viernes, 3 de junio de 2016

Origen y significado de la Escuadra y el Compás

Image result for foto escuadra y compas
Origen y significado de la Escuadra y el Compás


A L.·. G.·. D.·. G.·. A.·. U.·.
V.·. M.·. y QQ.·. HH.·.

Una de las características fundamentales de la labor pedagógica de la Masonería estriba en el uso del símbolo como canal de comunicación y la representación de conceptos e ideas con los útiles de los antiguos constructores medievales.

Si preguntáramos incluso en el mundo profano cuál es el símbolo más universalmente extendido y que mejor expresa el origen filosófico de la Masonería y sus ideales, éste sentía sin duda el de la Escuadra y el Compás. No se trata tanto de una dualidad opuest a como complementaria y, en cualquier caso, se trata de dos instrumentos que permiten la realización de tareas que competen a dos estructuras geométricas en el plano completamente diferentes y contradictorias: el cuadrado y el círculo. Del mismo modo, si ignorásemos cualquier otro instrumento propio de la s Log.·., bastaría con conocer el cometido de la Escuadra y del Compás en el simbolismo masónico para reconstruir a partir de ellos toda la filosofía de la F.·.M.·..

Escuadra y Compás, por su amplitud simbólica, son en sí mismos libros mudos, no es raro que sean equiparados en las logias al Libro de la Ley Sagrada, que transmite la idea transcendental del ser humano, y que los tres constituyan las “Tres Grandes Luces” que deben iluminar la senda del masón. La función de la Escuadra es medir magnitudes del mundo material, mientras que el Compás mide ángulos; el primero supone una aproximación al mundo de la cantidad, el segundo al de la calidad y la esencia. Por esto mismo el cuadrado que puede trazarse con la escuadra es el símbolo del mundo material y el círculo que surge del manejo del compás lo es del espiritual. No es casualidad que en algunas pinturas medievales se asimile a Dios con el Gran Arquitecto del Universo, representado con su atributo de creador: el Compás.

Tradicionalmente se interpreta en las Log.·. el Compás como la representación de la Igualdad, pues la distancia entre el centro de la circunferencia, que se establece con uno de los brazos del Compás y qu e representa el masón, y cualquiera de los puntos de su trazado es siempre la misma. Del mismo modo cabe también otras interpretaciones de dicha herramienta en la iconografía del Tall.·. .Una vez en uso el Compás en las Log.·. muestra generalmente dos angulaciones: abierto a 90º indica el ángulo que no se puede superar, el límite de la manifestación y, por esto mismo, el equilibrio entre sus dos brazos; abierto a la mitad, sus 45º sugieren equilibrio entre fuerzas antitéticas, situadas de manera dinámica y constructiva.

Podemos utilizar interpretaciones también en algunas decoraciones de edificios en este caso ordenados construir por masones.

Así precisamente puede verse un compás manejado por la musa Urania acompañando a Saturno en la cúspide de la Casa del filántropo Joan Xifré en Barcelona. En este friso puede verse a la musa embarazada como asimilación a Balkis, la Reina de Saba, amante de Hiram Abiff que, tras abandonarlo y resultar asesinado por Jubelón, Jubelas y Jubelai, quedó embarazada de él; de este episodio simbólico de la leyenda de Hiram es por el que los masones toman el nombre de Hijos de la Viuda. Utilizando esta asociación de Urania con Saturno podríamos afirmar que en la cosmología masónica el Compás es, al mismo tiempo, el emblema de la Geometría y la Astronomía, mide las angulaciones de la tierra y del cielo y permite insertarse en las interpretaciones de ambos mundos. No es raro, por lo mismo, que originariamente Saturno fuera una divinidad agraria y que su relación con el Compás estuviera motivada por la necesidad de rotur ar y medir las tierras.

