domingo, 12 de septiembre de 2021

Rey Salomón DIVINA PROPORCION - LA GEOMETRIA SAGRADA






Rey Salomón 
DIVINA PROPORCION - LA GEOMETRIA SAGRADA 
JOVAN ZEC geometria sagrada 


 El origen de la divina proporción – de la geometría sagrada – lo mismo que toda cosa perfecta, el hombre de fe lo encuentra en Dios, 
 "creador del cielo y de la tierra, de todo lo visible e invisible.
" Según el Prólogo del Evangelio de San Juan, 
 "Al principio era el Verbo.
" En el mundo de las cosas visibles, la armonía, en su esencia divina, manifiesta relaciones ideales en su forma visual accesible a la experiencia sensible. Gracias al encuentro de este fenómeno de aparición donde Dios se manifiesta, el hombre reconoce la obra que contiene en sí el sello del Creador. Dejando aparte la cuestión de las armonías perfectas de orden cósmico, visibles pues en la naturaleza, en la creación de las cuales el hombre no ha participado – y que representan al mismo tiempo los límites y el contexto impuesto a la existencia terrestre humana –, queda la cuestión de las armonías perfectas que el hombre ha creado y que crea. En la búsqueda de una respuesta, dos caminos superpuestos aparecen. Sobre el primero, estoy tentado de ver la voluntad del Creador que, creando el hombre a su imagen, lo ha dotado de una capacidad creadora y de una necesidad interior de expresión. Constatamos que el hombre, en la historia de su existencia terrestre, en la cumbre de su creación, ha realizado obras maestras destinadas a la celebración del nombre de Dios y de su naturaleza divina. Lo que Dios da al hombre, el hombre creyente y franc-masón se lo devuelve, y, por su devolución, reconoce en sí la finalidad y el sentido de la existencia humana: "El Templo de Jerusalén destinado a formar un emblema universal fue levantado sobre planos trazados por una mano superior que no fueron invención de ningún hombre." Sobre el segundo camino, que se supone estar superpuesto al anterior y que va en el mismo sentido, veo la revelación de la belleza y de la fuerza verdaderas contenidas en las armonías perfectas fundadas sobre las proporciones de origen divino. Esta revelación es la que los profanos designan de ordinario como inspiración. Al respecto, el ejemplo del plan del Templo que David transmite a su hijo gracias a la revelación del Espíritu es iluminador. Este ejemplo es comparado juiciosamente por Jean Ursin con el ejemplo de la "Morada" de la que Yahveh ha dicho a Moisés: "¡Según todo lo que te muestro como modelo fiel de la Morada, y como el modelo de todo su mobiliario, así harás!
" La revelación, que considero como la consciencia de una idea en su totalidad, fruto de la intuición, escapa muy evidentemente a cada forma de conocimiento fundada sobre la lógica clásica y sobre los métodos científicos. Visto a través del prisma del razonamiento franc-masónico, bajo la acción de energías escondidas, puestas en una relación particular e inaccesibles a una aproximación del conocimiento clásico y del razonamiento puramente científico, el ejemplo de la divina proporción, el más extendido, se refleja en lo que se llama el número de oro. Su utilización en la arquitectura del Egipto antiguo, en la Grecia antigua u otra, ha dado templos de aspecto estético-plástico indudablemente armoniosos. 

