miércoles, 10 de diciembre de 2014

EL TEMPLO MASÓNICO Y SUS SÍMBOLOS


Daremos inicio a estas reflexiones sobre el Simbolismo del Templo, revisando previamente algunos conceptos, muchas veces mal interpretados por quienes pertenecemos a esta Augusta Orden. Me refiero a los términos LOGIA y TEMPLO.

Ambos términos los analizaremos brevemente desde el punto de vista EXOTERICO y desde el punto de vista ESOTERICO.

LOGIA MASÓNICA

EXOTERICO.

Es el conjunto de personas que integran la familia masónica. Al igual que la Iglesia, que es sencillamente la congregación de sus feligreses, la Logia no es un LUGAR FISICO, sino la asociación o sumatoria de aquellas personas que realizan el trabajo masónico, es decir, el intento de continuar el camino que emprendieron en el momento de su Iniciación Masónica. Única manera, - por supuesto - de alcanzar la verdadera iniciación, pues es innegable que la ceremonia dedicada a este propósito, está constituida solamente por una serie de símbolos que se le ofrecen al Recipiendario, para que él, con el trabajo tenaz e ininterrumpido, alcance la Iniciación Real.

ESOTERICO.

La Logia es la congregación del ejército de virtudes que se unen y se disponen a la lucha en contra de los instintos, de los vicios y de las pasiones que le esclavizan y le han robado su reino.

TEMPLO MASÓNICO

EXOTERICO

Es el edificio, la estructura física, en el cual se reúnen los masones para avanzar en el sendero hacia la perfección.

ESOTERICO

Desde este punto de vista, podemos señalar que el Templo Masónico es el Cuerpo Humano, donde mora el Ser, la Esencia Infinita, el Espíritu o Dios. Se le llama Templo porque no es otra cosa que el santuario que utiliza la Divinidad (el hombre es la chispa divina con los mismos atributos del Creador) para manifestarse en este universo físico.

Diferencias entre Logia y Templo.

Desde el punto de vista EXOTERICO existe una diferencia palpable, pues una cosa es el conjunto de Hermanos que se congregan para crecer en sabiduría y virtud, y otra muy diferente es el lugar donde se reúnen.

Sin embargo, cuando observamos las cosas desde el punto de vista que está mas allá de las apariencias, (ESOTERICO) nos damos cuenta que no existen diferencias, pues así como es arriba es abajo, o sea, que tanto las personas que se reúnen, como las paredes del Templo, en el cual trabajan, no son otra cosa que ENERGIA CONSCIENTE E INTELIGENTE. Todo en este universo es una y exclusivamente esa Energía que mantiene cada cosa exactamente en su lugar en que debe estar. Cada Ser Humano crea su propio universo, y lo sigue creando hasta el día en que decide partir, para luego volver a crear otro universo nuevo, a la medida de sus necesidades espirituales.

Que contiene una Logia y que, el Templo Masónico.

La Logia siendo la congregación de los Hermanos, que no son otra cosa que pequeños universos, contiene todas las virtudes y todas las buenas intenciones de sus miembros en sus luchas por alcanzar la Maestría sobre si Mismos. Ella es entonces, la sumatoria de las Luces de todos y cada uno de sus miembros. También en la Logia se encuentran simbolizadas todas las manifestaciones del universo físico, que a la larga, vistas desde el punto de vista esotérico, solo reflejan la inmensidad espiritual que se encuentra en el interior del Ser Humano.

El Templo por su parte está lleno de Símbolos y Alegorías que sirven para recordarle a los Hermanos su origen celestial (por darle un nombre) y que dentro de su propio cuerpo hay tantas estrellas o más que las que se encuentran esparcidas en el espacio infinito.

A estos Símbolos le dedicaremos algunos minutos de nuestra exposición, no sin antes dejar bien asentado, - bien claro - que la palabra Templo implica el concepto de SAGRADO. Un Templo puede situarse fuera de nosotros mismos o puede encontrarse, en nuestra interioridad, quedando siempre invariable esa condición de SAGRADO.

EL TEMPLO MASÓNICO. SUS ESPACIOS FISICOS

El Templo Masónico (Exotérico) por lo general está constituido por una serie de espacios entre los cuales podemos destacar los siguientes;

1.- CUARTO DE REFLEXIONES.

Representa el planeta tierra en el que nacemos, morimos y encontramos el reposo eterno. EL Q:.H:. Pedro Barboza de la Torre, Gran Inspector General de la Orden, en una de sus importantes obras manifiesta que este simboliza en primer lugar a la Materia que es la base de los seres y que se ofrece a los sentidos en diferentes estados. Representa también el centro de la tierra y la matriz de la madre, donde el nuevo ser se forma y se prepara para nacer. Allí muere el hombre para los vicios y las pasiones y nace para practicar la virtud, la sabiduría y el bien.

2.- SALON DE BANQUETES.

Sitio destinado para la celebración de reuniones de tipo social.

3.- CAMARA DE MAESTROS o CAMARA DEL MEDIO.

Lugar donde los Maestros Masones realizan sus trabajos.

4.- SALA DE PASOS PERDIDOS.

