miércoles, 4 de noviembre de 2015

La palabra sagrada del aprendiz, su significado, su interpretación, su simbolismo


La palabra sagrada del aprendiz, su significado, su interpretación, su simbolismo


De todos nosotros es plenamente conocido, el antecedente de que el Lenguaje Simbólico, adoptado por la Masonería, nos proporciona los medios más discretos de reconocimiento, la forma diligente que nos pone en contacto con nuestros demás hermanos; y de manera TERMINANTE, nos distingue de todos los Miembros de la Fraternidad, cualquiera que sea el Grado que ostenten, en las diferentes Cámaras de las Logias, que trabajan en el Mundo entero; por cuya razón, con ello se evitan los ERRORES, se descubren las SUPLANTACIONES y se castigan las FALSEDADES.

En consecuencia, uno de los principales medios para lograr identificar a un hermano Masón que posea el Primer Grado, cualquier que sea su Raza, su Nacionalidad y el Idioma que hable, se refiere la forma de transmitir la Palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, misma que invariablemente se expresa al oído, inmediatamente después de haber dado los Tocamientos, de la manera especial que ya nos es conocida.

Esta palabra, en el lenguaje corriente, tiene su origen en la voz Latina “SACRATUS”, y constituye un adjetivo dedicado exclusivamente a DIOS y al CULTO DIVINO; también se refiere a la veneración o la DEVOCIÒN, hacia los Seres y a las cosas Incomprensibles, Abstractas o Maravillosas; a lo que es digno de Alabanza y de Respeto, en atención a lo que representan; también cuando se trata de todo aquello que difícilmente se puede Concebir, Alcanzar o Adquirir, por medio del esfuerzo humano; al mismo tiempo, en los remotos tiempos de la antigüedad, se le llamaban SAGRADAS a todas las enfermedades consideradas como incurables; igualmente se denomina ORDEN SAGRADA a la Masonería Azul; se le llama ESCRITURA SAGRADA, a los Compendios Egipcios, que en Alejandría se les designaba como HIERÀTICA JEROGLÌFICA; se dice también del FUEGO SAGRADO, cuando se mantiene en ignición perpetua, para fines de cualquier Adoración en los Altares, los Templos y los Monumentos, erigidos a la Divinidad o a los personales de inmortal memoria; como por ejemplo: el FUEGO que ardía, a las plantas de la DIOSA VESTA, según la Mitología, y el Culto que se rinde en honor de los HÉROES.

En el sistema Masónico, la Palabra SAGRADA, par todos sus Grados, ha sido universalmente adoptada en sus Rituales, con fines puramente discretos, para conseguir un pleno reconocimiento entre hermanos, circunstancia por medio de la cual, viene caracterizando al Masón, como poseedor del grado que ostenta, cualquiera que sea su origen o el lugar de su iniciación.

Por ese motivo, la palabra SAGRADA DEL Aprendiz Masón, es de indispensable valor MORAL, puesto que demuestra la discreción característica, para identificar al Hermano, y poderle franquear las Puertas del Templo y participar de los trabajos de la Logia; por lo tanto, esa voz, al igual que la Palabra de PASE, lleva idénticas finalidades, en consecuencia, se hace indispensable poner especial cuidado, en mantenerlas siempre GRABADAS EN NUESTRA MENTE.

En efecto, muchos de nuestros Hermanos, creen que con el sólo hecho de presentar los Certificados, los Diplomas y demás documentos, que acrediten al iniciado como MASÓN REGULAR, es suficiente para que se les permita la entrada al Templo y disfrutar de los trabajos que se presentan en sus asambleas; pero esto no significa más que un LAMENTABLE ERROR, o constituye también el producto de la excesiva tolerancia de las Dignidades de la Logia que los admite en su seno, con sólo esos requisitos; puesto que existe el antecedente constitucional, de que aún cuando un hermano se acredite plenamente por medio de la legitimidad de su documentación, nunca debe admitírseles como VISITANTES, ni autorizárseles la entrada legal al Taller; si no se CUMPLE AMPLIAMENTE, con el Ritual respectivo, lo que quiere decir que en todo caso, deberá someterse al interrogatorio del Hermano Maestro de Ceremonias o del Experto que lo substituya; por otra parte, hay que hacer la aclaración de que algunos de los Miembros de las Logias, tal vez por IGNORANCIA o por falta de PREPARACIÓN, confunden a la Palabra SAGRADA, con la palabra CUBIERTA o SECRETA, pues debemos definir, que todas las voces significativas, sujetas a DISCRECIÓN en Masonería, están siempre sujetas a la más consciente interpretación de los Hermanos, y solamente determinadas palabras, pueden considerarse, como VERDADEROS SECRETOS.

