sábado, 23 de marzo de 2013

Sobre el anillo de los masones

anillo-mason-past-master-plata-925-modelo-11_MLA-O-2742375808_052012.jpg
El significado oculto del Anillo Masónico.
En principio, como expresión del simbolismo del circulo, el anillo representaría a la unidad de la Creación como un todo, la eternidad del tiempo cíclico y la plenitud; y también como el Ouroboros, la serpiente o dragón que se devora a sí mismo, evoca una iluminación.
La forma circular del anillo, ya con el símbolo de la escuadra y el compás, significan un compromiso para quien lo porta, una forma de decirle al mundo, yo soy masón y debo comportarme como tal. En todos lo relatos griáliticos y de Anillos Mágicos se observa un constante mensaje: cuando cualquiera de ellos cae en manos equivocadas, conduce al desastre de él que lo porta y de su entorno.
En este caso estamos ante una situación surgida de una tradición iniciática común en muchas escuelas, la de poseer una anillo, autodestructivo cuando quien lo posee no es un legitimo masón. Esto ocurre, por ejemplo, con el mítico anillo mágico de Salomón, que según el Talmud permitía al rey sabio el control de los elementos y por cuyo poder invocó a Asmodeo, el demonio patrón del cálculo arquitectónico y las matemáticas, esto para construir el Templo de Jehová.
El anillo masónico aludiría precisamente a la alianza entre todos los masones de la tierra, alianza sobre la cual se funda el poder unitivo de la Masonería, unión tan real, como también legitima entre los herederos de los Augustos misterios.
En muchísimos relatos místicos, hemos notado la presencia de un anillo, un símbolo realmente importante en el esoterismo, un elemento necesario para la “magia”. De alguna forma, todos los relatos ocultistas hacen alusión al anillo. El masón ha tratado por todos los medios, causar un efecto en el mundo que lo rodea. De ahí la creación de símbolos que nos representen. Pero a los masones no nos basta con hacer acto de presencia. Además, tenemos que portar un objeto que lo dotara, de hecho el único objeto que nos revela como masones ante el mundo profano, y así es que hablamos del anillo masónico. Pero el anillo masónico no sólo es un distintivo, además tiene connotaciones de recordarnos nuestros juramentos, deberes y honorabilidad.


El anillo en la Biblia “Libro de la Ley” habla de transmisión de poder, de una persona con poder a otra. Génesis 41:42 Entonces Faraón quitó su anillo de su mano, y lo puso en la mano de José Ester 3:10 Entonces el rey quitó el anillo de su mano, y lo dio a Amán hijo de Hamedata Lucas 15:22 Pero el padre dijo a sus siervos: Sacad el mejor vestido, y vestidle; y poned un anillo en su mano.
La tradición de los anillos nació incluso antes de que se construyeran las pirámides de Egipto o de que se levantaran los zigurates en Mesopotamia . el anillo como emblema mágico perduró a la civilización griega y al Imperio Romano. Sobrevivió a la caída de los dioses falsos, y a la persecución religiosa: Buda, Cristo y Mahoma.
Mientras la historia se abría paso y se iba tejiendo, las historias de los anillos continuaban, tras el telón. Las primeras historias de anillos aparecieron por vez primera entre los pueblos cavernícolas, mucho antes de que comenzara a usarse la escritura, pues aparece una pintura rupestre con un hombre portando con anillo en mano. Podemos asegurar que han pasado miles y miles de años entre el primer chamán del mundo que aseguraba tener un anillo mágico y el anillo que el Francmasón Obama usa hoy en su dedo, y así Casi sin advertirlo, el anillo juega un papel en los mitos y ritos modernos. Y la masonería no es la excepción a la Regla.
El mismo Papa Benedicto XVI porta un anillo que lo representa como Vicario de Cristo, dicho anillo será destruido a su muerte, y fabricado otro para el siguiente Papa. Gran parte de la mitología masónica se basa en la búsqueda del Secreto, eso se entiende de forma tácita, y aunque las liturgias masónicas no hablan en ningún lado del anillo, todos de alguna manera los tomamos como parte importante en la alhajaría de arreos masónicos.
Así, un anillo masónico representa una concentración de fuerzas Cósmicas que converger en un pedazo de superficie que se puede abarcar con un solo dedo. Es semejante a una lente o a un láser, que intensifican la calidad de la luz pero, en cambio, reducen el área de la misma proporcionalmente. O a un transformador eléctrico que aumenta el voltaje a expensas de la corriente. En general se asemejan a todo aquello que altera un factor a costa de otro por cumplir una finalidad determinada.
Ciertamente, uno podría considerarlo parecido al arte de concentrar el máximo poder tras la punta de un dedo de forma que si éste se dirige al lugar preciso, los resultados son evidentes. El dedo anular simboliza los conocimientos espirituales. A la mayoría de nosotros nos resulta familiar la vieja expresión: "Si pudiera poner el dedo en la llaga", referente a la necesidad de controlar determinada cuestión. El anillo de las ceremonias masónicas representa precisamente esa habilidad, a nivel espiritual. No garantiza la posesión automática de esa facultad tan pronto como uno se ponga el anillo, pero cuando menos es un signo evidente de que se espera llegar a poseer esa habilidad y de que se trabaja para lograrlo. El anillo es un signo de autoridad.
El que se pone el Papa sigue llamándose el Anillo del Pescador y es destruido al morir éste porque es de carácter exclusivamente personal y no puede llevarlo otra persona. En realidad, la citada costumbre tiene su origen en una convención más bien civil que religiosa.
Los potentados de la antigüedad consideraban que los anillos eran una señal de poder y los confiaban a sus enviados especiales, que actuaban en nombre de ellos, en lugares muy distantes. La presencia de un anillo real equivalía a la presencia del propio monarca en la ceremonia y, por tanto, las órdenes dadas en su nombre habían de ser obedecidas. Ninguna orden real presentada en un documento que careciera del sello del Estado era considerada auténtica y, aunque el sello del Estado era el más importante, los asuntos privados eran marcados con el sello del anillo privado del monarca.
El gesto de tocar el anillo con los labios era señal de total entrega y fidelidad por parte del súbdito. Por último, besar la mano se convirtió en una costumbre generalizada entre los hombres, con relación a aquellas mujeres a las que deseaban honrar y que mandaran en su corazón, aunque sólo fuera momentáneamente.
En quiromancia la línea que a veces aparece en la base del índice de la mano derecha se denomina el Anillo de Salomón. Se considera una marca de alguien que ha sentido una dedicación natural hacia las ciencias ocultas durante más de una encarnación.
En el antiguo ritual Templario encontramos: La segunda oración es la del hijo de María llamado Jesús: "Pater aeterne, glorificamos..." (San Juan CXVII) seguida de "Facta est vox de coelo meus dilectus...". El receptor coloca enseguida el anillo en el índice derecho del hermano diciendo: "Hijo de Dios, toma este anillo como signo de unión eterna con Dios, con la Verdad y con nosotros." La tercera oración, llamada de Baphomet, es la que sirve de apertura al Corán y que lleva el nombre de Fatiha.

Tomado de:http://desdesdecanariasmason.blogspot.com/2011/08/sobre-el-anillo-de-los-masones.html

M.·.R.·. GRAN LOGIA ORIENTAL DEL PERÚ
De los Antiguos, Libres y Aceptados Masones
Fundado el 31 de Marzo de 1977 e.·.v.·.
Miembro Fundador de la Confederación de Grandes Logias Masónicas del Perú

I N V I T A C I Ó N

Valle de Iquitos- Ort.: Perú, 05 de Marzo del 2013
A los Grandes Logias de la Amistad y Correspondencia
Ilustres y Poderosos HH.: , Grandes Maestros y Grandes Maestras; RR.: y QQ.: HH.: de la Masonería Universal
En sus Valles y Orientes:

Siempre es muy grato dirigirnos a vosotros para expresarles nuestro fraternal saludo, extensivo a la membrecía de vuestros honorables obediencias; deseosos que la paz, unión y armonía reine por siempre entre Vosotros.
El motivo de la presente, es para haceros llegar nuestra fraternal invitación a la Tenida Solemne de celebración del 36º ANIVERSARIO DE LA GRAN LOGIA ORIENTAL DEL PERÚ, la misma que se llevará a cabo el Sábado 30 de Marzo e.·. v.·. a las 8.00 pm. en el Templo de la Fraternidad, sito en el P.:G.: Jr. Putumayo Nº 525 valle de Iquitos. Ort.: del Perú; según programa adjunto.
Os agradecemos fraternalmente por anticipado vuestra gentil asistencia y la de su comitiva; la que dará realce y solemnidad a esta magna ceremonia de Fraternidad y Luz.
Fraternalmente

VV.·. AA.·. HH.·.

MRH.·. Walter Vargas Portocarrero MRH.·. Víctor Vásquez Meza
Gran Maestro Gran Secretario
Punto Geométrico: Jr. Putumayo Nº 525 Iquitos – Perú – América del Sur

LA CULTURA TIAHUANACO



Puerta del Sol
La cultura tiahuanaco fue una civilización preincaica que durante su período de mayor expansión se distribuía en parte de lo que ahora son Bolivia, Chile y Perú. Comprendía casi todo el altiplano denominado meseta del Collao hasta la costa del océano Pacífico por el oeste y el chapare por el este. Su capital y principal centro religioso fue la ciudad de Tiwanaku, ubicado en las riberas del río Tiwanaku en el actual departamento de La Paz en Bolivia.
Destacaron por el manejo de enclaves en tierras más bajas y el manejo vertical de los ecosistemas. Además de poseer cultos religiosos muy complejos y el desarrollo de un sistema filosófico dual que permanecería incluso hasta luego de su desaparición como civilización.
Sus artes variaron en perfección y estilos de acuerdo a las eras cronológicas y su cercanía con la capital. La arquitectura monumental tiahuanacota es de características megalíticas. En cuanto a la cerámica en el año 2006 se descubrieron más de 100 piezas escultóricas de gran perfección y colorido, por lo que todavía se discuten algunos aspectos sobre la periodización del arte cerámico de la cultura tiahuanaco; existieron a su vez estilos cerámicos tiahuanacotas periféricos como los hallados en Azapa, Moquegua y San Pedro de Atacama. También destacaron en el arte textil con predominio del uso de fibras de alpaca, llama y vicuña. Usaron ampliamente la tecnología del bronce, además de ampliar territorialmente tecnologías agrícolas como los camellones y las terrazas de cultivo.
El primer estudioso en llegar a las ruinas de Tiwanaku (capital de la cultura Tiahuanaco) y hacer una descripción detallada fue el cronista Pedro Cieza de León en el siglo XVI. El primer arqueólogo en hacer análisis científicos en Tiahuanaco fue el alemán Federico Max Uhle, a comienzos del siglo XX, posteriormente Arthur Posnansky estudia la zona planteando diversas teorías sobre los orígenes de Tiahuanaco. Otros estudiosos de esta cultura han sido el boliviano Carlos Ponce Sanginés, Wendell Bennett y Alan Kolata.
La cultura tiahuanaco es denominada por los historiadores bolivianos como la "cultura madre de Bolivia".


Tiahuanaco fue la cultura más longeva del área andina, por tanto la periodización evolutiva tuvo distintas teorías y postulados que han ido variando a lo largo de la historia. En un principio Wendell Bennett dividió a Tiahuanaco en tres periodos denominado: temprano, clásico y decadente. Esta división cronológica fue replanteada con estudios posteriores. Basándose en la división de Benett, Wallace definió al periodo tiahuanacota temprano como cultura Keya o Qeya.1
Posteriormente Ponce Sanginés propuso una cronología en 5 fases, las dos primeras anteceden al periodo temprano que había planteado Benett y corresponden al periodo formativo tardío de América, posteriormente denominado periodo aldeano.1
El territorio tiahuanaco fue fundado aproximadamente en 1500 a. C., como una pequeña villa, y creció a proporciones urbanas entre el 300 y el 500, consiguiendo un importante poder regional en los Andes centrales. En su máxima extensión, la ciudad cubría aproximadamente 6 km², y tuvo un máximo de 40 000 habitantes.
Colapsó repentinamente aproximadamente en 1200. La ciudad fue abandonada y su estilo artístico se desvaneció.
Se reconocen los siguientes periodos:
En este periodo el sitio de Tiwanako estaba ocupado por una pequeña aldea con casas rectangulares techadas a dos aguas a las que se adosaba un recinto circular, posiblemente destinado a la cocina. Los cimientos eran de piedra y los muros de adobe; pequeñas calzadas unían las viviendas. No se han encontrado vestigios de arquitectura religiosa o monumental, ni tampoco hay indicios de que existieran clases sociales. Los enterramientos se realizaban directamente en cestas de piedra. Los cuerpos hallados indican que se practicaba la deformación craneana. Su economía se basaba en el cultivo de papa, que para su almacenaje era deshidratada en la forma que hoy se conoce como "chuño"; así mismo se cultivaba la oca. Uno de los elementos decisivos fue la domesticación de la llama lo que permitió el pastoreo; formaban caravanas que sirvieron para el intercambio de productos. La lana fue necesaria para la textilería y su carne servía de alimento. Mantenían un comercio suplementario a través del intercambio de flechas de obsidiana tan características de la cultura Wankarani. Se traía la sodalita para la manufactura de cuentas que utilizaban como ornamento; también se traía helio basalto de las canteras de Querimita. Se conocía el cinabrio, cuyo color rojo se utilizaba en los entrenamientos. Se trabajaba el cobre incluyendo el vaciado. Así mismo se trabajaba el oro y la plata. En el periodo aldeano hay dos tipos de cerámica, uno de ellos -que tiene similitud con la Pucara- es incisa y pintada de color marrón, rojo y blanco sobre fondo castaño claro. Son notables las vasijas globulares decoradas con esta técnica, algunas presentan un felino con el cuerpo de perfil y el rostro humanoide de frente. Otras vasijas tienen forma de aves. El segundo tipo carece de pintura y algunas de sus piezas están modeladas en forma antropomórfica (figura humana).