Lugar donde se concentran los Hermanos antes de entrar al Templo propiamente dicho o lugar de trabajo (Cámara). Es el sitio donde deben ser recibidos los Visitadores antes de ser anunciados. Es allí y no dentro del Templo donde se firma el Libro de Asistencia y la Plancha Convocatoria o de Citación. También es allí donde los Hermanos debemos colocarnos nuestros Mandiles, Collarines y demás condecoraciones.






5.- ATRIO.

Es la línea o espacio físico que separa el mundo profano del sagrado, pues es en este lugar donde los masones se recogen y se concentran, antes de entrar al Templo. Es según Juan Carlos Daza, en el Diccionario de la Francmasonería el “umbral del Templo y simboliza el espacio de transito y de unión, que separa lo exterior de lo interior y es donde se espera en recogimiento, a ser acogido o introducido”.

Para Lorenzo Frau Abrines, - para citar otro autor, - es el espacio o sala que se halla delante de la entrada o puerta del Templo en donde se celebran los trabajos. Algunos autores lo llaman Parvis, que según ellos es la pieza que precede al Templo.

6.- TEMPLO O CAMARA. Sus Símbolos

El Templo es un lugar cerrado donde se realizan los trabajos masónicos en el grado de Aprendiz, que tiene la forma de un paralelogramo o cuadrado oblongo, extendido de Oriente a Occidente, es decir en dirección de la Luz; su anchura es del Norte al Sur; su profundidad es de la Superficie, al Centro de la Tierra y su altura del Cenit al Nadir, porque la Masonería es sencillamente Universal y el Mundo es una Logia.

El Templo no tiene ventanas, por cuanto no debe recibir luz de afuera, sino exclusivamente de adentro y solo una puerta de entrada ubicada en el occidente, pues el hombre entra y sale de este mundo por una sola puerta.

El Templo Masónico, nos dice Juan Carlos Daza, “es la matriz, es el Athanor hermético, donde se renace a la vida espiritual mediante la correcta utilización de los símbolos y las ciencias, los cuales operan como portadores de un mensaje que nos regenera, en tanto que interiorizamos su significación espiritual, y operan de útiles o herramientas para edificar nuestro templo interior, el cual vive dentro de la dialéctica del movimiento del mundo, de su creación y de su destrucción”.

Por su parte Orlando Solano Barcenas, hace una interesante descripción en su obra La Logia Universal. (cito). “El Templo masónico no es la simple delimitación arquitectónica de un espacio cualquiera, sino la consagración simbólica de un espacio considerado sagrado.

Por sagrado no debe entenderse religioso. La respetabilidad del templo o su sacralidad, hacen que este lugar participe de una serie valores culturales, éticos y simbólicos que lo convierten en el reflejo de una cosmovisión propia del pensamiento masónico....”.

El Templo, - antes de que procedamos a entrar en él, - “como lugar respetable permanece separado del nivel de la experiencia corriente, banal o cotidiana. En otros términos, permanece separado de lo profano y de las indiscreciones del mundo exterior”. Dentro del Templo, lógicamente no se debe fumar, comer ni beber y siempre hay que penetrar en él, con las insignias del grado debidamente colocadas, en silencio y respeto, evitando todo tipo de tertulias, por cuanto es un lugar destinado al trabajo interior.

Al respecto el Dr. Serge Raynaud de la Ferriere en el Libro Negro de la Francmasonería destaca que “frecuentemente el Templo no corresponde sino a un simple nombre, en vez de poseer todas sus cualidades; en efecto el Santuario debe estar glorificado de la presencia del G:.A:.D:.U:. y por lo tanto no es solo el ritual parafraseado lo necesario sino un ambiente muy especial”.

Como señalamos antes, el Templo Masónico solo tiene un lugar para ingresar, de manera que vamos ahora a penetrar en él, para ello hablemos en primer termino de La Puerta, que como su nombre lo indica es el lugar de entrada o de salida de todo aposento cerrado o también el elemento arquitectónico que facilita el paso entre dos áreas separadas por algún tipo de cierre. Desde el punto de vista masónico es la abertura que comunica dos mundos, es decir el mundo profano y el mundo sagrado.

Juan Carlos Daza, “La puerta de la Logia es por si misma un templo; sus dos columnas y el alquitrabe representan el ternario y el elemento fundamental de toda construcción. Este mismo autor manifiesta que “en la ceremonia de iniciación, el recipiendario traspasa la primera puerta, al ser despojado de los metales..... Esta puerta es muy baja, no como signo de humildad, sino para señalar la dificultad del paso a una vida nueva como el niño que viene al mundo y comienza a aprender a andar avanzando primero a gatas”.

Jorge Adoum, en las Llaves del Reino Interno: “La puerta del templo es la primera estancia en la Iniciación Interna; para aprender los misterios del espíritu, se debe entrar al templo interior en donde están los ocultos tesoros”.

Orlando Solano Barcenas, en La Logia Universal. “Su forma, su situación y su orientación, traducen una serie de escogencias de valores espirituales y culturales que, en su simbolismo, sirven para diferenciar el espacio sagrado del Templo Masónico”. Fija la derecha y la izquierda del Templo, direcciones simbólicas que traducen, la base del triangulo que fija la jerarquía del Taller. Representa la aurora, porque en su umbral, participa también de la sacralidad al separar y definir el interno territorio sagrado, vedado a los intrusos, a los profanos”.

