viernes, 26 de diciembre de 2014

La Hermandad Blanca  y  nacimineto de Jesus el Cristo. 
Por: Victor Salazar soto
Caballeros de la Orden del Sol.

El altísimo se había compadecido. El cosmos se predispuso, una gran luz, para un nuevo amanecer en los tres planos de existencia espiritual, mental y física para que una gran luz alumbre un camino de un nuevo amanecer. Un ser que había superado la etapa búdica, el nirvana, el eterno gozo, esta alma uniría el cielo y la tierra, para que el plan divino se realice tal como el profundo amor La conciencia Cosmica lo había predispuesto, un ser del mundo mental se uniría a un gran hombre terrestre que con su supremo esfuerzo había alcanzado su realización como ser humano.
Era un espíritu viejo que durante muchas encarnaciones gano el título de ser un ser humano realizado, el ya no tenía que estar en este mundo para su trascendental vida en el camino de una evolución.
El volvió a nacer como un Budhi Sadva. Aquel que espera hasta el último ser humano que cruce el puente y deje sus apegos terrenales, su Karma, él es el hombre puente, el camino, el logo, el círculo, la rosa, el número siete.
Los grandes maestros de la hermandad blanca, habían visualizado el nacimiento de un gran ser, las señales manifestaban este hecho maravilloso hacia los cuatro ángulos de la madre tierra, él tendría que nacer en un lugar donde el mensaje seria difundido y expandido al mundo entero.
Era el tiempo que esta mente maravillosa debía reencarnase, ya no como un gran guerrero o un gran Rey. El nuevo Avatar tendría las condiciones de representar la esencia de lo más divino, el amor universal nacería en lo más humilde de una familia, José era ya un hombre anciano y había enviudado y tenía una gran familia de cinco hijos.
La estrella brillaba con gran intensidad, el anciano de los días desde su recinto en el desierto de Gopi, la legendaria Shamballa.
En sus meditaciones visualizaba este gran espíritu que volvía a nacer, una energía se expandía desde este recinto sagrado, los grandes Kumaras irradiaban sus bendiciones al mundo.
En la india los grandes Bramanes en sus templos observaban este hecho maravilloso, los sabios Richis se llenaban de gozo al saber que el amor universal estaba próximo a nacer.
El anciano Richis pronunciaba en silencio un poderoso mantra Hari Om.
El estaba de regreso mi señor Visnu, mi amado siempre joven Krishana, mi pastorcillo.
En el techo del mundo sonaban las grandes trompetas tibetanas expulsando y desechando aquellos espíritus impuros, abrir el camino que la nueva luz está por nacer, el mundo no volverá a estar a ciegas el uniría el cielo y la tierra, que simboliza el número 33.
En América de Norte, los Maestros del Monte Shakta entre sus meditaciones y viaje mental y astral, viajaron a todos los rincones de América.
La ruta del Sol también conocida como la ruta de Wiracocha, desde la tierra del fuego (Chile) hasta el monte Shakta, ya los maestro de la hermandad de los siete rayos estaban listos para la llegada de este gran espíritu.
Los potutos (caracola que produce sonido) sonaban al llamado, cada recinto de la fraternidad blanca mandaban a sus emisarios de la nueva luz que está por nacer.
Tres grandes maestros, al cual la historia sagrada los conoce y menciona, salieron al primer encuentro, fue un largo viaje que duro dos años. Los hermanos mayores acompañaron a estos enviados de la hermandad blanca en todo el camino, en aquellos primeros tiempos no era de extrañar que en el cielo sus grandes naves luminosas se dejen ver y fue una de ellas que los guio a estos Maestros, que son recordados por la historia como los tres Reyes Magos, tres maestros que trajeron consigo los elementos necesarios que ayudarían a este gran espíritu a recordar.
Cerca de Qumran se habían reunido los Maestros de la fraternidad de los Esenios, su asamblea era de estricto secreto, ellos serían los maestros que estarían cerca de este gran espíritu, en su nacimiento y en el transcurso de su vida, algunos de sus discípulos de amor universal fueron de esta fraternidad los Esenios.
Ellos estarían secretamente a cargo del cuidado y educación.
La misma nave en forma de cilindro fue la que acompaño a Moisés en el trayecto del desierto, de llevar aquella raza a la tierra prometida.
Pero este pueblo aun no había aprendido, estando aun contaminado en su creencia religiosa así que, toda esta generación que salió de Egipto tuvo que ser depurada por 40 años en el desierto.

Esta historia continuera
Templarios y Cátaros, celosos guardianes de la Tradición
Publicado por Juan Carlos