En el siglo II, Tiwanako dejo de ser la aldea concentrada de los primeros tiempos para convertirse en una gran urbe ceremonial que tiene dos centros dominantes: el conjunto de Akapana con los edificios que la rodean y el Puma-Punko situado al suroeste de Akapana. Ambos muestran la estructura doble de Tiwanako, que evidencian la visión propia de la sociedad andina, división que pervive hasta la llegada de los españoles y aun después. Todas las ciudades andinas, incluyendo Cusco, se dividen en dos; Anan (los de arriba) y Urin (los de abajo).
En el siglo VIII, Tiwanako se expande sobre la base de de los enclaves preexistentes, tanto en la costa como en los valles interandinos; así mismo extiende su poderío sobre el altiplano y la sierra. Esta expansión fue posible gracias al dominio del bronce que le permitió una gran superioridad militar. La expansión se evidencia por la difusión de los símbolos y elementos Tiwanakotas, que aparece en la cerámica y los textiles de todo el ámbito conquistado. Esta expansión llega hasta el norte de Chile (San Pedro de Atacama) y muestra relaciones con la cultura de la Aguada de Argentina, deja su huella en los valles de Cochabamba y avanza por el norte hasta Cerro Baul, moderna Moquegua (Perú), donde contactan con el Imperio Huari, con el que comerciaron intensamente. Ante la caída de Huari en el siglo X , Tiahuanaco también entra en crisis. En el siglo XII el colapso es inevitable y en la región donde floreció Tiwanako aparecen invasiones aimaras, denominados reinos collas.


Políticamente la cultura tiahuanaco fueron un estado teocrático que no utilizó la fuerza militar en sus conquistas territoriales. Hacia los años 400 y 500 d.C. los tiahuanacotas refuerzan su poder religioso concentrando el culto en la ciudad de Tiwanaku, ampliando su dominio territorial hacia la costa por occidente y el bosque tropical por el oriente.
La economía tiahuanacota se basó en actividades agrícolas, ganaderas y artesanales. Tuvieron enclaves agrícolas en las yungas marítimas y fluviales, además de los valles interandinos y la puna. Aunque se tiene evidencia del manejo intensivo de la agricultura, no hay estimaciones consensuadas de la cantidad de su producción.
La acumulación de la riqueza se dio a través de las cabezas de ganado. Las evidencias muestran que las élites tiahuanacotas manejaron grandes rebaños de camélidos que sirvieron para la confección de textiles de gran calidad, como lo demuestran los descubrimientos en la costa sur. Sus tapices polícromos fueron una demostración de prestigio y poder de las élites. La élite tiahuanacota al manejar grandes rebaños, también manejaron el trasnporte comercial de la hoja de coca y el maíz que viajaban desde las zonas cálidas hasta el centro ceremonial de Tiwanaku.
La denominada "deidad de los báculos" fue el dios principal de los tiahuanacotas, éste representa a un dios celestial y según algunas hipótesis, ésta deidad podría ser el mismo Tunupa de los posteriores reinos aymaras, o el Wiracocha de los tardíos Incas. Históricamente la deidad de los báculos es adorada en la meseta del collao desde tiempos anteriores a los tiahuanacotas y aparece tardíamente en los wari.
Iconográficamente, la representación mejor lograda y conservada de la deidad de los báculos se encuentra en la Portada del sol, en donde la deidad aparece en posición central rodeada de seres alados.


Se tiene evidencia que los ritos tiahuanacotas fueron de mucha complejidad y asociados al consumo de sustancias alucinógenas. Las sustancias utilizadas, además de las hojas de coca, fueron las semillas de anadenanthera o el parica y eran consumidas en tabletas; las tabletas fueron representadas en las esculturas tiahuanacotas como el monolito de Bennet y de Ponce, además de haber sido encontradas en las tumbas de Tiwanaku y San Pedro de Atacama. Aparentemente estos alucinógenos se conseguían en enclaves tiahuanacotas en el chapare y eran consumidas tanto por los sacerdotes como por seres humanos sacrificados.
En excavaciones realizadas en el sitio arqueológico de Akapana se han encontrado materiales como ofrendas, alfarería, fragmentos de cobre, huesos de camélidos y entierros humanos. Estos objetos fueron encontrados en el primer y segundo nivel de la pirámide de Akapana y la cerámica adjunta corresponde a la fase III de los tiahuanacotas.


En la base del primer nivel de Akapana se hallaron hombres y niños desmembrados a los cuales les faltaba el cráneo; estos restos humanos estaban acompañados de camélidos desarticulados además de cerámica. En el segundo nivel se encontró un torso humano complentamente desarticulado. En total se encontraron 10 entierros humanos, de los cuales 9 eran varones. Estos sacrificios corresponden, aparentemente, a ofrendas dedicadas a la construcción de la pirámide.
Durante el periodo urbano (fases III y IV), la cultura tiahuanacota desarrolló importantes centros urbanos e incluso se expandió fuera del valle de Tiwanaku: Khonkho Wankane en el valle inmediato al sur, Lukurmata y Pajchiri al norte de Tiwanaku, y Ojje en la península de Copacabana son 4 ciudades que cuentan con plataformas aterrazadas, patios hundidos y monolitos. Además existieron un número todavía no calculado de enclaves fuera de la meseta del Collao, sólo en el sur del Perú (departamentos de Tacna y Moquegua) en el año 2000 se contabilizaron 20 enclaves permanentes atribuidos a la cultura tiahuanaco.

Tiwanaku

Es el principal centro religioso y urbano de los tiahuanacotas, según Lumbreras fue un foco de peregrinación con influencia en todos los andes centrales, fue el principal símbolo del poder religioso y político. Actualmente se ubica en las riberas del río Tiwanaku (afluente del lago Titicaca), al sur de la ciudad de La Paz. La ciudad se ubica en el área denominada altiplano boliviano a 3840 msnm.


Dios de los Báculos
Actualmente se sabe que la ciudad y sus principales edificios se construyeron en diferentes fases aunque el orden en el que fueron construidas sus estructuras todavía no está clara. Todos los monumentos constructivos de la ciudad de Tiwanaku tienen una rigurosa planificación y tecnologías constructivas innovadoras para la época. Ésta ciudad se caracteriza por las plataformas, patios hundidos y pirámides escalonadas.
En la ciudad destacan la pirámide de Akapana, el Puma punku, Kalasasaya, templete semisubterraneo, Kori Kala y Putuni, aunque también tiene construcciones menores como Chunchukala, Laka Kollu y la Karana.
Algunas obras maestras de la escultura tiahuanacota en la ciudad de Tiwanaku lo componen la Puerta del Sol, los monolitos de Ponce, el fraile y Benett, las cabezas clavas y algunas estelas.

Khonkho Wankane

Khonkho Wankane o Khonkho Wankani es un centro administrativo tiahuanacota que se encuentra en una formación aluvial del valle del río Desaguadero por debajo de las faldas de la cordillera de Chilla-Kimsachata, a unos 25 kilómetros directamente al sur de Tiwanaku. El sitio ocupa una porción de la pampa Machaca cercano a la comunidad de Qhunqhu Liquiliqui (Municipio de Jesús de Machaca en el departamento de La Paz, Bolivia) entre las estribaciones de la cordillera y el río Bravo o Jach'a Jawira, afluente sur del Río Desaguadero.
Se aprecian dos montículos rodeados por varios montículos más pequeños. El montículo principal Wankane consiste en una plataforma artificial que se ha planteado sobre una loma natural. Estos montículos fueron habitados probablemente desde el 200 a.C. hasta tiempos de los señoríos Pacajes (1470 d.C.). Sin embargo las construcciones habitacionales que transformaron la fisonomía del montículo fueron realizadas por los pobladores Tiahuanacotas (formativo tardío), quizá entre los años 200 a 400 d.C. En este periodo los pobladores de Wankane hicieron profundas transformaciones del tipo de organización social, de sus ideales, valores, hábitos y visión de su futuro.


Las habitaciones son de tipo trapezoidal, con una estructura circular y patios rectangulares construidas de piedra y arcilla. En el centro del asentamiento se descubrió la construcción de un canal subterráneo, trabajado con piedras angulares en las paredes y largos bloques transversalmente dispuestos a modo de techo. Las dimensiones de este interesante ducto es de: 55 centímetros de ancho en la base, 45 cm a la altura del techo, 70 cm de la base al techo y sobrepasan los cien metros de largo que se dirigen hacia el sur del montículo.
En el lugar se encuentran cinco monolitos: el Wila Kala (piedra roja) erigido en la ladera Sureste, Jinchun Kala (piedra con orejas) parado al Sur, los dos bloques parados en la ladera Oeste y el Tata Kala que se halla tendido en la parte central del montículo y es la estela de mayor tamaño con una longitud de aproximadamente 5.20 m. Asimismo, disperso en toda la superficie se hallan fragmentos de materiales antiguos de naturaleza cerámica, ósea, lítica, que ahora se los puede observar en el Museo A. Portugal que se encuentra en el centro poblado de Qhunqhu Liquiliqui.

Pajchiri y Lukurmata


Pajchiri y Lukurmata, aparte de Tiwanaku, son las ciudades tiahuanacotas más estudiadas en Bolivia. Ambas ciudades están ubicadas en el valle norte inmediato a la ciudad de Tiwanaku (Pampa Koani), correspondiente al Río Katari. Pajchiri y Lukurmata distan apenas 8 kilómetros la una de la otra y destacan por el gran número de camellones creados por la cultura tiahuanacota para intensificar la agricultura a 3800 msnm.

Ojje

Se encuentra ubicada en el extremo sur de la península de Copacabana, desde esta zona se domina el archipiélago de Wiñaymarka (Islas de Anapia y Yusipiqui) y presenta terrazas de cultivo (andenes) de factura tiahuanacota.


Pariti es una isla ubicada en el segmento del lago Titicaca denominado Lago Menor o Huiñaymarca, y que forma parte del departamento de La Paz en Bolivia. El 11 de agosto del 2004 dos arqueólogos, el boliviano Jedú Sagárnaga y el finlandés Antii Korpisaari, descubrieron más de un centenar de piezas de cerámica de inusitado perfeccionalismo y colorido. Los descubrimientos de la isla de Pariti fueron fechados entre el 900 d.C. y el 1050 d.C.
Hasta antes de éste descubrimiento, en la cerámica tiahuanacota primaba el color ocre y las representaciones iconográficas simbólicas, en cambio en Pariti se descubrieron cerámicas escultóricas (huacos retratos) de gran perfección y realismo, además de una utilización realista del color en sus decorados. En las representaciones destacan los pumas, cóndores, rostros y seres humanos, además de personajes mitad animales y mitad humanos.
De todas las muestras sobresale en perfección la denominada "Señor de los patos", que representa a un anciano llevando un pato en uno de sus brazos.
La cerámica descubierta en Pariti es custodiada en el Centro artesanal de la isla de Pariti, en el cual se exponen 368 piezas de cerámica recuperada.




http://mparalelos.jimdo.com/2013/03/07/la-cultura-tiahuanaco/

viernes, 22 de marzo de 2013

GRAN LOGIA DEL CENTRO DEL PERU

Papa Francisco I habla en español por primera vez


CABALLEROS DE LA ORDEN DEL SOL
VICTORSALAZAR144@YAHOO.COM

¿QUE ES LA MASONERIA?
MIGUEL GARCIA MEJIA 

La Institución Masónica imparte sus enseñanzas a través de alegorías y representaciones simbólicas, otorgándose las mismas en forma gradual, conforme al desarrollo individual de sus miembros, ya que se encuentra dividida en diferentes clases y grados, para proporcionar un avance mas regular en sus misterios. Según el progreso que alcancemos; limitaremos o extenderemos nuestras investigaciones y en función de nuestras capacidades llegaremos a un mayor o menor grado de perfección y conocimiento.

