sábado, 9 de marzo de 2013

SALUD – FUERZA – UNIÓN.

Sísalo Wancjer
Logia Propagadores de la Luz Nº 1
Gran Logia de Colombia con sede en Bogotá

Hay palabras fecundas como trigo en generosa tierra, palabras breves pero tan extensas como el universo. La palabra DIOS explica la creación, la palabra hombre define la inteligencia y la palabra ALMA le da razón a todo lo anterior.

Para nosotros hay tres palabras que racionalizan cumplidamente nuestra condición de hermanos. Son palabras que triangulizan nuestra vida sentimental y anónima o mejor, describen el programa de un buen obrero, frente a su taller, a su compás, a su escuadra y a la trémula llama de su esperanza.

Esas tres palabras son: SALUD – FUERZA – UNIÓN.

Quién no ha pronunciado estas palabras como santo y seña para abrir el ara de quienes buscan el perfeccionamiento de su templo interior?

SALUD. Palabra ensoñadora que con el embrujo de su ilusión le da medida a la existencia. Esta dicción no sirve solamente para repetir sin tregua el aforismo de Juvenal consignado en el verso 356 de su X sátira: “mens sana in corpore sano”, frase tan socorrida o común para inaugurar campos o justas deportivas.

SALUD es la lámpara que alumbra el templo de la vida. Ella nace en el corazón de los pueblos para ser ideario de conquistas sociales. Todas la quieren, todos la desean con ánsias infinitas por ser el cristal de colores con que medimos la grandeza y pequeñez humanas. Esta sociedad humana, acusada de miserias y estrangulada de penas y dolores mira en la salud su estandarte de esperanza. Y así encontramos que salud en el alma es esa disposición de respetar en todos su culto a Dios, esa espontánea sinceridad con el amigo, es dulzura que hemos de tener para con los niños y la ternura para con los desposeídos de la fortuna. Salud del alma es la que nos lleva a la realización completa de la vida en sociedad. Salud del alma es la fuerza que impide traicionar a nuestros hermanos, a nuestro taller y a nuestra organización.

FUERZA. Como consecuencia de la Salud está la Fuerza. Qué cuerpo sin salud puede ser fuerte? Con buenos eslabones las cadenas se hacen fuertes para soportar pesos increíbles, y se puede decir que donde la herrumbre se inicia la fortaleza se acaba y la desintegración asoma. Y las moléculas se compactan más cuanta mayor sea la atracción de sus átomos. En nuestra naturaleza existe también ese poder de atracción hacia ideales que se confunden con los nuestros. Eso que nos atrae a los bueno, a lo noble, a lo útil y provechoso en nuestro diario vivir; eso que nos mueve a darle aplicación a la sentencia evangélica de: “Sólo la verdad os hará libres” eso es la fuerza. Ella es la mística que impulsa nuestro perfeccionamiento y el de nuestros hermanos; es lo que nos tiene firmes como las columnas, devotos a los principios y constantes como la gradación jerárquica. Fuerza es lo que nos atrae aquí para ser cada día mejores; hay fuerza en el ideal, fuerza en el amor, fuerza en el dolor y la muerte, fuerza en el poder y en el querer, fuerza es lo que pone en marcha nuestro mundo interior, fuerza de corazones es lo que sostiene nuestro templo, confirma sus columnas y asegura sus puertas para que el espíritu de los que estamos dentro se eleve a las regiones de la luz eterna.

UNIÓN. Qué no dice esta palabra mágica? En el camino de la humanidad encontramos que toda manifestación de la cultura está cimentada en la unión. La belleza es armonía de elementos: la creación es bella porque hay unidad de elementos para cumplir su finalidad dinámica; y cuando más organizado sea un ente más unidad hay en sus elementos, cómo será de ponderada la unión que al faltar ella en nuestro compuesto de alma y cuerpo viene la muerte. Y qué decir de las asociaciones? En dónde es que no sorprendemos la unión como elemento insustituible para la transformación del universo en sus mil y una maravillas? Unión es el milagro de la vida, unión es el misterio del poder sorprendido en el tiempo. Unión es mar, es aire, es espacio infinito; unión es fuerza, es conquista. Y nuestra organización se hará tanto más perfecta cuanto más unidos estén nuestros ideales, será tanto más poderosa cuando más unidas están nuestra manos labrando su grandeza, nuestro ideal estará más definido cuanto más unidos estén los medios de que nos valemos. Las familias poderosas son las que trabajan unidas.


Bogotá, D. C. Febrero 16 de 2013.


Sísalo Wancjer
Logia Propagadores de la Luz Nº 1
Gran Logia de Colombia con sede en Bogotá