Bajo el patrocinio de Hugues de Payens, en el año 1118 nueve caballeros cristianos fundaron la Orden monástica y caballeresca del Templo de Jerusalén. Hermanados en los tres votos monásticos, pobreza, castidad y obediencia, los Caballeros del Temple constituyeron una orden cuya finalidad primordial y exotérica era garantizar la seguridad de los peregrinos que se dirigían a Tierra Santa. No obstante, pronto establecen redes paralelas comerciales y ágiles agencias bancarias, garantizando la seguridad de las transacciones comerciales, creando incluso su propia flota mercante. Bendecidos en un principio por la autoridad papal y amparados por San Bernardo, pronto entraron en colisión con la ortodoxia de la Iglesia, al incorporar ideas y elementos de la gnosis, como el Evangelio de Juan.
Unos monjes que, renunciando a los bienes del mundo, abrazan una vida sencilla, como simboliza el propio Sello de la Orden: dos monjes sobre un mismo caballo. Este emblema también puede significar conocimiento tanto del pasado como del futuro, o al ser andrógino del Edén primordial, o quizá la conexión y confluencia inevitable del esoterismo cristiano y árabe. Herederos de todas las tendencias esotéricas, siguen las huellas de los esenios, quienes buscaban en Jesús al Maestro de Justicia. Cristo deja de ser para ellos el Hijo de Dios y lo conciben más bien como un símbolo solar que nunca llegó a encarnarse y cuyo espíritu solo puede residir en los cuatro reinos, representados por los cuatro brazos de la cruz.
Se esfuerzan en no difundir el Evangelio de Tomás (Dídimo= Gemelo), presuntamente hermano gemelo de Jesús, que siguen en secreto. Algunos creen que este Dídimo Judas Tomás, dado su enorme parecido, quizá pudo sustituir al propio Jesús a la hora de la crucifixión, incluso otros más aventurados afirman que no hubo tal muerte, solo fue simulada mediante una pócima. En este evangelio, considerado "apócrifo", se afirma: “… dos han reposado en el mismo lecho. Uno morirá, otro vivirá. La verdadera vida está en aquellos que son capaces de volver a ser uno… cuando los dos sean uno, cuando no haya más hombre ni mujer, entonces reinará el Reino de la Muerte”.
Misteriosa resulta la actividad oculta del temple queriendo mantener viva aquella doctrina que nada tenía que ver con el cristianismo oficial. En Jesús veían solo la simbiosis entre el Maestro de Justicia esenio y el agitador político de los celotes (o zelotas), cuya única misión era socavar las estructuras del poder de Roma. Sabían que el cristianismo había sido edificado sobre Pablo, que supo aglutinar el descontento de las masas populares mezclando con habilidad temas gnósticos, símbolos mitraístas y la concepción griega del Kristós.
Los templarios oponen una concepción solar a la lunar del cristianismo, dando a la vida del hombre un sentido cósmico, iniciático, aunque su espíritu elitista aislado de lo mundano no tenía contrapartida popular. Buscan aparentemente en las ruinas del Templo de Salomón los vestigios de aquella sabiduría esotérica perdida: la piedra primigenia, el Grial, la piedra caída del cielo o desprendida de la corona de Lucifer… o quizá la cabeza de Juan el Bautista.
El blanco y negro de los templarios, los colores del “albedo” y “nigredo” de la obra alquímica, el oro potable y la piedra filosofal son dos nociones que señalan a una vida perdida, a una entidad desaparecida que el adepto debe recuperar a través de la obra. Una vida más allá de la mera vida terrestre, pasando por el proceso del “rubedo”, el sacrificio rojo de la sangre, que impone la transformación interior del hombre a través del hermetismo de la alquimia. Buscan salir del estrecho entorno de la mente racional, mediante caminos esotéricos por Mitos y Arquetipos: el devenir histórico de un ciclo que podía terminar en el año 2000 es el que los templarios intentaron neutralizar, mediante el acto de despertar esa parte de la mente humana que permanece dormida.
En cuanto el hombre más pierde la noción de sus Arquetipos más cae en el aprecio de unos valores materiales, para renunciar al que debería ser su único valor: el espíritu. El signo que simboliza esta búsqueda espiritual es el 8, que expresa tanto la noción de infinito o eternidad en la vida espiritual como que es también el doble trébol de cuatro hojas, que se repite en esos lugares mágicos donde las corrientes telúricas penetran y escapan formando ondas de energía. El 8 es también el signo de los dioses blancos que esperaba Moctezuma, el signo mágico de los druidas célticos, ese 8 que gira sobre su propio centro, que señala el camino de eternidad a aquellos “nacidos dos veces”.
En la concepción templaria, el hombre debe salir de la iniciación femenina y renunciar también a su apego a la Madre Gea (la Tierra), para pasar a la iniciación hiperbórea, solar, donde el hombre, desprendido de sus raíces terrestres, sea capaz de asumir iniciáticamente un concepto renovado de inmortalidad, gracias al despertar de la mente. Esto lo asimila el templario a “quitarse las telarañas de los ojos” con el símbolo del murciélago, que vuela y ve en la oscuridad. El camino a seguir es el eterno retorno que supone el acercamiento a la melodía de las esferas, donde resuenan los nombres de Dios o de los dioses, en unos acordes que expresan el “recuerdo del futuro” del hombre.
Buscan una iniciática “tierra blanca”, a la cual llaman Abraxas, cuando tal vez con sus flotas habían llegado ya a “Albania”, la tierra desconocida situada al otro lado del gran océano. Grandes paralelismos surgen con los cátaros, llamados los Albigenses, de Albi, los puros, blancos y perfectos. El universo mental del cátaro, hombre occitano, es a la vez el del verbo y el de la espera, pero de un verbo que es acción, y una espera que es repulsa. Adoptando la doctrina del maniqueísmo, Dios es bueno por definición, mientras que el mundo es presa del mal, por lo que el mundo no es la obra de Dios, sino la de un espíritu maligno, y toda la historia es la de una lucha sin cuartel entre dos principios igualmente poderosos: el Espíritu y la Materia, que se oponen. En los comienzos, una parcela de la Grandeza luminosa de la divinidad quedó prisionera en la creación carnal del Príncipe de las Tinieblas. Por ello nuestro mundo es el de la mezcla. Sin embargo, la presencia en su seno de ese germen espiritual le promete al hombre la salvación, por un sistema de depuraciones sucesivas, al término de las cuales, Luz y Tinieblas, Espíritu y Materia quedarán separados, como en el comienzo de los tiempos.
Un caballero templario entiende que hay un Dios, una vida creada por El, una verdad eterna y un propósito divino. En consecuencia está implícito que la verdadera existencia y las bases históricas de la Orden tenían por objeto: luchar contra el materialismo, la impiedad y la tiranía en el mundo; defender la santidad del individuo, afirmando la base espiritual de la existencia humana; buscar a Dios en los actos y aumentar los niveles de moralidad, resaltando el amor y el respeto a los semejantes; acrecentar el entendimiento entre las religiones; soportar la pobreza, luchar contra la opresión, promover la libertad; mantener monumentos, archivos de Historia Templaria; respetar todas las creencias y apoyar el conocimiento de las ciencias.
Sea como fuera, los templarios se dieron cuenta de que el jubileo prometido por el viaje a Santiago de Compostela no era válido -según la astrología y las antiguas tradiciones- debido a la situación del sepulcro del Santo. Ese lugar no representaba nada en el mapa de las estrellas ni en las tradiciones seculares. De aquí surgirá una edificación masiva de ermitas, iglesias y santuarios en lugares estratégicos de la ruta de peregrinaje. Y los templarios construyen emplazamientos sagrados, además de en Santiago, en: Nogueira, Astureses, San Fiz, Amoeiro, Abelenda, Esposende, San Cristóbal de Regodeigón, Villaoscura, Vilamerelle, Xinzo de Limia, San Mamed de Moldes, Sober, Canabal, Miranda La, Burgo, Guntín, Neira, Agüeira, Betanzos, Faro, Bandoja y La Coruña que, unidos entre sí con lineas rectas dibujan la Constelación de Virgo, con lo que consiguieron que la tumba del santo quedara asociada a la constelación de Virgo/Paraíso. Con ello, los fieles que peregrinaban a Santiago conseguían la meta ansiada y tras morir, sus almas merecerían el cielo y por lo tanto la salvación eterna.
Pero no son estos los únicos lugares templarios levantados en relación con las estrellas. Existen cuatro enclaves con construcciones que se hallan en las mismas posiciones terrestres que las estrellas que reflejan y cuyos nombres coinciden casi completamente con ellas. Están en Cehinos de Campos (Valladolid) que concuerda con Seginus de la Constelación Bootes, Alberite (Zaragoza) con la estrella Albireo de la Constelación de Cisne, Almansa (Albacete) con Almak, estrella de Andrómeda y Capilla (Badajoz) que tiene su casi homónimo en Capella de la Constelación Cochero. Asímismo, la enorme riqueza que acopiaron pudo servir para la colosal construcción de las catedrales góticas, un exhaustivo compendio de la tradición esotérica, heredada sobre todo del hermetismo egipcio.
¿Qué quieren decir estas coincidencias? Tal vez, nada más, informan que tienen conocimientos. O mucho más. Para entonces los templarios, seguramente, ya no tenían nada que hacer en Tierra Santa y habían tomado la península ibérica como campo de sus manifestaciones esotéricas, ocultistas, y ocultas ante el peligro de que les acusaran de herejes, cosa el al final ocurrió cuando el 14 de septiembre de 1307 Felipe IV el Hermoso rey de Francia ordenó arrestar a todos los templarios con el consentimiento del Papa Clemente V.
Uno de los ritos incomprendidos que resultaron determinantes en su persecución y eliminación tras ser declarados herejes era el de Bafomet, Bahomet o Baphomet. Éste era el encargado en el purgatorio de los siete infiernos y de los diferentes demonios de los siete pecados capitales. Se cree que este presunto numen era una cabeza barbada y con pequeños cuernos. Se ha apuntado a que el nombre pudiera ser una variante local del nombre Mahoma. Los templarios acusados de herejes vivían principalmente en Occitania, país de la Reina Pedauque, cuyo bastión era la fortaleza de Montsegur, donde se autoinmolaron los cátaros, coetáneos de los templarios. En las lenguas vecinas se usaron los términos Mahomet (francés) y Mafumet (catalán). Esta hipótesis se apoya en que en el acta contra los templarios no se dan mayores explicaciones, y apunta a que era un término de uso habitual. Otros relacionan también el nombre Baphomet con la fusión de dos términos griegos cuyo significado aproximado es el de bautismo de sabiduría. Aquí podríamos deducir la idea no expresada por ellos, sino por los cátaros, de que el Bautista, al que quizá pudieran considerar como el auténtico Mesías, ofreció el bautismo como iniciación a quien sabía que debía sucederle, ya que estaría en condiciones de conocer su muerte inminente.
No es entonces aventurado suponer que esta cabeza, no ya una mera representación, sino una cabeza humana embalsamada, no era otra que la de Juan el Bautista, símbolo del poder absoluto, el verdadero Grial. Esta difundida pero oculta (no en vano, por la feroz persecución de la Inquisición) corriente “juanista” podría haber dado base a Leonardo da Vinci en la composición de la Virgen de las Rocas, donde se puede apreciar cómo es Jesús el que parece adorar a su primo Juan. Por otro lado, esta misma corriente secreta podría considerar también a María Magdalena como la verdadera piedra sobre la que se cimentaría la Iglesia, en detrimento de Pedro, aspecto que queda expresado en el cuadro La Sagrada Cena, donde una mano misteriosa parece querer cortar la yugular del enigmático “discípulo amado”, que para Leonardo no era otro que la misma Magdalena. Es sintomático que en este cuadro no aparezca el famoso cáliz en la mesa, ya que el vino simbolizando la sangre que da la vida eterna habría que beberlo de la cabeza de Juan, el verdadero cáliz falseado por el catolicismo. Ese sería el significado oculto de Bafomet.
“ JAKIN, BOAZ Y MASONERÍA”

Frente a la entrada del Templo del Rey Salomón, se encontraban dos columnas descomunales: “BOAZ” que significa “Fuerza”, y “JAKIN o IAKIN” que quiere decir “Establecimiento”.
En nuestros templos estas dos columnas se encuentran dentro y cerca de la puerta de entrada al poniente; Sobre la columna “J” se encuentra una esfera con el mapa celeste con planetas, estrellas y galaxias representando alegóricamente la polaridad masculina y positiva del universo, representa también el universo espiritual y el mundo abstracto de las ideas; Sobre la columna “B” se encuentra el planeta tierra representando alegóricamente la polaridad femenina y negativa de la naturaleza; Estas dos polaridades son simbólicamente las fuerzas de atracción y repulsión del cosmos que dieron origen a todo cuanto existe.
La columna “J” tiene al oriente el “Sol”, símbolo masculino y energético del alma, como también de todos los dioses solares como: “Ra”, “Helios”, “Huitzilopochtli”, “Tonatiuh”, o “Cristo” que han sido considerados en algún momento como: “Los Grandes Arquitectos del Universo” y quienes aportaron la idea y planos de la creación.
La columna “B” tiene al oriente la “Luna” símbolo femenino de la materia. Algunas diosas de su panteón son: “Isis”, “Artemisa”, “Hécate”, “Selene”, “Rea”, “Diana”, “Ixchel”, “Coyolxauhqui”, o “María” en cuyo útero oscuro de la materia, se gestó el hombre luz, “Jesús” el que se convertiría en “Cristo”. De ahí que todas estas “Diosas Lunares” siempre son alegóricamente representadas amamantando o portando en su regazo al niño Dios. Este es el motivo por el que comúnmente vemos en la iconografía religiosa de estas madonnas, a la luna formando parte de las imágenes.
La columna “B” indica el norte geográfico y lunar de la logia como el sendero que ha de recorrer el alma desde el oriente al poniente en su descenso a la materia, lugar donde su consciencia divina se verá oscurecida por el velo del cuerpo físico recién adquirido. Las fuerzas femeninas de la columna “B” fueron los obreros de la gran obra cósmica.
La columna “J” indica el sur geográfico y solar de la logia, y viene siendo el sendero que el alma deberá recorrer de poniente a oriente en su retorno de ascenso hasta el sol del oriente místico, y donde el alma alcanzara gradualmente la iluminación al despertar su consciencia espiritual y divina enriquecida por las experiencias adquiridas en la encarnación recién terminada.