En nuestras carreras masónicas y en la vida toda, el hermano masón, no solo está llamado a consumar actos morales, de grandeza y de poder; si no que debe contribuir de manera consciente al desarrollo, engrandecimiento y perfección de las obras sociales y morales, ya que debe saber servir a la sociedad; Ser útiles a la Patria y sacrificarse en bien de la humanidad, es decir, debe conocer nuestros deberes para con el Ser Supremo, para con nuestros semejantes y para consigo mismo; solo en esa forma contribuiremos y cumpliremos con las leyes inmutables de la estabilidad universal y de la inmortalidad de lo creado.

Masón, significa constructor, o sea, el que fabrica a cal y canto un edificio, pero que antiguamente este título se les aplicaba a los miembros de las asociaciones de constructores que dieron a Europa sus mejores edificios de la Edad Media y del Renacimiento, actualmente hemos de entenderlo en su acepción figurada, diciendo que el masón es un constructor del templo simbólico de la ciencia y de la virtud. Que constituye su propia personalidad.

En otras palabras, un masón es un individuo que trabaja en perfeccionarse y en evolucionar, tanto en sus conocimientos como en su comportamiento moral, y para ello sigue los caminos que le indica la antigua asociación que se nombra masonería o, más correctamente francmasonería.

Correlativamente, la institución masónica tiene como finalidad principal la de constituirse en guía de quienes buscan y anhelan este perfeccionamiento, para lo cual, deciamos, va desgranando una a una sus sabias enseñanzas, en dosis graduadas y de acuerdo con el adelanto de cada uno de sus miembros. A través del estudio razonado y crítico de la filosofía moral se obtiene un mejor conocimiento de las virtudes y del modo de practicarlas.

Pero, entonces, ¿cabe decir que la masonería es una escuela? Desde luego que no, si entendemos por escuela un lugar donde se imparten clases sobre materias específicas, basándose en libros de texto, y se capacita a los alumnos para desempeñar un tabajo que les permita ganarse el sustento. La masonería es algo más que eso. En primer lugar, su filosofía educativa es totalmente distinta a la de cualquier escuela, puesto que en vez de exigir el aprendizaje de tales o cuales postulados y principios, estimula la exposición libre, la discusión ilustrada y el desarrollo de la imaginación y del pensamiento original, como medio para conseguir que cada quien llegue conforme a sus cualidades y capacidades, por su estudio independiente y su meditación profunda, a sus propias conclusiones lógicas y a la afirmación de sus convicciones. Por tanto, usa ampliamente del símbolo y de la alegoría; pero no ofrece de ellos ninguna explicación fija y dogmática, sino que deja en libertad al iniciado para que ejercite sus propias facultades deductivas e inductivas para descifrarlos y aprender -por sí mismo- las provechosas lecciones que encierran. Se ocurre preguntar qué utilidad tiene esto.

La historia nos enseña que de la masonería han salido, en todos los tiempos, hombres de gran visión, acrisolado altruismo e inagotable energía, que han dado a la humanidad sus más grandes impulsos de progreso. Para descubrir estos nuevos caminos, necesitaron nutrirse de la duda filosófica, no de la certeza dogmática; precisaron examinar lo que no es típico, en vez de conformarse con lo usual y corriente. Tuvieron que desechar los cartabones, los textos consagrados y los manuales establecidos, decidiéndose a recorrer sendas supuestamente prohibidas para el pensamiento y descubriendo las nuevas soluciones a los problemas irresueltos. Para esto, dispusieron de una maravillosa facultad: la imaginación creadora.

Quizá la masonería ha sido, a través de los tiempos; la única institución que se ha percatado de la importantísima función que tiene esta imaginación creadora en la evolución de la humanidad, y ha descubierto y aplicado un método sencillo y eficaz para desarrollarla. Por eso ha sido y seguirá siendo el semillero de nuevas ideas, el portaestandarte de las vanguardias y la escuela en que se modelan los hombres marginales que viven y piensan entre el hoy y el mañana... los conductores de la humanidad.

Pero no solamente a esto se limita la masonería; no se conforma con ver que cada miembro se cultive y perfeccione a sí mismo, sino que trata de desarrollar en todos y cada uno de ellos el firme sentimiento de fraternidad y abnegación, encauzando cuidadosamente todos sus esfuerzos hacia los nobles fines de justicia social, equidad, libertad, auténtica democracia y progreso material y espiritual de toda la humanidad.
Algunas personas creen que la masonería es una religión. Si como tal se quisiera considerar a nuestra orden, se le debería nombrar la religión de la evidencia , de la razón y de la humanidad; de la razón y de la evidencia, que ni deja lugar a dudas, ni provoca las animosidades y odios que en otras partes han arraigado el espíritu de secta y han cubierto de sangre las páginas de la historia, imponiendo las creencias por medio de la fuerza y de los suplicios.

Nuestra misión es profesar y propagar los sentimientos de paz y fraternidad; estudiamos, admiramos y veneramos la naturaleza y la causa primitiva de las cosas, bajo el nombre de G:. A:. D:. U:.; estudiamos el corazón humano, nuestras exigencias, las del mundo social en su estado de perfección.

Nuestra ley no impone a sus adeptos sino dos condiciones: Probidad y Ciencia, para aplicar una y otra al amor del bien y al aborrecimiento del mal. En concomitancia con los principios de libertad de conciencia y de culto, la masonería no puede permanecer al margen de cualquier violación de estos postulados, como cuando los ministros de alguna religión (sea ésta católica, mahometana, budista, etc.) detentan los poderes públicos y la soberanía de los pueblos. Cuando las religiones, convertidas por los hombres en tiranías esclavizadoras de las conciencias y prostituidas por la ambición de poder temporal, pretenden sojuzgar a los hombres, la masonería se levanta como campeona de la legítima libertad de creer o no creer, atendiendo únicamente a los dictados de la íntima conciencia y de la razón. De ahí que, aunque algunas veces y en algunos países la masonería haya adoptado posturas anticlericales, no por ello es antirreligiosa.

En resumen, la masonería no es una religión, ni discute los principios de ninguna religión, sino por el contrario, las respeta a todas.

La masonería contiene una filosofía educativa propia, basada en el estudio imaginativo y profundo de símbolos y alegorías, que persigue como finalidad el desarrollo del pensamiento propio, original, lógico y constructivo, con el resultado de que cada masón palpa pronto los frutos de este perfeccionamiento personal al notar que se ensancha extraordinariamente su manera de ver la vida, se despiertan aptitudes dormidas, surgen perspectivas de mejoramiento y entra plenamente en el camino que los transforma en guías y benefactores de la sociedad.

Es indudable que el espíritu de la Masonería Universal, y el pensamiento avanzado y precursor de distinguidos Maestros Masones, se ha hecho sentir en el ámbito de todos los pueblos de la Tierra, a través de las diversas doctrinas sociopolíticas modernas, tendientes a resolver los problemas sociales de la humanidad.
Nuestros preceptos de Libertad, Igualdad y Fraternidad, como en el pasado,son y serán los medios y la norma de conducta para estas soluciones; y como entonces, no serán conducentes sino hasta que hagamos conciencia de su verdadera naturaleza y contenido; el cambio ya se está operando en el hombre, ya se siente, pero se necesitarán todavia varios años para alcanzar su desarrollo integral.

En la fe inquebrantable del hombre nace la esperanza de alcanzar su libertad, y lo logra, cuando alcanza la verdad, es decir, cuando se restituye al marco de la ley natural, que mantiene en equilibrio el Universo; en cambio el libertinaje, o sea el hacer las cosas como se nos da la gana, movidos por nuestra ignorancia, no podemos darle el nombre de libertad. La sabiduría nos lleva de la mano a ella.

El objeto fundamental de la masonería es trabajar por la formación de hombres verdaderamente libres. Toda imposición viola este ideal. Consagra que se llega a la libertad por medio de la disciplina; se aprende por el estudio de la Verdad y se realiza cuando se practica la Virtud. En el ambiente universal de la Orden, el compás representa la libertad y la escuadra, la disciplina. La masonería nos ofrece ayuda y guía para que nos volvamos cada día más conscientes de que nada puede detener el impulso que motiva el progreso del alma humana en su peregrinaje de la oscuridad a la luz, de la irrealidad a la realidad, y de lo perecedero a lo imperecedero, y nos ofrece luz para que podamos aprovechar este impulso en vez de tratar de oponerse a él.

Ella procura imponernos de que lo que debe preocuparnos, más que nada, como masones, es la realización del individuo; que esto, a su vez, es posible sólo en la medida que podemos ayudar a éste (como unos que somos con él) a encontrarle significado y propósito a la empresa humana de vivir. Que todo lo demás es secundario.
La masonería reconoce que todos los hombres han nacido iguales y por tanto cree que no debe existir ninguna diferencia entre el que manda y el que obedece; entre el que produce y el que consume; entre el que paga y el que cobra; uno y otro formados por el mismo principio creador, compuestos de una misma materia, sujetos a las mismas afecciones físicas y a las mismas causas de destrucción; se parecen, según la expresión de un distinguido escritor, a los dos viajeros que parten del mismo punto, para llegar al mismo objetivo, aunque por distintos caminos.

La gran familia masónica, desde las remotas épocas de su origen, ha conservado este derecho supremo como uno de los más grandes de sus fundamentos, ya que al conservar su conciencia autónoma y libre de mandatos o dogmas reñidos con la moral, hace a cada uno de sus componentes responsable de sus actos, conciente de sus derechos y capacitado para gobernarse conforme a sus dictados de la razón y de la virtud.

Como vemos, la masonería es una institución que tiene por objeto la perfección del hombre mediante el estudio de las ciencias, las artes y la moral universal, la práctica de las virtudes y de la fraternidad humana.

Todos los masones esparcidos sobre la faz de la tierra, constituyen una Gran Familia Universal, porque, siendo la unidad humana uno de sus principios y la tolerancia uno de sus deberes, caben dentro de la masonería todos los hombres libres y de buenas costumbres, sin distinción de razas, principios religiosos, ideas políticas o sociales.

La masonería exige a sus miembros el deber de ser hombres libres y virtuosos; pero esa libertad no es la del egoísmo y de la resistencia a las leyes del país en que viven, ni a las disposiciones que los gobernantes dan en virtud de esas leyes; al contrario, ella exige de sus miembros el mayor respeto a la ley y a los Magistrados; pero también da como un deber sagrado el de instruirse e instruir a los hombres sus hermanos hasta donde alcancen sus fuerzas, con el fin de que conozcan los derechos y deberes propios, y los derechos y deberes de los demás. Seamos instruidos, dignos y virtuosos y no solamente seremos libres nosotros, sino que emanciparemos a todos los hombres.

Debemos aspirar a entusiasmar a quienes nos rodean. Debemos lograr ser imitados por nuestros hijos en nuestras convicciones políticas, en nuestras posiciones ideológicas, en nuestras actitudes sociales, en el matiz de nuestras creencias religiosas, sin tener por fin que terminar por tratar de imponerlas, por no saber transferirlas a quienes nos rodean con nuestra actitud personal.

Los francmasones, estamos al lado de los humildes y de los desheredados; porque somos el obstáculo infranqueable a una esclavitud general; somos tan odiados por aquellos que no se contentan con gozar la vida más que haciéndola intolerable a los otros, y que no están satisfechos de levantar la cabeza más que cuando los otros la inclinan hacia abajo.

No queremos más batallas que las de las ideas; no admitimos otras superioridades que las de la inteligencia fundada y las de la bondad.

No admitimos otras disciplinas que aquellas que hemos consentido y que cristalizan en leyes regularmente votadas por el pueblo o por su mandatarios elegidos libremente.

Proclamemos el derecho inalienable de la libertad absoluta de conciencia y del pensamiento; estudiamos las reivindicaciones de este derecho y promovemos la creación de gobiernos libres.

Enseñamos que la libertad no puede ser atacada por la ley y fomentamos la fidelidad y la perseverancia. Enseñamos cuál es la recompensa al valor, la firmeza y la constancia, y estamos convencidos de que los derechos de la humanidad no pueden ser limitados por fronteras (aunque haya grupúsculos que asesinen a nuestros indocumentados en franca guerra de exterminio).

Promovemos la sabiduría que deben poseer los gobernantes, la firmeza de voluntad de los gobernados y la armonía de los intereses comunes.

Esto Queridos amigos, y mucho, mucho más es la masonería.
¿Para qué sirve el Ritual Masónico?

