miércoles, 2 de noviembre de 2016

HERMETISMO TOTH

 

TOTH

Toth es un personaje histórico concreto, que llevó a cabo su ascensión hace 52.000 años. Durante un período de 16.000 años fue el rey de la Atlántida, con el nombre de Chiquetet Arlich Vomalites. Permaneció en la Tierra ocupando el mismo cuerpo hasta el 4 de mayo de 1991. Pudo habernos abandonado antes -ya que así lo hacen muchos maestros- pero decidió quedarse entre nosotros, en compañía de un pequeño grupo. Sabiendo, sin el menor asomo de duda, que todas las cosas se hallan interrelacionadas, y que hay un espíritu Único que lo gobierna todo, Toth prefirió quedarse aquí como maestro. Durante un período aproximado de 2.000 años viajó a distintos planetas.

En uno de ellos se quedó durante unos cien años, observando y aprendiendo los mecanismos de actuación de sus habitantes; y, posteriormente, regresó aquí. Se prometió permanecer en la Tierra hasta que lográramos alcanzar un cierto nivel de conciencia. Una vez conseguido ese nivel, Toth dejó nuestro planeta el 4 de mayo de 1991, como ya se ha dicho. Evidentemente, lo que sucedió antes, durante y después de la Guerra del Golfo, significó la culminación de un proceso. Por primera vez en 16.000 años, la luminosidad del planeta es más intensa que su oscuridad. Aunque no lo veamos, el equilibrio del poder ha sufrido un cambio, y las leyes se han trastocado.

Ahora, cuando la negatividad se resiste a la luz, que es su verdadera naturaleza, en lugar de sobre ponerse a ella, le proporciona más potencia y, de esta forma, nos hacemos más fuertes. ¡Increíble! La obra más trascendental realizada por Toth fue la creación del alfabeto y, consiguientemente, de la escritura en nuestro planeta. En Egipto se le llamó «el escriba», pues fue él quien transcribió toda la historia antigua.

Ésta fue la razón por la que Drunvalo Melchizedek, fuera enviado a él.

La mayor parte de la información recogida por Drunvalo sobre nosotros y nuestra propia historia procede de Toth. Éste siempre dejó bien claro que sus informaciones no podían ser exactas en un cien por cien, pero que se hallaban muy próximas a lo que en realidad había sucedido. Drunvalo Melchizedek vio a Toth por primera vez en 1972. Por entonces estaba estudiando alquimia -la ciencia que trata de convertir el mercurio o el plomo en oro-, no con el objeto de hacerse rico, sino para poder estudiar las reacciones químicas. Todas estas reacciones tienen sus propias correspondencias en la vida real, ya sea en un nivel o en otro. Al comprender la química y la forma en la que los átomos se combinan para formar moléculas, y el modo en que esas moléculas se recombinan, uno puede estudiar con mucho detalle todo el complejo sistema operacional. La verdadera alquimia es, ante todo, una forma de comprensión de cómo nuestro nivel de conciencia puede alcanzar la conciencia crística. Drunvalo estuvo estudiando estos métodos alquímicos con la ayuda de un maestro. Cierto día ambos se encontraban realizando

una meditación con los ojos abiertos. Al cabo de una hora, el maestro de Drunvalo desapareció de la habitación. En cuestión de dos o tres minutos se formó, justo enfrente de Drunvalo, un cuerpo humano completamente distinto. La persona aparecida era de corta estatura, pues no mediría más de un metro sesenta y cinco, y aparentaba unos setenta años de edad. Su apariencia era la de un antiguo egipcio, y vestía muy sencillamente. Drunvalo recuerda muy especialmente sus ojos, que semejaban los de un niño pequeño, llenos de suavidad y ternura. El recién aparecido le dijo a Drunvalo que en el universo faltaban tres átomos y que deseaba que Drunvalo los encontrase. Drunvalo vivió una experiencia, que prefiere no describir, por la cual comprendió lo que se le quería decir.