Todo lo anterior debe leerse con mente preclara, libre de prejuicios teológicos o doctrinales, y sobre todo, no tanto en forma literal, dado que el presente es más bien “alegórico”, sin embargo y un poco paradójico, todo símbolo o alegoría porta una verdad oculta en su interior.
Toda filosofía Masónica, aunque en ocasiones aparenta hablar de cosas diferentes al hombre, lo hace en últimos términos, porque el hombre al ser hecho a imagen y semejanza de Dios, según lo menciona la biblia, en él se encuentra oculta la llave del arcón de los misterios divinos.
Es cuanto mi pensar y sentir.

“Soy yo quien ha creado al obrero que sopla sobre los carbones ardientes, y que saca la herramienta que necesita para su obra, soy yo quien ha creado al asesino que solo piensa en destruirlo todo” Is. 54:16.
“El que tenga oídos, Oiga” Lc. 8:8.
Fraternalmente.

Lázaharo Hael,’,

Nota:
Palabras, símbolos y alegorías no son verdades por sí mismos, solo señalan hacia ella.
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, todos son invitados a leer.
Culiacán, Sinaloa. México. Lunes 24 Diciembre del 2014.
lazaharo@yahoo.com.mx

EL LIBRO PERDIDO
DE ENKI
MEMORIAS Y PROFECÍAS DE UN DIOS EXTRATERRESTRE
ZECHARIA SITCHIN

INTRODUCCIÓN
Hace unos 445.000 años, astronautas de otro planeta llegaron a la Tierra en busca de oro.
Tras amerizar en uno de los mares de la Tierra, desembarcaron y fundaron Eridú, «Hogar en la Lejanía». Con
el tiempo, el asentamiento inicial se extendió hasta convertirse en la flamante Misión Tierra, con un Centro de
Control de Misiones, un espaciopuerto, operaciones mineras e, incluso, una estación de paso en Marte.
Escasos de mano de obra, los astronautas utilizaron la ingeniería genética para darle forma a los
Trabajadores Primitivos -el Homo sapiens. Más tarde, el Diluvio barrió la Tierra en una inmensa catástrofe que
hizo necesario un nuevo comienzo; los astronautas se convirtieron en dioses y le concedieron la civilización a
la Humanidad, transmitiéndosela a través del culto.
Después, hace unos cuatro mil años, todo lo conseguido se desmoronó en una catástrofe nuclear provocada
por los visitantes en el transcurso de sus propias rivalidades y guerras.
Todo lo ocurrido en la Tierra, y especialmente los acontecimientos acaecidos desde el inicio de la historia del
ser humano, lo ha recogido Zecharia Sitchin en su serie de Crónicas de la Tierra, a partir de la Biblia, de
tablillas de arcilla, de mitos de la antigüedad y de descubrimientos arqueológicos. Pero, ¿qué ocurrió antes de
los acontecimientos en la Tierra, qué ocurrió en el propio planeta de los astronautas, Nibiru, que les llevó a los
viajes espaciales, a su necesidad de oro y a la creación del Hombre?
¿Qué emociones, rivalidades, creencias, morales (o ausencia de éstas) motivaron a los principales
protagonistas en las sagas celestes y espaciales? ¿Cuáles fueron las relaciones que llevaron a una escalada
de la tensión en Nibiru y en la Tierra, qué tensiones surgieron entre viejos y jóvenes, entre los que habían
llegado de Nibiru y los nacidos en la Tierra? ¿Y hasta qué punto lo sucedido vino determinado por el Destino -
un destino cuyo registro de acontecimientos del pasado guarda la clave del futuro?
¿No sería prometedor que uno de los principales protagonistas, un testigo presencial que podía distinguir
entre Suerte o Hado y Destino, registrara para la posteridad el cómo, el dónde, el cuándo y el porqué de todo,
los Principios y los Finales?
Pues eso es, precisamente, lo que algunos de ellos hicieron; ¡y entre los principales de éstos estuvo el líder
que comandó el primer grupo de astronautas!
Tanto expertos como teólogos reconocen en la actualidad que los relatos bíblicos de la Creación, de Adán y
Eva, del Jardín del Edén, del Diluvio o de la Torre de Babel se basaron en textos escritos milenios antes en
Mesopotamia, en especial escritos por los sumerios. Y éstos, a su vez, afirmaban con toda claridad que
obtuvieron sus conocimientos acerca de lo acontecido en el pasado (muchos de ellos de una época anterior al
comienzo de las civilizaciones, incluso anterior al nacimiento de la Humanidad) de los escritos de los Anunnaki
(«Aquellos Que del Cielo a la Tierra Vinieron»), los «dioses» de la antigüedad.
Como resultado de un siglo y medio de descubrimientos arqueológicos en las ruinas de las civilizaciones de
la antigüedad, especialmente en Oriente Próximo, se han descubierto un gran número de estos primitivos
textos; los hallazgos han revelado un gran número de textos desaparecidos -los llamados libros perdidos- que,
o bien se mencionaban en los textos descubiertos, o se inferían a partir de ellos, o era conocida su existencia
debido que habían sido catalogados en las bibliotecas reales o de los templos.
En ocasiones, los «secretos de los dioses» se revelaron en parte en relatos épicos, como en la Epopeya de
Gilgamesh, que desvelan el debate que tuvo lugar entre los dioses y que llevó a la decisión de que la
Humanidad pereciera en el Diluvio, o en un texto titulado Atra Hasis, que recuerda el motín de los Anunnaki
que trabajaban en las minas de oro y que llevó a la creación de los Trabajadores Primitivos -los Terrestres. De
cuando en cuando, los mismos líderes de los astronautas fueron los que crearon las composiciones; a veces,
dictando el texto a un escriba, como en el titulado La Epopeya de Erra, en el cual uno de los dos dioses que
desencadenaron la catástrofe nuclear intentó inculpar a su adversario; a veces, haciendo de escriba el mismo
dios, como ocurre con el Libro de los Secretos de Thot (el dios egipcio del conocimiento), que el mismo dios
había ocultado en una cámara subterránea.
Según la Biblia, cuando el Señor Dios Yahveh le dio los Mandamientos a su pueblo elegido, los inscribió en
un principio por su propia mano en dos tablas de piedra que le entregó a Moisés en el Monte Sinaí. Pero,
después de que Moisés arrojara y rompiera estas tablas como respuesta al incidente del becerro de oro, las
nuevas tablas las inscribió el mismo Moisés, por ambos lados, mientras permaneció en el monte durante
cuarenta días y cuarenta noches, tomando al dictado las palabras del Señor.
Si no hubiera sido por un relato escrito en un papiro de la época del faraón egipcio Khufu (Keops)
concerniente al Libro de los Secretos de Thot, no se habría llegado a conocer la existencia de ese libro. Si no
hubiera sido por las narraciones bíblicas del Éxodo y el Deuteronomio, nunca habríamos sabido nada de las
tablas divinas ni de su contenido; todo esto se habría convertido en parte de la enigmática colección de los
«libros perdidos» cuya existencia nunca habría salido a la luz. Y no resulta tan doloroso el hecho de que, en
3
algunos casos, sepamos que hayan existido determinados textos, como que su contenido permanezca en la
oscuridad. Éste es el caso del Libro de las Guerras de Yahveh y del Libro de Jasher (el «Libro del Justo»), que
se mencionan específicamente en la Biblia. En al menos dos casos, se puede inferir la existencia de libros
antiguos (textos primitivos conocidos por el narrador bíblico). El capítulo 5 del Génesis comienza con la
afirmación «Éste es el libro del Toledoth de Adán», traduciéndose normalmente el término Toledoth como
«generaciones», pero su significado más preciso es «registro histórico o genealógico». De hecho, a lo largo de
milenios, han sobrevivido versiones parciales de un libro que se conoció como el Libro de Adán y Eva en
armenio, eslavo, siriaco y etíope; y el Libro de Henoc (uno de los llamados libros apócrifos que no se incluyeron
en la Biblia canónica) contiene fragmentos que, según los expertos, pertenecieron a un libro mucho más
antiguo, el Libro de Noé.
Un ejemplo que se menciona con frecuencia sobre el gran número de libros perdidos es el de la famosa
Biblioteca de Alejandría, en Egipto. Fundada por el general Tolomeo tras la muerte de Alejandro en el 323 a.C,
se dice que contenía más de medio millón de «volúmenes», de libros inscritos en diversos materiales (arcilla,
piedra, papiro, pergamino). Aquella gran biblioteca, donde los eruditos se reunían para estudiar el conocimiento
acumulado, se quemó y fue destruida en las guerras que se desarrollaron entre el 48 a.C. y la conquista árabe,
en el 642 d.C. Lo que ha quedado de sus tesoros es una traducción al griego de los cinco primeros libros de la
Biblia hebrea, y fragmentos que se conservaron en los escritos de algunos de los eruditos residentes de la
biblioteca.
Y es así como sabemos que el segundo rey Tolomeo comisionó, hacia el 270 a.C, a un sacerdote egipcio al
que los griegos llamaron Manetón para que recopilara la historia y la prehistoria de Egipto. Al principio, escribió
