domingo, 11 de diciembre de 2016

LA MASONERÍA PATRIÓTICA DE PUERTO RICO



LA MASONERÍA PATRIÓTICA DE PUERTO RICO

Por: Iván Herrera Michel

Acabo de recibir por correo, remitido por el IPH:. Edgard Martínez Masdeus, 33º, Gran Maestro de la Gran Logia Mixta de Puerto Rico, dos fascinantes textos de su autoría, complementarios el uno del otro, recién salidos de la imprenta, denominados “La Masonería en Puerto Rico” y “La Masonería Patriótica Puertorriqueña”, los cuales he devorado con verdadero deleite por haber encontrado en ellos el desiderátum de las luchas internas y externas que la Orden ha adelantado en múltiples sitios y oportunidades en la búsqueda de la igualdad de género interna y la autonomía de los pueblos.
Está integrada actualmente la Masonería Patriótica de puerto Rico, por la Gran logia Mixta de Puerto Rico, el Gran Oriente Nacional de Puerto Rico, la Logia Femenina Julia de Burgos y la Logia General Antonio Valero de Bernabé. Estos dos últimos Talleres, trabajando sin vinculación a una Obediencia.
Igualmente, trabajan en la isla una Logia jurisdiccionada a la Orden Masónica Mixta Internacional “El Derecho Humano”, y la Logia Chi Kung Tong Chinese Freemason of Puerto Rico (Masonería China de Puerto Rico), además de la Gran Logia Soberana de Puerto Rico (de la observancia anglosajona).
Todo esto, en una población nacional de 4.300.000 habitantes repartidos en 160 kilómetros de largo por 56 de ancho.
La existencia de esta Masonería Patriótica puertorriqueña es producto de la historia de ese Estado Libre Asociado y territorio no incorporado de los Estados Unidos con estatus de autogobierno, lo cual explica el Gran Maestro Edgard Martínez con un sólido soporte documental extraído de diferentes archivos históricos de Puerto Rico, y en riguroso orden cronológico y metodológico como es de esperar en un galardonado académico del Ateneo de Puerto Rico que ostenta un Doctorado en Filosofía y Letras de la Universidad Complutense de Madrid en la Sesión de Filología Hispánica, con especialización en Literatura Hispanoamericana y estudios de Derecho en la Universidad de Puerto Rico
La razón de ser de la puesta en escena de esta Masonería, “se refiere al valor, al gesto y a la actuación de un grupo de Masones que a partir de la crisis surgida en los años cuarenta en el seno de la Gran Logia Soberana dio como resultado el surgimiento de una Masonería comprometida y militante con la causa de la lucha de la libertad de la PATRIA”
En el siglo XIX existían en Puerto Rico un puñado de Logias, algunas mixtas con sus miembros trabajando en los Altos Grados del REAA, principalmente vinculadas al Gran Oriente Nacional de España, a la Gran Logia de Massachusetts, a La Gran Logia de la República de Santo Domingo, al Gran Oriente de Colón de Cuba, al Gran Oriente Español, al Gran Oriente de Venezuela, al Gran Oriente de Pensilvania, y algunas sin filiación específica.
Para ahorrar en detalles, en 1885 se fundó la Gran Logia Soberana de Puerto Rico, en 1896 por presión gubernamental se cierran todas las Logias de la isla, al año de la invasión norteamericana de 1898 se reanima esa Obediencia y ante la aceptación pasiva del estatus colonial y el “reconocimiento de la jurisdicción Masónica norteamericana y su dependencia del Supremo Consejo Sur de Estados Unidos”, un grupo de Masones en Rio Piedras, en 1942, crean una disidencia que, en palabras de un Documento de la Asamblea Anual Masónica de Arecibo de 1948, se rebelan contra “… la hegemonía de Grandes Maestros y grandes dignatarios que siempre sofocaron – discreta o violentamente – todo intento de expresión Masónica autentica …”.
En 1958, se inicia en esta Masonería patriota de Puerto Rico el reconocimiento formal del derecho de las mujeres a ser Masonas, que se le había negado al norte americanizarse la Masonería puertorriqueña en los albores del siglo XX.
Primero fe la lucha por la libertad de la patria, luego por la de la igualdad de la mujer en la Orden. Hasta ahora solo se ha conseguido en Puerto Rico crear espacios libres de dogmatismos para el enriquecimiento constructivo de la nación mediante la iniciación Masónica de las mujeres en igualdad de condiciones.
Aún les falta alcanzar el sueño de asistir portando sus Mandiles a la ceremonia pública de conmemoración del ingreso de la República de Puerto Rico a la comunidad internacional como sujeto de plenos derechos y deberes, en igualdad con todos los estados de la tierra.
Mientras tanto, y desde el mes de enero del año 1999, al clausurar la Tenida los Masones y Masonas de la Gran Logia Mixta de Puerto Rico, mirando una bandera nacional ubicada en la esquina nororiental del Templo, entonan, bajo la guía de VVen:. MMaest:. de los quilates Masónicos de la IPH:. Aída (Cusy) Pérez González, 33º, de la Logia Luz de Igualdad Nº 9, el Himno puertorriqueño patriótico compuesto en 1868 por doña Lola Rodríguez de Tió, llamado LA BORINQUEÑA, cuya letra dice así:
¡Despierta, borinqueño
que han dado la señal!
¡Despierta de ese sueño
que es hora de luchar!
A ese llamar patriótico
¿no arde tu corazón?
¡Ven! Nos será simpático
el ruido del cañón.
Mira, ya el cubano
libre será;
le dará el machete
su libertad...
le dará el machete
su libertad.
Ya el tambor guerrero
dice en su son,
que es la manigua el sitio,
el sitio de la reunión,
de la reunión...
de la reunión.
El Grito de Lares
se ha de repetir,
y entonces sabremos
vencer o morir.
Bellísima Borinquén,
a Cuba hay que seguir;
tú tienes bravos hijos
que quieren combatir.
ya por más tiempo impávido
no podemos estar,
ya no queremos, tímidos
dejarnos subyugar.
Nosotros queremos
ser libre ya,
y nuestro machete
afilado está.
y nuestro machete
afilado está.
¿Por qué, entonces, nosotros
hemos de estar,
tan dormidos y sordos
y sordos a esa señal?
a esa señal, a esa señal?
No hay que temer, riqueños
al ruido del cañón,
que salvar a la patria
es deber del corazón!
ya no queremos déspotas,
caiga el tirano ya,
las mujeres indómitas
también sabrán luchar.
Nosotros queremos
la libertad,
y nuestros machetes
nos la darán...
y nuestro machete
nos la dará...
Vámonos, borinqueños,
vámonos ya,
que nos espera ansiosa,
ansiosa la libertad.
¡La libertad, la libertad!
Dicho sea de paso, Lola Rodríguez de Tió (1843 – 1924), fue una patriota, escritora y poetisa nacida en Puerto Rico, a quien el escritor José Luis González llamó “la figura femenina de mayor prestancia en la lírica puertorriqueña” y autora de unos versos muy difundidos, que se refieren a la lucha de independencia de Cuba y Puerto Rico de finales del siglo XIX, que son del siguiente tenor:
… Cuba y Puerto Rico son,
de un pájaro las dos alas,
reciben flores y balas
sobre el mismo corazón...
Definitivamente, vale la pena sumergirse en las páginas de los dos nuevos libros del Gran Maestro Edgard Martínez Masdeus, para vibrar con una historia Masónica que para muchos de nuestros pueblo sucedió hace 200 años, y para los Masones patriotas puertorriqueños es muy actual.