Toth le saludó respetuosamente, le dio las gracias y desapareció. Pocos minutos más tarde regresó el maestro alquimista. Éste no sabía nada de lo sucedido; en realidad, creía haber permanecido en la habitación todo el tiempo .Drunvalo no supo entonces que la persona que se le había aparecido era Toth, y no volvió a verlo hasta elprimero de noviembre de 1984. A partir de ese momento ambos empezaron a comunicarse de forma regular durante varios meses. De todos modos, y para regresar de nuevo a nuestra historia, diremos que Toth juntamente con Ra y Araaragot, que también fueron antiguos reyes de la Atlántida, consiguieron el formato de la conciencia crística y regresaron a Egipto. El motivo por el que escogieran ese país (que era conocido como Kem) se debió a que un eje de la llama que contenía el óvulo de nuestra conciencia colectiva surgía en aquella zona. Era de esperar, por tanto, que algún día el entramado asociado con aquel punto haría madurar allí una conciencia crística. Excavaron un agujero exactamente debajo del eje, el cual se extendía a través de toda la Tierra, hasta el óvulo de nuestra conciencia. Uno de los extremos de este eje surge en Egipto, y el otro extremo lo hace en la otra punta de la Tierra, en Moorea, una pequeña isla cercana a Tahití. Según dijo Toth existe un vórtex o espiral en ambos extremos del eje, y la sombra que forma en el suelo recuerda la de una espiral logarítmica .

Entonces decidieron construir tres pirámides en esa espiral. El objeto inicial de estas pirámides fue el de activar nuestra conciencia, desde el primer nivel a través del nivel medio (en el que nos encontramos ahora) para acceder al tercer nivel de la conciencia crística.

Era un instrumento destinado a una iniciación planetaria, específicamente diseñado para llevar a una persona de cuarenta y cuatro más dos cromosomas, a la conciencia crística y estabilizarla en ella. Según Toth, las pirámides fueron construidas con la mente y con el corazón, y constituyeron una manifestación de la memoria existente en el nivel de la cuarta dimensión.

Su construcción, desde la base hasta la cúspide, se realizó en un plazo de tres días, bien entendido que se trataba de tres días de la cuarta dimensión. El tiempo equivalente en nuestra tercera dimensión era mucho mayor, tal vez unos cuantos años. Unieron la propia conciencia de nuestro modelo evolucionario con la espiral logarítmica. Muy por debajo de las pirámides construyeron una pequeña ciudad santa, que podía albergar unas diez mil personas, y la cual, vale la pena decirlo, todavía se encuentra allí. Toda forma de vida existente en el planeta posee una red de circuitos interconectados. Incluso si ciertas especies solamente existen en un determinado punto geográfico, su red de circuitos se extiende por todo el planeta. Estas redes abrazan una extensión que va desde unos veinte metros por debajo del nivel del suelo, hasta unos setenta kilómetros aproximadamente, sobre nuestra superficie terrestre.

Si se lograra verlas sobre impresionadas, se percibiría una especie de luz blanco-azulada que surge de la Tierra. La forma de vida más avanzada, inteligente y antigua de nuestro planeta la constituyen las ballenas. Le siguen los delfines y, después, los humanos. Creemos ser la especie más avanzada, pero tanto las ballenas como los delfines se encuentran muy, pero muy por delante de nosotros. Nos consideramos superiores porque podemos crear objetos y demás cosas físicas.

Pero tal capacidad, no es más que el impacto dejado en nosotros por la rebelión luciferina que nos llegó de Marte. Las formas más evolucionadas de vida no necesitan crear cosas externas. Hacen todo cuanto necesitan a nivel interno. Las ballenas se encuentran en este planeta, vivas y conscientes, desde hace quinientos millones de años Albergan en sí la memoria del planeta. Por esta razón la película
Star Trek IV

se ocupó tanto de ellas. Sin las ballenas careceríamos de memoria, estaríamos perdidos. La especie de los delfines tiene una longevidad de aproximadamente treinta ycinco millones de años. Durante cierto tiempo, incluso salieron de las aguas y caminaron por tierra firme, pero decidieron regresar a su medio original. Los delfines poseen manos dentro de su cuerpo, manos humanas. El paralelismo existente entre estas criaturas y nosotros es sorprendente. Son mamíferos, no peces, y los dos hemisferios de su cerebro funcionan en un cien por cien. Cuando duermen, desconectan la mitad de su cerebro.