Manetón, sólo los dioses remaron allí; luego, los semidioses y, finalmente, hacia el 3100 a.C, comenzaron las
dinastías faraónicas. Escribió que los reinados divinos comenzaron diez mil años antes del Diluvio y que se
prolongaron durante miles de años, presenciándose en el último período batallas y guerras entre los dioses.
En los dominios asiáticos de Alejandro, donde el cetro cayó en manos del general Seleucos y de sus
sucesores, también tuvo lugar un empeño similar por proporcionar a los sabios griegos un registro de los
acontecimientos del pasado. Un sacerdote del dios babilónico Marduk, Beroso, con acceso a las bibliotecas de
tablillas de arcilla, cuyo centro era la biblioteca del templo de Jarán (ahora en el sudeste de Turquía), escribió
una historia de dioses y hombres en tres volúmenes que comenzaba 432.000 años antes del Diluvio, cuando
los dioses llegaron a la Tierra desde los cielos. En una lista en la que figuraban los nombres y la duración de
los reinados de los diez primeros comandantes, Beroso decía que el primer líder, vestido como un pez, llegó a
la costa desde el mar. Era el que le daría la civilización a la Humanidad, y su nombre, pasado al griego, era
Oannes.
Encajando muchos detalles, ambos sacerdotes hicieron entrega de relatos de dioses del cielo que habían
venido a la Tierra, de un tiempo en que sólo los dioses reinaban en la Tierra y del catastrófico Diluvio. En los
trozos y en los fragmentos conservados (en otros escritos contemporáneos) de los tres volúmenes, Beroso
daba cuenta específicamente de la existencia de escritos anteriores a la Gran Inundación -tablillas de piedra
que se ocultaron para salvaguardarlas en una antigua ciudad llamada Sippar, una de las ciudades originales
que fundaran los antiguos dioses.
Aunque Sippar fue arrollada y arrasada por el Diluvio, al igual que el resto de las ciudades antediluvianas de
los dioses, apareció una referencia a los escritos antediluvianos en los anales del rey asirio Assurbanipal (668-
633 a.C). Cuando, a mediados del siglo xix, los arqueólogos descubrieron la antigua capital asiría de Nínive
(hasta entonces, conocida sólo por el Antiguo Testamento), hallaron en las ruinas del palacio de Assurbanipal
una biblioteca con los restos de alrededor de 25.000 tablillas de arcilla inscritas. Coleccionista asiduo de
«textos antiguos», Assurbanipal hacía alarde en sus anales: «El dios de los escribas me ha concedido el don
del conocimiento de su arte; he sido iniciado en los secretos de la escritura; incluso puedo leer las intrincadas
tablillas en sumerio; entiendo las palabras enigmáticas cinceladas en la piedra de los días anteriores a la
Inundación».
Sabemos ahora que la civilización sumeria floreció en lo que es ahora Iraq casi un milenio antes de los inicios
de la época faraónica en Egipto, y que ambas serían seguidas posteriormente por la civilización del Valle del
Indo, en el subcontinente indio.También sabemos ahora que los sumeríos fueron los primeros en plasmar por
escrito los anales y los relatos de dioses y hombres, de los cuales todos los demás pueblos, incluidos los
hebreos, obtuvieron los relatos de la Creación, de Adán y Eva, Caín y Abel, el Diluvio y la Torre de Babel; y de
las guerras y los amores de los dioses, como se reflejaron en los escritos y los recuerdos de los griegos, los
hititas, los cananeos, los persas y los indoeuropeos. Como atestiguan todos estos antiguos escritos, sus
fuentes fueron aún más antiguas; algunas descubiertas, muchas perdidas.
El volumen de estos primitivos escritos es asombroso; no miles, sino decenas de miles de tablillas de arcilla
se han descubierto en las ruinas del Oriente Próximo de la antigüedad. Muchas tratan o registran aspectos de
la vida cotidiana, como acuerdos comerciales o salarios de los trabajadores, o registros matrimoniales. Otros,
descubiertos principalmente en las bibliotecas palaciegas, conforman los Anales Reales; otros más,
descubiertos en las ruinas de las bibliotecas de los templos o en las escuelas de escribas, conforman un grupo
de textos canónicos, de literatura sagrada, que se escribieron en lengua sumeria y se tradujeron después al
acadio (la primera lengua semita) y, más tarde, a otras lenguas de la antigüedad. E, incluso, en estos escritos
primitivos, que se remontan a casi seis mil años, encontramos referencias a «libros» (textos inscritos en
tablillas de piedra) perdidos.
4
Entre los hallazgos increíbles (pues decir «afortunados» no transmitiría plenamente la idea de milagro)
realizados en las ruinas de las ciudades de la antigüedad y en sus bibliotecas, se encuentran unos prismas de
arcilla donde aparece información de los diez soberanos antediluvianos y de sus 432.000 años de reinado, una
información a la que ya aludía Beroso. Conocidas como las Listas de los Reyes Sumenos (y exhibidas en el
Museo Ashmolean de Oxford, Inglaterra), sus distintas versiones no dejan lugar a duda de que los
compiladores sumerios tuvieron acceso a cierto material común o canónico de textos primitivos. Junto con otros
textos, igualmente antiquísimos, descubiertos en diversos estados de conservación, estos textos sugieren
rotundamente que el cronista original de la Llegada, así como de los acontecimientos que la precedieron y la
siguieron, había sido uno de aquellos líderes, un participante clave, un testigo presencial.
Ese testigo presencial de los acontecimientos y participante clave en ellos era el líder que había amerizado
con el primer grupo de astronautas. En aquel momento, su nombre-epíteto era E.A., «Aquel Cuyo Hogar Es
Agua», y sufrió la amarga decepción de que el mando de la Misión Tierra se le diera a su hermanastro y rival
EN.LIL («Señor del Mandato»), una humillación que no quedaría suficientemente mitigada con la concesión del
título de EN.KI, «Señor de la Tierra». Relegado de las ciudades de los dioses y de su espaciopuerto en el
E.DIN («Edén») para supervisar la extracción de oro en el AB.ZU (África sudoriental), Ea/Enki fue, además de
un gran científico, el que descubrió a los homínidos que habitaban aquellas zonas. Y, de este modo, cuando se
amotinaron y dijeron «¡Ya basta!» los Anunnaki que trabajaban en las minas, fue él quien pensó que la mano
de obra que necesitaban se podía conseguir adelantándose a la evolución por medio de la ingeniería genética;
y así apareció el Adam (literalmente, «El de la Tierra», el Terrestre). Como híbrido que era, el Adán no podía
procrear; pero los acontecimientos de los que se hace eco el relato bíblico de Adán y Eva en el Jardín del Edén
dan cuenta de la segunda manipulación genética de Enki, que añadió los genes cromosómicos extras
necesarios para la procreación. Y cuando la Humanidad, al proliferar, resultó no adecuarse a lo que tenían
previsto los dioses, fue él, Enki, el que desobedeció el plan de su hermano Enlil de dejar que la Humanidad
pereciera en el Diluvio, unos acontecimientos en los que el héroe humano recibió el nombre de Noé en la
Biblia, y Ziusudra en el texto sumerio original, más antiguo.
Ea/Enki era el primogénito de Anu, soberano de Nibiru, y como tal estaba versado en el pasado de su planeta
(Nibiru) y de sus habitantes. Científico competente, Enki legó los aspectos más importantes de los avanzados
conocimientos de los Anunnaki a sus dos hijos, Marduk y Nin-gishzidda (que, como dioses egipcios, eran
conocidos allí como Ra y Thot respectivamente). Pero también jugó un papel fundamental al compartir con la
Humanidad ciertos aspectos de tan avanzados conocimientos, enseñándoles a individuos seleccionados los
«secretos de los dioses». En al menos dos ocasiones, estos iniciados plasmaron por escrito (tal como se les
indicó que hicieran) aquellas enseñanzas divinas como legado de la Humanidad. Uno de ellos, llamado Adapa,
y probablemente hijo de Enki con una hembra humana, es conocido por haber escrito un libro titulado Escritos
referentes al Tiempo -uno de los libros perdidos más antiguos. El otro, llamado Enmeduranki, fue con toda
probabilidad el prototipo del Henoc bíblico, aquel que fue elevado al cielo después de confiar a sus hijos el libro
de los secretos divinos, y del cual posiblemente haya sobrevivido una versión en el extrabíblico Libro de
Henoch.
A pesar de ser el primogénito de Anu, Enki no estaba destinado a ser el sucesor de su padre en el trono de
Nibiru. Unas complejas normas sucesorias, reflejo de la convulsa historia de los nibiruanos, le daba ese
privilegio al hermanastro de Enki, Enlil. En un esfuerzo por resolver este agrio conflicto, Enki y Enlil terminaron
en una misión en un planeta extraño -la Tierra-, cuyo oro necesitaban para crear un escudo que preservara la
