martes, 22 de julio de 2014

Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica

Sintomas del EPOC
Sintomas del EPOC
Enfermedad temida especialmente por quienes fuman. El EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica) da sus primeros síntomas alrededor de los 50 años, mas allá de que existan casos previos. El grupo mas afectado está entre quienes fumaron un paquete de veinte cigarrillos por dos décadas, aunque al entrar al grupo de fumadores caemos en mas riesgo.
Sintomas del EPOC
¿Cuáles son los síntomas?. Uno de los mas claros es la tos con congestión incluída, un problema que a diferencia de cuando aparece en cuadros de gripe se mantiene sin desaparecer. Otra señal es la baja en resistencia en las actividades físicas. Si vienen desarrollando una rutina y de golpe sienten que lo mismo que hacían hace unas semanas ahora es demasiado, la capacidad pulmonar ha bajado y deben hacerse controlar.
Otro problema que puede ser por EPOC es el silbido al respirar, el sonido que sale del pecho con cada movimiento. Es imposible no notarlo y no suele ser parte de gripes promedio salvo en los casos mas fuertes. Por último la aparición de la falta de aire, ya que como comentaba antes el trastorno baja notablemente el funcionamiento de nuestros pulmones.
Esto no significa que ante alguno de estos síntomas deben asustarse, porque son factores que se dan en infinidad de cuadros. Sin embargo, si varios de ellos aparecen y no disminuyen recuerden consultar con un médico y atender el problema desde el inicio.

Los peligros de las dietas milagrosas

Se sabe que antes de comenzar una dieta hay que consultar con un especialista porque el riesgo si desconocemos sobre alimentación es muy alto y no vale la pena. El problema es que existen también las dietas que dicen ser milagrosas y que lejos de serlo terminarán en un problema. Muchas personas se ven tan preocupadas por bajar de peso rápidamente que son tentadas a realizarlas obteniendo luego diferentes trastornos.
El primer problema con los efectos que genera en la mente. Las dietas de por si suman una presión en nuestra cabeza pero si no sabemos cuidarnos y optamos por una esperando bajar los kilos que sobran en una semana, incitaremos al cuerpo a que esto ocurra, con posibles consecuencias como diferentes trastornos alimenticios.
Los peligros de las dietas milagrosas
Consideren también que algunas opciones disminuyen al máximo lo que suma energía a nuestro cuerpo, cuando no es necesario. La falta de vitaminas, minerales y proteínas haran que no solo la baja de peso no sea estable sino que quienes la sufran sentirán mareos y debilidad. Hay que derribar el mito de que hacer dieta es sinónimo de estar débiles.
Finalmente, las dietas “milagrosas” se pueden resumir en el simple hecho de que el peso bajado será nuevamente aumentado ya que sus formatos generalmente inducen al efecto rebote.
Consulten un médico o nutricionista que les dará un regimen perfecto para lograr la meta estipulada pero incluyendo lo que cada cuerpo necesita para funcionar correctamente, recordando que la base generalmente es solo aprender a comer mas sano.