En nuestro caso, sólo una parte del cerebro trabaja sistemáticamente; la otra parte se halla bloqueada. Y para eso, sólo empleamos de un cinco a un diez por ciento de la parte en activo. Así pues, desde el punto de vista de los delfines, no sólo nos encontramos dormidos, sino que somos realmente inconscientes. Cuando, de forma absolutamente insensata, nos dedicamos a masacrar ballenas y delfines, realizamos un mal trabajo. Estas criaturas se encarnan automáticamente en sus cuerpos respectivos, en el sistema estelar de Sirio. Son nuestros colegas y sienten una gran simpatía por nuestra condición humana.

Hay tres redes de circuitos para la conciencia humana alrededor del planeta. La primera es de cuarenta y dos, más dos; aquella en la que nos encontramos ahora, es de cuarenta y cuatro, más dos; y a partir del 4 de febrero de 1989 hay también una tercera, que es la conciencia crística, de cuarenta y seis más dos. Sin esa red de circuitos ningún planeta puede acceder a la conciencia crística. Así pues, esto es lo que estuvieron preparando Toth, Ra y Araaragot. Empezaron a hacer geomancia sobre la superficie terrestre para crear de forma sintética la red de circuitos que permitiese una conciencia crística; la cual, a su vez, nos facilitaría el vehículo con el cual podríamos acceder a un nivel superior de conciencia. Este trío de maestros hizo una perforación que se alineaba de forma directa con el eje invisible de nuestro óvulo de conciencia. Después dejaron en el exterior tres pirámides, un importante proyecto geomántico. Posteriormente situaron 83.000 lugares sagrados por todo el planeta.

Todos estos sitios fueron totalmente creados en el nivel de la cuarta dimensión, de manera que es imposible que ninguna organización turística actual de la Nueva Era pueda localizarlos, para llevar hasta ellos a los interesados. Después, y durante un período de 13.000 años, requirieron los servicios de los humanos de todas las razas para que construyeran en un determinado lugar la consabida iglesia o catedral, en otro una pirámide, a fin de establecer un módulo operacional en cada uno de esos lugares energéticos. Los científicos pueden comprobar todavía que todos esos sitios sagrados del planeta se encuentran bien sea sobre un plano logarítmico o sobre una espiral Fibonacci, conectados matemáticamente y orientados de acuerdo con aquel primer lugar originario de Egipto. Esa zona egipcia, descubierta muy recientemente, recibe ahora el nombre de cruz solar. La Asociación para
la Investigación e Iluminación de Virginia considera que ése es uno de los lugares más importantes de Egipto.

Además de lo que los maestros realizaron en Egipto, también nos transmitieron el segundo nivel de conciencia -aquel en el que ahora nos encontramos- como un paso inarmónico intermedio en el camino del tercer nivel, o conciencia crística. Aceleraron este proceso introduciendo la invención de la escritura, lo que hizo que perdiéramos nuestra capacidad de ensoñación, o unidad de memoria. Antes de esto, la escritura no era necesaria, ya que el recuerdo era total e instantáneo. El segundo nivel de conciencia, el estadio inarmónico en el que ahora nos hallamos, es necesario toda vez que la vida no está diseñada todavía para pasar directamente del primer al tercer nivel. No obstante, este segundo nivel es como un corsé que uno tiene que ponerse y quitarse lo antes posible, debido a que si la civilización permanece con él demasiado tiempo, el planeta correría un grave peligro de destrucción. En todo caso, no podemos abandonar este nivel demasiado pronto. El complejo arquitectónico de Egipto del que he hablado, fue construido doscientos años antes del diluvio y del cambio sufrido por el eje planetario. En cualquier caso, se trataba del
DILUVIO, aquel diluvio al cual Noé sobrevivió en su arca. Inmediatamente antes del cambio de los ejes y del diluvio, Toth voló hacia la Esfinge .Ésta constituye el monumento más antiguo del planeta que, en la actualidad, se encuentra a más de un kilómetro bajo tierra y constituye una gran nave espacial. Toth explicó todo esto, juntamente con mucha de la información que se ofrece en este capítulo, en un antiguo documento titulado
The Emerald Tablet (La Tabla Esmeralda).