 templo de salomon Desde un punto de vista matemático, el número de oro es aproximadamente igual a 1,618. Su expresión matemática es: 5 + 1 2 es decir que se debe tomar el único número positivo que multiplicado por sí mismo da 5, al cual se le llama la raíz cuadrada de 5, se le añade 1, y se divide por 2. Tiene ciertas propiedades matemáticas curiosas, como ésta: si se considera un "gran" rectángulo cuya longitud dividida por la anchura es igual al número de oro, se le puede cortar en dos en el sentido de la anchura y obtener un cuadrado de lado igual a la anchura inicial, y un pequeño rectángulo cuya longitud dividida por la anchura es también el número de oro. El número de oro es el único número que tiene esta propiedad. Este hecho matemático interesante, según el cual el número de oro es el único número que tiene esta propiedad, puede mostrar, justamente por su singularidad, el origen divino de la armonía fundada en la proporción expresada matemáticamente por este número o por un rectángulo de proporciones dadas, lo que es en sí una forma geométrica. En el mundo de la ciencia, la geometría pertenece a la disciplina de los matemáticos quienes la definen como "la ciencia y el estudio de los espacios". Hasta el siglo XVIII, la geometría fue la de Euclides, llamada "clásica"; se sustentaba en las definiciones y los postulados de Euclides, y en otros axiomas imaginados por la observación y la intuición. Fue al final del siglo XIX cuando Hilbert dio fundamentos más sólidos hallando un sistema de axiomas verdaderamente matemáticos. Uno de estos axiomas es el "quinto postulado de Euclides" que dice: "dados una recta D y un punto P del plano, existe una única recta que pase por este punto y sea paralela a D." Modificando este axioma, se obtiene o bien la geometría proyectiva (geometría de un espacio cuyos elementos no son puntos, sino rectas), o bien la geometría de Riemann (llamada geometría elíptica) que se sitúa en un espacio que tendría las mismas propiedades que la superficie de una esfera, o bien la geometría hiperbólica de Lobatchevski-Bolyal, en la que el plano es reemplazado por una especie de silla de montar. Hoy día se considera que el estudio de las transformaciones del espacio es una parte importante de la geometría, lo mismo que el estudio de las superficies (geometría diferencial), o también de las curvas de ciertas funciones particulares (geometría algebraica). A la luz de los Franc-Masones, las formas de las propiedades geométricas tienen otro significado tanto en el plano simbólico como en el plano energético, ambos indisolubles. Y justamente en el espejo de esta luz, esas formas, independientemente de los matemáticos y de los valores estéticos que pueden llenarlas, manifiestan, en el contexto de la utilización artística (arquitectura, pintura, escultura, gravado... ), una dimensión profunda, que sobrepasa las dimensiones semánticas del significado habitual, refiriéndose a lo que es sagrado, en lo cual encuentran su plenitud. En la primera parte del libro ya citado de Jean Ursin, en la capítulo La historia legendaria del oficio que concierne a "las siete ciencias", se encuentra: "Todos describen las siete ciencias liberales en un orden a veces diferente. En la Edad Media, los escolásticos las dividían en dos partes: 1. El trivium, que comprendía la gramática, la retórica y la dialéctica. 2. El quadrivium, la aritmética, la geometría, la música y la astronomía. Todos nuestros autores están de acuerdo para hacer de la geometría la primera de las ciencias: "... gracias a la buena geometría, este honesto oficio que es la buena masonería fue así constituido y creado" Regius, 19 – 20 – 21. Por otra parte, el mismo autor evoca a "Euclides, alumno de Abraham" donde escribe: "Después se llega a Euclides, ese matemático griego que vivía en Alejandría en el siglo III a. de C. ¡No es sin sorpresa que se lee que Euclides, "nuestro noble sabio Euclides", fue en Egipto alumno de Abraham! Abraham acompañado de su mujer Sara fue al país de Canaán, y se vio apremiado por el hambre a refugiarse en Egipto, pues, como lo dice la crónica, "Abraham era hombre prudente y gran sabio. Conocía todas las VII ciencias y enseñó a los Egipcios la ciencia de la geometría". Por fin, más adelante se encuentra en la misma obra: "Retengamos que para todos, la geometría es, si no la madre de las otras seis, al menos la primera." Regius: "La geometría permite discernir con certeza lo verdadero de lo falso." "Después se llega a Euclides, ese matemático griego que vivía en Alejandría en el siglo III a. de C. ¡No es sin sorpresa que se lee que Euclides, "nuestro noble sabio Euclides", fue en Egipto alumno de Abraham! Abraham acompañado de su mujer Sara fue al país de Canaán, y se vio apremiado por el hambre a refugiarse en Egipto, pues, como lo dice la crónica, "Abraham era hombre prudente y gran sabio. Conocía todas las VII ciencias y enseñó a los Egipcios la ciencia de la geometría". Por fin, más adelante se encuentra en la misma obra: "Retengamos que para todos, la geometría es, si no la madre de las otras seis, al menos la primera." Regius: "La geometría permite discernir con certeza lo verdadero de lo falso." Cooke: "La geometría es la base de todas las otras. Todas no existen más que gracias a la ciencia de la geometría. Y la geometría es la medida de la tierra." El Ms Grand Lodge Nº 1: "La geometría enseña al hombre la proporción y la medida de la tierra." El William Watson dice lo mismo y, más que el Cooke, hace gala de una cierta pedantería exponiendo la etimología de este término en un latín aproximado. Dumfries IV repite casi lo mismo que el Cooke: "ninguna actividad humana es posible sin pesar ni medir", dicho de otro modo, sin la geometría "ninguna ciencia sirve a los hombres para medir". "En conclusión, la geometría es el fundamento de todas las ciencias." Rebasando su papel en la masonería operativa, en el dominio de la construcción, la geometría está enraizada, en nombre de su origen, lo mismo que la divina proporción, en el Ser sagrado y en su plenitud. Así, en el contexto de la simbólica Franc-Masónica, las formas geométricas (como la esfera por ejemplo) designan a Dios. "Dios es una esfera cuyo centro está en todas partes y la circunferencia en ninguna."

viernes, 10 de septiembre de 2021

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Orden Martinista Rusa G:.M:. Iniciador::: Victor Salazar Soto Superior ::