Ahora bien, analizando etimológicamente a la Palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, resulta que su origen viene del Idioma Hebreo, ya que se encuentra grabada sobre la Columna de la izquierda del Pórtico del Templo de Salomón, y es nada menos que el nombre que recibe dicha COLUMNA; sus letras son las siguientes: B.O.A.Z. y su etimología se conoce por sus variadas interpretaciones, tales como “B”, que significa “EN”, y “OAZ”, que se traduce como “FUERZA”, razón por la cual, el resultado final nos demuestra, que se compone de dos palabras “EN FUERZA”.

En algunas ocasiones, hemos encontrado también alguna diferencia en la escritura y en la ortografía de la Palabra SAGRADA del Primer Grado, pero que castizamente, debemos admitir que llevan el mismo significado; y nos referimos al siguiente ejemplo: B.O.H.A.Z. o bien de otra manera: B.O.O.Z., pero que no alteran su interpretación en el sentido de “FUERZA”, aún cuando algunos Autores, consideran a ésta última voz, como un sinónimo de la Palabra “ALEGRÍA”.

Aún sin embargo, tomando en cuenta algunas otras opiniones de escritores experimentados en la materia, basados en el origen Histórico de la palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, nos dan la explicación, que también derivan de las Voces Sánscritas: T.A.T., o de otra manera: T.A.A.T., mismas que por su ideologÍa, significan “EN FORTALEZA”, lo que de cierto modo viene a confirmar, la versión anterior que se le atribuya al B.O.A.Z. que como ya sabemos quiere decir “EN FUERZA”; al mismo tiempo, y por otra parte, la aseveración Sánscrita, se apoya en las palabras Misteriosas emitidas por la DIVINIDAD, cuando prometió al Pueblo de Israel, su Libertad de la Esclavitud de Egipto, circunstancia que nos hace pensar que en efecto, la costumbre Hebrea tradujo esas palabras atribuídas al SER SUPREMO a su propio Idioma, las que como es natural, dieron como resultado, el nacimiento del vocablo B.O.A.Z. pero con la diferencia de que los Hebreos, no varían a la preposición “EN”, que se le interpreta a la “B”, aunque en cambio al O.A.Z. le dan el significado de “FORTALEZA”, por lo tanto debemos ser consecuentes con esa verdad histórica, porque vemos que efectivamente, la promesa que la Divinidad hizo al Pueblo de Israel, al ser libertado de la esclavitud Egipcia, fue en el sentido de que debería establecer su dominio, precisamente EN FORTALEZA, para que posteriormente, pudieran sostener sus Principios, sus Derechos y su Independencia, haciendo uso de la “FUERZA”, máxima por medio de la cual, quiso demostrarles que en todo tiempo, LA UNIÓN HACE LA FUERZA, y por lo mismo, queda demostrado plenamente, que la SUPREMACÍA de los Pueblos queda asegurada, por el DERECHO que establece LA LEY DEL MÁS FUERTE, y por lo mismo, no hay más que convenir que efectivamente, se considera a la FUERZA, como el único medio de mantener latentes a todas las OBRAS HUMANAS de un modo FIRME y DURADERO, así sea el estado de civilización en que se mantenga el hombre.

También existe la interpretación Bíblica de la palabra SAGRADA del Primer Grado, mismo que data del año de 1312 antes de la era Cristiana, y se asegura que fue el nombre que se le dio al Hijo de Salomón, descendiente de Phares, quien fue hijo de Judá y de Thamar y por consiguiente, uno de los progenitores del REY DAVID; por lo tanto, se dice que por esa circunstancia, la Primera Letra de la palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, o sea la “B” fue grabada en el Centro de la columna del Norte, colocada a la izquierda del frontispicio del ESPLENDOROSO TEMPLO, que jamás se ha vuelto a construir, en HONOR A LA VERDAD Y A LA VIRTUD.

