruebas y de elementos de referencia. Espero el lector me apoye en mis pesquisas y darle más luz al tema.

Ø El Rollo de Kirkwall

Este es un documento no exento de polémica, aunque ya algunos escritores, entre ellos el mencionado Andrew St. Clair han trabajado en su datación total y parcial que lo trasladan hasta el siglo XV. El mismo escritor afirma que este rollo de tela lleno de interesantes y misteriosos simbolismos es vinculante a los templarios, se encuentra hoy en la logia Kilwinning Kirkwall n. 38 en Orkney.

Para algunos entendidos esta relacionado con el esoterismo masónico y por que no, como se ha dicho templario. El caso es que dice el mismo escritor mencionado que este rollo estuvo guardado por mucho tiempo en la antigua biblioteca de la capilla de Rosslyn. Conservado y guardado por masones operativos ayer, y hoy por los masones especulativos. Este es un punto de referencia obligado para comprender parte de los misterios de las fuentes de la antigua masonería en Escocia y que cuyos símbolos y mensajes “podrían vincular a ambas Ordenes”.

Por todo ello en los importantes libros de Robert. L. Cooper como El Engaño de Rosslyn y Descifrando el Código de los Masones se muestra este objeto como un tesoro importante para la historia de masones y templarios en la Escocia medieval. Él, contrario a las teorías vinculativas de ambas Órdenes deja asimismo abierto el tema a nuevas investigaciones e hipótesis y este curioso rollo, como punta del iceberg.

Ahora para desligarnos del fastidioso, complejo y tan necesario tema de la historia más compleja por así decirlo, vamos a dirigirnos hacia otro documento trascendental pero más reciente, por lo que ha traído a la masonería especulativa y la trascendencia de las afirmaciones del Caballero Ramsay. Sendos discursos que recogen la idea del contexto masónico francés de origen escocés. Los discursos, uno fechado en 26 de diciembre de 1736 en l logia San Juan, y el otro, mucho más relevante con fecha de 20-21 de marzo de 1737 en plena Gran Logia de Francia y fungiendo como G:.Grador ( o algo parecido). Este último es el que ha trascendido más a la historia y a la polémica al identificar la idea de la masonería con los antiguos cruzados “como nuestros ancestros”. La historia contada por académicos, en alguna medida, rompe el hilo que puede unir a estas dos sublimes maneras de ver el mundo y la existencia humana. Toda vez que nadie puede romper el cordón umbilical, espiritual, idealista y cognitivo que nos une a los antiguos y honorables templarios. Entonces descartando la supuesta fusión histórica e institucional de masones y templarios y teniendo como referencia ideológica este eminente y ya más que trascendente alocución, vamos a mencionar algunos conceptos que nos son afines. Por ejemplo, en uno de sus párrafos Ramsay menciona, y cito:

Ø “… El mundo entero es una gran republica, en la cual cada nación es una familia”, más adelante dice:

Ø “Nuestra sociedad se estableció para hacer revivir y propagar las antiguas máximas tomadas de la naturaleza del ser humano”. Luego reitera:

Ø “…Nuestros Ancestros, los Cruzados, procedentes de todos los lugares de la cristiandad y reunidos en tierra santa, quisieron de esta forma agrupar a los súbditos de todas las naciones en una sola confraternidad”.

Más abajo expresa:

Ø “La Orden de los francmasones -se estableció- para formar hombres amables, buenos ciudadanos y buenos súbditos, inviolables en sus promesas, fieles hombres al gusto de sus virtudes”.

Luego posteriormente recoge algo de especial mención:

Ø “…Nuestra Orden, por consiguiente no se debe considerar como una renovación de las bacanales y una fuente de excesivo derroche, de libertinaje desenfrenado y de intemperancia escandalosa, sino como una Orden moral, instituida por nuestros ancestros en tierra santa, para hacer recordar las verdades más sublimes, en medio de los inocentes placeres de la sociedad”.

Así mismo hace notar algunos requisitos para ingresar a la Orden, como por ejemplo:

Ø Amor a la humanidad

Ø Sana moral

Ø Gusto por las ciencias útiles y artes liberales de todo género.

De igual manera habla de obligaciones como:

Ø “…Proteger a los hermanos, esclarecerlos con sus conocimientos, edificarlos con las virtudes, socorrerlos en sus necesidades, sacrificar todo sentimiento personal y buscar todo lo que puede contribuir a la paz, la concordia y a la unión de la sociedad”.

Estas palabras hablan por sí solas de Masonería

En otro de sus párrafos Ramsay hace mención a los orígenes escoceses de nuestra Orden mencionando la Logia que funcionaba en Kilwinning quinientos años antes. Aquí trabajaban logias o una logia cuya antigüedad es poco valorada desde el punto de vista histórico. Con todo sentido desde el punto de vista histórico este documento – con toda seguridad- posee mejores cualidades historiográficas que el relato- historia del también escocés J. Anderson en sus Constituciones de 1723, donde otro escocés T. Desaguliers expone la parte jurídica. Toda vez que el sentido de su mensaje es totalmente vigente.

Una vez más se pone de manifiesto la clara interacción, comunicación o transmisión ideológica, metodológica y doctrinal de lo que expresaba Ramsay a los masones franceses que seguían la corriente escocesa - Templaria de la masonería moderna. Téngase en cuenta que este discurso era dirigido a recién iniciados de aquellos primeros años luego de la reorganización de 1717 , y que nos han llegado hasta hoy. Todo esto es parte intrínseca de nuestras doctrinas y rituales en el REAA:. como legado histórico-doctrinal. La ética y la moral en una nueva sociedad, el eclecticismo de nuestras doctrinas, nuestro sentido de fraternidad, así como nuestra jurisprudencia basada en la libertad, la igualdad y la democracia.

Estas ideas planteadas por Ramsay que recogen lo mejor de aquellos cruzados y el más sublime sentido de sus cruzadas, son las que en gran medida posee nuestra Orden en la actualidad. Ramsay recogió el legado y hoy se plasman en nuestras liturgias y textos. Las cuales no obstante reclaman actualizaciones y renovaciones.

RESUMIENDO:

Visto lo visto y sin centrarnos del todo en los documentos de Shaw, St. Clair y el controvertido rollo de la logia de Kilwinning Kirkwall, de este modo solo tomándolos en cuenta en su sentido y carácter historiográfico. En este sentido vamos tomar como referencia doctrinal e ideológica los dos discursos del Caballero Ramsay . En tal sentido si podemos encontrar con toda certeza y claridad puntos en común y similitudes en ambas Ordenes en cuanto a métodos, objetivos y fines. No ya hurgando en los elementos historicistas que nos den una “evidencia fehaciente o documental” tan necesaria para los historiadores. Nosotros con esta evidencia a manera de convicción espiritual y cognitiva nos sentimos de cierta forma herederos de lo mejor de aquellos antiguos cruzados y de ese espíritu caballeresco -aunque no en su totalidad- sentimos algún tipo de conexión como la del punto de vista ideológico que hemos expresado, como si fuéramos o hubiésemos sido parte de aquel auditorio que escuchara al ilustrado Caballero Ramsay.

El sentido de estos discursos y lo de otros como el en tales circunstancias, deben ser lectura obligada para los que buscamos y pretendemos encontrar sentido a nuestras inquietudes en torno a MASONES y TEMPLARIOS en tierras escocesas. Y sobre todo a lo que debe ser la Orden Masónica, HOY.