Orden Martinista Rusa 
 G:.M:. Iniciador:::  Victor Salazar Soto
Superior :::


 

Societas Italica Rosae + Crucis Frat. Victor Salazar Soto. VII grado - Adeptus Exemptus

Frat. Victor Salazar Soto VII grado - Adeptus Exemptus Societas Italica Rosae + Crucis es una empresa iniciadora que cultiva la tradición rosacruz, idealmente fundada por Christian Rosenkreutz, con especial referencia a la tradición italiana de: Federico Gualdi, Giuseppe Francesco Borri, Francesco Maria Santinelli, Massimiliano Savelli Palombara y Cristina de Suecia.
Societas Italica Rosae +Crucis  -  Frat. Victor Salazar Soto VII grado - Adeptus Exemptus
La Societas Italica Rosae + Crucis, también conocida por el acrónimo S.I.R + C, es una sociedad rosacruz italiana y mundial. 1​2​3​ El propósito de las Societas consiste en el estudio y en la profundización de todos aquellos temas vinculados a la tradición del movimiento filosófico europeo llamado Rosacrociano, y de todas las disciplinas herméticas-alquímicas-cabalísticas propias de la cultura esotérica occidental; incluyendo la profundización de esa corriente de pensamiento llamada martinismo, así como, de todas las influencias simbólicas y rituales provenientes del Antiguo Egipto y fusionadas, después de la campaña napoleónica de 1799, en los círculos culturales europeos.

jueves, 2 de septiembre de 2021

Los Illuminati de Baviera - Video

Los Illuminati de Baviera - Antigua Tradición Secreta #15 El Idealismo de los ILLUMINATI - Antigua Tradición Secreta #16 La Sombra de los Illuminati - Antigua Tradición Secreta #17

martes, 31 de agosto de 2021

sábado, 28 de agosto de 2021

Juan Pablo Viscardo y Guzmán: el arequipeño que inspiró las independencias de América


Juan Pablo Viscardo y Guzmán: 

 el arequipeño que inspiró las independencias de América

 ¿Cómo un criollo criado al pie del nevado Coropuna llegó a inspirar, desde Londres y la región Toscana, las gestas independentistas de América? 

Hoy en Bicentenario Perú te contamos sobre su vida. “El Nuevo Mundo es nuestra patria, su historia es la nuestra, y en ella es que debemos examinar nuestra situación presente, para determinarnos, por ella, a tomar el partido necesario a la conservación de nuestros derechos propios, y de nuestros sucesores” 
 El 10 de febrero de 1798 falleció en Londres Juan Pablo Viscardo y Guzmán, escritor arequipeño y autor de la famosa ‘Carta a los españoles americanos’, documento en el que llamaba a los habitantes de América a independizarse de España, lo que le valió ser considerado el primer precursor de la Independencia del Perú, pero también uno de los primeros ideólogos de las independencias de América. ¿Cómo un criollo criado al pie del nevado Coropuna llegó a inspirar, desde Londres y la región Toscana, las gestas independentistas de América? 
Hoy en Bicentenario Perú te contamos sobre su vida, tomando como base el texto “Tras las huellas de Viscardo”, de César Pacheco Vélez, que forma parte de la Colección de la Comisión del Sesquicentenario de la Independencia del Perú. La familia Viscardo de Pampacolca El primer Viscardo español, Juan Viscardo de Guzmán, llegó a Arequipa, exactamente a Camaná, en 1630. En ese lugar tuvo a tres hijos: José, establecido en Ica y luego en Majes; Marcelino, religioso en Camaná; y Bernardo, abuelo del prócer. Bernardo se estableció en Pampacolca, donde se casó con María Ramos y tuvo a Domingo. Luego, se casó con Magdalena Rodríguez, con quien tuvo catorce hijos, uno de ellos, Gaspar, padre de nuestro prócer, Juan Pablo. Gaspar nació en enero de 1712, en el mismo Pampacolca, un distrito ubicado actualmente en la provincia de Castilla, al norte de la capital regional y al pie del nevado Coropuna. Tras residir en Arequipa, donde se casó con Manuela de Zea y Andía y con quien tuvo nueve hijos, retornó a Pampacolca, donde fue gobernador local hasta su temprana muerte, a los 38 años. En ese lugar, Juan Pablo tuvo gran relación con familias criollas adineradas del Cusco, cuyos descendientes gobernaban extensos territorios de Arequipa, pero también con familias caciques indígenas, como los Pomacallao, quienes además de tener el control de ciertos ayllus indígenas locales, habían formado familias con personas cercanas a Viscardo y Guzmán. De hecho, Viscardo tenía como idioma materno el quechua. Esa relación con indígenas y criollos, contraria a la idea de que indios y criollos vivían en repúblicas separadas, estima Pacheco, llevó a Viscardo a sostener en su carta que indios, mestizos y criollos “forman un todo político en el cual criollos ocupan el primer lugar”, tras explicar que estos habían sido lactados y criados en la misma tierra que los indios, a los que habían educado y evangelizado posteriormente.