Según Toth, esa nave se utiliza para protegernos. Asegura que siempre que nos aproximamos a un cambio de polos nos volvemos extremadamente vulnerables, debido a que atravesamos un periodo de tres-días-y-medio, periodo en el que el campo magnético del planeta queda colapsado. En ese momento, la parte oscura hace su aparición y pretende ejercer su dominio. Tal hecho ha sucedido siempre con total precisión a lo largo de los cinco millones y medio de años de nuestra historia. Pero en todas esas ocasiones siempre surgió un ser de gran pureza que encontró la nave espacial y la elevo, llevándola al lugar que había deseado. Tiene que tratarse de una persona que haya alcanzado la conciencia crística, de manera que lo que piense o sienta pueda manifestarse de forma instantánea. Esta acción logra que siempre se pueda evitar el dominio de la parte oscura. A medida que nos acercamos a un cambio polar, la nave espacial ya se encuentra dispuesta.

En 1989, una mujer del Perú alcanzó la conciencia crística, subió a la nave y pensó lo siguiente:

«Los Grises están a punto de padecer una enfermedad terminal que sólo se encuentra en la Tierra».

Y, sorprendentemente, esto fue lo que de inmediato empezó a suceder. A finales de 1992, los Grises desaparecieron, uno a uno. Su único recurso era salir en estampida de aquí; no podían permanecer en la Tierra por más tiempo. Volviendo al tema de la astronave, no quisiera que se crease ningún malentendido sobre ella. Esta nave espacial sólo tiene un grosor de tres a cinco átomos, es plana en su base y techo, su longitud de un extremo a otro es similar a la de dos edificios, y tiene forma circular. Está diseñada para entrar y salir de su merkaba. Generalmente se halla en un super tono más alto que cualquiera de los que se puedan encontrar en la Tierra, y por eso es capaz de permanecer a más de un kilómetro bajo la superficie terrestre .Después de que los marcianos fracasaron con su experimento en la Atlántida, se produjo un periodo de unos 4.000 años, aproximadamente, en el que la vida en la Tierra fue cada vez más caótica.

El planeta se acercaba a una época de la precesión de los equinoccios, en que se iba a producir un cambio de polos; esto ocurría hace aproximadamente unos 12.500 años. Entonces Toth puso en movimiento la nave espacial, regresó a la isla de Undal, en la Atlántida, y allí recogió a unos mil seiscientos maestros. Dice Toth que apenas se habían elevado unos trescientos metros del suelo, cuando se hundió Undal. Era la última región de la Atlántida que quedaba por sumergirse. Entonces él y los maestros regresaron a la Gran Pirámide, puesto que el campo magnético de la Tierra había colapsado. Este colapso duró el ya citado periodo de tres-días-y-medio.

Con él se llevó nuestra memoria. Nuestra memoria colectiva se halla en una dependencia directa del campomagnético de la tierra; de manera que, si éste colapsa, no tenemos idea de quiénes somos. Es el regreso alestado salvaje. Pero si uno puede dominar el merkaba, le es posible crear su propio campo magnético, partiendo de los campos antirotatorios de luz, y retener de ese modo la memoria. Los maestros aterrizaron en la cima de la Gran Pirámide, que había sido construida de forma que constituyese una plataforma perfecta para la nave espacial.

Allí crearon un merkaba, del que partía un gran campo energético anti-rotatorio, que se extendía a lo largo de más de dos millones de kilómetros por el espacio. Durante el periodo crítico de los tres-días-y-medio, en los cuales se producía el cambio polar, los maestros controlaron el eje, la inclinación y la órbita del planeta. De hecho, cambiaron la órbita terráquea; se estableció una periodicidad de 360 días, que actualmente se ha convertido en 365 días y cuarto.