En el Templo de Salomón, según queda establecido en el Libro Primero de los Reyes, al igual que en la mayoría de los templos o antiguos santuarios, cuyas características eran similares, había un Pórtico o Ulam de 20 codos de ancho, por 10 de largo y 30 de alto, además del Lugar Santo o Heijal o Hekal y el Sancta Santorum o Debir.

Delante del Pórtico habían dos grandes columnas de bronce o revestidas de él, que constituían la Puerta del Templo, que no tenían razón estructural alguna y cuya intención era estrictamente simbólica”.

Del análisis de estos conceptos y el de muchos otros autores, como Edgar Perramon, en el Breve Manual Masónico, quien expresa que “A la entrada, estaban dos columnas, B (la fuerza) y J (la belleza) sobre las cuales se encontraban el Universo y una Granada ligeramente abierta como símbolo de la madurez”. Raymond Capt, en el Templo del Rey Salomón; en Mis Tres Pasos de Pedro Camacho Roncal; también Jorge Adoum, en El Aprendiz y sus Misterios refiere que “entre ambas columnas se halla la puerta del Templo”. Alec Melor en su obra La Encrucijada de la Masonería, Tomo II, dice que “La puerta de la Logia se halla a Occidente, es decir, frente al Oriente, entre dos Columnas con capiteles ornados de lis y coronados de manzanas y granadas simbolizando la familia”; podríamos entonces considerar que la Puerta del Templo Masónico esta constituida por las dos Columnas (B y J) y que el espacio entre la puerta física y estas dos columnas podría ser el Atrio. Sin embargo otra consideración nos podría llevar a pensar que las dos columnas sean colocadas una a cada lado de la puerta.

En todo caso QQ:.HH. lo interesante de estas reflexiones es que avancemos en la investigación de este interesante tema, que seguramente cambiaria en parte el Simbolismo de la Puerta del Templo Masónico. Citar el ejemplo de una Tenida realizada en el Gran Templo y dar énfasis a la ubicación de los Guarda templo y el Primer Vigilante.

COLUMNAS

En el Templo Masónico, encontramos las columnas bajo diversas formas. Sin embargo hoy daremos mayor énfasis a las dos columnas que como antes expresamos constituyen la Puerta del Templo, es decir las columnas B y J. Estas son construidas de bronce o imitación de este metal, de Orden Corintio, sobre cuyos capiteles se encuentran granadas entreabiertas y lirios, sobre cada una de ellas una esfera, la primera terrestre para simbolizar la materia, lo inferior, y la otra una esfera celeste para representar el espíritu o sea lo superior. En la primera, o sea la B, se ubica la terrestre y en el capitel de la otra – J – la esfera celeste. Estas columnas demarcan el sitio de trabajo de los Aprendices y los Compañeros y recuerdan las columnas que adornaban la entrada del Templo de Salomón, en Jerusalén.

De acuerdo con estudios realizados se estima que estas columnas como antes se indicó eran totalmente huecas y en su parte posterior, para que no fuesen observadas desde la entrada del Templo, tenían tres (3) pequeñas puertas, una sobre otra, que servían como cajas para los archivos, para guardar el Libro de la Ley y otros documentos.

Estas dos columnas según Aldo Lavagnini “Representan los dos principios complementarios, humanizados en nuestros dos ojos, en la cualidad manifiesta en casi todos nuestros órganos, en los lados derecho e izquierdo de nuestro organismo y en los dos sexos que integran la especie humana y se reflejan en todos los reinos de la vida y de la naturaleza”.

C. W.Leadbeater: Estas dos columnas están colocadas a la entrada del templo por cuanto por ella había de pasar quien procedente del profano mundo de la vida ordinaria entraba en el superior mundo de la logia, y bajo este aspecto simbolizaban el vencimiento en la naturaleza inferior de la turbulencia de las personales emociones y la velocidad de la mente concreta.

Serge Raynaud de la Ferriere, en el Libro Negro de la Francmasonería: “Estas dos columnas corresponden además al Phallus Ideal (Principio Creador) y la Cteis formal ( Principio Creado); la inserción del Phallus vertical en la Cteis horizontal forma el staurus de los Gnósticos y aún nuestra Cruz Filosófica. Es el hombre y la Mujer, el Principio y el Verbo, lo activo y lo pasivo, la unidad (J) y el binario (B) o también el YINN (Unidad) y el YANN (Binario) de los trigramas del FO_H”.

Jorge Adoun. Estas dos columnas del Templo de la Sabiduría, que es el hombre, son el símbolo del aspecto dual de toda nuestra experiencia en el mundo terrestre. Es la dualidad de nuestros órganos. Son los dos lados derecho e izquierdo de nuestro cuerpo, son los dos sexos, son los dos principios positivos y negativos que integran al hombre; son por fin Actividad, Inercia-Espíritu, Materia-Esencia, Sustancia-Azufre y Sal representados en el Cuarto de Reflexiones.