cada vez más tenue atmósfera de Nibiru. Fue en este marco, complicado aún más con la presencia en la Tierra
de su hermanastra Ninharsag (la oficial médico jefe de los Anunnaki), donde Enki decidió desafiar los planes de
Enlil de hacer que la Humanidad pereciera en el Diluvio.
El conflicto siguió adelante entre ambos hermanastros, e incluso entre sus nietos; y el hecho de que todos
ellos, y especialmente los nacidos en la Tierra, se enfrentaran a la pérdida de longevidad que el amplio período
orbital de Nibiru les proporcionaba incrementó aún más las angustias personales y agudizó las ambiciones. Y
todo esto culminó en el último siglo del tercer milenio a.C, cuando Marduk, primogénito de Enki con su esposa
oficial, proclamó que él, y no el primogénito de Enlil, Ninurta, debía heredar la Tierra. El amargo conflicto, que
supuso el desarrollo de una serie de guerras, llevó al final a la utilización de armas nucleares; aunque no
intencionado, el resultado de todo ello fue el hundimiento de la civilización sumeria.
La iniciación de individuos escogidos en los «secretos de los dioses» marcó los inicios del Sacerdocio, los
linajes de mediadores entre los dioses y el pueblo, los transmisores de la Palabra Divina a los mortales
terrestres. Los oráculos (interpretaciones de los pronunciamientos divinos) se mezclaron con la observación de
los cielos en busca de augurios. Y a medida que la Humanidad se vio arrastrada a tomar parte en los conflictos
de los dioses, la Profecía comenzó a jugar su papel. De hecho, la palabra para designar a estos portavoces de
los dioses queproclamaban lo que iba a pasar, Nabih, era el epíteto del hijo primogénito de Marduk, Nabu, que
en nombre de su padre, exiliado, intentó convencer a la Humanidad de que los signos celestes indicaban la
inminente supremacía de Marduk.
Este estado de cosas llevó a la necesidad de diferenciar entre Suerte y Destino. Las promulgaciones de Enlil,
y a veces incluso de Anu, que siempre habían sido incuestionables, se veían sujetas ahora al examen de la
diferencia entre NAM (el Destino, como las órbitas planetarias, cuyo curso está determinado y no se puede
cambiar) y NAM.TAR, literalmente, el destino que puede ser torcido, roto, cambiado (que era la Suerte o el
Hado). Revisando y rememorando la secuencia de los acontecimientos, y el paralelismo aparente entre lo que
5
había sucedido en Nibiru y lo que había ocurrido en la Tierra, Enki y Enlil comenzaron a ponderar
filosóficamente lo que, ciertamente, estaba destinado y no se podía evitar, y el hado que venía como
consecuencia de decisiones acertadas o equivocadas y del libre albedrio. Éstas no se podían predecir,
mientras que las primeras se podían anticipar (especialmente, si eran cíclicas, como las órbitas planetarias; si
lo que fue volvería a ser, si lo Primero también sería lo Último).
Las consecuencias climáticas de la desolación nuclear agudizaron el examen de conciencia entre los líderes
de los Anunnaki y llevaron a la necesidad de explicar a las devastadas masas humanas por qué había ocurrido
aquello. ¿Había sido cosa del destino, o había sido el resultado de un error de los Anunnaki? ¿Había algún
responsable, alguien que tuviera que rendir cuentas?
En las reuniones de los Anunnaki en las vísperas de la calamidad, fue Enki el único que se opuso a la
utilización de las armas prohibidas. De ahí la importancia que tuvo para Enki explicar a los supervivientes qué
había sucedido en la saga de los extraterrestres que, a pesar de sus buenas intenciones, habían terminado
siendo tan destructores. ¿Y quién, sino Ea/Enki, que había sido el primero en llegar y presenciarlo todo, era el
más cualificado para relatar el Pasado, con el fin de poder adivinar el Futuro? Y la mejor forma de relatarlo todo
era en un informe, escrito en primera persona por el mismo Enki.
Es cierto que hizo una autobiografía, por lo que se deduce de un largo texto (pues se extiende al menos en
doce tablillas) descubierto en la biblioteca de Nippur, donde se cita a Enki diciendo:
Cuando llegué a la Tierra, había mucho inundado.
Cuando llegué a sus verdes praderas, montículos y cerros se levantaron a mis órdenes.
En un lugar puro construí mi hogar, un nombre adecuado le di.
Este largo texto continúa diciendo que Ea/Enki asignó tareas a sus lugartenientes, poniendo en marcha su
Misión en la Tierra.
Otros muchos textos, que relatan diversos aspectos del papel de Enki en los acontecimientos que siguieron
sirven para completar el relato de Enki; entre ellos hay una cosmogonía, una Epopeya de la Creación, en cuyo
núcleo se halla el propio texto de Enki, que los expertos llaman La Génesis de Eridú. En ellos, se incluyen
descripciones detalladas del diseño del Adán, y cuentan cómo otros Anunnaki, varón y hembra, llegaron hasta
Enki en su ciudad de Eridú para obtener de él el ME, una especie de disco de datos donde se hallaban
codificados todos los aspectos de la civilización; y también hay textos de la vida privada y de los problemas
personales de Enki, como el relato de sus intentos por conseguir tener un hijo con su hermanastra Ninharsag,
sus promiscuas relaciones tanto con diosas como con las Hijas del Hombre y las imprevistas consecuencias
que se derivaron de todo ello. El texto del Atra Hasis arroja luz sobre los esfuerzos de Anu por prevenir un
estallido de las rivalidades Enki-Enlil al dividir los dominios de la Tierra entre ellos; y los textos que registran los
acontecimientos que precedieron al Diluvio reflejan casi palabra por palabra los debates del Consejo de los
Dioses sobre la suerte de la Humanidad y el subterfugio de Enki conocido como el relato de Noé y el arca,
relato conocido sólo por la Biblia, hasta que se encontró una de sus versiones originales mesopotámicas en las
tablillas de la Epopeya de Gilgamesh.
Las tablillas de arcilla sumerias y acadias, las bibliotecas de los templos babilónicos y asirios, los «mitos»
egipcios, hititas y cananeos, y las narraciones bíblicas forman el cuerpo principal de memorias escritas de los
asuntos de dioses y hombres. Y por primera vez en la historia, este material disperso y fragmentado ha sido
reunido y utilizado, de la mano de Zecharia Sitchin, para recrear el relato presencial de Enki, los recuerdos
autobiográficos y las penetrantes profecías de un dios extraterrestre.
Presentado como un texto que hubiera dictado Enki a un escriba escogido, un Libro Testimonial para ser
desvelado en el momento apropiado, trae a la mente las instrucciones de Yahveh al profeta Isaías (siglo vii
a.C):
Ahora ven,
escríbelo en una tablilla sellada,
grábalo como un libro;
para que sea un testimonio hasta el último día,
un testimonio para siempre.
Isaías 30,8
Al tratar del pasado, el mismo Enki percibió el futuro. La idea de que los Anunnaki, ejercitando el libre albedrio,
eran señores de su suerte (así como de la suerte de la Humanidad) desembocó, en última instancia, en la
constatación de que se trataba de un Destino que, después de todo lo dicho y hecho, determinaba el curso de
los acontecimientos; y, por tanto, como reconocieron los profetas hebreos, lo Primero será lo Último.
El registro de los acontecimientos dictado por Enki se convierte, así Pues, en el fundamento de la Profecía, y
el Pasado se convierte en Futuro.
ATESTACIÓN
Palabras de Endubsar, escriba maestro, hijo de la ciudad de Eridú, sirviente del señor Enki, el gran dios.
6
En el séptimo año después de la Gran Calamidad, en el segundo mes, en el decimoséptimo día, fui citado por
mi maestro el Señor Enki, el gran dios, benévolo creador de la Humanidad, omnipotente y misericordioso.
Yo estaba entre los supervivientes de Eridú que habían escapado a la árida estepa cuando el Viento Maligno
se estaba acercando a la ciudad.
Y vagué por el desierto, buscando ramas secas para hacer fuego. Y miré hacia arriba y he aquí que un
Torbellino llegó desde el sur. Tenía un resplandor rojizo, y no hacía sonido alguno. Y cuando tocó el suelo,
salieron de su vientre cuatro largos pies y el resplandor desapareció. Y me arrojé al suelo y me postré, pues
sabía que era una visión divina.
Y cuando levanté mis ojos, había dos emisarios divinos cerca de mí.
Y tenían rostros de hombres, y sus vestidos brillaban como metal bruñido. Y me llamaron por mi nombre y me
hablaron, diciendo: Has sido citado por el gran dios, el señor Enki. No temas, pues has sido bendecido. Y
estamos aquí para llevarte a lo alto, y llevarte hasta su retiro en la Tierra de Magan, en la isla en medio del Río
de Magan, donde están las compuertas.
Y mientras hablaban, el Torbellino se elevó como un carro de fuego y se fue. Y me tomaron de las manos,
LAS LEYES Y PRINCIPIOS UNIVERSALES

