lunes, 28 de enero de 2013

Aprendamos a leer y discernir masónicamente
Fraternalmente Vicente Alcoseri

La grandeza de la Francmasonería recae en actuar como vehículo para la sociedad para su mejoramiento, individual y colectivo. Se dice la masonería antes era secreta, ahora por decreto de algunos infiltrados en Logia la masonería es discreta. A esto alguien ajeno a la Orden argumentará, pero, de secreta a discreta ¿qué? me dejan ustedes en lo mismo, si es secreta no dirán nada, si es discreta tampoco. No se llega a nada con argumentos meramente semánticos: velada, discreta, oculta, secreta. Ahora si es discreta o secreta son sinónimos. Es como decir mi tía es muy discreta, si le cuentas tus secretos, no los dirá. El Landmark 23° define a la Masonería como una Sociedad Secreta, en últimas fechas se ha mencionado erróneamente que la Masonería ya no es más una Sociedad Secreta, que ahora es sencillamente una Sociedad Discreta. ¿Qué verdad hay sobre esto? La Masonería Discreta es la invención de la Masonería Irregular y acomedida al mundo de los profanos, y de los infiltrados ajenos a la Institución en las filas de la Masonería Regular. El secreto de nuestra institución, es un muy importante e inalterable Landmark. Landmarks que han sido por muchos siglos editados y reeditados prácticamente en todos los idiomas y lenguas. Para algunos se dificulta definir qué se entiende por “Sociedad Secreta”. Si el término se refiere, como probablemente en el lenguaje estrictamente comprensible y lógico se debiera, a aquella asociación cuyos designios se esconden de la vista del público y cuyos miembros son desconocidos, operando en secreto sus secretos y cuyas actividades son cuidadosamente resguardadas de la penetración de los ajenos a la orden, entonces claramente la Masonería es una autentica Sociedad Secreta. Es verdad que los nobles principios de la Orden Masónica se proclaman públicamente, así también los masones presumen sus principios como una cosa que debe ser difundida abiertamente; muchos masones son conocidos por la comunidad, porque para muchos masones es un honor ostentarse así al mundo. Así se puede entender a la Masonería como una Sociedad Secreta, y éste término más popularmente comprendido , una sociedad en la cual hay una cierta clase de conocimientos, ya se entienda por su método de reconocimiento y enseñanzas esotéricas, los que se comunican solamente a aquellos que hayan pasado no sólo por una forma de iniciación establecida, sino por años de labor masónica, siendo la forma en sí misma oculta y misteriosa, en este sentido así nuestra Francmasonería, indudablemente, una autentica sociedad secreta. Ahora, esta forma de secreto masónico es una forma inherente a ella, existiendo con ella desde su remota fundación, y sujeta por antiguos e imborrables Landmarks. Desnuda Nuestra Tan Amada Orden Francmasónica de su carácter Secreto, perdería su identidad, y por consiguiente dejaría de ser Francmasonería. Cualquier objeción, que desde luego se le hiciere a la institución a consecuencia de ser secreta y sin embargo para que algunos hermanos inhábiles han estado en tiempo de prueba algunos años, por el caso de conveniencia a desnudarla de su carácter secreto, será siempre y posible el hacerlo así, aún cuando no tuviéramos el Landmark 23° ante nosotros como un obstáculo insuperable, por tal cambio de su carácter sería un suicidio social, y la muerte de la Orden, aún así resucitaría, porque la Masonería aun tendría secretos más profundos, y así mismo los ajenos a la Orden no tendrían ni el afán, ni la pericia para comprenderlos y mucho menos para aplicarlos. Nosotros la Masonería como Sociedad Secreta , hemos vivido sin cambios por siglos, y como sociedad abierta, y simplemente discreta no duraríamos como Sociedad por muchos años. Por lo tanto la Masonería debe de dejar de ser Discreta, para ser de nuevo una Sociedad Secreta. El éxito de Nuestra Asociación Masónica se funda sobre principios y normas básicas Desde el principio de su existencia, la sociedad de los francmasones ha tenido el privilegio de atraer sobre ella la atención del mundo; ha agitado y ocupado los espíritus analíticos de las mentes más hábiles, y despertado un interés temeroso entre académicos y clérigos. Sin protección de ninguna especie, ni del Estado ni de la Iglesia, tolerada apenas en ciertos países, perseguida cruelmente por dictaduras fascistas y por totalitarismos tanto de derecha como de izquierda, oprimida o inquietada por el comunismo soviético, infiltrada por personas con intereses nefastos, a pesar de todo ello, sin embargo, se ha elevado , en el espacio de algunos pocos siglos desde un circulo modesto compuesto por iniciados fieles y decididos, a la categoría de una Sociedad Poderosa e Influyente que, extendida por todo el Mundo, cuenta con centenares de miles de asociados que pertenecen a todas las naciones y que tienen diversas creencias, y que, a pesar se han unido libremente y de buena fe con el objetivo de elevarse, lejos del tumulto e inspirándose en una mutua y bienhechora influencia, su espíritu y su corazón hacia una idea “La más pura y la más clara de la humanidad” A pesar de todo lo que se ha inventado y proyectado para destruir a tan útil asociación, y para entorpecer su acción y su fraternal actividad, y para hacer sospechosas sus tendencias, la verdad es que constante y progresivamente se ha sostenido, se ha extendido y se ha desarrollado, contribuyendo siempre, durante el curso de los tiempos, al perfeccionamiento de la vida social haciendo sentir muchas veces su saludable influencia sobre la moral pública y sobre la educación de los pueblos. El éxito de Nuestra Asociación se funda sobre principios y normas básicas, que hemos seguido al pie de la letra, entre ellos se encuentra el Secreto como norma y a la Fraternidad como principio, si éstos, Nuestra Tan Amada Orden fracasaría. Fraternalmente Alcoseri