Por lo que respecta a la interpretación simbólica, de la palabra SAGRADA de este Grado, se refiere a que representa a la Primera edad del Hombre, en que inicia sus lentos e inciertos pasos; así como al período de DUDAS que se le presentan antes de principiar su preparación Intelectual; es decir, que se trata nada menos, que de la época en que necesariamente y sin MALICIE, tropieza con la realidad de su vida, tomando en cuenta sus escasas facultades APRECIATIVAS, mismas que le impiden un rápido desarrollo a su Inteligencia; puesto que en esas circunstancias, sólo impera en su mente, la acción MATERIAL impulsada únicamente por las sensaciones propias del INSTINTO HUMANO.

En esas condiciones, el hombre necesita que se le tienda la mano EXPERTA amiga y fraternal de quienes le rodean, para el fin de que consiga obtener una noción consciente de lo que es saber vivir, dentro del seno de la Familia, entre la Sociedad y formar parte de la Humanidad entera, ya que el exacto conocimiento de esos tres ambientes, indiscutiblemente lo elevan hacia un Nivel Moral Universal, que le permita comprender el verdadero papel que está llamado a representar, durante todas sus actividades en relación con sus semejantes.

También la EDUCACIÓN y los buenos MODALES, hacen del Hombre un SER ÚTIL a todos quienes le brindan su amistad, porque se trata precisamente de la época en que va adquiriendo la verdadera NOCIÓN de lo que significa aprender a MODELAR SUS INSTINTOS, a saber cultivar su CRITERIO, a poder hacer uso de su LIBRE ALBEDRÍO, con el fin de que se encuentre capacitado para ejecutar, justa y razonablemente, todas sus obras que considere como para el bien general, no importa si se consideran como de poca significación; pues solamente de esa manera, se puede llegar a desempeñar con ACIERTO y SERENIDAD, la sagrada misión que todo individuo SANO puede desarrollar dentro del ambiente FAMILIAR, el SOCIAL y el UNIVERSAL; en consecuencia, hasta entonces podremos asegurar, que hemos llegado a lograr, el PERFECCIONAMIENTO MORAL Y MATERIAL, dentro de los conceptos que nos permite la FRAGILIDAD HUMANA.

Para el efecto, procederemos a investigar la interpretación MORAL y MATERIAL, que se le atribuye a la Palabra SAGRADA, la que se define por medio de sus enseñanzas Científicas y Filosóficas; es decir, que debemos tomar como punto de partida a su verdadero ORIGEN o sea el que está definido en la voz “FUERZA”, y efectivamente, podemos estar seguros que en el Grado de Aprendiz, el INICIADO siempre ajusta sus ideas y ejecuta sus acciones, bajo la impresión de lo que siente o de lo que ve, lo que le permite también, hacer uso de toda su FUERZA DE VOLUNTAD, que indiscutiblemente le conduce, a DOMINAR su indecisión y controlar sus INSTINTOS puramente humanos, pues es la única forma en que podrá lograr MODELAR CONSCIENTEMENTE, sus Conceptos Personales; fácilmente adquirirá su Educación MORAL y con ello definir su Vida Material, de una manera LEAL y SINCERA, para decidir sobre el transcendental paso que trata de ejecutar; por ese motivo debemos tomar también en consideración, que el Masón durante su Primer Grado, aún no tiene la PREPARACIÓN FÍSICA, ni el alcance MORAL e INTELECTUAL que demandan las costumbres humanas, cuyas enseñanzas indiscutiblemente lo conducen hacia la Meta del llamado PERFECCIONAMIENTO INDIVIDUAL, puesto que representa al conjunto de agentes, que nos indican la manera de ELIMINAR las MALAS PASIONES, de corregir los MALOS HÁBITOS, de eludir las MALAS INCLINACIONES, de huir de los VICIOS y en general nos demuestra la forma de evitar todo aquello que esté en contraposición con las BUENAS COSTUMBRES y con la VERDADERA Y SANA MORAL; no cabe duda, por lo tanto, de que el hombre que comprenda todas estas Máximas y sus principios, ha conseguido DOMINAR A LA MATERIA.