José Gabriel Ramírez Torres
Debo confesar que durante mis primeras participaciones en la vida masónica, me pregunté en varias ocasiones sobre la necesidad de desarrollar nuestros trabajos siguiendo un ritual tan elaborado, y si toda esta ceremonia no nos robaba el tiempo para llevar a cabo cosas “realmente importantes”, como presentar trabajos y discutir su contenido. Básicamente, me cuestionaba sobre cuál era la utilidad de la ceremonia.
Sin embargo, con el paso del tiempo, esta primera percepción ha ido cambiando. Ahora considero que este ceremonial persigue varios objetivos, por lo que la observación rigurosa, respetuosa e impecable de cada uno de los signos, gestos, pasajes y símbolos, es una condición imprescindible en nuestra vida iniciática.
La palabra “Rito” proviene del latín “Ritus”, que significa “tradición, costumbre o ceremonia”, y se define como “la descripción detallada sobre el contenido, periodicidad y orden que debe observarse durante las ceremonias que se practican al interior de una religión o una sociedad”. Así, aún cuando los animales exhiben comportamientos ordenados para alcanzar un determinado objetivo, como los “rituales de apareamiento”, la definición anterior restringe los rituales a las actividades humanas dentro de un grupo de individuos, donde los actos buscan transmitir un significado especial.
Los rituales surgieron al mismo tiempo que las primeras sociedades humanas. El hombre primitivo, en su ignorancia de la razón de las cosas, creía que el ser humano estaba a merced de esencias sobrenaturales, caprichosos espíritus de la naturaleza que jugaban con el destino de los hombres, por lo que concibió actos con los que pensaba podía influir en esos poderes sobrenaturales para doblegarlos a su voluntad. Cuando el curso de las cosas producía situaciones positivas que coincidían con dichas acciones, el hombre primitivo volvía a repetir ese acto exactamente como antes, para seguir gozando de los mismos “favores” de los espíritus. Y el uso habitual y repetido de estos procedimientos es lo que da origen a los rituales.
De esta manera, el rito se convierte en un medio para comunicarse con lo divino, con aquello que se encuentra más allá del entendimiento del hombre, lo que le proporciona un sentimiento de seguridad y de poder sobre su destino. Pero la vida de las sociedades primitivas estaba llena de situaciones incomprensibles, por lo que crearon rituales para prácticamente todo. Con el paso del tiempo, los rituales se van volviendo más complejos, llenándose de gestos y signos con un objetivo específico. El significado de esos signos se convierte en un conocimiento hermético, sólo accesible a un grupo de individuos iniciados en los misterios de esos símbolos. Este conocimiento se transmitía directamente desde los Maestros hacia los Aprendices, y estos hombres eran los únicos capaces de interceder por el resto del pueblo ante esas fuerzas divinas: nace así la casta sacerdotal.
Otro aspecto que debemos considerar para comprender la importancia de los rituales, es que el conocimiento adquirido a través de la experiencia no es transmisible por herencia. Las sociedades primitivas, carentes de escritura, se apoyaban en los rituales para conservar y transmitir, de una generación a la siguiente, el cúmulo de conocimientos y experiencias de la comunidad. Antes de la invención de la escritura, los rituales como procedimientos estrictos, ordenados e inmutables, garantizaban la transmisión sin alteraciones del conjunto de valores y conocimientos que definen a una cultura. Son los rituales los que permitieron, por ejemplo, que el conocimiento sobre la generación del fuego o el tiempo de la siembra y la cosecha, no hayan tenido que redescubrirse varias veces en la historia de las antiguas civilizaciones.
En aquellas sociedades primitivas, los rituales permitieron también establecer un orden en el desarrollo de la comunidad, marcando los momentos importantes de la vida de sus integrantes: el nacimiento, la pubertad, el matrimonio, la muerte, la guerra, las cosechas, eran todas celebradas por medio de ritos dirigidos a las fuerzas divinas. De esta manera, los rituales dan sentido de identidad y pertenencia a una sociedad, pues establecen consensos y orden entre sus integrantes y delimitan las funciones y roles para cada uno de ellos.
Finalmente, las conductas dictadas en los rituales se convierten, por la repetición constante, en hábitos en cada uno de los participantes, integrándose entonces en la realidad social de los individuos, volviéndolos socialmente aceptables. Por todo lo anterior, los ritos son el cimiento de toda sociedad humana.
El rito masónico, cimiento de nuestra Augusta Institución, se caracteriza por ser iniciático, es decir, requiere de un inicio, de un primer paso dado de manera voluntaria para pertenecer a una comunidad hermética; es simbólico, pues su mensaje se encuentra codificado en signos, elementos y pasajes cargados de significados, por lo que se requiere de un proceso de aprendizaje para comprenderlos plenamente; y es tradicional, pues se basa en un conjunto de valores culturales heredados de generaciones anteriores.
Como mencioné al inicio de este trabajo, con el paso de las semanas en mi vida iniciática y con la lectura repetida y constante de los ritos de nuestro taller, mi percepción sobre la importancia del Ritual Masónico ha ido evolucionando, pues he aprendido a ver los valores que se manifiestan a través de la ejecución del Rito.
Así por ejemplo, en el ritual de apertura de los trabajos en Pr.·. Cám.·., se nos reconforta en la idea de que todo aquello que discutamos y mencionemos será dicho entre hermanos, es decir, en total respeto y con la seguridad de que nuestras opiniones personales se mantendrán en secreto dentro de nuestra fraternidad: “¿Cuál es el primer deber de los VVig.·. en Logia, H.·.Pr.·.Vig.·.? Asegurarse de que estemos a cubierto de toda indiscreción profana, V.·.M.·.”.
El Ritual Masónico también proporciona identidad y sentido de pertenencia a nuestra comunidad fraterna, permitiendo que sus miembros puedan reconocerse entre sí como hermanos, a través de signos y gestos conocidos sólo por ellos: “¿Sois masón, H.·.Pr.·.Vig.·.? Mis hermanos mx rxxxxxxxx cxxx txx, V.·.M.·.”.
Sin duda, una de las razones más importantes de la Tenida en el taller es la búsqueda de la Verdad y que los trabajos que se presenten en ella aporten elementos para nuestro proceso de aprendizaje. En la apertura de los trabajos del taller, a través de la invocación al G.·.A.·.D.·.U.·. y la lectura del Salmo xxx, el ritual se transforma en la herramienta que propicia la atmósfera adecuada para que nuestros trabajos sean fructíferos.
El ritual también establece una disciplina, impone el silencio, marca el orden y nos obliga a la reflexión, conduciéndonos paso a paso hasta el clímax de la Tenida, durante el cual todos los hermanos, presentes y ausentes, estamos en armonía y en unidad perfecta.
También he aprendido a reconocer la importancia de cuidar y respetar la estricta observación del ritual, según lo dicta nuestra liturgia. Es a través del rito que podemos conservar el sentido exacto del significado de los símbolos, signos y pasajes, y así como lo recibimos de generaciones precedentes, tenemos la obligación de preservarlo para las generaciones futuras.
A través del ritual encontramos también una herramienta de instrucción: cada vez que lo realizamos, podemos descubrir o entender nuevas enseñanzas, sobre lo que significa ser Masón y qué se espera de nosotros, por lo que al cumplir adecuadamente lo que nos explica el ritual logramos un avance importante en la construcción de nuestro templo interior y en el tallado de nuestra piedra en bruto.
Creo sinceramente entonces que el objetivo principal del Ritual Masónico es la preservación de las tradiciones masónicas y la comunicación del significado de los símbolos masónicos que definen a nuestra Augusta Institución. Por lo tanto, es deber de los aprendices recibir y entender esa enseñanza.
Pero como todo proceso de aprendizaje, la asimilación del significado masónico de los símbolos es un acto personal para cada uno de los AA.·.MM.·., quienes deben edificar su templo interior de manera individual, adaptando sus mapas mentales a todo este nuevo conocimiento, modificando su realidad interior para finalmente reflejar esos cambios hacia el exterior.
Aunque el aprendizaje involucra una transformación personal e individual, no debe ser un proceso que deba hacerse en soledad. Si bien el ritual nos indica el camino, no nos lo dice todo, porque el ritual es sólo una herramienta y no un fin en sí mismo.
Desde mi punto de vista, entender el significado de los símbolos es como enfrentar a la legendaria Hidra: cada vez que tratamos por nosotros mismos de cortar una cabeza a la Hidra para interpretar un símbolo y resolver una duda, lo único que logramos es que surjan más dudas de ese mismo lugar, sin siquiera haber resuelto la primera.
Hércules no habría podido derrotar a la Hidra sin la ayuda del fuego aportado por su amigo Yolao. De este pasaje infiero que no es posible comprender todo el sentido de un símbolo sin la asistencia de nuestros hermanos de mayor edad masónica. Para comprender el verdadero significado de los símbolos, no basta con lo que está marcado en la liturgia. Necesitamos (al menos es mi caso) de la guía y luz de aquellos hermanos que ya lograron entender ese significado y lo han asimilado en sus vidas.
Al mirar a mis QQ.·. HH.·. MM.·. MM.·., no puedo evitar el evocar en mi mente la imagen de mi abuelo (QEPD) cuando me enseñaba el oficio de albañilería y plomería: nunca hizo el trabajo por mí, pero siempre estuvo observando de cerca lo que hacía, me indicaba la manera correcta de tomar las herramientas y siempre contestaba a todas mis dudas de manera tal que satisfacía mi inquietud en ese momento; al terminar mi tarea, me indicaba de manera amable cuáles habían sido mis aciertos y mis errores y de qué manera podría mejorar mi trabajo futuro. Conforme mi maestría en el manejo de ciertas herramientas mejoraba, me confiaba tareas más complejas y me enseñaba el manejo de nuevas herramientas. Siempre percibí en él un interés sincero por que yo entendiera lo que estaba haciendo. Cierto es que aprendí mucho observándolo trabajar, pero aprendí mucho más directamente de sus sabias palabras.
No me queda duda de que la Liturgia y el Ritual Masónico buscan preservar las tradiciones y símbolos masónicos, y en ese sentido, son herramientas muy importantes de nuestro taller. Pero la verdadera fuente de conocimiento se encuentra en nuestros QQ.·. HH.·. MM.·. MM.·..
No debemos olvidar que los CC.·. MM.·. se sitúan en Meridiano, al Sur del Templo, bajo la cálida luz del Sol en Oriente, mientras que los AA.·.MM.·. nos encontramos en Septentrión, en la oscuridad y con la pálida luz reflejada por la Luna; pero el lugar de los MM.·. MM.·. no es únicamente el Oriente, sino la totalidad del Templo y pueden llevar su luz a todos los rincones de nuestro taller.
Para concluir, quiero invitar a mis QQ.·. HH.·. de la Col.·. del N.·. a mantenerse receptivos a todo lo que ocurre en el Taller, con anhelo de progresar en nuestra vida masónica y mentalidad abierta pero crítica, prestando atención a las enseñanzas de nuestros QQ.·.HH.·. de mayor edad masónica y aceptando de manera respetuosa sus comentarios a nuestros trabajos. Los invito también a observar y respetar todos los signos, gestos, saludos y baterías de nuestro grado, sin tomar aquellos que no nos corresponden, pues con ello aportamos a la armonía que debe reinar en nuestro taller.