Finalmente para referirnos a las columnas B y J, es importante destacar como resultado de las investigaciones y estudios arqueológicos del Templo de Salomón, que estas no cumplían ninguna función en la estructura, sino mas bien decorativa y eminentemente simbólica, constituyéndose en la verdadera Puerta del Templo. Esta circunstancia nos hace pensar entonces, que las doce columnas llamadas Zodiacales, porque sobre ellas se ubican los signos del Zodiaco, deben estar ubicadas, seis a cada lado del Templo, sin incluir por supuesto el Oriente. De estas doce columnas se podrían señalar muchos conceptos, a los cuales los estudiosos de la materia han dedicado muchas paginas, sin embargo el tiempo no lo permite hoy, de manera que solo dejaremos como materia de investigación, el que estas simbolizan las doce piedras blancas con las que Moisés circunscribió el terreno sagrado al pié del Monte Sinaí, el Arca de la Alianza.

El Dr. Jorge Adoum, en Las Llaves del Reino Interno escribe al respecto: “Así como las doce columnas de la Logia indican los doce signos del Zodiaco; dentro del cuerpo físico se hallan doce partes, doce facultades que están influidas por aquellos signos, y que están repartidos alrededor del Sol es espiritual del hombre. El año tiene doce meses, Jacob tuvo doce hijos, Jesús doce discípulos y el hombre como contraparte de la ley cósmica tiene doce facultades del espíritu en él. Durante el año el Sol Padre visita sus doce hijos, en el Zodiaco, el Sol Cristo en el hombre también vivica durante el año a las doce facultades, representadas por los doce hijos de Jacob, o discípulos de Jesús....las doce columnas representan a las doce facultades del Espíritu, colocadas en el cuerpo fisico del hombre”.



También son columnas los bancos ubicados al Norte y al Sur del Templo, donde se sitúan los miembros de las Logias cuando realizan sus trabajos y reciben el nombre de Columnas del Templo.

La Columna de Armonía, que no debe faltar en los Templos Masonicos, cuyo origen corresponde a la época del reinado de Luis XV, para referirse al conjunto de instrumentos que armonizaba las ceremonias. Hoy, en nuestros días se refiere al dispositivo de reproducción musical que es utilizado para la ejecución de música apropiada, especialmente durante la ejecución de las ceremonias rituales.

Finalmente, señalamos las Tres Grandes Columnas que sostienen el Templo Masónico llamadas de la Sabiduría, de la Fuerza y de la Belleza. También llamadas Columnas de Orden. La primera, Sabiduría, corresponde al Venerable Maestro o sea la inteligencia creadora que concibe y manifiesta interiormente el plan del G:.A..D:.U:. - representada por la Diosa Minerva; - la Fuerza, que corresponde al Primer Vigilante, es la fuerza volitiva que trata de realizar lo que la primera concibe, - representada por Hércules; - y la Belleza, representada por el Segundo Vigilante. Estas tres facultades también las encontramos dentro del mismo hombre, según nos dice Jorge Adoum. Reciben también el nombre Columnas Morales. La Sabiduría o pensamiento que la dirige; la Fuerza o Energía Moral que la ejecuta y la Belleza o armonía de las fuerzas mentales.

Estas Columnas y todo cuanto encontramos en el Templo Masónico descansa sobre un Enlozado o Pavimento Mosaico, como un tablero de Ajedrez, con múltiples significados, entre los cuales hoy destacaremos solamente el aspecto positivo y el negativo que tiene todo en la vida; también la diversidad de razas, clases, religiones, nacionalidades que pueden ser aceptados en los Templos. Hay quienes lo interpretan como las Virtudes o como el alma pura del iniciado, representada por el color blanco y las pasiones y los vicios que acompañan al profano, por el color negro. También la que nos indica que los cuadros blancos y negros unidos entre si representan el contraste de posiciones sociales, ideas políticas y creencias religiosas de los masones, quienes a pesar de la diversidad de criterios de cada uno, pueden vivir en la mas absoluta armonía dentro de la Orden.

Concluimos sobre el piso del Templo Masónico, señalando que este conjunto armónico de mosaicos blancos y negros, nos enseña que no existen desigualdades entre los seres humanos, sin importar el origen, pues en todo lugar el hombre siempre será el mismo y sin divisiones de ningún orden.

El Templo esta cubierto por una Bóveda o Cúpula decorada con imágenes celestes con el fin de representar las constelaciones, sobre un color azul cielo, mas claro en el Oriente que en el Occidente. Juan Carlos Daza, expresa que esta Bóveda Celeste, nos indica que “el Cielo (Principio Activo o masculino) complementa a la Tierra (pasiva y femenina) y de su unión surge el hombre (hijo del cielo y de la tierra), o el embrión de lo Inmortal (simbolismo alquímico”.

Piedra Bruta.

Ubicada al pié de la Columna del Norte o columna B, esta piedra nos manifiesta el estado de ignorancia que tiene el hombre como consecuencia de los vicios y las pasiones. El Masón desde el momento de su Iniciación tiene como labor fundamental, el pulirla con el martillo de la constancia y con el cincel de la voluntad, para transformarla en Piedra Cúbica o labrada.

Aldo Lavagnini, Manual del Aprendiz. En este trabajo simbólico, el Aprendiz es a la vez obrero, materia prima e instrumento.



