miércoles, 20 de marzo de 2013

La Marcha Masónica

Autor: PVM. Marino de Armas. KT. ©
RL. Añaza, Islas Canarias-España

El movimiento es un fenómeno físico que se define como todo cambio de posición en el espacio; con respecto a al cuerpo que lo realiza o a otro cuerpo que se toma como referencia, este movimiento siempre describirá una trayectoria determinada. Deba decirse que este concepto no es nuevo lo conocemos desde que Aristóteles formuló su teoría sobre la caída de los cuerpos; la cual lamentablemente no fue aceptada hasta que Galileo Galilei presenta el principio de la inercia en el siglo XVI y posteriormente ya en el siglo XVII, fue tomada por Newton. El cuerpo humano está hecho para mantenerse casi siempre en movimiento, a diario de manera natural realizamos múltiples de ellos, pero nunca nos detenemos a preguntarnos qué tan importante es el movimiento en la vida cotidiana, como masonicamente hablando.

En una logia existen varios tipos de movimientos de los cuerpos, como son el viaje realizado por el Maestro de Ceremonias quien al moverse dentro de la logia traza una trayectoria circular combinada que en ocasiones es linealmente, y la marcha masónica la cual es desarrollada por los masones según el grado que ostentan describiendo una trayectoria lineal combinada. Esta Marcha Masónica constituye una ordenación de pasos; que si bien no se encuentra acompañada de música, si posee una cadencia, compás y simbolismo.

Para poder hablar del tema que nos trae hoy debemos tener presente un aspecto físico, de vital importancia espiritual. Los seres humanos siempre han necesitado energía para mover los objetos, en la naturaleza se realizan diferentes transformaciones de energía; la tecnología hoy en día nos ofrece muchas formas de registrar el movimiento efectuado por un cuerpo. Por lo que masonicamente hablando vemos que una gran parte de la energía de un Templo Masónico es aportada por los miembros que la componen quienes con su presencia y movimientos o marchas entran en resonancia, produciendo una especial y bella armonía llamada energía espiritual misterio divino y sagrado que encierra la existencia humana.

La marcha es comparativa con las etapas de la existencia del ser humano, quien forzosamente deberá afrontar cualquier situación, sin temor a los fracasos que puedan influir en su conciencia, por ello el deseo de detenerse, retroceder o avanzar; llevándole al posible abandono de sus propósitos paralizando la ejecución de sus obras, eso lo pueden conducir al peor y seguro fracaso en sus proyectos.

La marcha del aprendiz, posee un rico simbolismo no muy distante de lo anteriormente expuesto. Esta es iniciada de la siguiente forma teniendo los pies en forma de escuadra son dados tres pasos en línea recta, manteniendo el resto del cuerpo erguido y en posición al orden; posteriormente se realizan los saludos de rigor y al ser autorizado ocupa su lugar junto al resto de hermanos de igual grado. ¿Pero esta teoría brindada, que enseñanza simbólica aporta?

Esta marcha parte al encontrarse entre columnas el masón "al Orden"; esta postura erguida esta compuesta por tres elementos posición de los pies, posición de las manos y el saludo con que se termina. Esta postura indica que el iniciado muestra se encuentra dispuesto a caminar como los hebreos para ir a la Tierra Prometida, también decimos simbólicamente que estamos dispuestos a recibir y cumplir con los pedidos, y en especial estar al corriente de nuestras obligaciones con la Sublime Orden, Familia, Patria y la Humanidad.

Cabe señalar que esta frase dentro de la historia masónica española, posee una connotación importante y poco conocida. Hablamos del Himno Masónico “En Pie y al Orden” realizado en 1924, por miembros de la logia Española la logia Liberación nº 423 fue fundada en Barcelona el 15 de enero de 1921 bajo los auspicios del Grande Oriente Español. Su letra fue realizada por el escritor segoviano Heraclio Serrano Viteri, nacido el 10 de marzo de 1881 en el pueblo de Sacramenta, quien fuese fue iniciado masonicamente el 4 de agosto de 1922 en la logia Liberación. La música para el texto fue de José Parera Campabadal, que nació el 22 de noviembre de 1880 en Barcelona, iniciado el 17 de diciembre de 1923 en la misma logia. Sobre este ultimo deba señalarse que fue juzgado por el Tribunal Especial para la Represión de la Masonería y el Comunismo cuya sentencia dictada el 4 de noviembre de 1943 con la de pena de prisión por doce años y un día. (1)

La existencia de esta partitura y su conservación es un caso excepcional en lo concerniente a la documentación masónica de índole musical. Encontrándose en el Archivo Histórico Nacional de Salamanca Legajo 611 B, expediente nº 4, sección Guerra Civil, Masonería.