CONFEDERACION DE GRANDES POTENCIAS DEL ORIENTE PERUANO


C:.P:.M:. - PERU

jueves, 21 de marzo de 2013

La Leyenda De La Muerte De Hiram Y La Regularidad Masonica


De entre todas las leyendas que circulan en los medios masónicos a efectos didácticos e iniciáticos, la figura y la muerte de Hiram ocupa un papel central. Revisar el contenido, las implicaciones y el nacimiento de este tema, son fundamentales para encuadrar el papel histórico e ideológico de la masonería.
A pesar de unos pocos testimonios que remontan la leyenda de Hiram al siglo XVII (1), se acepta unánimemente que ésta se incorporó a la masonería especulativa entre 1720 y 1723 y lo hizo, no sin suscitar ciertas resistencias (2). En una rama de la masonería operativa francesa, los “Hijos del Maître Jacques”, se cita al legendario arquitecto del Templo de Salomón que resulta asesinado por unos rivales; pero no se llama Hirám, sino “Maître Jacques” y, por lo demás, nace y muere en Francia y, en absoluto, resucita.
No hay duda que el pastor Anderson cuando recibió el encargo de compilar los antiguos usos y costumbres de la masonería operativa, destruyó muchos documentos en lo que se ha calificado como auténtico auto de fe. A partir de ese momento se hizo muy difícil reconstruir cuales eran las leyendas y tradiciones del período anterior. Es posible que Anderson y Desaguliers aprovecharan algunos residuos que encontraron en estos documentos y con ellos construyeron la leyenda de Hiram, o es posible incluso que, tomaran a este personaje secundario en la mitología de los masones “operativos” y lo magnificaran a efectos didácticos.
La masonería actual utiliza la leyenda de Himan en la ceremonia de iniciación al tercer grado, el de Maestro. Como mínimo hasta 1730 esta iniciación no era obligatoria. Prichard -un famoso autor masónico- escribió ese año: “No hay un masón de cada cien que pague los gastos exigidos por “The Master’s Part” [el grado de maestro], si no es por interés”(3). En 1738, la leyenda ya se había extendido por las logias y algunas la representaban; de ésta forma, poco a poco, fue difundiéndose por la nueva masonería especulativa. Tras conocer como llegó la leyenda de Hiram al acervo masónico, veamos ahora la importancia que tiene en la doctrina de la sociedad.
A lo largo del siglo XVIII se fue elaborando la doctrina masónica. Los tres primeros grados -a decir verdad, los únicos importantes- “aprendiz”, “compañero” y “maestro”, corresponden a los “tres mundos”, el mundo físico, el mundo intermedio y el mundo espiritual. Los dos primeros grados, son una preparación para la verdadera e importante iniciación conferida en el tercer grado, el de maestro. La iniciación al grado de Aprendiz confiere el dominio sobre el mundo material y en cuestiones de realidad corporal. El grado de maestro, da acceso al mundo espiritual y supraindividual y, finalmente, el de compañero debería de dar el dominio sobre el plano psíquico (4). Sin embargo, en la actualidad el grado de “compañero” está reducido a un mero trámite entre el grado de “aprendiz” y el de “maestro” y se encuentra vaciado de contenidos. Se trata, sin embargo de un grado en el que el adepto debería aprender a controlar su propio mundo interior y su psiquismo. A nadie se le escapa que se trata de un grado conflictivo; la propia leyenda de Hiram hace que éste sea muerto, precisamente, por tres “malos compañeros”, es decir por tres compañeros que no han logrado dominar ese mundo psíquico o astral. La leyenda es como sigue.
Contrariamente a la visión bíblica que quiere que el verdadero arquitecto del Templo de Salomón fue Dios y que El comunicó directamente a David los planos y dimensiones a través del profeta Natán, la leyenda masónica sostiene que Salomón recurrió al Rey de Tiro, el cual le envió a Hiram, un maestro fundidor. Hiram separó a los obreros en tres clases a fin de que cada uno pudiera recibir una paga proporcionada a su mérito y a sus talentos; cada categoría recibió signos, palabras y toques diferentes y se reunían en tres puntos concretos del Templo. Los aprendices recibían el salario en la Columna Jakin, los compañeros en la Columna Boaz y los maestros en la Cámara Media. Tres compañeros descontentos quisieron forzar a Hiram para que les diera la palabra y el signo de los maestros. Uno le golpeó con un martillo en el hombro izquierdo, el segundo con un nivel en el hombro derecho y el tercero le propinó un mazazo sobre la frente. Los tres compañeros escondieron el cadáver; al cabo de siete días Salomón ordenó a nueve maestros que lo buscaran. Quienes inspeccionaron las tierras de Occidente vislumbraron un resplandor en lo alto de una colina. Allí encontraron el cadáver de Hiram; plantaron una rama de Acacia para impedir que se perdiera; cuando fueron a enterrar el cadáver, tras tocar dos dedos y la muñeca, vieron que estaba corrompido, entonces un maestro grito “?Mak Benah!” palabra que pasó, a partir de ese momento, a ser la palabra sagrada del tercer grado (5).
En el Rito de Emulación se insiste en que “El Grado de Maestro os invita a reflexionar sobre el terrible tema y os enseña a concebir que para el hombre justo y virtuoso la muerte es menos temible que la mentira y el deshonor”. El Rito Escocés Antiguo y Aceptado interpreta el mito de la muerte de Hirám en términos morales: el maestro Hiram simboliza la Justicia, el Genio y el Arte, mientras los tres malos compañeros constituyen la perífrasis simbólica de la Ignorancia, el Fanatismo y la Ambición (6).
En la iniciación al grado de Maestro, el candidato representa a Hiram. Está móvil y silencioso, tendido sobre un féretro. Cerca de él la coreografía masónica sitúa la rama de acacia y el triángulo de oro Está cubierto por un tapiz negro y una tela ensangrentada. El Venerable de logia que oficia la ceremonia rememora el descubrimiento del cadáver de Hiram por los nueve maestros masones. Deposita la rama de acacia sobre la tela. Luego, dirigiéndose a la asamblea, explica la necesidad de abandonar las antiguas palabras y signos de reconocimientos y propone difundirla entre los maestros. El Venerable, ayudado por los vigilantes levanta la tela ensangrentada y el tapiz negro. El Segundo Vigilante toma al candidato por el dedo índice de la mano derecha rememorando el descarnamiento de la mano del arquitecto legendario; pronuncia la palabra “Jakin”, el Primer Vigilante hace otro tanto, tomando el dedo medio y diciendo “Boaz”. El Venerable toma la muñeca derecha, pasa la mano izquierda bajo el hombro derecho, manteniendo el pie derecho junto al pie derecho del candidato, rodilla contra rodilla y pecho ocntra pecho; lo levanta ayudado por los Vigilantes y dice: “Ha recibido la Vida en el seno de la Muerte”. Es entonces cuando el aspirante recibe la palabra del Maestro, “Mak Benah”, la primera parte en un oido y la segundo en el otro. Ya en su sitial, el Venerable termina: “Hermanos, que nuestra alegría sea grande en este día; aquel que era parecido a los muertos ha renunciado a los vicios que podían corromperle y ha recibido una vida nueva”.
Se trata de un psicodrama susceptible de muchas lecturas. La moralista es la que parece más evidente y la más aceptada en el interior de las logias. La dualidad muerte-resurrección se tiene como una renuncia a los vicios que corrompen la naturaleza humana. La interpretación espiritualista, que sostienen algunos sectores masónicos surgidos de los medios esotéricos del siglo XVIII u ocultistas del XIX, apenas se vislumbra por ningún sitio. El tema iniciático central -muerte del hombre viejo y resurrección de un ser renovado- solamente es lícito si antes, los dos primeros grados, han cumplido su función: dominio y control sobre el cuerpo y dominio y control sobre el psiquismo. A partir de este punto, alcanzado durante la iniciación como Compañero, se abre la puerta a la comprensión del tercer grado: de lo contrario, la representación de la tragedia de Hiram no deja de ser una representación teatral necesaria para escalar los más altos grados de la masonería, pero desprovisto de un contenido objetivo de apertura de la conciencia a niveles más profundos. Y si esto es así, la masonería dista mucho de ser una organización iniciática, sino que apenas es otra cosa hoy que un club adaptado a un cierto tipo de necesidades sociales. Y esto lleva, dramáticamente, a otro punto: la cuestión de la regularidad masónica.
Todo esto plantea una cuestión sorprendente y decisiva para juzgar a la masonería. La iniciación -virtual o efectiva, si hemos de aceptar la discusión en los términos planteados por René Guenon- que transmite una organización es válida, si la organización es “regular”. La regularidad queda definida por los ritos, organización y origen. Para que una organización sea regular sus ritos no deben haber sido alterados, desde su fundación, al menos en lo esencial. Para ser válidos, los ritos contienen un elemento “no-humano”, que los hace indiscutibles y, por lo mismo, intocables. El rito no es una creación consciente de la naturaleza humana, sino algo que trasciende a esa misma naturaleza humana y que, por tanto, no puede haber surgido de ella. De aquí deriva la eficacia del rito: el rito es considerado por las organizaciones iniciáticas como inefable, comparable a la de una ley física o una fórmula química, tal que si se cumplen todas las condiciones normales requeridas en la experiencia, se produce el efecto esperado. Si se altera alguno de los elementos, el resultado varía. En la cuestión de los ritos, cualquier alteración ha sido considerada, desde la más remota antigüedad, como un sacrilegio. Los sacerdotes romanos si cometían un error, aun involuntario, en el desarrollo de un rito, debían realizar sacrificios expiatorios extremadametne complejos. En la actualidad, la iglesia tradicionalista y conservadora sostiene un contencioso con el Vaticano a raíz de la reforma litúrgica posterior al concilio. Si para el Vaticano se trata solo de una simple reforma, para los sectores conservadores, la reforma ha alterado hasta tal punto los contenidos del rito que lo ha hecho ineficaz.
Y hay que plantearse hasta qué punto, la alteración de los ritos de la masonería operativa, la invención de nuevos temas, la creación de una superestructura de grados (33 en el Rito Escocés, 95 en el Rito de Menphis), la aparición constante de nuevos ritos (especialmente a lo largo del siglo XVIII y principios del XIX) y, finalmente la alteración misma de los mismos, no los ha convertido en ineficaces y las organizaciones que los impartes, en irregulares. Robert Ambelain lo plantea descarnadamente: “A fuerza de distribuir certificados de regularidad o de negarlos, la Gran Logia Unida de Inglaterra, sucesora de la Gran Logia de Inglaterra, la cual había nacido a su vez de la Gran Logia de Londres y de Westminster, que fue inicialmente la Gran Logia de Londres, ha terminado por creerse la única regular” (7).
El razonamiento de Ambelain se basa, no solo en la alteración evidente de los ritos de la antigua franc-masonería operativa, sino en la condición de Anderson y Desaguliers como profanos que no habían recibido ninguna iniciación y, por tanto, no tenían autoridad para conferirla. Tanto Anderson como Desaguliers eran clérigos protestantes y ocupaban en la logia el cargo de capellanes que, como los médicos, solamente asistían a las tenidas cuando sus servicios eran requeridos, estaban allí en razón de su cargo y no en virtud de una admisión regular. De los ocho primeros masones que constituyeron cuatro logias en 1714 ni uno solo parece haber sido iniciado regularmente. “La nueva Gran Logia de Londres se otorgó, como él mismo subraya, la autoridad que no poseía, sobre todo teniendo en cuenta que había sido fundada por profanos, no iniciados en las formas rituales y regulares” (8). En septiembre de 1715, algunos masones operativos pretendieron asistir a una asamblea de la Logia constituida por Anderson y Desaguliers y sus siete compañeros. Tras serles impedido el acceso a la reunión, dieron cuenta de los hechos a la Logia operativa de Londres. Esta declaró ilegal la nueva formación que cambió inmediatamente de nombre pasando a llamarse “Logia Antigüedad”, expandiéndose por otros barrios londinenses hasta la fusión de 1717 (9).
Luego, todo lo que deriva de este histórico arranque de la masonería especulativa, a excepción de las logias estuardistas que se habían formado en los regimientos exiliados en Saint Germain en Laye en torno al pretendiente, tienen un carácter irregular y sus ritos de iniciación son inválidos… El hecho de que la masonería fundada en 1717 y cuyas bases se habían establecido en 1714 y aprobado finalmente en 1723, consiguiera imponer su autoridad y criterio sobre las antiguas hermandades operativas, se basó solo en una cuestión de número, más que de autoridad de origen. La virulencia con que Ambelain carga contra la masonería inglesa le lleva incluso a decir que “ni siquiera se trata de una obediencia bastarda, puesto que los bastardos poseen la sangre y la raza que les reconocían las leyes de la nobleza”… palabras muy duras para alguién que ostenta una alta dignidad masónica y martinista.
NOTAS
(1) Goblet d’Alviella en su estudio sobre “Los orígenes del grado de Maestro en la Franc-masonería” (Edicomunicación, Barcelona, 1991, pág. 69-70) reconoce que “la leyenda de Hiram, tal como se representa en nuestras Cámaras del Centro, parece haber sido ignorada por la francmasonería operativa”. Alviella cita el manuscritu “Regius” (1390), uno de los documentos más importantes, que se disponen sobre la masonería operativa, no habla ni de Hiram, ni del Templo de Salomón. El manuscrito “Dowland” menciona solo al rey de Tiro y el “Cooke” lo considera hijo del Rey de Tiro. Alviella reconoce que que, durante el siglo XVII, el personaje de Hiram se situaba completamente en segundo plano: “Si Hiram Abif hubiese figurado, en ese período en las ceremonias o las tradiciones del oficio, las Constituciones manuscritas de la época no guardarían como lo hacen un silencio uniforme e ininterrumpido sobre la existencia real o legendaria de un personaje tan preminente en la historia y la leyenda posteriores de la Orden”.
(2) En 1725 en uno de los anexos publicados al texto “The Grand Mystery discovered” se denunciaba que en algunas logias londinenses “se cuentan extrañas y necias historias a propósito de un árbol que habría salido de la tumba de Hiram, con hojas maravillosas y un fruto de una calidad asombrosa, a pesar de ignorar cuándo ni dónde falleció y sin saber sobre su tumba más que sobre la de Pompeya” (citado por Goblet d’Alviella, op. cit., pag. 72).
(3) Goblet d’Alviela, op. cit., pág. 71.
(4) Este tema ha sido brillantemente desarrollado por nuestro amigo Alexandr Duguin en su libro “Rossia, zagadka Evrazii”, traducido con el título “Rusia, el misterio de Euro-asia”, Editorial Grupo Libro 88, SA, Madrid 1992, traducción de Arturo Marián Llanos, págs. 190-2
(5) Existen múltiples versiones detalladas de esa leyenda, nosotros hemos seguido la expuesta por Pierre Mariel en su libro “Rituales e iniciaciones en las sociedades secretas”, Espasa Calpe, SA, Madrid 1978, págs. 35-42. También puede encontrarse una versión más detallada en “El Secreto Masónico”, Robert Ambelain, Editorial Martínez Roca, Barcelona 1987, págs. 39-51. Si se desea consultar un texto masónico, puede recurrirse a “Francmaçonnerie, Ritual du Grade de Maûtre” por J.-M. Ragon, edición original Teissier, París 1859, págs. 9-15, recientemente reeditado en edición facsímil por Les Rouyat, Ventabren 1976.
(6) “Dictionnaire de la Franc-maçonnerie”, elaborado bajo la dirección de Daniel Ligou, Presses Universitaires de France, París 1987, vocablo “Hiram”, pág. 577.
(7) Robert Ambelain, “El secreto masónico”, op. cit., pág. 219.
(8) Op. cit., pág. 222.
(9) Ambelain, op. cit., pág. 121-122.