Toda la movilidad del Compás es fijeza en la Escuadra. Así hay que entender la joya que la representa colgando del collar del V.·.M.·. de la Log.·., su voluntad no puede ser otra más que la de hacer cumpli r las Constituciones y los Estatutos de la Or.·. . Es libre solo para eso; pero para acceder a ese noble rango debe necesariamente hacerse acreedor del otro atributo derivado de la Escuadra: la rectitud que lo debe caracterizar por encima de cualquier otra virtud; no deberá ceder a la debilidad, tendrá la rigidez propia de quien quiere imponerse sobre la materia y aspira a ser perfecto y la perfección se mide por el grado de identificación con lo establecido en las Constituciones.

Fijémonos como los dos símbolos de la Escuadra y el Compás nos sugieren, en su simplicidad, las tres situaciones posibles en el terreno espiritual. Siendo la Escuadra el instrumento a través del cual se delimita y trazan las formas posibles del mundo material, cuadrados, rectángulos, líneas rectas, el Compás, por el contrario, delimita un círculo tenid o como imagen de lo Absoluto, de aquello que tiene principio y fin en sí mismo. Así pues, la Escuadra simboliza la tierra, el Compás el cielo. Cuando veam os a la primera superpuesta al Compás esto nos indicará una situación de dominio de la materia; si, por el contrario, Escuadra y Compás se muestran entrelazado s, tal situación nos advertirá sobre el equilibrio de fuerzas entre mundo material y mundo espiritual. Y si, finalmente es el Compás el que se superpone a l a Escuadra, quedará claro el dominio espiritual. Pues b ien, esto que parece simple y concluyente define los tres primeros grados de la Masonería, sus contenidos simbólicos y sus calidades metafísicas: Aprendiz, Compañero y Maestro.

Por analogía podríamos identificar las letras griegas gamma ( G ) con la escuadra y lambda ( l ) con el compás.

Como es sabido en Mas.·. uno de los símbolo s más habitualmente utilizados es la letra G insert a dentro de una estrella. La G corresponde a la gamma y de la misma forma que la geometría – cuya inicial es precisamente la G- es la quinta ciencia en la enumeración de las artes liberales, la quintaesencia del mundo manifestado y simbolizado por las cuatro gammas que forman la svástica que podrían simbolizar en evolución, así mismo, la estrella de cinco puntas. Este símbolo suele aparecer entre la Escuadra y el Compás y puede interpretarse también como la tercer a de las tres Luces, representando el Libro de la Ley, cuya imagen simboliza la transcendencia de los valores de la humanidad. Estos valores se desarrollan interiormente dentro de cada individuo y con el trayecto en la F.·.M.·. el masón da forma a la interpretación del Secreto Masónico. Podemos deducirde aqui el uso de la expresión “entre la Escuadra y el Compás” como termino que refleja el secreto masónico y aquello que no se comunica al mundo profano o queda en la intimidad de los masones.

De la misma manera encontramos el uso de esta expresión, “entre la escuadra y el Compás”, en el vocabulario masónico como término que indica que el francmasón se encuentra guiado por los Antiguos Usos y Costumbres de la Masonería, en el caso que cupiera la duda de que los Landmarks estuvieran siendo vulnerados o que el mismo considerara que su actitud queda respaldada por estos, o por proyección, por sus valores, la equidad y la rectitud.

Desde el punto de vista numerológico también cabe la interpretación desde criterios más esoteristas. El valor de la gamma es 3 y el de la lambda 30, su suma, la suma de la escuadra y el compás es 33, como el número de grados de la Masonería escocesa.

Definitivamente la interpretación de ambas herramientas, individualmente o en conjunto, permiten infinidad de lecturas. Aunque las que aquí aparecen sean cuasi escolásticas en la interpretación tradicional de estos símbolos masónicos, podemos sintetizar hasta este punto que por separado suelen interpretarse como los iconos de la Igualdad y la Rectitud, y que ambas en combinación representan la convivencia dual de dos complementarios en equilibrio: de lo dinámico y lo inamovible, del progreso y la tradición, reflejo totalmente actual de la imagen que pretende trasladar en el siglo XXI la Masonería a la sociedad.


He dicho.


VV.·. de Alicante, en el primer día del décimo mes de 6001

Plácido. M.·.M.·.

R.·. L.·. Constante Alona



P.D. : Esta plancha está inspirada en el artículo “La s Dualidades Masónicas” de la revista Disidencias