miércoles, 6 de mayo de 2015

LA ESCUADRA, SU SIMBOLISMO Y SU INTERPRETACIÓN

EL V:.M :. Juan Orrego 33° y
 EL Pas V:.M:. Victor Salazar 33° 96°

R:.L:.S:. CABALLEROS RACIONALES VALLE DE NEW JERSEY

LA ESCUADRA, SU SIMBOLISMO Y SU INTERPRETACIÓN

Es indiscutible que todas las actividades que desarrolla el HOMBRE, en bien propio o el de sus semejantes, exigen una preparación intelectual, cuya base es la TEORÍA, la TÉCNICA y la PRÁCTICA, factores indispensables que lo capacitan convenientemente, para dedicarse a determinadas labores privadas o públicas, o bien, para ejercer algún OFICIO o PROFESIÓN, que le permita abrirse paso en su camino hacia el bienestar de los suyos, y del progreso que le reclama la Humanidad; pero para lograr esos nobles propósitos, necesita también el concurso de los Instrumentos de Trabajo, que varían según la ocupación o las actividades, a que se dedica el hombre, para llevar a cabo su cometido en la vida, y es así como encontramos infinidad y diversidad de IMPLEMENTOS, UTENSILIOS y HERRAMIENTAS de uso indispensable, para poder realizar todas las OBRAS materiales, intelectuales y científicas, ejecutadas por la mano del HOMBRE.

Por ahora, vamos a referirnos a uno de tantos instrumentos que nos sirven para llevar a la práctica dichas actividades; pero antes hay que advertir, que aquí se trata de estudiar, no tan sólo la aplicación material del referido instrumento de trabajo; sino también su interpretación en el orden simbólico, en el filosófico y en su significado Científico; por lo tanto, le toca a la ESCUADRA suministrar ese cúmulo de conocimientos, probablemente muchos de ellos desconocidos, y otros que se han OLVIDADO.

Principiaremos pues, por buscar el origen, la etimología, así como la versión histórica que se atribuye a la ESCUADRA, y veremos que es una palabra que viene del latín “EX’QUADRARE”, o sea, la mitad de un cuadro cuya raíz es “QUADRUS”, y significa CUADRADO PERFECTO, aún cuando dentro del uso profano, se le destina a diferentes medios de trabajo, ya sea como instrumento de Dibujo, como guía en las operaciones geométricas, como factor indispensable para el alineamiento angular de las obras de Arte y de Arquitectura y en general, su aplicación es muy vasta dentro de las actividades que diariamente desarrolla el HOMBRE.

Por otra parte, si la ESCUADRA como ya se dijo antes, es la mitad de un CUADRADO, partido diagonalmente, quiere decir que puede afectar la forma de un simple ÁNGULO RECTO, de un triángulo EQUILÁTERO o de un triángulo RECTÁNGULO, por lo mismo, es natural que según su forma, es la aplicación que se le da; y por eso lo observamos como instrumento de trabajo en la Albañilería, Carpintería, Mecánica, etc., aunque también en Arquitectura, se le da el nombre de ESCUADRA a una vigueta o tira metálica doblada en ángulo recto y sirve para fabricar armazones, para reforzar esquinas, para hacer ventanales y sostener las vidrieras; también tenemos a la falsa ESCUADRA, instrumento compuesto por dos reglas, las que unidas por uno de sus extremos giran libremente, lo que facilita trazar ÁNGULOS mayores y menos que el RECTO, y además toda clase de líneas convergentes a su vértice; también tenemos a la regla “T”, la que en uno de sus extremos ostenta dos ESCUADRAS adyacentes, por cuyo motivo forman un TAU, que permite trazar líneas paralelas entre sí, o bien que facilita determinar líneas perpendiculares a su base.

La ESCUADRA, como Símbolo Masónico es tan antiguo como la misma Masonería, pero su uso en las Artes Gráficas se remonta hasta la Edad Media, puesto que fue adoptada desde entonces, por nuestros Hermanos Albañiles organizados en Potencia Especulativa por aquella época.