“La cosecha de nuestra vida es el producto
de la siembra de nuestras acciones
pasadas y presentes ”.

Vivimos en un universo multidimensional .
Vivimos en un universo material de siete dimensiones, y poseemos siete cuerpos para actuar en esas siete dimensiones . Para activar la conciencia en cada uno de esos siete cuerpos, para actuar concientemente en cada una de esas siete dimensiones , disponemos de siete chakras , vórtices o ruedas de energía, que debemos aprender a activar a través de la sagrada respiración. Mas allá de la séptima dimensión , como en la música ,en una octava superior, hay un universo paralelo a este que ya no es material sino mental. Octava , novena y décima dimensión corresponderían a ese universo mental , y a partir de la onceava dimensión en adelante , nos encontramos con un tercer universo que es espiritual. El Universo Espiritual creo al Mental, y el Mental al Material, de tal manera que Dios, que es uno solo, no nos creo a nosotros directamente , sino a través de jerarquías intermedias, a través de un grupo de seres ultraterrestres del universo mental llamados los “Hellel” o “los Resplandecientes”, también conocidos como “los Hijos de Dios”. En nosotros se dan los tres planos: material, mental y espiritual con la misma potencialidad creadora de un plano sobre el otro. En la medida que crezcamos en consciencia, esto es, que seamos concientes de ésta multiplicidad de realidades, podremos actuar modificando, orientando y dirigiendo nuestra existencia hacia un sin fin de realizaciones y materializaciones trascendentes.
Estamos pues en un universo material de siete dimensiones , el cual se encuentra regido por siete leyes o principios . El conocerlas y el saberlas aplicar nos hace magos, maestros y alquimistas capaces de transformar y transmutar todo alrededor nuestro y dentro de nosotros. Estas leyes son:


El Principio del Mentalismo

“Todo es mental”, que es lo mismo que decir que “uno puede crear lo que cree”.
Si creemos en cosas positivas , atraeremos y crearemos condiciones y circunstancias positivas a nuestro alrededor. Pero si por el contrario, nos dejamos arrastrar por el negativismo y estamos todo el tiempo pensando en cosas negativas, las atraemos y las materializamos en nuestra vida, y alrededor nuestro.
Todo es consecuencia de una actitud mental y de un acto de voluntad. Si creemos, creamos. Nuestra mente es creadora. Es una parte ínfima de la esencia universal, pero semejante a ella. Como dicen las Sagradas Escrituras:”Dioses sois, hijos del Altísimo”. Debemos aprender a orientar y administrar de manera positiva esa divinidad.
En éste principio se debe trabajar la concentración, la voluntad y la sabiduría.
Para memorizar más fácilmente éste principio, lo relacionamos y ubicamos con el vórtice, chakra o rueda de energía de nuestra coronilla (encima de la cabeza).

El Principio de Correspondencia

“Así como es arriba así es abajo, y viceversa”, esto significa que las mismas leyes que organizan el macrocosmos (el Universo), regulan el microcosmos, que es el universo interior de cada uno . Si queremos conocer cómo funciona el universo, pues debemos empezar por conocernos primero a nosotros mismos . Si iniciamos el proceso del autoconocimiento sabremos como se mueve todo, y cómo podemos modificarlo. Si queremos que nuestra pareja cambie, que cambien nuestros hijos, o que cambie nuestra familia, el vecino y hasta el mundo, debemos empezar por cambiar nosotros, porque somos como un espejo mágico, en donde todo y todos se reflejan. Si queremos que esa imagen cambie tenemos que hacer magia interior para reflejarlo en el exterior. Es a través nuestro que se inicia la reacción en cadena, porque como ya dijimos antes, somos dioses creadores, arquitectos de nuestra propia realidad.
En éste principio se debe trabajar el despertar de la conciencia, el discernimiento y la intuición.
Esta ley la relacionamos con el vórtice de la frente, el entrecejo, y la ubicamos para memorizarla en esa posición.

El Principio de Vibración

“Todo vibra, todo esta en movimiento”, todo se mueve hacia un cambio, hacia su propia transformación; pero también este principio tiene que ver con el poder del sonido que se manifiesta en nosotros a través de la palabra, como “ La Magia del Verbo”. Esto quiere decir que “uno concreta lo que decreta”.
En el evangelio de San Juan dice: “En el principio era el Verbo (la palabra), y la palabra era Dios, y la palabra estaba al lado de Dios, y por la palabra todas las cosas fueron hechas”. Qué importante entonces es la palabra si se le asigna ese poder de materializar intenciones.
Debemos tener mucho cuidado con las cosas que decimos porque la palabra es creadora, y tiene su propia carga vibratoria que puede contaminar el ambiente o lo puede elevar vibratoriamente.
Decía un adagio árabe: “Habla solo cuando tus palabras sean más dulces que tu silencio”. De tal manera que si no tenemos nada bueno que decir, debemos aprender a guardar silencio.
La palabra es la que da forma a las cosas. Por la palabra se puede construir o destruir. La palabra es una llave que puede abrir puertas entre las dimensiones , así como puede aperturar las conciencias y los corazones de los semejantes, pero sólo si se emplea adecuadamente.
En éste principio se debe trabajar con la respiración, el autocontrol, la inteligencia , la autobservación, la prudencia y la pureza.
La ubicación de este principio sería a la altura de la garganta.

El Principio de Polaridad

“A toda fuerza se le opone otra contraria de igual intensidad”. Uno mide la importancia de las cosas que realiza en la vida por el grado de dificultad que se genera como reacción contraria .
La vida se encarga continuamente de ponernos a prueba para fortalecer nuestro voluntad y convicción, pero muchas de estas pruebas son consecuencia de la misma acción generada con nuestras decisiones y actitudes previas. Los cristales se forman en el interior de la Tierra debido a grandes presiones. Exactamente igual ocurre en el ser humano que se va perfeccionando a través de presiones, pruebas y dificultades que se le van presentando en el camino de la vida.
El problema en la vida no es cuando hay problemas, sino cuando no los hay , porque entonces debemos pensar que lo que estamos haciendo no tiene mayor trascendencia, o es que en cualquier momento se darán las dificultades que se encuentran como represadas , y hay que estar preparado para ello.
En el libro del Quijote, su autor Miguel de Cervantes pone en boca del famoso hidalgo: “Ladran los perros Sancho, señal de que avanzamos”.
En ésta ley se debe trabajar la perseverancia, la paciencia , la tolerancia y la convicción.
Este principio lo ubicamos a la altura del vórtice del corazón.

El Principio del Ritmo

“Todo va y viene. Nada permanece igual para siempre”. Todo esta sujeto a fluctuaciones , todo cambia , todo esta sujeto a variaciones y a permanentes modificaciones; todo se mueve como un péndulo. No siempre estaremos bien, ni siempre mal. “Cuanto más oscura esta la noche, señal es que el día esta más cerca”. Todo en la vida esta sujeto a ritmos que pueden llegar a ser controlados por nuestra voluntad y conciencia. Nuestra vida puede y debe ser dirigida por nuestra voluntad y conciencia, procurando lo mejor, aprendiendo previamente s reconocer qué es lo mejor.
En esta ley se deberá trabajar la voluntad, la fe, la paciencia, la constancia y la esperanza.
Este principio lo ubicamos a la altura del Plexo Solar, ligeramente por encima del ombligo.

El Principio de Causa y Efecto

“Toda causa tiene su efecto. Todo efecto tiene una causa; todo obedece a leyes universales”. Nada ocurre porque sí, todo es producto de una razón o motivo, y además, todo apunta en una dirección.
Dicen las Sagradas Escrituras : “ Has con otros como quisieras que hicieran contigo, no hagas a otros lo que no quieres que te hagan a ti”. He aquí la regla de oro en el comportamiento de nuestra vida para construir una atmósfera alrededor nuestro de paz y armonía.
Los seres humanos somos el resultado de nuestras existencias pasadas, nadie está improvisado en el camino. Todo en nuestra vida es consecuencia de las necesidades de nuestro actual aprendizaje y de las decisiones, pensamientos y actos con los que sembramos nuestro camino a lo largo de nuestras existencias, incluyendo la presente.
La cosecha de nuestra vida es el producto de la siembra de nuestras acciones.
Esta ley universal es la base del concepto de la reencarnación, de la existencia de las vidas sucesivas como proceso de aprendizaje y crecimiento.
En ésta sexta ley se ha de trabajar el servicio con discernimiento, bondad y con decisión.
Este principio lo ubicamos a la altura de los órganos sexuales.

El Principio de Generación

“Todo tiene su principio masculino y femenino, su positivo y su negativo; todo busca su complementación. Los opuestos son necesarios para el crecimiento de ambos”. Todo en el universo busca su complementación, así la luz y la oscuridad, lo bueno y lo malo.
Con el tiempo uno llega a darse cuenta que hasta lo malo en la vida no es tan malo, porque hace que lo bueno sea más bueno. ¿Quién sabría valorar la luz del día si antes no pasa por las tinieblas de la noche?
En esta séptima ley habremos de trabajar la comprensión, la tolerancia, el respeto y el amor.
Este principio lo relacionamos y ubicamos con el primer chakra ubicado en el cóxis.