La trayectoria lineal de la marcha del aprendiz, indica al igual que la regla de 24” la rectitud en sus actos que debe observar un masón en las 24 Hrs. del día.
Para poder iniciar la marcha, es necesario partir de una situación de estabilidad mecánica en bipedestación (forma de locomoción adoptada parcial o totalmente por animales y seres humanos) el mecanismo de la marcha se divide en tres fases despegue, avance y apoyo. (2) Según estudios realizados demuestran que el paso común es de 75 cm. donde numerologicamente vemos que 7+5 = 12 = 1+2 = 3.; matemáticamente hablando si sabemos que son tres los pasos del aprendiz este recorrerá una trayectoria de 225 cm. en su marcha; la cual es la suma de los primeros cinco números cubos perfectos, 13 + 23 + 33 + 43 + 53 esto es igual a la suma de los cinco primeros números triangulares 152 que es 225 = 2+2+5= 9 letra Tet del alfabet hebreo, nombre de la novena Sephira, tres veces 3.

De este análisis vemos que desde los tiempos de Pitágoras y su enseñanza sobre los cinco sólidos regulares, el Cubo ha sido uno de los símbolos más usados en la instrucción; simbolizando la tierra como elemento e indicándole al aprendiz que debe quitar las asperezas de las esquinas, lijar sus caras y logrando que sus ángulos sean perfectamente cuadrados para que pueda ser colocada la piedra cúbica de su personalidad perfeccionada, en la gran superestructura del templo que se levanta a la Gloria del Gran Arquitecto del Universo.

Los tres pasos, simbolizan diversos conocimientos esenciales en la instrucción del recién iniciado:
A- La edad, los tres viajes de su iniciación y las pruebas que debió superar.
B- Sus tres principales facultades: la memoria, el entendimiento y la voluntad.
C- Las tres virtudes teologales las cuales constituyen tres virtudes que deben nutrir el corazón de un masón; Fe en los ideales masónicos, Esperanza de realizarlos y Caridad para todo el genero humano.
D- El significado de las tres esculturas que decoran una logia Venus, Hércules y Minerva.
E- El simbolismo de los tres pilares que sostienen a una logia la Sabiduría, la Fuerza y la Belleza. Las tres grandes luces de la masonería.
F- Alcanzar respuesta a las preguntas existenciales ¿quién soy?, ¿de donde vengo? y ¿Adónde voy? Auxiliándose de la lógica, la metafísica y la moral.

Vemos como Gimel tercera letra de muchos alfabetos semíticos, incluyendo fenicio, arameo, hebreo, etc. corresponde con la cantidad de pasos dados. Como los 75 cm. del paso normal son gematricamente igual a la "estrella de la mañana" y 75>12>3 o 75 = 3x5 2. Como la trayectoria de 225 cm. de la marcha significa gematricamente “la salida del sol” que es igual a 225=3 2 x 5 2. Estas enseñanzas son muy particulares y aunque parezca mentira, no se encuentran en ninguna otra institución profana. Además, para completar el desarrollo de su personalidad, deberá preocuparse por su intelecto, sobre todo en lo relativo al concepto de filosofía, sin dejar de lado un repaso a los sistemas antiguos, particularmente la filosofía hermética, iniciatica, la alquimia, la cábala, el ocultismo y los distintos sistemas, para poder comprender mejor la filosofía moderna y racional.

Al aplicar estas enseñanzas para sí mismo en un principio y en su vida social después, en poco tiempo notará que su personalidad irá cambiando, dando un nuevo sentido a su vida. Comenzará a tener un nuevo concepto de las cosas, a verlas bajo un nuevo punto de vista y sintiéndose más en paz con su conciencia, más útil a la sociedad y al medio en el cual actúa. Recordando que se es masón por ser un hombre libre y de buenas costumbres.

Himno masónico.
¡En Pie y al Orden!


I
¡Francmasones, en pie y al combate,
que la hora solemne llegó!,
cuando todo se humilla y se abate,
triunfar debe una cosa: ¡el Amor!

La traición, la ambición, la ignorancia
derroquemos de su pedestal:
¡que la Idea nos preste arrogancia,
Combatamos por la Libertad!

Demostremos ser valientes
hijos de LIBERACIÓN
y, respondiendo a ese nombre,
salvemos a la Nación.

Sean nuestra armas:
Derecho, Razón
Libertad, Justicia,
¡Salud, Fuerza, Unión!

II
¡Francmasones, en pie!, por España
y la Orden, sepamos luchar
y, venciendo jesuítica saña,
¡Impongamos la santa Igualdad!
Por la Orden, la Patria y los Fueros
de la humana suprema Razón,
francmasones hispanos, formemos
la sagrada cadena de unión.

III
Si en España es un mito esa frase
alta y noble de Fraternidad,
de ella, Hermanos, hagamos la base
del ibero futuro ideal.

¡Francmasones, en pie!, nuestras manos
tomen recias el mazo y cincel,
¡y labremos las piedras, Hermanos,
para el Templo sublime del Bien!

Referencias:
(1) Jacinto Torres Mulas, Ideología masónica y retórica musical. El Himno de la Logia Liberación nº 423 del G. O. E”, en J. A. Ferrer Benimeli, (coord.), La Masonería en la España del Siglo XX, Toledo, 1996, vol. I, pp. 109-133.
(2) Análisis comparativo de la cinemática entre el hombre y la mujer. Carolina Escobar Materon.
Publicado por Kemnebi Baruti