R:.L:.S:. GENESIS DE AMERICA 144

MASONES DE LA LENGUA ESPAÑOLA NEW YORK.


victorsalazar144@yahoo.com

¿ES YAHVÉ UN ANUNNAKI?.


Su nombre se escribe realmente con sólo las consonantes YHWH.
En el hebreo escrito, las vocales son, en todo son escritas, marcadas con signos diacríticos (signos adicionales), que o nunca, o sólo rara vez se hace con YHWH. La razón puede ser que, según la antigua tradición, su nombre no debe ser pronunciado. Uno, por ello habla de él de maneras indirectas, como Adonay = "El Señor".
Por esta razón, los signos vocálicos de ADNY son también utilizados para YHWH.
En realidad, esto llevaría a Yahowah, pero se convirtió en Yehowah. ¿Por qué? Una razón de la "e" podría ser que Yehu es un nombre alternativo para él (y, aparentemente, uno que puede ser pronunciado).
La pronunciación más correcta, sin embargo, sería Yahvé. Un antiguo texto y descubrimientos de inscripciones [2] muestran que la arcaica religión hebrea conocía a un dios supremo ’El ’Elyon (el signo ' es, en transliteraciones, utilizado para la letra hebrea ’aleph y ‘ para la letra ‘ayin), quien tenía 70 hijos. Uno de sus hijos era Yahvé, que tenía una consorte 'Ashera, es decir, una diosa. Su nombre es mencionado algunas 40 veces en el Antiguo Testamento, pero casi siempre es traducido como "bosque" o "árbol".
Esto se debe a su símbolo es un árbol o poste de madera en posición vertical. Así que cuando el Antiguo Testamento dice que está prohibido plantar un árbol en el altar de Yahvé, realmente significa que está prohibido colocar un símbolo de ’Asera allí (Deut. 16:21 - y qué sentido tendría de otro modo prohibir la siembra un árbol de allí?).
¿Yahvé incluso la rechazó?
El dios verdadero creador, el creador principal, por tanto, no era Yahvé, sino que ’El ’Elyon. Él, evidentemente, ha creado una serie de dioses secundarios como su "hijos" - mejor dicho: deidades - de las cuales Yahvé es una (y, por supuesto, también la hija ’Asherah).
Por lo tanto, Yahvé no es el principal creador, él quisiera hacernos creer que sería él, a pesar de que ha producido también ciertas creaciones. Reconocemos un paralelo notable a la historia sumeria de la creación, el Enûma Elish (yo aquí utilizo la notación "sumeria" en general, sin dividir los textos en una forma etnológica más exacta como "sumeria", "Acadia", "asiria", etc.)
Esto nos habla de una pareja de creadores primordiales, Apsu y Ti'âmat (quiénes nosotros, en cierto modo, también podríamos considerar como el lado masculino y femenino del creador primordial, respectivamente.), que crearon una serie de deidades, desde donde surgieron más razas deidades. Una de esas razas de deidades es la de los Anunnaki (llamados así porque su gobernante y líder tiene el nombre de Anu).
Ellos se separaron de los 2 creadores principales y quisieron vivir y actuar sin ellos. El Enûma Elish habla de un asesinato de los dioses más altos. Se dice que los Anunnaki mataron primero a Apsû y luego Ti'âmat!
¿Es posible matar a los creadores primordiales? ¡Por supuesto que no!
Esto sólo es símbolo de que se alejaron de ellos y no querían tener nada que ver con ellos, como si estuvieran muertos - esa fue la caída, la caída desde la luz divina hacia una relativa oscuridad. Por lo tanto, los Anunnaki son deidades caídas. El que se dice que asesinó a Ti'âmat es Marduk, quien también se convirtió en el señor de la Tierra.
Los Anunnaki bajo su gobierno, crearon nuevos seres humanos en nuestro planeta, por medio de la manipulación genética, y de ellos surgió la humanidad de hoy en día.
Correspondencias con la Biblia
La primera frase en la Biblia se lee, en la traducción común:
"En el principio, Dios creó los cielos y la tierra".
(Gen 1:1)
La palabra hebrea que aquí se traduce como Dios es ’Elohim.
Es un hecho lingüístico que no se puede negar, que esta palabra es un plural, y, por lo tanto, significa "dioses". Se ha tratado de explicar esto a través de declararlo como pluralis majestatis, que en realidad no parece ser común en hebreo. Más bien parece como si alguien estuviera tratando de barrer una pregunta embarazosa debajo de la alfombra.
En hebreo, la frase es Bere’shit bara’ ’Elohim ’et ha shamayim ve-’et ha ’arets. Por lo tanto, algunos quieren traducirlo como: "En el principio los dioses crearon los cielos y la tierra", pero esto no encaja, ya que la palabra bara' = "crear" está en singular. Por otra parte, la palabra "cielo", shamay, también está en plural: shamayim. Pero el problema tiene una solución.
Según fuentes cabalísticas, la palabral bere'shit significa, no sólo "principio", sino también "el primero", el "original", la primera entidad que fue, el Dios supremo. La pequeña palabra ’et podría ser visto como una partícula del acusativo, pero también puede ser traducido como "con" (en ve-'et la palabra ve significa “y”, de ahí:" y con ").
Ahora llegamos a la siguiente traducción, que encaja gramaticalmente:
"El primero creó a los dioses [junto] con los cielos [mundos cósmicos] y con la Tierra".
Esta traducción, por lo tanto, se refiere a un creador primordial, que creó primero a los “dioses" y a los mundos cósmicos, de los cuales uno es la Tierra.
Según Gen 2, Yahvé es uno de esos dioses, uno de los ’Elohim (ya que la Biblia aquí le llama “Yahvé ’Elohim” en el texto hebreo, y no simplemente “Yahvé”). Algunos consideran a los 'Elohim como dioses creadores, que (crearon), a su vez, otras entidades--seres humanos- animales y plantas, como lo hizo Yahvé.
La convencional y "dogmáticamente aprobada" traducción de bere'shit se basa en ser = "en, a" y re'shit = "principio". Sin embargo, los diccionarios (por ejemplo,[3]) afirman que re'shit también puede significar "la primera (de su tipo)" y que puede ser una referencia al "origen".
Por tanto, la palabra bere'shit también puede ser entendida como una expresión un tanto tautológica de "el primero" original ", el muy primero" o "el primero de todos". Una interpretación cabalística es que la palabra es una combinación de beyt = "casa, residencia" y re'sh = "el supremo, el señor" colocado dentro de beyt (entre be y yt).
Esto es, entonces, interpretado como "el señor en su residencia".
En una trascripción más exacta es bere’shiyt y re’shiyt, respectivamente, y por lo tanto se puede decir "entre be y yt". Sin embargo, en -iyt, la letra y (en realidad siendo una consonante) fonéticamente marca la prolongación de la i, y por tanto, la transliteración más común (pero menos exacta) es bere'shit. Para ser más exactos, entonces, con un acento sobre la i que marca la duración: ī. Hay algunas peculiaridades más en la oración.
Si uno aún lo quiere traducir como " en... principio", éste deberá ser más literalmente, "en un principio" y no "en el principio" (ya que este último sería bare’shiyt - una contracción de behare’shiyt - y no bere’shiyt).
Esto parece hacer poca diferencia, pero la palabra es realmente escrita en una forma indeterminada como si podría haber sido más que un principio (como "en uno de los principios"). O podría ser un genitivo, como "principio" o "del principio". De nuevo, esto tiene mucha importancia, pero en este caso, la palabra "crear" tendría otra forma gramatical [4].
Tales pequeñas peculiaridades también desaparecen si aceptamos la explicación cabalística que bere’shiyt en realidad puede ser entendida como "el primero".
Plurales en la Biblia
Primero observamos que la Biblia tiene dos historias de las creaciones de los seres humanos. En Gen 1 se afirma que los dioses - los ’Elohim - crearon a los humanos a su imagen.
Aquí el plural es obvio:
" Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza... Por eso los dioses [traducido correctamente] crearon al hombre a su propia 3 imagen... hombres y mujeres los crearon".
(Gen 1:26-27)
Esto, además, significa que la mujer fue creada equivalente al hombre.
Se deben reproducir con diligencia. En Gen 2 llegamos a la segunda creación de los seres humanos. Aquí nos encontramos Yahvé ’Elohim - de ahí uno de los dioses llamado Yahvé - quien primero creó a Adán y Eva. Él, obviamente, hace su propia creación y le prohíbe a Adán a comer del “árbol del conocimiento".
Los dos más tarde deberán abandonar el Edén y Yahvé ’Elohim dijo:
"He aquí el hombre se ha convertido como uno de nosotros, sabiendo el bien y el mal".
(Gen 3:22)
Si suponemos dos creaciones de seres humanos (que la teología convencional, aparentemente, no quiere hacer), esto también explica algo en Gén 4 que de otra manera sería un enigma. Obviamente, ya había gente de la primera creación fuera del Edén, adonde Adán y Eva tuvieron que ir.
Caín mató a Abel y le dijo Yahvé:
"... Todo aquel que mate a Caín, se tomará venganza de él pagándolo siete veces".
(Gen 4:15)
¿Quién más estaría allí para, posiblemente, matarlo? Entonces Caín tomó una esposa y tuvo un hijo con ella, etc. ¿De dónde, de otra manera, vinieron estas mujeres?
En Génesis 18:1-5 Abraham es visitado por tres hombres - Yahvé junto con otros dos. En Gen 19 Lot le pregunta a Adán acerca de los tres, quienes más tarde destruyen Sodoma y Gomorra. Ellos, los tres eran ’Elohim.
En muchos pasajes de la Biblia se mencionan dioses en un contexto que nos da la impresión siguiente:
hay otros dioses, pero nosotros debemos atenernos a sólo uno de ellos.
El bien conocido comando en Éxodo 20:03 (abajo) podría entenderse como una "cláusula de no competencia".
Hay pasajes en Éxodo más relevantes, tales como:
"¿Quién es como tú, OH SEÑOR, entre los dioses?" (15:11)
"Ahora sé que EL SEÑOR es el más grandioso de todos los dioses ..." (18:11)
"No tendrás dioses ajenos delante de mí." (20:3)
"No habréis de insultar a los dioses ..." (22:28)
"... No habréis de mencionar el nombre de otros dioses, ni debe ser escuchado saliendo de vuestra boca." (23:13)
Hay un gran número de otros ejemplos en Éxodo 12:12; 20:5; 22:20; 22:28; 23,24; 23:32-33 y 34:14-16, en Núm. 25:2 y 33:4, en Deuteronomio 4:28; 5:7; 6:14; 7:04, 7:16, 7,25; 8:19; 10:17; 11:16; 11:28; 12:2-3; 12:30 - 31; 13:02; 13:6-7; 13:13; 17:3; 18:20; 20:18; 20:26; 28:24; 28:64; 29:18; 29:26; 30: 17; 31:16; 31:18; 31:20; 32:16-17 y 32:37, así como en muchos pasajes más en Josué, Jueces, 1 Samuel, 2 Samuel, 1 Reyes, 2 Reyes, 1Crónicas, 2Crónicas, Esdras, Salmos , Isaías, Jeremías, Daniel, Oseas, Sofonías y Nahum.
Otra parte notable en la Biblia es la mención de los "hijos de Dios" en Génesis 6:2 y 6:4:
"Que los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran hermosas, tomaron para sí mujeres de todas las que eligieron... Había gigantes (tiranos) en la tierra en aquellos días, y también después, cuando llegaron los hijos de Dios a las hijas de los hombres y engendraron hijos con ellos, los mismos se convirtieron en hombres valientes que desde la antigüedad fueron varones de renombre".
También en este caso, en el texto hebreo 'Elohim y "los hijos de Dios" es, correctamente traducido, "los hijos de los dioses". El texto hace una diferencia entre ellos y los humanos. Por lo tanto, no eran humanos.
¿Eran semidioses? Y los "gigantes" que nacieron de ellos, fueron quizás un cuarto de dioses?
El Punto de vista Gnóstico Cristiano de Yahvé
En el cristianismo primitivo había dos corrientes principales: los Paulinos y los cristianos gnósticos.
Saúl había perseguido a los cristianos hasta que él se convirtió en Pablo. El año de su conversión se estima que fue entre 33 y 35. El cristianismo paulino comenzó a desarrollarse sólo después de eso. ¿Quiénes eran los cristianos que Pablo perseguía? Ellos tendrían que haber sido llamados judíos cristianos. Este concepto se refiere a los grupos entre los primeros cristianos, a la que pertenecían judíos que todavía estaban adheridos a las costumbres judías - como Jesús y sus mismos discípulos.
De estos judíos cristianos surgió el movimiento de los cristianos gnósticos. A causa de sus opiniones, Pablo entró en un conflicto con este cristianismo original[5].
Por lo tanto, el cristianismo Pauliniano no surgió del cristianismo original, y con Pablo, quien no había conocido, él mismo a Jesús, obviamente comenzó un cristianismo modificado, que se distanció de la cristiandad cercana a Jesús que estaba en un principio. Para los gnósticos, el creador de este mundo no fue el principal creador verdadero, sino un dmiurgo, un "artesano", un ángel caído, que también tiene un lado malvado.
Mientras que el verdadero Dios, el verdadero primer creador (a quien Jesús llama 4 "padre") es totalmente y sin restricciones bueno, y un demiurgo imperfecto creó un mundo imperfecto.
Ha sido demostrado que los gnósticos identifican a este imperfecto Demiurgo- "dios" con el dios del Antiguo Testamento, a quien también llaman Yaldabaoth, que quiere mantener a los humanos en un estado de ignorancia en un mundo material y que castiga a sus intentos de lograr el conocimiento y la comprensión (de "comer del árbol del conocimiento").
El demiurgo es un dios menor que quiere ser el único [6].
El texto Apócrifo de Juan - The Apokryphon of John (o El Libro Secreto de Juan) afirma:
"Él es impío en su locura, la que habita en él. Porque él dijo, 'Yo soy Dios y no existe otro dios excepto yo’, puesto que él es ignorante del lugar de donde había llegado su fuerza" [7].
(Cf. Ex 20:23 y 05:07 Deuteronomio)
¿Podría ser esta la explicación de todas las abominables crueldades, que, después de todo, literalmente, se describen en el Antiguo Testamento? (ver más abajo)
Una opinión similar fue expresada por Marcion (aprox. 85 a 160) [8], el primer teólogo que marcó una diferencia entre el Dios del Amor en el Nuevo Testamento y un dios maligno del Antiguo Testamento.
Las abominables crueldades de Yahvé
¿Quién lee la Biblia de una manera objetiva y sin prejuicios, sin anteojeras que decoloran ciertos pasajes, se volverán (o deberían...) indignarse profundamente por las abominables crueldades abominables [9] que en él se describen.
El "señor" guía a su pueblo a la "tierra prometida", pero esa tierra no es libre. Ya viven allí personas en diversas ciudades. Por lo tanto el "señor" comanda a su pueblo a masacrar sin piedad a todos ellos.
En casi todos los casos, ni siquiera un niño, una mujer o un hombre de edad es salvado, sino que todos deben ser completamente muertos o asesinados, para que su pueblo pueda vivir en:
"ciudades grandes y buenas que tú no edificaste, y casas llenas de todo bien, que tú no llenaste, y cisternas cavadas, que tú no cavaste, viñas y olivares, que no plantaste, y luego que comas y te sacies".
(Deut. 6:10-11)
Con esto, comienza un verdadero holocausto!
En una ciudad tras otra, ellos asesinaron y masacraron hasta que no quedó nadie. La única excepción es en algunos pocos casos que secuestraron vírgenes. ¿Para qué? Desde luego, sería ingenuo pretender que no sería para "servicios" sexuales.
Cuando Moisés, por orden de Yahvé pudo decir de la siguiente manera, se descalifica fuertemente a sí y a su comisionado:
"Y se enojó Moisés contra los oficiales del ejército... que volvían de la guerra. Y Moisés les dijo: 'Porqué habéis dejado con vida a todas las mujeres?... Ahora, pues, matad a todos los varones de entre los niños, y matar a toda mujer que haya conocido varón carnalmente, por acostarse con él. Pero a todas las niñas, las mujeres que no hayan conocido varón las dejaréis con vida para vosotros"
(Núm. 31:14-18).
Esto más bien parece un sacrificio humano masivo para el "señor"...
Para los que entienden alemán, puedo sugerir que lean lo que el erudito Karlheinz Deschner escribe sobre esta historia en común extremada y espeluznantemente sangrienta de dos religiones del mundo [10]. A las personas que se consideran cristianos les gusta sugerir que las víctimas serían "malvadas" personas que vivían en "pecado", y no quieren entender cómo, de esta manera, traicionan las enseñanzas de Jesús.
No puede haber peor pecado que matar en el nombre de Dios (o de su mensajero, Cristo)! Y si uno mata en nombre de Yahvé, o por su encargo, esto muestra claramente que él no puede ser el verdadero dios. Jesús nos enseñó que quien toma la espada será muerto por la espada, e incluso nos enseñó a amar a nuestros enemigos.
Cuando Yahvé hace alardes de furia de la siguiente manera, demuestra su falsa divinidad:
"Y si anduviereis conmigo en oposición, y no me quisiereis oír, yo añadiré sobre vosotros siete veces más plagas según vuestros pecados. Enviaré también contra vosotros bestias fieras que os arrebaten vuestros hijos, y destruyan vuestro ganado, y os reduzcan en número, y vuestros caminos sean asolados.
... Y cuando yo os quebrante el sustento del pan, cocerán diez mujeres vuestro pan en un horno, y os devolverán vuestro pan por peso; y comeréis, y no os saciaréis. Y si aún con esto no me oyereis, sino que procediereis conmigo en oposición, yo procederé en contra de vosotros con ira; y os castigaré aún siete veces por vuestros pecados. Y comeréis la carne de nuestros hijos, y comeréis la carne de vuestras hijas."
(Lev 26:21-29)
El comportamiento machista comenzó ya antes del éxodo de Egipto. Yahvé envió varias veces a Moisés con el faraón para solicitar dejar libres a los hebreos.
El Faraón declara en repetidas ocasiones que iba a hacer eso, pero Yahvé cada vez endureció más su corazón por lo que, después de todo, se negó:
"... Porque yo he endurecido su corazón, y el corazón de sus siervos, que yo podría mostrar mis señales ante él".
(Ex 10:1)
Yahvé insistió en mostrar sus músculos e hizo llegar a todas las diez plagas sobre Egipto antes de dejar que el Faraón permitiera irse a los hebreos. Por fin se fue a través de Egipto y mató a todos los inocentes primogénitos! (11:5 Ex, 12:12, 12:29, 13:15)
¿Para qué quiso demostrar tanta crueldad? De la misma manera endureció los corazones de los heveos (viviendo en la “Tierra Prometida”) de modo que no trataran de hacer las paces con los hebreos, sino salirles al encuentro en batalla para ser destruidos sin piedad (Josué 11:19.20).
¡Todos debían morir!
http://veritas-boss.blogspot.com.es/2012/10/es-yahve-un-anunnaki1.html