¿Cómo accionar las Leyes y Principios Universales?
Cada vez que nosotros hacemos una oración, o un ejercicio de canalización de energías, o nos imaginamos que nos protegemos creando mentalmente una cúpula de protección, o hacemos una cadena de sanación o de irradiación al planeta, o hacemos una imposición de manos a alguien, o deseamos algo con fe estamos accionando las Leyes y Principios Universales.

¿Cómo y cuando se pueden poner en práctica las 7 Leyes y Principios Universales ?
Cada vez que realizamos con convicción las prácticas de respiración , relajación, concentración y meditación, orientadas hacia un fin determinado estamos accionando las leyes y los principios universales. Por ello es muy importante la capacidad y seguridad (convicción) que lleguemos a desarrollar mediante ejercicios y prácticas para enfocar nuestra atención, y la energía en tal o cual dirección, para tal o cual resultado.

TRES UNIVERSOS Y 7 CUERPOS
Los Guías Extraterrestres nos han enseñado que existen tres universos, uno contenido dentro de otro. Estos tres universos son: el material, el mental y un tercero llamado espiritual. Decíamos que el Universo Espiritual creo al Universo Mental, y éste a su vez al Material. El Material posee siete dimensiones y esta regido por los siete leyes o principios antes mencionados . El Mental posee tres dimensiones y esta regido por tres leyes o principios; mientras que el Universo Espiritual tendría dos dimensiones ( son muchas más pero de una manera esquemática las explicamos así) y estaría regido por dos leyes . Para crecer en conocimiento y experiencia, cada vivencia dimensional nos permite contar con vehículos o cuerpos.
Los siete cuerpos del ser humano son:
El Físico denso material : es el embase biológico de los demás.

El Cuerpo Astral: que es el cuerpo de las emociones y los deseos, unido al físico por el cordón de plata, el cual se quiebra cuando nosotros morimos.

El Mental Inferior: que es la personalidad y el carácter.

El Mental Superior o nuestra Cuarta Dimensión: es el cuerpo donde se encuentra todo nuestro potencial psíquico y percepción extrasensorial.

El Alma o la Catedral del Espíritu: que es el acopio de las experiencias de nuestras vidas pasadas. Allí se encuentra nuestra misión y nuestro Nombre Cósmico o Clave Vibratoria Personal, una suerte de mantram individual (sonido primordial)

El Espíritu: que es la conciencia.

La Esencia: que sería nuestra esencia divina.

En el ser humano se dan los tres universos en los tres planos de conciencia, como son el físico, mental y espiritual. Los primeros tres cuerpos : el Físico, el Astral y el Mental Inferior, constituyen el Plano de la Conciencia Material , y nos conectan a través del Plano Material con el Universo Material de siete dimensiones.
Los cuerpos Mental Superior, el Alma y el Espíritu constituyen el Plano de la Conciencia Mental , y nos conectan a través del Plano Mental con el Universo Mental de tres dimensiones.
El séptimo vehículo, que es nuestra Esencia, también se divide en tres: Voluntad, Sabiduría y Amor, constituyéndose como el Plano de la Conciencia Espiritual y conectándonos a través del Plano Espiritual, con el Universo Espiritual de la onceava dimensión en adelante .
Nosotros podemos vivir simultáneamente en las siete dimensiones del universo material, y a través de los planos de conciencia, en los tres universos, solo que requerimos primero darnos cuenta de ésta multiplicidad de realidades que es lo que conocemos como el despertar la conciencia , luego fortalecer la voluntad y finalmente, mantener la conciencia despierta para iniciar el ascenso .
¿Y cómo hacerlo? Lo interesante es saber que la forma no es lo más importante, sino la actitud. Técnicas hay muchas, lo importante es que si creemos en lo que estamos haciendo y en su resultado final, lograremos nuestro objetivo, pero si no es así, estaremos pasando de una técnica a otra , de una forma a otra sin avanzar ni profundizar.

UNIVERSO DIMENSIONES LEYES CUERPOS

Espiritual 2 1.Unidad Esencial
2.Amor

Mental 3 1.Voluntad Consciente Espíritu
2.Sabia Creación Alma
3.Generación de Experiencia Mental Superior

Material 7 1.Mentalismo Mental Inferior
2.Correspondencia Astral * 3.Vibración Cuerpo Físico
4.Polaridad
5.Ritmo
6.Causa-Efecto
7.Generación




CORRESPONDENCIA DE LOS CHAKRAS,SUS COLORES Y SÍMBOLOS CON LOS CUERPOS Y PRINCIPIOS UNIVERSALES

CHAKRAS COLOR SIMBOLO PRINCIPIOS CUERPOS

Coronilla Violeta Flor de Loto 1.Mentalismo 7. Esencia
Frontal Azul Estrella 2.Correspondencia 6.Espíritu
Garganta Celeste Media Luna 3.Vibración 5.Alma
Corazón Verde Cruz 4.Polaridad 4.Mental

Superior

Plexo Solar Amarillo Círculo 5.Ritmo 3.Mental

Inferior
Vientre Naranja Triángulo 6.Causa-Efecto 2.Astral
Raíz Rojo Cuadrado 7.Generación 1.Cuerpo Físico


CHAKRAS GLANDULAS TONO SENTIDO ASTRAL
Sahasrara Pineal si Bilocación
Ajna Pituitaria la Clarividencia
Vishuddha Tiroides sol Clariaudiencia
Anahata Timo fa Dermóptica
Manipura Páncreas mi Viaje Astral
Swadistana Bazo re Proyección Mental
Muladhara Adrenales do Intuición

jueves, 25 de diciembre de 2014

SALUDOS SOSTICIALES Y NAVIDEÑOS(2)
WALTER VARGAS PORTOCARRERO

A toute les SS et tous les FF de par le monde

En nom de mes SS de la Grande Loge Feminine de Roumanie 1922 et en mon nom propre je vous souhaite un Noel lumineaux et une Nouvelle Annee pleine d'amour et de solidaritee!!!

Daniela Nae33
Grande Maitresse
GLFR1922
COLOMBIA: LA GRAN LOGIA DEL CARIBE COLOMBIANO NOS DESEA FELICES FIESTAS
GLCC
ARGENTINA: TRIANGULO LOLA MORA N° 6 NOS SALUDA
TRIANGULO LOLA MORA
SALUDOS DE LA GRAN LOGIA PATRIÓTICA DEL PERU
GRAN LOGIA PATRIOTICA

Supremus Civilis et Militaris Ordo Templi Hierosolymitani S.C.M.O.T.H. 1804 OSMTJ: SCMOTH 1804

S&F,
+++ FRA' Don Roberto Amato Johannes Supremus Civilis et Militaris Ordo Templi Hierosolymitani-
S.C.M.O.T.H 1804 OSMTJ
Magnum Magisterium
ORDINE DEI CAVALIERI TEMPLARI INTERNAZIONALI-ONG

Member fondatore SUPREMUS CAPITULORUM COMMILITONUM TEMPLI UNIVERSALIS 1307.
Orden Civil y Militar de los Caballeros de Templars Hierosolymitani - C+M+O+K+T+H+ 1804Via G. Marconi, 44
87036 Rende (CS) Italy
Cell. +39.334.3773410
Skype Id: ITALYBOB33
www.scmoth1804osmtj.org


FELIZ NAVIDAD 2014 !!!
TEMPLARIOS
Queridos Hermanos y Hermanas, estas Fiestas del Natalicio del simbolo Solar encarnado en Jesus el Cristo, sea motivo de Union, Esperanza y Ferrea Voluntad de ser artifices de un cambio para vivir en armonia con todos nuestros congeneres sin que exista ninguna distincion y representar en este acto el verdadero sentido de ser verdaderos hijos (as) de nuestro Creador el Altisimo.
Un sincero abrazo de paz
+++nnDnn+++
JaCques

martes, 23 de diciembre de 2014

El equipo de Trabajo de la Revista Cultural : Masones de la Lengua Española New York
Al Pueblo Masonico en el Mundo R:.y Q:.H:.
los mejores deseos en esta navidad y un prospero año nuevo
esperamos seguir trabajando con todo ustedas
Director : R:.H:. Victor Salazar
Mail: victorsalazar144@yahoo.com

Gran Oriente Independiente de Sao Paulo




O G.O.I.S.P. Grande Oriente Independente de São Paulo, agradece a presença de todos os nossos Obreiros das Lojas Jurisdicionadas / Filiadas, Cunhadas, Sobrinhos(as), pelo comparecimento em nossa Confraternização / Sessão Branca, ocorrido em nosso Poder Central á Rua Ipanema, 422, Moóca, São Paulo.
Onde agradecemos a nosso Grande Arquiteto do Universo, por nos proporcionar a UNIÃO de nossos Obreiros e nossos familiares.
Tríplice Fraternal Abraço
Sereníssimo Grão Mestre - G.O.I.S.P.
Solsticio de diciembre 2014



Los solsticios (del latín solstitium (sol sistere), “Sol quieto”) son los momentos del año en los que el Sol alcanza su mayor o menor altura aparente en el cielo, y la duración del día o de la noche son las máximas del año, respectivamente.
Astronómicamente, los solsticios son los momentos en los que el Sol alcanza la máxima declinación norte (+23º 27’) o sur (−23º 27’) con respecto alecuador terrestre.