Los maestros permanecieron en la nave espacial durante el período que duró el colapso del campomagnético, y cuando éste hubo pasado se encontraron con un mundo completamente nuevo. "La Atlántida había desaparecido, algunas partes de lo que hoy constituyen los Estados Unidos habían emergido de las aguas, y el planeta poseía un nivel muy diferente y notoriamente más reducido del que había poseído antes. Por este motivo los arqueólogos no logran encontrar evidencias de lo sucedido. Buscan siempre en la vibración equivocada.

Los maestros penetraron en la Gran Pirámide por un túnel circular que les conducía a la ciudad subterránea. Ra se quedó en ella con un tercio de los maestros, entre los que se encontraba Tat, el hijo de Toth. Posteriormente, se formó en esa ciudad subterránea la hermandad de Tat, que fue convirtiéndose en una gran comunidad de seres inmortales que siguen viviendo allí actualmente. Entonces la nave espacial voló hacia el lago Titicaca, y a la isla del Sol.

Allí desembarcó Toth, acompañado por otro tercio de sus compañeros, y fundaron el imperio de los incas. Seguidamente la nave viajó al Himalaya, en donde desembarcó Araamagot. El resto de los maestros regresaron a la esfinge, condujeron la nave a su correspondiente super tono vibratorio, de forma que pudiera atravesar la Tierra, y descendieron a una estancia circular, situada aproximadamente a mil trescientos metros bajo la superficie, en donde la nave ha permanecido hasta 1989 Estos tres lugares -la ciudad subterránea, la isla del Sol, y el Himalaya- fueron escogidos por razones muy específicas, vinculadas a la geomancia planetaria, establecida por los maestros para lograr la red de circuitos energéticos de una conciencia crística sintética de la Tierra. Los egipcios se convirtieron en el punto
Masculino de esta red, mientras que los mayas-incas constituyeron la parte femenina de esa misma red. Por su parte, los del Himalaya representaron el punto neutral.

HERMETISMO
TOTH

Pilar Zubillaga agregó
Toth es un personaje histórico concreto, que llevó a cabo su ascensión hace 52.000 años. Durante un período de 16.000 años fue el rey de la Atlántida, con el nombre de Chiquetet Arlich Vomalites. Permaneció en la Tierra ocupando el mismo cuerpo hasta el 4 de mayo de 1991.
LAS TABLAS DE ESMERALDA.
La Gran Pirámide de Egipto ha sido y es todavía un templo de iniciación en los misterios. Jesús, Salomón, Apolunio y otros fueron iniciados ahí. Esto se hizo en 1925 y solamente ahora se tiene el permiso para que parte de eso sea publicado. Se espera que muchos se burlen. No obstante, el verdadero estudiante leerá entre líneas y ganará sabiduría. Si la luz está en ustedes, la luz que está grabada en estas tablas responderá. Ahora, una palabra de cómo es el aspecto material de las tablas. Consisten de doce tablas verde esmeralda, formadas de una sustancia creada a través de transmutación química.
En Egipto los maestros ascendidos utilizaron la codificaciòn genètica de Osiris de cambiar los cromosomas para mostrar a otros el camino de la ascensiòn, desarrollaron un sistema de 42 fueron llamados Neter conocido como Anubis, habian 42 y dos Neter que eran representativos de los cromosomas humanos, cada uno de ellos mostraron una forma especìfica
de la vida o de la experiencia humana y la gente seguia su entendimiento para aprender màs sobre la vida o de su realidad, el problema se desarrollò cuando tànto el alto Egipto y el bajo se separaron de si mismos y el significado de èstos Neter se perdieron y con el tiempo los dibujos de èstos Neters cambiaron junto con sus significados, la gente no tenian idea de lo que significaban, despuès se puso peor cuando el rey de Egipto Menes fusionò al alto y bajo Egipto
en un paìs unificado de creencias y lleno de Dioses separados de su pròpia divinidad y de Diòs.