Federico Landaeta, Masonería Dinámica. Dejemos de actuar inconscientemente, despertemos a la realidad Masónica, pongamos manos a la obra y tallemos esa piedra bruta tan valiosa. Cumplamos nuestra obligación primordial: quitarnos las cadenas que los vicios y los convencionalismos nos imponen y sometamos sin piedad a esos tiranos que nos esclavizan y nos subyugan, impidiéndonos tallar la piedra. Que podamos tallarla hábilmente para que la Luz pueda ser reflejada en todo su esplendor.

Serge Raynaud de la Ferriere. La piedra bruta no debe ser nada mas que un guijarro abandonado a la entrada del Templo, ni tampoco un símbolo al cual apenas se concede una ligera alusión: es necesario TRABAJARLA.

La Piedra Bruta, es en definitiva, la mas autentica representación simbólica de la personalidad y del carácter del hombre cuando este se encuentra en estado de imperfección, es decir rodeado de vicios y pasiones y al mismo tiempo cargado de ignorancia.

No debe faltar en ningún Templo Masónico, pues nos recuerda que somos Aprendices y que solo con el trabajo, el estudio y con la practica de las virtudes, podremos alcanzar una educación ejemplar y purificar nuestros corazones en el levantamiento de nuestro templo espiritual.

Unos pasos mas adelante de la Piedra Bruta nos encontramos con el Mar de Bronce, que simboliza la gran pila de bronce que se encontraba en el Atrio del Templo de Salomón, al lado izquierdo.

Algunos autores señalan que la colocación de los bueyes con los cuatro puntos cardinales, posiblemente indicaba que los sacerdotes debían lavarse las manos todos los días en esta pila, durante las cuatro estaciones del año, como un símbolo de la necesaria purificación diaria de su respectivo ser espiritual.

En el Ritual y Catecismo de la Gran Logia de la Republica de Venezuela, encontramos que en uno de los viajes simbólicos, específicamente en el Segundo Viaje, el Recipiendario es conducido al Mar de Bronce, donde le son sumergidas las manos tres veces. Concluido el viaje el Venerable Maestro dirá: “Habéis recibido una triple ablución, para purificar vuestro cuerpo, así como la virtud debe purificar vuestra alma, representando además vuestra victoria sobre el tercer elemento: el Agua”. Este acto debe ser considerado precisamente, como un símbolo de la necesaria purificación diaria de su respectivo ser espiritual.

Diego Rodríguez Mariño. Los Maestros Constructores. “El recipiente simboliza la matriz donde se genera la vida que surge del agua. Los doce bueyes que lo sostienen, las fuerzas cósmicas actuando en el mundo de la manifestación material, representadas por los doce signos del zodiaco, relacionados con las Tribus de Israel dirigidas por Judá (el león), al Sur por Rubén (el hombre), al Oeste por Ephrain (el buey) y al Norte por Dan (el Águila) señalando los cuatro puntos cardinales y los elementos”.

Max Heindel. Iniciacion Antigua y Moderna. “EL Lavabo de Bronce, es el símbolo de santificación y de la consagración de la vida para el servicio”. Mas adelante expresa “Al igual que el Espíritu Santo descendió sobre Jesús cuando salió del agua bautismal de la consagración, así también el masón místico que se baña en el Lavabo del Mar Fundido, empieza a oír débilmente la voz del Señor dentro de su propio corazón, enseñándole los secretos del Arte que debe usar para beneficio de sus semejantes.

Para concluir este aspecto me voy a permitir citar una parte del trabajo presentado por el H:. Joseph Tuza Lukas, y publicado en la Revista Masónica de Venezuela: (cito) “Solo un locatis sería extraviado para considerarse limpio de las manchas durante la ceremonia de Iniciación, purificado de todos sus vicios y protervidades, defectos y pecados porque humedeció las puntas de sus dedos....Un espíritu protervo, libertino y disoluto de natura, jamás será limpiado, ni purificado por ningún agua, si el mismo no ha sido capaz de purificar su espíritu, lustrar su corazón en las aguas de la bondad, purificarse en las aguas de las fuentes de la misericordia y de la clemencia”.

Hemos hablado hoy del piso y del techo, vamos a referirnos ahora de manera muy breve a sus Paredes. El Ritual nos dice que “las paredes deben estar tapizadas o con colgaduras en Rojo pintadas de ese color”. ¿Porque ese color?.

El color Rojo se refiere al fuego que era el símbolo de la regeneración y de la purificación de las almas. Es también afecto, caridad y entusiasmo por la beneficencia.

Se dice también que este color representa el ardor y el celo que deben animar a quienes poseen la parte suprema de la Masonería y es el color que adquiere el hierro y otros metales cuando son sometidos a temperaturas muy elevadas.

Juan Carlos Daza, Diccionario de la Francmasonería. “En Masonería el color rojo es el color del fuego y signo de afección, caridad, filantropía y el conocimiento. Simboliza la inteligencia, el rigor y la gloria. Es el color de la columna B (conocimiento) y de la columna de la Fuerza (poder, potencia), del bordeado del Mandil del Maestro, (sabiduría), de las paredes del Templo de las Logias Simbólicas (recito sagrado).

