viernes, 15 de marzo de 2013

TRATADO AD PERPETUAM ENTRE LOS SOBERANOS SUPREMOS CONSEJOS DEL RITO DE MEMPHIS Y LA EKKLESIA DE CONSTRUCTORES DE SAN JUAN

Solo la verdad os hará libres

Muestran tratado
"La Luz viene para alumbrar y no para ponerse debajo del almud” (Lc.11:33) dijo el Maestro Jesús refiriéndose a la Verdad revelada y a la conciencia despierta. Y esa es la Luz que la Masonería, como escuela de misterios, debe develar a sus prosélitos en particular y al mundo entero en general, a través de sus obras como decía Santiago, obras de Amor y de Servicio.

No puede haber Amor cuando se margina y relega a otro ser humano, ni hay Servicio cuando no se brinda lo mejor de que cada quien a aquel o aquella que lo necesita.

Por eso es que en esta Era de Luz de manera causal se están religando entre sí, todos los masones libres, progresistas, fraternos, esotéricos, filosóficos y humanitarios, con Alianzas estratégicas que los unen y agrupan en un sólido bloque de reivindicaciones humanas, principalmente en la restitución de los genuinos valores de nuestros pares: las damas, a quien les fue otorgada por el Emanador desde el principio al ser engendrada en igualdad con el hombre: “a imagen y semejanza de Dios, varón y hombre los emanó” (Gen.1:27)

Los Soberanos y Sumos Supremos Santuarios del Rito Antiguo y Primitivo de Memphis para el Oriente de Sao Paulo-Brasil y de los Antiguos Discípulos de la Ekklesia Gnóstica de San Juan del Perú, representados por sus II:. y PP:. HH:. Soberanos Grandes Comendadores Sergio Sargo 33° 66° 90° 96° y Javier Agüero 7° 18° 33°, firmaron en esta semana una Alianza Ad Perpetuam de Paz, Reconocimiento Mutuo y Amistad, proclamando a todos los masones extendidos sobre la faz de la Tierra su indestructible amistad, encaminada al logro de la paz como expresión del respeto al derecho ajeno, el bienestar y el progreso de la humanidad en general y el de la Masonería Indo-Americana en particular.


“Es bueno que tu crezcas y que yo mengue” dijo el bautista al Maestro Jesús, como testimonio que la Luz de la razón y de los hechos avanza en su lucha contra la oscuridad de los dogmas, la misma que está en franca retirada con el ocaso de la fe ciega.



Eel fraterno abrazo simbolizando la unidad de por vida.



Que el mundo sea testigo de la suscripción del Tratado.