miércoles, 20 de marzo de 2013

Oración Masónica, al Gran Arquitecto del Universo

G.·.A.·.D.·.U.·. ayúdame a decir la verdad delante de los fuertes.
Y no decir mentiras por el aplauso de los débiles
Si me das fortuna, no me quites la felicidad.
Si me das fuerza, no me quites la razón.
Si me das éxito, no me quites la humildad.
Si me das humildad, no me quites la dignidad.
Ayúdame a ver con bondad el otro lado de la medalla.
No me dejes inculpar a los demás HH:. de in fraternos por ellos no practicar una autentica masonería.

Enséñame a respetar a mis HH:. como a mi mismo.
A examinarme y juzgarme como harían los demás.
No me dejes engañar en el orgullo soberbio si triunfo.
Ni en la desesperación loca, si toca a mi puerta el fracaso.
Hazme ver que el fracaso, puede ser la antesala del triunfo.
Enséñame que perdonar; es lo más grande del fuerte y que la venganza, envidia y rencor es la reacción del pobre de espíritu.

Si me quitas la fuerza, déjame mantener la esperanza.
Si me quitas hoy el éxito, ayúdame a superar el fracaso.
Si yo faltara a la gente, dame el valor para disculparme.
Y si alguien me faltara, dame el valor para perdonarlo.
Permíteme creer en mis HH.·. y que sus sentimientos son puros.

Que nuestros principios encierran Autenticidad Masónica y que vos G:.A:.D:.U:. nos devolverás a la senda de la fraternidad.

Gran Arquitecto Del Universo. Si me olvido de ti.
Por favor tú no te olvides de mí
Símbolos, códigos o escritura Masónica (1ª Parte)



Autor: Marino de Armas PVM.·. 30º
Los Códigos, poseen diferentes acepciones que serán entendidas por el emisor y el receptor. El código que se ha usado en este texto, por ejemplo, es la lengua española o el castellano; en términos jurídicos conjunto unitario, ordenado y sistematizado de normas; lo que nos ocupa es lo escrito por un emisor y observado e interpretado por nosotros receptores.

Un símbolo, del latín symbŏlum es la representación perceptible de una idea, con rasgos asociados por una convención socialmente aceptada. Son pictografías con significado propio, es la forma de exteriorizar un pensamiento o idea, incluso abstracta, medio de expresión al que se atribuye un significado convencional y en cuya génesis se encuentra una semejanza, con lo significado. Afirmaba Aristóteles que no se piensa sin imágenes, y simbólica es la ciencia, constituyendo ambas las más evidentes manifestaciones de la inteligencia.

La Escritura, es un sistema de representación gráfica de una lengua, por medio de signos grabados o dibujados sobre un soporte, o método de comunicación humana empleándose el sentido de la visión; en este punto nos preocuparemos por la escritura ideográfica consistente en grabados o dibujos sobre piedra, papiro, pergamino, tablas de madera, en papel u otro soporte. Que representaban una idea.

La criptografía, del griego oculto y graphos escribir o literalmente escritura oculta, es el arte o ciencia de cifrar y descifrar información mediante técnicas especiales, se emplea frecuentemente para permitir un intercambio de mensajes que sólo podran ser leídos, por las personas a las que van dirigidos y que poseen los medios para descifrarlos. Esta forma de escritura tan empleada especialmente por todos los cuerpos de la inteligencia militar de cualesquier país o nación, con fines militares o no, también son la mejor defensa de las comunicaciones y datos que viajan por Internet.

Uno de los procedimientos criptográficos mas antiguos fue la Scitala de los lacedemonios, por el que se conocía a Esparta en la época de Licurgo, este método luego fue empleado también por Cayo Julio César el que aplicase diversas mejoras al estilo; cabe señalar que la utilización de la criptografía se remonta muy lejos en el tiempo: ya en los jeroglíficos egipcios y en los textos cuneiformes fueron utilizados procedimientos criptográficos, pues se escribían textos en la cabeza de esclavos como garantía en las comunicaciones. Actualmente el arte de cifrar y descifrar es tarea de los ordenadores, los criptógrafos más importantes de todos los tiempos han sido verdaderos genios matemáticos.

La orden masónica no ha sido una excepción del empleo de lo anteriormente expresado; muy por el contrario sus orígenes se pierden en la inmensidad de los tiempos al igual que su simbología, escritura y conocimiento; tras todo símbolo existe un mensaje escrito por alguien que al realizarlo sabe que el mismo será visto, leído e interpretado, por la o las personas que se encuentren preparadas para ello, sin preocuparle cuanto tiempo demorara ese secreto en ver la luz, solo que llegue a la persona adecuada; cabe señalar que la orden en tiempos atrás tuvo un carácter secreto debido a las persecuciones a las que se enfrento, este motivo obligaba al mantenimiento de múltiples secretos bajo toda esa bella simbología; este tema bien conocido por todos.

Enrique Cornelio Agripa de Nettesheim nace el 14 de septiembre de 1486, Alemania; en 1503, asumió el nombre de Heinrich Cornelius Agrippa von Nettesheim, tres años más tarde, fundó una sociedad secreta en París, dedicada a la astrología, magia y cabala. Su carrera fue diversa: agente secreto, soldado, médico, escritor, orador y profesor de Derecho en Colonia, París, Dôle, Londres, Italia, Pavia, y Metz. En 1509, creó un laboratorio en Dôle oro con el fin de sintetizar y durante los próximos diez años viajando por Europa, viviendo como un alquimista, y humanista. En 1520, comenzó a practicar la medicina en Ginebra y en 1524 se convirtió en el médico personal de la reina madre en la corte del rey Francis I, en Lyon. Practica la medicina en Artuérpia, durante un tiempo estuvo al servicio de los emperadores Maximiliano I, de Carlos I de España, como historiógrafo y del Papa Clemente VII. Muere el 18 de febrero de 1535.