En el solsticio de verano del hemisferio Norte el Sol alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Cáncer y en el solsticio de invierno alcanza el cenit al mediodía sobre el Trópico de Capricornio. Ocurre dos veces por año: el 20 o el 21 de junio y el 21 o el 22 de diciembre de cada año.

A lo largo del año la posición del Sol vista desde la Tierra se mueve hacia el Norte y hacia el Sur. La existencia de los solsticios está provocada por la inclinación del eje de la Tierra sobre el plano de su órbita.

En los días de solsticio, la duración del día y la altitud del Sol al mediodía son máximas (en el solsticio de verano) y mínimas (en el solsticio de invierno) comparadas con cualquier otro día del año. En la mayoría de las culturas antiguas se celebraban festivales conmemorativos de los solsticios.

En zonas templadas, las fechas de los solsticios son idénticas a las del paso astronómico de la primavera al verano y del otoño alinvierno. Las fechas del solsticio de invierno y del solsticio de verano están invertidas en ambos hemisferios.

Solsticio es un término astronómico relacionado con la posición del Sol en el ecuador celeste.

Solsticio de diciembre
Ocurre alrededor del 21 de diciembre. Se le denomina «de invierno» en el Hemisferio Norte, o «de verano» en el Hemisferio Sur. El día del solsticio de diciembre es la noche más larga del año en el hemisferio Norte y la más corta en el hemisferio Sur. En el polo Norte nunca sale el Sol. Siempre se mantiene 23° abajo del horizonte.

En el Círculo polar ártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Sur, sin salir. Es el único día que el Sol se mantiene por debajo del horizonte durante 24 horas.

En el Trópico de Cáncer el Sol sale a los 27° Sur, del Este. Culmina al Sur, donde alcanza su altitud máxima: 43,12°. Se pone a los 27° Sur, por el Oeste. Está sobre el horizonte durante 10,6 horas: 10 horas 36 minutos.

En el ecuador el Sol sale a los 23° Sur, por el Este. Culmina al Sur, donde alcanza su altitud máxima: 68°. Se pone a los 23° Sur, en el Oeste. Permanece sobre el horizonte durante 12 horas.

En el Trópico de Capricornio el Sol sale a los 27° Sur, del Este. Culmina al cenit y se pone a los 27° Sur, por el Oeste. Está sobre el horizonte durante 13,4 horas: 13 horas 24 minutos.

En el Círculo polar antártico el centro del Sol solamente toca el horizonte del Sur, sin ponerse. El Sol culmina al Norte, donde alcanza su altitud máxima: 47°. Es el único día que el Sol permanece sobre el horizonte durante 24 horas.

En el polo Sur el Sol circula por el cielo a una altitud constante de 24°.

Tradiciones
En Europa, ante la llegada de los solsticios, desde tiempos prerromanos, se han realizado diversas celebraciones y rituales, con hogueras.

Del solsticio de junio se pueden citar las famosas hogueras de la Festividad de San Juan, que tienen lugar en España y en otros países del hemisferio Norte, para celebrar el solsticio de verano. Éstas provienen de festividades anteriores a la natividad del cristianismo, aunque actualmente se conmemoren con ese nombre.

En Sudamérica los pueblos originarios celebran el comienzo de su nuevo año en junio, en el solsticio de invierno. Por ejemplo, los pueblos andinos celebran el Inti Raymi.

En el solsticio de diciembre, en especial en las culturas romana y celta, se festejaba el regreso del Sol. A partir de esta fecha los días empezaban a alargarse. Esto se atribuía a un triunfo del Sol sobre las tinieblas, que se celebraba con fogatas. Posteriormente la Iglesia Católica decidió situar en una fecha cercana, el 25 de diciembre, la Natividad de Jesucristo, otorgándole el mismo carácter simbólico de renacer de la esperanza y de la luz en el mundo y corrigiendo así al mismo tiempo el significado de la festividad paganaprevia, denominada Sol Invictus.
Discurso de un grado 33º en la cena solsticial



Esta noche comienza el solsticio de Invierno, durará 3 días durante los cuales el sol estará detenido aparentemente en el firmamento.
Ese es el significado de solsticio “sol parado”, este fenómeno es debido a la inclinación del eje de la tierra; si estuviese en vertical no habría estaciones. El fenómeno que cambia el ciclo de la vida, no es solo cosmológico es filosófico y así vemos su influencia mucho mas allá, Janus en la mitología romana es el dios con dos caras mirando en direcciones opuestas, es el dios de las puertas la del comienzo y la de final, es un dios amable y bienhechor de ahí derivan los 2 San Juanes, el de Invierno y el de verano coincidentes con los solsticios en los que tenemos nuestras celebraciones principales y también las más importantes para todos los pueblos, con su origen perdido en los albores de los tiempos.

Si nos remontamos a la mitología Egipcia, cuna de civilizaciones e inspiradora de posteriores mitologías y religiones, nos encontramos con el nacimiento del dios Horus, nacido un 25 de Diciembre de la diosa virgen ISIS, en su nacimiento es acompañado por SIRIO y las tres estrellas en línea, los tres reyes magos que marcan el nacimiento del sol; a los 7 días es circuncidado es decir el 1 de Enero, marcando así el comienzo de su reinado.

Ese mitologema es repetido por todas las religiones posteriores coincidiendo hasta en los más mínimos detalles, así tiempo después vendrá Mitra en Persia, Krishna en la India, Dioniso en Grecia, Janus, Jesús en el cristianismo, Huitsilpochtli dios Azteca en México, etc.. todos nacidos el 24 y 25 de Diciembre.

Estos días del solsticio de invierno nos invita a la reflexión, a hacer nuestro balance espiritual, mirar a nuestro interior y ver cuánto hemos avanzado; marcar nuevas metas y objetivos y no dejarnos llevar por el desaliento, porque no nos consideramos lo suficientemente satisfechos con lo que hemos caminado en el sendero masónico, el Solsticio de invierno, es el indicado para marcar el trayecto que debemos recorrer para llegar felices al solsticio de verano.

Todos tenemos nuestros “solsticios íntimos”, nuestros sentimientos de euforia y sentimientos de tristeza.
Pero no olvidemos que en la depresión, en la desesperación, cuando todo está negro, empieza a aclararse el panorama. Cuando la noche llega a su más profunda negrura, empieza a aclarar el horizonte.

Y viceversa, cuando todo es optimismo, cuando la euforia nos invade, no olvidemos que “todo cambia”, que llegarán los días de las vacas flacas, y debemos tener conciencia de que la alternancia es inexorable.

Los solsticios representan los cuadros blancos y negros, el eterno contraste de la luz y la oscuridad, de la vida y la muerte, el eterno renacer de la creación, donde nada puede ser destruido, solo transformado, es el ave fénix que siempre renace de sus cenizas.

Debemos tener la consciencia despierta y estar alerta, huir de los extremos, mantenernos en el sendero de en medio. (Decía Buda que para que un violín suene bien se deben estirar las cuerdas, pero no demasiado para que no se rompan, ni poco pues no sonarán).

También, en esta espera de la época de luz, de flores, hojas y de frutos, debe ser la espera del tiempo de renovación y cambio, de proyección y amor a la humanidad, un nuevo despertar a la tolerancia.
El amor a la humanidad también es digno de recordar en el Solsticio de Invierno, en la sombra que el frío nos obliga a iluminar.

Ese amor a la humanidad, también es el que abre la gran puerta de entrada al templo de la concordia, por donde debemos acceder para que la renovación sea efectiva y que debamos brindar al futuro seres capaces de multiplicar los valores hasta el final de los siglos, porque nuestra tarea, es permanente, nuestros objetivos son la humanidad y nuestra herramienta principal, es la Institución que nos cobija.

Este conocimiento simbólico es uno de los tantos que busca el masón.
Pero nuestra celebración no culmina en él. De allí que durante la celebración del solsticio, se brinde por Marte (Ares para los griegos), símbolo de la lucha, lo activo, lo masculino; por Mercurio (Hermes Trismegisto para los griegos), símbolo de la inteligencia; por Venus (Afrodita para los griegos), símbolo del amor, lo pasivo, lo femenino, por Júpiter (Zeus para los griegos), símbolo de la voluntad; por Saturno (Cronos para los griegos), símbolo del devenir. Todas, manifestaciones de tipo universal y humana. Todos símbolos, todos expresión de un concepto difícil de asir, al cual debemos llegar, y para el cual el símbolo es un puente, es aquella parte del camino que nos une con la idea trascendente.

El pensamiento simbólico es un indicador del despertar del hombre. Y ese despertar es inevitablemente individual.

La Masonería ha quedado viuda de Hiram, hasta que encuentre los signos verdaderos, resucite Hiram y vuelva la Luz. Solo cuando brille el Sol de la verdad, no serán necesarios mitos, ni leyendas. Mientras tanto perdurará el mito del Solsticio.

He dicho

Álvaro Rodríguez, 33º