Ahora bien, en cuanto a la interpretación Filosófica de la Palabra SAGRADA, en relación a su significado de “FUERZA”, consiste también en que se trata de dar a entender, que precisamente la MATERIA y todas las COSAS MATERIALES, deben invariablemente apoyarse en la FIRMEZA y en la ENERGÌA de que pueda hacer uso el hombre; lo que indica que el MASÓN para llegar hasta el momento solemne, de ser reconocido y proclamado entre Columnas, fue necesario que DEMOSTRARA SER RECTO, PRUDENTE Y DISCRETO, tomando en cuenta que son cualidades innatas de la VOLUNTAD PROPIA humana, misma que el iniciado debe apreciar SIN RECELO ni ARGUCIAS, para que pueda alcanzar felízmente, la CUMBRE de su FAMA y con ello la Meta de su Carrera a través del Destino y de las amarguras del FUTURO, porque de otra manera, el hombre se hundiría en un Mar de tenebrosas DUDAS, en un laberinto de incomprensibles INCERTIDUMBRES y en un caos de irrealizables IDEAS.

Para el efecto, no debemos olvidar jamás, que los destellos refulgentes de la LUZ MASÓNICA; aún cuando a nadie veda los Principios contenidos en sus sabias MAXIMAS, debemos confesar que para muchos de nuestros Hermanos, todavía constituyen un MISTERIO, por ese motivo, sus enseñanzas se imparten de conformidad con la capacidad Intelectual de los INICIADOS, y desde luego que todos esos conocimientos resultan una verdadera REALIDAD, para quienes saben investigarlos, para los que se dedican a su estudio y para quienes logran comprenderlos conscientemente; lo que nos demuestra palpablemente, que dentro del seno de nuestra Augusta Institución, para el que INVESTIGA, NADA HAY OCULTO NI NADA ES SECRETO.

En consecuencia, llegamos al convencimiento de que los anteriores razonamientos, vienen a robustecer los conceptos vertidos por el ESOTERISMO de la Palabra SAGRADA, puesto que su interpretación Simbólica es mucho más elevada en el sentido MORAL, en el MATERIAL y en el FILOSÒFICO, como una materia propia de las Ideas Masónicas; ya que se le considera como una enseñanza de conocimientos muy profundos para nuestros Hermanos, a la vez que de suma importancia para la vida del hombre, puesto que tenemos la seguridad de que ni en las Escuelas Profanas de Filosofía, se imparten conocimientos tan adelantados como los ya indicados, motivo por el cual, también queda demostrado que la Ortodoxia, el Dogma y el Ritual Masónicos, se encuentran tan plenamente definidos, que constituyen los Ideales, los Principios y las Máximas contenidas en sus espléndidas definiciones en el sentido Moral, en el Material y en el Espiritual; por eso resultan enseñanzas de vivísimo interés para los Iniciados, además de que, para lograr comprenderlas de manera elocuente sólo hay que saber interpretar sanamente el gran Principio que dice: BUSCA Y ENCONTRARÁS.

Pasando a investigar la interpretación esotérica de la palabra SAGRADA de este Grado, llegamos al convencimiento de que se le admiten TRES ACEPCIONES principales, mismas que se refieren a la FUERZA MORAL, a la FUERZA MATERIAL y a la FUERZA INTELECTUAL, factores que necesariamente influyen en la vida del hombre, por lo que respecta a su vida ESPIRITUAL, puesto que todos esos agentes, se refieren al aspecto MISTERIOSO, INCOMPRENSIBLE y OCULTO de la Naturaleza Humana; y así tomamos en consideración que constituyen una VERDAD, cuya evidencia se aplica a los más encumbrados conceptos contenidos en las Creencias Religiosas; puesto que también guardan un cúmulo de principios la mayoría de ellos abstractos e incomprensibles, puesto que resultan misteriosos para determinadas mentalidades, tomando en cuenta que en ocasiones, sólo se apoyan en determinadas suposiciones, que vienen a robustecer la idea de una DUDA, puesto que no tienen más explicación, que la Fantasía más absoluta, impuesta por las Sectas; al mismo tiempo, algunas veces esos conceptos nos hablan del PASADO, nos describen el PRESENTE y tratan de demostrarnos el FUTURO, por medio de FALSOS SOFISMAS, cosa que para nosotros los Masones, nunca será admisible.