Avancemos ahora hacia el centro del Templo, y allí nos encontramos con el primero de los Altares. El Altar de los Juramentos, llamado también ARA, que consiste en una pequeña mesa o columna de forma triangular, elevada sobre tres pequeñas gradas o gradines, cuyas caras miran hacia el Occidente, el Sur y el Norte. respectivamente. Sobre el Ara o Altar debe colocarse un cojín de forma triangular, tapizado en color rojo, ricamente adornado con flecos de color rojo.

Sobre este cojín se coloca el Volumen Sagrado de la Ley (Biblia), una Escuadra y el Compás, que como sabemos constituyen las Tres Grandes Luces de la Masonería. Además se coloca la Constitución Masónica de la Gran Logia y una Espada Flamígera debajo de la Biblia, apuntando hacia el Oriente.

El Altar es semejante según muchos de los autores investigados, al Tabernáculo del Pueblo Hebreo, también a los altares egipcios y romanos por la forma de su construcción. Representa la verdad que debe descubrir todo Masón por la perseverancia, el estudio y la constancia en la practica de todas las virtudes. Alrededor de este Altar encontramos tres pequeñas columnas (Sabiduría, Fuerza y Belleza) dispuestas en forma de Escuadra, sobre las cuales se colocan Cirios, que permanecerán encendidos durante los trabajos en la Logia. (estrellas). Estas tres Luces que arden, simbolizan la Ciencia, la Virtud y la Fraternidad.

El Dr. Pedro Barboza de la Torre, justifica la forma triangular del Altar por cuanto “parece mas simbólica, por que son el zócalo de una columna triangular truncada, símbolo de una vida interrumpida por la muerte. El hombre es una tríada, y pertenece simultáneamente al reino biológico, al psicológico y al social. El Ara es, además el símbolo de la tumba, hacia la cual camina el hombre. Entre Columnas, el Masón representa al hombre que nace; pero ese hombre marcha hacia el Ara. Todo esta relacionado con el tiempo que debe trabajar. En efecto el Aprendiz trabaja desde Mediodía (cuando ve la Luz, entre columnas) hasta Medianoche (cuando muere). Se es Masón desde el día en que recibe la Luz, hasta el día en que se apaga en él la vida, y muere”.

El Altar o Ara constituye el lugar más importante y más sagrado del Templo Masónico, pues a su frente se realizan los actos más solemnes, tales como juramentos, consagraciones, afiliaciones y otros siendo imprescindible para todo trabajo en la Logia. En él deposita el Candidato durante su Iniciación, sus pasiones y sus vicios como una ofrenda y sacrificio a la deidad y ofrece sus pensamientos de un corazón puro, como el incienso más justo hacia el G:.A:.D:.U:.



Es la imagen de lo desconocido, del espíritu, de lo misterioso y nos da la imagen de una tumba.

Los otros tres Altares a que se refieren algunos autores como parte del Templo Masónico son: el Altar del Fuego, ubicado en el extremo Sur del Templo, de donde se origina las llamas durante el acto de Purificación simbólica de los recipiendarios; el Altar de los Holocaustos, conocido también como el Mar de Bronce, del cual antes hicimos referencia y finalmente el Altar de los Perfumes, en el cual se ubica el pebetero utilizado para quemar el incienso. (Generalmente ubicado al Sur, cerca del Segundo Vigilante).

Cadena de Unión.

La mayoría de los autores que estudian el Simbolismo del Templo, denominan a la Cadena ubicada en la parte superior del Templo, sencillamente como CADENA, otros como Cadena de la Fraternidad y cuando señalan la Cadena de Unión se están refiriendo a las que efectúan los miembros de las Logias, al final de las Tenidas o en Rituales de Honras Fúnebres.

En todo caso conviene resaltar en esta ocasión que en el interior de los Templos Masónicos, en su parte superior, rodeando las paredes del mismo, se encuentra colgada o pintada una cadena de eslabones o en su lugar una cuerda con nudos que se abre en el Occidente, al centro, sobre la puerta de entrada.

Representa esta Cadena a los masones esparcidos sobre la superficie de la tierra y la unión entre cada uno de estos; nos manifiesta además la solidaridad masónica que jamás debe romperse.

El cordón es una alegoría de la Elíptica que recorre la tierra, en su movimiento de traslación para producir las cuatro estaciones del año. Los doce nudos se corresponden también, con las doce columnas, que excepto en el Oriente, rodean el recinto de la Logia, hay quienes los denominan lazos de amor, y termina en dos borlas que caen sobre las esferas que sostienen las dos columnas de entrada del Templo.

Aldo Lavagnini. Manual de Aprendiz. “Debajo del techo, desde la puerta occidental, donde se terminan sus dos extremos, está la mística Cadena de Unión, entrelazada en doce nudos laterales y descansando sobre los capiteles de doce columnas distribuidas así; seis en el lado Norte y seis en el Sur, simbolizando los seis signos ascendentes y los seis signos descendentes del zodiaco”.

Lo que si pareciera un error es que la Cadena permanezca unida o cerrada a todo lo largo y ancho del Templo, dadas las múltiples explicaciones que se encuentran en la bibliografía existente para referirse a este símbolo, especialmente la que nos indica que el sector abierto en el Occidente, sobre la Puerta del Templo, simboliza que por allí pueden integrarse nuevos Hermanos, cuya intención sea la de hacer mas grande y mas fuerte la Cadena Universal.