Educación jesuita y destierro a Europa Tras sus primeros años en Pampacolca, Juan Pablo es trasladado a Cusco, donde estudió en el Real Colegio de los Nobles de San Bernardo, a cargo de jesuitas. Cuando estos son expulsados del Perú, en 1767, Juan Pablo y su hermano, José Anselmo, forman parte de los desterrados, quienes primero llegan a España y luego son trasladados a Italia. En Italia, los hermanos sufren penurias, pues la parte de las herencias que les correspondían por la muerte de su padre, su tío y su madre, no era enviada regularmente, y en ocasiones, como en el caso de la herencia materna, ni siquiera se les reconoció algo. En 1785 José Anselmo fallece, y en 1787 Juan Pablo informa que pasa penurias, pues debe mantener a su sobrina huérfana y su único ingreso, además de una pequeña pensión real por el destierro, es la limosna de la misa. Diversos autores deslizan la posibilidad de que la familia en Arequipa se desentendió de los hermanos desterrados y repartió solo entre los que estaban presentes la fortuna heredada. La rebelión de Túpac Amaru y Viscardo en Londres Estando en el exilio, Juan Pablo se entera de que Túpac Amaru II se había rebelado en el Cusco, por lo que, en septiembre de 1781, escribe dos cartas al cónsul inglés en Liorna, en las que propone al gobierno inglés ayudar a los rebeldes peruanos, argumentando que “el Perú era una comunidad nacional integrada por criollos, mestizos e indios, y sometida a una metrópoli que ejerce su opresión a través de los peninsulares, extranjeros advenedizos, usurpadores y enemigos de las gentes del país”. Viscardo postulaba, así, por primera vez una idea de nación “criollista”, tal como se convendría dos décadas más tarde. Señalamos criollista porque los indígenas tenían una agenda independentista propia, con Túpac Amaru II a la cabeza. «…en septiembre de 1781, escribe dos cartas al cónsul inglés en Liorna, en las que propone al gobierno inglés ayudar a los rebeldes peruanos, argumentando que ‘el Perú era una comunidad nacional integrada por criollos, mestizos e indios, y sometida a una metrópoli que ejerce su opresión a través de los peninsulares, extranjeros advenedizos, usurpadores y enemigos de las gentes del país» Un Juan Pablo en apuros económicos, desterrado por los españoles y con la rebelión de Túpac Amaru II causando impacto mediático en toda América y las cortes europeas fue el contexto en el que escribe su ‘Carta a los españoles americanos’, redactada originalmente en francés, la cual, tras su divulgación, tuvo ocho ediciones elaboradas en Londres, Bogotá, Buenos Aires y Lima, y que además fue traducida al español e inglés. Tal fue su impacto que los inquisidores mexicanos la consideraron la producción “más mortífera, libertina e incendiaria que se ha visto jamás”, argumento que en Venezuela utilizaron para enviar todo el tiraje a la hoguera. Se suele relacionar a Viscardo con Túpac Amaru II porque no es posible entender una carta como la suya, sino como una respuesta a las ideas izadas por José Gabriel Condorcanqui en 1780, solo un año antes que las primeras cartas al gobierno inglés del pampacolqueño. “Los vejámenes inferidos a estos pueblos no han hecho sino acelerar una revolución que indudablemente hubiera acaecido inmediatamente después que por cualquier motivo se hubiera perdido el equilibrio entre las diversas razas que componen la población del Perú”. Los planes de Viscardo con Inglaterra consistían en que los británicos envíen una expedición a Lima compuesta por cuatro barcos y dos fragatas, suficientes para tomar la capital del virreinato y lograr, así, una insurrección total del Perú. Pese a que la ‘Carta a los españoles americanos’ había sido escrita hacia 1791, esta no se hace popular en Europa y América sino hasta que el venezolano Francisco de Miranda, quien coincidiría con un enfermo Viscardo en Londres en 1798, recibe de Rufus King, embajador de los Estados Unidos en Inglaterra, los papeles del peruano cuando este ya había fallecido, de los que elige la carta que manda a publicar en Londres, convirtiéndola en el primer manifiesto escrito por un criollo y enarbolado por los independentistas de América, influyendo sobre todo en Miranda, quien comenzó a utilizar términos y conceptos postulados por el arequipeño en su epístola. Falleció en Londres en 1798 sin ver publicadas sus cartas, sin una economía estable y sin mayores noticias de independencias en América. Sin embargo, tras su muerte, sus ideas consolidaron una generación de intelectuales y militares que pensaron en constituir una gran república americana que reemplace a la administración española.