Sin embargo, de nuestra dedicación y de nuestra constancia en el estudio, depende el poder alcanzar los conocimientos Esotéricos, cuyas Sanas Moralejas siempre irán de acuerdo con nuestras CREENCIAS y nuestras COSTUMBRES, ya que tenemos el convencimiento de que los Masones siempre estaremos dispuestos y en condiciones de INVESTIGAR y DESCUBRIR lo que ignoramos, con el propósito de dar el más palpable ejemplo de MORALIDAD y de CIVISMO, como VIRTUDES necesarias para poder vivir en sociedad; por esta razón, también de ello depende en gran parte, el que las enseñanzas Esotéricas en Filosofía, lleguen a ostentar el interés necesario para poderlas considerar como REALES y POSITIVAS, no importa su origen, las causas ni los fenómenos que las producen, por incomprensibles, Misteriosos o Abstractos que resulten como temas de estudio para quienes saben comprender la esencia de la Naturaleza; puesto que todos esos factores nos demuestran que existe una FUERZA SOBRENATURAL que rige a todo lo creado dentro del Universo, y nos señala la evidencia de lo que fuimos, de lo que somos y de lo que seremos; sin pasar por alto que hay agentes OCULTOS a la simple vista, considerados como fenómenos imponentes a los que a veces admiramos, en ocasiones les rendimos tributo y a los que hemos llegado a TEMER.

Pero no obstante a lo anteriormente expuesto, hemos llegado a comprender plenamente, que muchos de esos fenómenos que la Naturaleza nos presenta, como obra de la Divinidad se manifiestan ante nuestras conciencias, como una EVIDENCIA que se guarda en nuestros corazones, por lo tanto, tenemos la seguridad de que EXISTEN, y con ello se nos proporcionan elocuentes lecciones de ESOTERISMO, pero ùnicamente comprensibles por medio de las explicaciones científicas y de los razonamientos conscientes, que por todos motivos nos obligan a entender el origen, sus manifestaciones y las funciones que vienen desarrollando, sin dejar de comprender que efectivamente, para muchas mentalidades, resultan ideas, hechos y obras INCOMPRENSIBLES, MISTERIOSAS Y OCULTAS.

Por lo demás resulta que algunos de nosotros, por experiencia propia, hemos llegado también al convencimiento de que efectivamente existe una REALIDAD SUBLIME, cuya demostración nos conduce hacia el precepto científico, que nos muestra el camino por el cual VENIMOS, nos da la idea de lo que SOMOS y por lo mismo, también nos define la misión que desempeñamos, antes de volver nuevamente a nuestro PUNTO DE ORIGEN; por lo mismo, estos tres factores, se nos revelan como los principales AGENTES integrantes de lo que es VERDAD en la Naturaleza Humana, tomando en cuenta que es lo que regula el transcurso de nuestra EXISTENCIA, y por ello, adquirimos invariablemente la CONVICCIÓN de que las enseñanzas ESOTÈRICAS MASÒNICAS, encierran un cúmulo de EVIDENCIAS REALES Y CIRCUNSTANCIALES; que por sí solas, se manifiestan COMPRENSIBLES ante todas las MENTALIDADES.

Entre tanto, queda aquí demostrada la justa y razonable aplicación de los sistemas Científicos y Naturales, cuya interpretación nos la define categóricamente la palabra SAGRADA del Aprendiz Masón, en su simbolismo Filosófico.

Para terminar, sólo diremos que a este concepto, hablando en términos MATERIALES, se le considera como la base de los Principios, de los Medios y de los Fines, que forman un conjunto de FUERZAS ABSTRACTAS, origen de todos los fenómenos que mantienen en constante actividad a la NATURALEZA; y que por lo mismo, resultan CAUSA y son EFECTO de todo lo creado y conocido dentro del seno de lo que existe en el Universo.

Podemos asegurar también, por medio de la más alta acepción de la palabra “FUERZA”, que su influencia como agente generador y germinador de los fenómenos Naturales, se refiere precisamente al Emblema de la DIVINIDAD, como un Ser superior, cuya definición alegórica lo es la CREACIÒN MATERIAL Y ESPIRITUAL, que mantiene al Universo en constante Movimiento y Actividad.

Por último, podemos afirmar categóricamente, que la FUERZA DE VOLUNTAD EN EL HOMBRE, es el factor que lo inspira y lo conduce a través de las vicisitudes de la vida, hacia el PROGRESO; puesto que ya sabemos que invariablemente, lo posibilita para entrar de lleno en la lucha, por el BIENESTAR de su existencia; lo que indica, de manera categórica, que en esa forma ha conseguido MODELAR SU MATERIA, imponiendo su VOLUNTAD, para poder ser útil A SÌ MISMO, para lograr servir a sus SEMEJANTES, y para admirar y VENERAR AL SER SUPREMO.