domingo, 25 de octubre de 2015

Masonería y La revolución Francesa


Masonería y La revolución Francesa

En la entrada previa hablamos sobre la Masonería en Francia y llegamos al punto de la Revolución Francesa. Muchos historiadores han dejado entrever la posibilidad de que la Orden Masónica fuera culpable de ella. No diré que pudo haber influido en la misma; pero tampoco diré que no lo haya hecho. Analicemos los datos de los que dispongo con calma e intentemos llegar a una conclusión.


La Revolución francesa fue un conflicto social y político iniciado en 1789. Antes de la misma, Francia era profundamente Católica; el poder de la Iglesia, ya desde tiempos del Cardenal Richelieu y su sucesor Mazarinos, así como el poder Absolutista del Rey habían creado un malestar general. No debemos olvidar que el poder Real era incuestionable y el poder de la Iglesia lo mismo. El pueblo llano se limitaba a trabajar tanto para uno como para la otra. Muchos de los campos trabajados eran propiedad de la Iglesia que los alquilaba a los campesinos obteniendo de estes el diezmo; sin embargo, el Rey también ponía sus impuestos. Las guerras pasadas y el lujo de la corte había menguado en gran medida el tesoro real y los impuestos que los ciudadanos soportaban eran asfixiantes.
No debemos olvidar que tras el triunfo de la Revolución, esta se enfrentó duramente con la Iglesia Católica, que paso a depender del Estado. En el 1790se eliminó la autoridad de la Iglesia para imponer impuestos sobre las cosechas, se eliminaron también los privilegios del clero y se confiscaron los bienes de la Iglesia.

Pero no es asunto nuestro lo que sucedió después, sino el ambiente en el que se fue fraguando y el cómo la masonería participó en ella. Como era de esperar, a fin de cuenta, las logias de masones no dejan de estar formadas por hombres que tienen sus defectos y virtudes, las logias masónicas se fueron dividiendo :

Unas apoyaban las ideas revolucionarias que se hacían eco de las máximas masónicas de Libertad, Igualdad y Fraternidad.
Otras apoyaban las instituciones establecidas.
Y otras que, siguiendo el precepto de no hacer política, se mantenían al margen.

Con todo, según algunos autores, la masonería fue la responsable intelectual de la Revolución Francesa. ¿por qué? Pues porque los ideales iniciales de la Revolución coincidían en gran medida con las ideas masónicas. Los conceptos de Libertad, Fraternidad e Igualdad, el respecto a todas las religiones y no el estar subyugado a una poderosa e implacable Iglesia Católica...eran claramente masónicas. Pero una cosa es que las ideas influyesen en la misma y otra que las Logias fueran instigadoras directas. Sigamos investigando.

Poco antes de la revolución existen en toda Francia 629 logias, de ellas 63 en el mismo París, adscritas al Gran Oriente, mientras que las logias del Oriente ascienden a 376 logias, cifras impresionantes. El número de francmasones en ese momento era superior a los 75.000 en Francia. Importantes personajes de la revolución o que participaron en la ideología que dio lugar a la misma eran masones (Montesquiu que parece haber sido iniciado en uno de sus viajes a Londres, Saint Just, Desmoulins, Hebert, Danton, Marat, Chenie y otros muchos).

Como ya se ha comentado, las logias masónicas sirvieron como vehículo de transmisión de las nuevas ideas. Pero debemos tener en cuenta que esto no implica que tuviesen una influencia directa en la misma. Si es cierto que la divisa masónica "Libertad, Igualdad, Fraternidad", fue incorporada al acervo revolucionario. El mismo himno de la revolución, "La Marsellesa", fue compuesto por un masón, Leconte de l'Isle, y fue cantada por primera vez en la Logia de los Caballeros Francos de Strasburgo.

Sin embargo no debemos olvidar que tras el triunfo de la revolución francesa, muchos hermanos acabaron en la Guillotina. Por lo tanto, nos encontramos con hermanos masones en ambos lados. Desde ese punto de vista podemos afirman que los principios de la masonería triunfan; pero no la masonería en sí. Asimismo conviene recordar que la Revolución Francesa desató un ataque furibundo contra toda ideología católica instaurando el culto a la “razón”. Las Logias Francesas eran en su mayoría católicas, pero tras el triunfo de la revolución la mayoría acabaron por desaparecer debido a prohibiciones o persecuciones, y empezaron a perder su carácter católico volviéndose hacia una masonería que no precisaba ya del Gran Arquitecto y que no trabajaba en su honor. Aunque, esto, sería tema a tratar en otro momento.

En virtud de esto, la Revolución Francesa no benefició en nada a la Masonería, es muy probable que hermanos masones conspiraran para que llegase a buen término, pero como dice Ernesto Milà en uno de sus artículos
Si existió una "conspiración masónica", el deber respecto a la verdad nos obliga a afirmar que no puede demostrarse.

y, añado yo, lo más lógico es suponer que ese hermanos actuaron mas como individuos libres de Francia, en su faceta de ciudadanos, que como masones propiamente dichos.

Conclusión
Mi conclusión, en base a todo ello, es que la revolución tomo ideas de la masonería, a fin de cuentas, muchos de sus instigadores eran masones. Sin embargo, la masonería como tal no se metió en el lio fiel a los principios de no influir en politica ni en religión.
Una prueba de ellos la tenemos en la persecución hacia otros masones que se oponían a la revolución ya que, fieles a sus principios, acataban el gobierno establecido y no deseaban enfrentamientos ni guerras, las cuales siempre son fatales.
Los hermanos masones que tirunfaron en la Revolución no se distinguieron precisamente por aplicar los preceptos masónicos de Libertad, Igualdad y Fraternidad; baste solo recordar la cifra de guillotinados durante la etapa del terror.
En resumen, la masonería como tal no conjuró para que la REvolución se produjese; pero es más que probable que las ideas libertarias e igualitarias masónicas si fueran el caldo de cultivo sobre el que se fraguó esta sangrienta etapa de la historia francesa.

Fuentes:
“Cronología masónica” M.·.V.·.H.·. Ethiel Omar Cartes
"La masonería" Christian Jacq