martes, 4 de junio de 2013

Reseña Giuseppe Garibaldi por la masonería argentina

Capital Federal - Si bien nació en Niza, actual territorio francés, fue de nacionalidad italiana porque su ciudad natal integraba el Reino de Piamonte. A los 20 años de edad observó la guerra turco-rusa a bordo del Cortese. Cinco años después asumió como capitán del barco Clorinda; abordado por piratas turcos, Garibaldi logró escapar y regresó a Niza seis años más tarde.

"Cuando volvió a Estambul en 1833 comenzó a expresarse públicamente en temas relacionados con la libertad, se integró al movimiento de la Joven
Italia de Mazzini y fue condenado a muerte por su participación en el levantamiento del Piamonte, pero escapó a Niza. Se radicó en Río Grande do Sul, Brasil, con algunos camaradas, trabajó masónicamente en la logia Asilo di Vertud y se integró a la revolución de la República Riograndense.
Su ingreso a Uruguay se registró en 1841 durante la guerra que protagonizaban Manuel Oribe, apoyado por Rosas, y el gobierno de Fructuoso
Rivera. Garibaldi llegó a Montevideo, dio clases de matemáticas y se incorporó a la Logia Les Amis de la Patrie de la que fue su Venerable Maestro (Presidente).
El gobierno de Montevideo puso a Garibaldi al mando de la flota, pero fue vencido por las fuerzas de Brown y logró ponerse a salvo. Armó entonces una nueva escuadra naval con la que evitó la ocupación de la Bahía de Montevideo y el bloqueo de la ciudad.
Cuando Oribe sitió Montevideo hasta 1851, Garibaldi organizó “La Legión Italiana” con lo que participó del Combate de Tres Cruces. Poco después y
con el apoyo de las fuerzas navales de Francia e Inglaterra, ocupó sucesivamente Colonia del Sacramento, la isla Martín García y la ciudad de Gualeguaychú (Entre Rios).

En 1845 Garibaldi y los suyos lograron recuperar la ciudad uruguaya de Salto en poder de Rosas y su aliado Lavalleja. Poco después rechazó el sitio de las tropas de Urquiza y el ataque del General Servando Gómez, aunque en este caso a un alto costo de muertos y heridos.

De regreso en Italia hacia 1848, Garibaldi protagonizó diversas acciones para independizar los estados del norte en poder de Austria y Francia bajo el comando del Reino de Saboya. Huyó con un ejército a sus órdenes, se refugió en Tánger y después viajó a Staten Island, Nueva York. Ejerció
como capitán de navío mercante hasta 1851, fue a Perú para visitar a la heroína Manuela Sáenz, compañera de Simón Bolívar, y organizó el primer cuartel de bomberos de El Callao, cerca de Lima. Regresó a Nueva York, visitó luego Tyneside, Inglaterra, y volvió a Italia donde adquirió la isla de Caprera.

En la segunda guerra de la independencia italiana fue Mayor General de los Cazadores de los Alpes, conquistó Varese, Como, Brescia y logró la anexión de Lombardía, Parma, Módena, Toscana y Romaña. Trabajó para la anexión al Piamonte del reino de las Dos Sicilias, llegó a Palermo y se encaminó a Nápoles. El rey Francisco II se refugió entonces en los Estados Pontificios, Nápoles se convirtió en república y recibió armas y ayuda
económica del escritor francés Alejandro Dumas. Garibaldi buscó entonces la unificación italiana con un gobierno en Roma, pero Víctor Manuel y
Cavour evitaron su avance contra los estados pontificios. Garibaldi reconoció a Víctor Manuel como rey de Italia el 26 de octubre de 1860.

Con todo, encaró operaciones militares, pero el ejército piamontés que ocupaba Nápoles, lo tomó prisionero en Aspromonte. Liberado y tras un paso
por Inglaterra, estalló la tercera guerra de la independencia italiana en 1846. Garibaldi al frente de 40.000 Cazadores de los Alpes y apoyo de
Prusia, venció a las fuerzas de Austria y tomó la ciudad de Trento. De inmediato marchó con destino a Roma, pero fue derrotado en Mentana por las tropas francesas.

Posteriormente, luchó en la Guerra Franco-prusiana (1871) y fue elegido diputado de la Asamblea Nacional Francesa de la Tercera República. Tras la
unidad italiana, Garibaldi fue también elegido diputado al Parlamento, pero renunció porque no se llevaban a la práctica las ideas republicanas.
Se retiró a la isla de Caprera, donde falleció el 2 de junio de 1882, a punto de cumplir los 75 años de edad.

Giuseppe Garibaldi ha pasado a la historia como el principal impulsor de la unificación de Italia. Fue marinero, capitán de la marina del Piamonte y luchador por las libertades de los pueblos. También trabajó como vendedor de pasta en Uruguay y fabricante de velas en Nueva York. Como hermano masón iniciado en Italia, fundó una logia en Gualeguay, Entre Ríos (1857), fue elegido Gran Maestre del Gran Oriente de Italia en 1867 y Gran Comendador del Supremo Grado 33°. Por iniciativa de la Masonería argentina, en su homenaje se han erigido sendas estatuas en Buenos Aires (Plaza Italia) y la Ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe. En el ámbito de la Gran Logia de la Argentina de Libres y Aceptados Masones, trabaja la Respetable Logia Garibaldi N° 49, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires" consigna Ángel Jorge Clavero, Gran Maestre.