En relación con la Cadena de Unión, es interesante destacar que cuando esta se realiza al final de las Tenidas, se esta logrando según lo manifiesta Juan Carlos Daza, “una importante unión encadenada y fraterna de todas las fuerzas vivas presentes en la Logia que de esta manera establecen una comunicación sutil y espiritual entre sus respectivas individualidades, sirviendo ello de soporte a la manifestación de la influencia sagrada”. También este autor manifiesta lo siguiente: “Para que la Cadena de Unión sea efectiva, debe asignarse un fin a la misma, para lo que el Venerable Maestro por si mismo o solicitándoselo a otro hermano, propone una dedicación sobre la que concentrarse todos los que la componen. Este es el punto material desde el que se canalizan las voluntades que, al tender hacia un fin común, se suman y proyectan hacia los planos sutiles”.



Esta es una buena practica que las Logias deberían seguir por cuanto se trata de una viva alegoría del hermoso símbolo que representa la fraternidad, la solidaridad y la unión de todos los masones del mundo.

Francisco Ariza expresa que “al mismo tiempo, en el rito de la Cadena de Unión, se concentra la entidad colectiva constituida por todos los antepasados que realmente participaron en la Tradición y su conocimiento, y de los que se dice moran en el Oriente Eterno...”

Hemos recorrido el Templo desde su Puerta, es decir desde sus Columnas B y J, a las que les hemos dedicado algunos minutos, revisado algunos conceptos generales de algunos de sus símbolos básicos, tales como la Piedra Bruta, el Enlozado o Pavimento Mosaico, la Bóveda Celeste, las diversas Columnas, el Altar de los Juramentos o Ara, la Cadena y la Cadena de Unión, el Altar de los Perfumes, el Altar del Fuego, el Altar de los Holocaustos o Mar de Bronce, el color de las paredes.

Llegamos ahora al Oriente, que es el espacio constituido entre el inicio de las gradas y la pared opuesta al Occidente. El origen de las Tres Gradas o Escalones, lo encontramos en Egipto, pues en sus Templos, era indispensable ascender a través de tres escalones, para alcanzar la entrada o llegar a los altares de estas edificaciones, hasta el punto de que podemos afirmar que no existe un sitio donde se encuentre un objeto sagrado que no tenga tres gradas para poder llegar hasta ellos.

Para algunos autores estas Tres Gradas simbolizan la Fuerza, la Belleza y la Pureza, por cuanto el Masón debe ser Fuerte, no solo desde el punto de vista Físico, sino también en su aspecto Moral, para poder dominar con éxito, los obstáculos que vaya encontrando en el transcurso de su vida.

Debe el Masón amar la Belleza, en cualquiera de sus manifestaciones, por cuanto en lo Bello, se manifiesta todo cuanto sea noble, sublime y grande. Y finalmente simboliza la Pureza, por cuanto la actuación de todo miembro de la Orden, debe estar sustentada por la pureza de sus acciones, de sus palabras y de sus pensamientos.

Para otros representa la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad, pues el Masón debe amar la Libertad, por sobre todas las cosas, por cuanto constituye la mas importante aspiración humana. El masón debe además velar por la mas absoluta Igualdad entre los hombres, no reconociendo entre ellos otra diferencia que el talento y las virtudes. Un hombre iniciado en los Augustos Misterios de la Francmasonería debe ser además, un extraordinario propulsor de la Fraternidad, muy especialmente con sus hermanos, hijos de una misma madre, la naturaleza.

A. Gallatin Mackey. “Las tres gradas representan exotéricamente las tres etapas o fases de la vida – juventud, virilidad y ancianidad – o sea los tres grados de progreso a través de los misterios de la vida, la verdadera interpretación antigua es completamente diferente”.

Oriente

Es el lado opuesto a la Puerta, ubicado sobre el nivel del piso del Templo. Se encuentra separado del resto del Templo por una balaustrada o baranda que se levanta a ambos lados y se accede como ya antes lo mencionamos por medio de tres gradas o escalones. Es el lugar de trabajo del Venerable Maestro, en su Trono, dispuesto sobre dos gradas, a cuyos lados se encuentran el Sol y la Luna. El Oriente es la fuente de la Sabiduría, por lo que los masones marchan hacia él, en busca de conocimientos.



J.M Ragón, “La palabra Oriente, empleada para designar el lugar en que se encuentra el Venerable Maestro y los Hermanos Dignatarios de la Orden, anuncia el sitio de donde surge la Luz Física que nos ilumina, hacia cuya luz dirige constantemente el hombre la mirada considerándola como origen de todas las existencias....nos recuerda que los misterios de la sabiduría han venido de los pueblos orientales, de los cuales proceden todos los conocimientos”.

El Venerable Maestro se ubica en su Trono, dispuesto sobre dos gradas. Detrás del Trono, en la parte superior y sobre la pared, se encuentra el Dosel, con franjas y adornos de oro y sobre este, un triangulo dorado con un ojo dentro de un circulo, simbolizando la excelencia de la creación, la perfección divina que no tiene comienzo ni fin y el ojo representando la universalidad del G:. A:. D:. U:. En algunos casos este triangulo resplandeciente o Delta, lleva inscrito en su centro, en caracteres hebreos la palabra I. O. D, cuyo significado es DIOS o sea el nombre de JEHOVÁ.