Este polifasetico hombre, que entre sus tantos conocimientos se encuentra ser el creador de un sistema criptografico, basado en una cifra de sustitucion monoalfabetica denominado “Cifra Pin Pen” y obras como “De occulta philosophia”, impresa en 1531, en la que recogió todo el conocimiento medieval sobre magia, astrología, alquimia, medicina y filosofía natural; esta cifra se encontraba escrita en el libro nº 3, capitulo: 30 de esta obra. Años más tarde, Vigenère la reproduce en su Traicté des chiffres, o secretes manieres d'escrire (París, 1586, f. 275 v).

La cifra pin pen, constituye el cifrado masónico o escritura masónica; empleado para proteger documentos, información y conocimiento ante las miradas de profanos y rastreadores desde 1533 hasta nuestra época. Muchos ejemplos podemos citar, de textos escritos empleándose este criptosistema clásico de cifrado, como lapidas masónicas, documentación de la época, grabados, etc.

Para ilustrar como puede expresarse una información con este tipo de escritura, lo demuestro en este breve escrito:

En castellano:
… Masonería, Cosmopolita Institución grandiosa, que has sabido fielmente sostener tu misión ejemplar, noble y hermosa. Libertad, Igualdad y Fraternidad; son luces que iluminan la verdad simbólica y eterna de tus templos. Y en honor a principios tan sagrados practicas sus humanos postulados….

Escritura masónica:


Existen unos bellos ejemplos que demuestran el paso de los francmasones como constructores de catedrales, como hombres de un conocimiento capaz de perdurar en el tiempo y muestra del empleo de esta simbología, códigos o escritura; la encontramos en las Islas Canarias, específicamente en Tenerife en el municipio de la Orotava. En este municipio se alza la Iglesia de Nuestra Señora de la Concepción, donde se puede apreciar esta escritura como indicación de la posición y ubicación de los sólidos bloques de piedra que la forman, al igual que las simbologías alegóricas al G.·.A.·.D.·.U.·. en alto relieve que engalanan las bases de sus bellas columnas que la sostienen.
Muchos son los lugares en los que se mantiene viva la huella del albañil, en las islas canarias como a lo largo de toda la geografía española, por medio de sus símbolos, códigos y misterios; los cuales deben perdurar para próximas generaciones de hermanos y para el disfrute cultural de todos. Conservarlos deberá ser nuestra labor de estos tiempos.

Múltiples órdenes iniciáticas o grupos, poseen también su simbología, códigos o escritura que las caracteriza como pudiésemos citar ………. (Continua)

Bibliografía:
· Historia de la criptografía
· Biografía de Enrique Cornelio Agripa de Nettesheim
· Tratado de Gustavus Selenus Cryptomenytices y Cryptographiae, Libri IX, 1624
· Poema QH.·. JR Cabrera
La Marcha Masónica

Autor: PVM. Marino de Armas. KT. ©
RL. Añaza, Islas Canarias-España

El movimiento es un fenómeno físico que se define como todo cambio de posición en el espacio; con respecto a al cuerpo que lo realiza o a otro cuerpo que se toma como referencia, este movimiento siempre describirá una trayectoria determinada. Deba decirse que este concepto no es nuevo lo conocemos desde que Aristóteles formuló su teoría sobre la caída de los cuerpos; la cual lamentablemente no fue aceptada hasta que Galileo Galilei presenta el principio de la inercia en el siglo XVI y posteriormente ya en el siglo XVII, fue tomada por Newton. El cuerpo humano está hecho para mantenerse casi siempre en movimiento, a diario de manera natural realizamos múltiples de ellos, pero nunca nos detenemos a preguntarnos qué tan importante es el movimiento en la vida cotidiana, como masonicamente hablando.

En una logia existen varios tipos de movimientos de los cuerpos, como son el viaje realizado por el Maestro de Ceremonias quien al moverse dentro de la logia traza una trayectoria circular combinada que en ocasiones es linealmente, y la marcha masónica la cual es desarrollada por los masones según el grado que ostentan describiendo una trayectoria lineal combinada. Esta Marcha Masónica constituye una ordenación de pasos; que si bien no se encuentra acompañada de música, si posee una cadencia, compás y simbolismo.

Para poder hablar del tema que nos trae hoy debemos tener presente un aspecto físico, de vital importancia espiritual. Los seres humanos siempre han necesitado energía para mover los objetos, en la naturaleza se realizan diferentes transformaciones de energía; la tecnología hoy en día nos ofrece muchas formas de registrar el movimiento efectuado por un cuerpo. Por lo que masonicamente hablando vemos que una gran parte de la energía de un Templo Masónico es aportada por los miembros que la componen quienes con su presencia y movimientos o marchas entran en resonancia, produciendo una especial y bella armonía llamada energía espiritual misterio divino y sagrado que encierra la existencia humana.

La marcha es comparativa con las etapas de la existencia del ser humano, quien forzosamente deberá afrontar cualquier situación, sin temor a los fracasos que puedan influir en su conciencia, por ello el deseo de detenerse, retroceder o avanzar; llevándole al posible abandono de sus propósitos paralizando la ejecución de sus obras, eso lo pueden conducir al peor y seguro fracaso en sus proyectos.

La marcha del aprendiz, posee un rico simbolismo no muy distante de lo anteriormente expuesto. Esta es iniciada de la siguiente forma teniendo los pies en forma de escuadra son dados tres pasos en línea recta, manteniendo el resto del cuerpo erguido y en posición al orden; posteriormente se realizan los saludos de rigor y al ser autorizado ocupa su lugar junto al resto de hermanos de igual grado. ¿Pero esta teoría brindada, que enseñanza simbólica aporta?

Esta marcha parte al encontrarse entre columnas el masón "al Orden"; esta postura erguida esta compuesta por tres elementos posición de los pies, posición de las manos y el saludo con que se termina. Esta postura indica que el iniciado muestra se encuentra dispuesto a caminar como los hebreos para ir a la Tierra Prometida, también decimos simbólicamente que estamos dispuestos a recibir y cumplir con los pedidos, y en especial estar al corriente de nuestras obligaciones con la Sublime Orden, Familia, Patria y la Humanidad.

Cabe señalar que esta frase dentro de la historia masónica española, posee una connotación importante y poco conocida. Hablamos del Himno Masónico “En Pie y al Orden” realizado en 1924, por miembros de la logia Española la logia Liberación nº 423 fue fundada en Barcelona el 15 de enero de 1921 bajo los auspicios del Grande Oriente Español. Su letra fue realizada por el escritor segoviano Heraclio Serrano Viteri, nacido el 10 de marzo de 1881 en el pueblo de Sacramenta, quien fuese fue iniciado masonicamente el 4 de agosto de 1922 en la logia Liberación. La música para el texto fue de José Parera Campabadal, que nació el 22 de noviembre de 1880 en Barcelona, iniciado el 17 de diciembre de 1923 en la misma logia. Sobre este ultimo deba señalarse que fue juzgado por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo cuya sentencia dictada el 4 de noviembre de 1943 con la de pena de prisión por doce años y un día. (1)

La existencia de esta partitura y su conservación es un caso excepcional en lo concerniente a la documentación masónica de índole musical. Encontrándose en el Archivo Histórico Nacional de Salamanca Legajo 611 B, expediente nº 4, sección Guerra Civil, Masonería.

La trayectoria lineal de la marcha del aprendiz, indica al igual que la regla de 24” la rectitud en sus actos que debe observar un masón en las 24 Hrs. del día.
Para poder iniciar la marcha, es necesario partir de una situación de estabilidad mecánica en bipedestación (forma de locomoción adoptada parcial o totalmente por animales y seres humanos) el mecanismo de la marcha se divide en tres fases despegue, avance y apoyo. (2) Según estudios realizados demuestran que el paso común es de 75 cm. donde numerologicamente vemos que 7+5 = 12 = 1+2 = 3.; matemáticamente hablando si sabemos que son tres los pasos del aprendiz este recorrerá una trayectoria de 225 cm. en su marcha; la cual es la suma de los primeros cinco números cubos perfectos, 13 + 23 + 33 + 43 + 53 esto es igual a la suma de los cinco primeros números triangulares 152 que es 225 = 2+2+5= 9 letra Tet del alfabet hebreo, nombre de la novena Sephira, tres veces 3.

De este análisis vemos que desde los tiempos de Pitágoras y su enseñanza sobre los cinco sólidos regulares, el Cubo ha sido uno de los símbolos más usados en la instrucción; simbolizando la tierra como elemento e indicándole al aprendiz que debe quitar las asperezas de las esquinas, lijar sus caras y logrando que sus ángulos sean perfectamente cuadrados para que pueda ser colocada la piedra cúbica de su personalidad perfeccionada, en la gran superestructura del templo que se levanta a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo.

Los tres pasos, simbolizan diversos conocimientos esenciales en la instrucción del recién iniciado:
A- La edad, los tres viajes de su iniciación y las pruebas que debió superar.
B- Sus tres principales facultades: la memoria, el entendimiento y la voluntad.
C- Las tres virtudes teologales las cuales constituyen tres virtudes que deben nutrir el corazón de un masón; Fe en los ideales masónicos, Esperanza de realizarlos y Caridad para todo el genero humano.
D- El significado de las tres esculturas que decoran una logia Venus, Hércules y Minerva.
E- El simbolismo de los tres pilares que sostienen a una logia la Sabiduría, la Fuerza y la Belleza. Las tres grandes luces de la masonería.
F- Alcanzar respuesta a las preguntas existenciales ¿quién soy?, ¿de donde vengo? y ¿Adónde voy? Auxiliándose de la lógica, la metafísica y la moral.

Vemos como Gimel tercera letra de muchos alfabetos semíticos, incluyendo fenicio, arameo, hebreo, etc. corresponde con la cantidad de pasos dados. Como los 75 cm. del paso normal son gematricamente igual a la "estrella de la mañana" y 75>12>3 o 75 = 3x5 2. Como la trayectoria de 225 cm. de la marcha significa gematricamente “la salida del sol” que es igual a 225=3 2 x 5 2. Estas enseñanzas son muy particulares y aunque parezca mentira, no se encuentran en ninguna otra institución profana. Además, para completar el desarrollo de su personalidad, deberá preocuparse por su intelecto, sobre todo en lo relativo al concepto de filosofía, sin dejar de lado un repaso a los sistemas antiguos, particularmente la filosofía hermética, iniciatica, la alquimia, la cábala, el ocultismo y los distintos sistemas, para poder comprender mejor la filosofía moderna y racional.

Al aplicar estas enseñanzas para sí mismo en un principio y en su vida social después, en poco tiempo notará que su personalidad irá cambiando, dando un nuevo sentido a su vida. Comenzará a tener un nuevo concepto de las cosas, a verlas bajo un nuevo punto de vista y sintiéndose más en paz con su conciencia, más útil a la sociedad y al medio en el cual actúa. Recordando que se es masón por ser un hombre libre y de buenas costumbres.

Himno masónico.
¡En Pie y al Orden!


I
¡Francmasones, en pie y al combate,
que la hora solemne llegó!,
cuando todo se humilla y se abate,
triunfar debe una cosa: ¡el Amor!

La traición, la ambición, la ignorancia
derroquemos de su pedestal:
¡que la Idea nos preste arrogancia,
Combatamos por la Libertad!

Demostremos ser valientes
hijos de LIBERACIÓN
y, respondiendo a ese nombre,
salvemos a la Nación.

Sean nuestra armas:
Derecho, Razón
Libertad, Justicia,
¡Salud, Fuerza, Unión!

II
¡Francmasones, en pie!, por España
y la Orden, sepamos luchar
y, venciendo jesuítica saña,
¡Impongamos la santa Igualdad!
Por la Orden, la Patria y los Fueros
de la humana suprema Razón,
francmasones hispanos, formemos
la sagrada cadena de unión.

III
Si en España es un mito esa frase
alta y noble de Fraternidad,
de ella, Hermanos, hagamos la base
del ibero futuro ideal.

¡Francmasones, en pie!, nuestras manos
tomen recias el mazo y cincel,
¡y labremos las piedras, Hermanos,
para el Templo sublime del Bien!

Referencias:
(1) Jacinto Torres Mulas, Ideología masónica y retórica musical. El Himno de la Logia Liberación nº 423 del G. O. E”, en J. A. Ferrer Benimeli, (coord.), La Masonería en la España del Siglo XX, Toledo, 1996, vol. I, pp. 109-133.
(2) Análisis comparativo de la cinemática entre el hombre y la mujer. Carolina Escobar Materon.
Publicado por Kemnebi Baruti