El Dosel, tiene la forma de un cuadrado oblongo, cubierto por una especie de techo semi-circular, del cual pende a ambos lados, una pieza de seda simétricamente colocada.

Juan Carlos Daza. “El Dosel es símbolo de protección para aquel que se sitúa bajo él, y por ello tradicionalmente era colocado sobre los tronos de los Reyes, Papas y Emperadores. Representa la dignidad del que es centro de radiación y del mundo. Si es rectangular simboliza el reino terrenal y si es circular el reino sagrado”.

El Delta o Triangulo Resplandeciente, antes referido, nos sugiere la trinidad del hombre hecho a imagen del Creador. Cada uno de sus lados nos manifiesta el misterio de la Unidad, de la Dualidad y de la Trinidad, es decir el verdadero Misterio del Origen de todas las cosas y de todos los seres. Desde el Triangulo que forma el Delta propiamente dicho, irradian en sus tres lados grupos de rayos que terminan en una corona de nubes. Estos rayos simbolizan la fuerza expansiva del Ser Interno, que desde el punto central en el hombre se extiende y llena el espacio infinito. Y la corona de nubes indica la fuerza cristalizada, o la materia interna e invisible y se condensa con el movimiento de contracción. (Jorge Adoum)

Llegamos al final de esta exposición después de haber recorrido y revisado algunos de los Símbolos Fundamentales del Templo Masónico, sin embargo conviene recordar lo que el Ilustre Hermano Luis Umbert Santos escribió: “El Simbolismo, es alma y vida de la Francmasonería; nació en ella, es el germen del que brotó el árbol Masónico, y el que aun la nutre y la anima. Despojar a la Francmasonería del Simbolismo, (Símbolos y Alegorías) como ha soñado alguna vez algún iluso poseído por la fiebre modernista, fuera quitarle el alma y el cuerpo y reducirla a una masa inerte de materia, solo capaz de una rápida descomposición”.

Permítanme concluir nuestra exposición de hoy destacando que en definitiva el Templo es un lugar de convivencia, en el que los hombres se conocen, se descubren y se percibe el mundo mas allá de las doctrinas, las religiones o las creencias. Un lugar que debe ser respetado en toda circunstancia y momento, máxime cuando en él se realicen trabajos Logiales o Tenidas.

DETALLES A CONSIDERAR EN LAS TENIDAS, ESPECIALMENTE DURANTE LAS INICIACIONES.

1.- PUNTUALIDAD PARA DAR INICIO A LAS TENIDAS.

2.- CANDIDATOS CONVERSANDO CON MASONES ANTES DEL INICIO DE LA TENIDA,
INCLUSO DENTRO DEL TEMPLO.

3.- TRAJE NO APROPIADO POR PARTE DE ALGUNOS HERMANOS.


4.- DESCONOCIMIENTO DE LAS TAREAS A DESEMPEÑAR POR PARTE DE ALGUNOS HERMANOS.

5.- CAMBIOS EN LO ESTABLECIDO EN EL RITUAL. APLICABLE NO SOLO A LAS INICIACIONES SINO A TODAS LAS TENIDAS.

6.- NO SE PREVEEN LOS INSTRUMENTOS NI LOS IMPLEMENTOS A UTILIZAR DURANTE LA INICIACIÓN. TRAJE DEL RECIPIENDIARIO, TRAGOS DULCE Y AMARGO, AGUA, MAR DE BRONCE, PAÑOS PARA SECAR LAS MANOS, SONIDOS, MUSICA, CUARTO DE REFELEXIONES, TESTAMENTO, OBSTÁCULOS, LUGAR DONDE ARRODILLARSE PARA EL JURAMENTO, FUEGO, AIRE, ETC.

7.- CANDIDATOS NO PREPARADOS. NO RESPONDEN A LAS PREGUNTAS DEL V:. M:. NECESIDAD DE PREPARARLOS EN RELACION CON LAS PREGUNTAS Y OTROS DETALLES DE INTERES.

8.- FALTAS DE RESPETOS A LOS CANDIDATOS, GOLPES, EMPUJONES, MALDADES, PELLIZCOS. ETC

9.- COMPAS PARA EL V:.M:. (APRENDED POR LA RECTITUD DEL COMPAS ..........)

10.- DEBE COLOCARSE UNA ESPADA EN EL PECHO, Y NO UN LAPIZ O CUALQUIER OTRO OBJETO PUNZANTE. (SABED QUE EL ACERO QUE..........).

11.- DISCIPLINA DURANTE LAS TENIDAS. ALLEC MELLOR EN UNA DE SUS OBRAS DESTACA QUE “CUALQUIERA QUE SEA EL TIPO DE TENIDA, DURANTE SU EJECUCIÓN REINARA UNA DISCIPLINA ESTRICTA Y AL MENOR GOLPE DE MALLETE DEL V:.M:. CUALQUIERA QUE ESTE HABLANDO SE CALLA DE INMEDIATO, AUN CUANDO SEA DURANTE EL PRONUNCIAMIENTO DE UNA FRASE”.