Ahora bien, en el sentido Simbólico y Filosófico de la propia Masonería, la ESCUADRA contiene muy bellas lecciones científicas, y muy elevadas enseñanzas Morales, por cuyo motivo se le considera también, como uno de los instrumentos alegóricos indispensables para lograr propagar gráficamente, los conocimientos Masónicos que se imparten en todas las Logias, puesto que sus trabajos deben desarrollarse, bajo la más estricta DISCRECIÓN.

Por esa razón, la ESCUADRA es también uno de los Símbolos más conocidos universalmente, de ahí por qué, desde tiempo inmemorial, las lecciones que contiene, se vienen aplicando en forma PRECISA, CLARA y DEFINIDA, para lograr hacerlas comprender prácticamente, a los Hermanos del Primer Grado, puesto que de una manera sistemática, reciben las luces y conocimientos, que en esa forma les proporciona nuestra Orden; por ese motivo vemos que juntamente con el COMPÁS, forma el Escudo Masónico de la Primera Cámara, o sea el Signo más caracterizado, como el Emblema del DERECHO, de la RAZÓN y de la JUSTICIA; de la misma manera a la ESCUADRA, siempre se le ha considerado, como el Símbolo de la SINCERIDAD, la LEALTAD y la RECTITUD, por cuyo motivo constituye invariablemente, la JOYA que durante los trabajos de las LOGIAS, usan el VENERABLE MAESTRO y los dos VIGILANTES.

De la misma manera, es por eso que a los DIGNATARIOS de un Taller, ese Símbolo les recuerda constantemente, la forma en que deben propagar los preceptos Masónicos, así como les indica la norma de conducta que deben observar, al tratar de aplicar su CRITERIO, puesto que deben hacer acopio de MODERACIÓN, de PRUDENCIA y de DISCRECIÓN, como virtudes que irremisiblemente llevan por finalidad adaptar sus opiniones o hacer cumplir las decisiones tomadas en Logia.

Sin embargo, tampoco debemos olvidar, que para las DIGNIDADES y OFICIALES de las Logias, la ESCUADRA representa a la base de los más sanos principios, y los más puros razonamientos que demanda la EQUIDAD, para hacer plena JUSTICIA, al dictar los acuerdos, al emitir perfeccionamiento, para toda clase de acciones de reconocida MORALIDAD, a la vez que define la línea de conducta que en el sistema Masónico deben observar, al aplicar su CRITERIO, e impartir toda clase de estudios y enseñanzas Simbólicas, filosóficas o Científicas, tomando en cuenta que la EDUCACIÓN DEL INICIADO, debe adaptarse a su capacidad INTELECTUAL o ESPIRITUAL; y es por eso también que las dos Ramas de la referida ESCUADRA, representan invariablemente al ORDEN y a la FORMA, en que la Ética Social, admite a las costumbres y acepta a las Acciones humanas, pero siempre en relación con el sistema de vida adoptado por cada una de las RAZAS que habitan la superficie de la Tierra; eso también quiere decir que la ESCUADRA, dentro de sus enseñanzas Filosóficas, contiene un cúmulo de conocimientos en materia de Educación Espiritual, que dan a conocer los más elevados principios cuya convicción deben poseer todos los Masones, para poder distinguirse, como hombres CONSCIENTES, DISCRETOS Y PRUDENTES, puesto que siempre que emitan sus opiniones, prodiguen sus consejos o propaguen sus conocimientos, deben hacerlo de una manera SANA y DESINTERESADA, ya que en eso consiste, que los Masones siempre son FRANCOS y SINCEROS en todas sus acciones, cualidades que nuestra Institución propaga y practica llevándolas a todas partes del mundo, como antorchas cuya Luz iluminan la CONCIENCIA de todas las almas NOBLES, puesto que de esa manera, siempre cultivará la BONDAD en los corazones humanos, para que en todo tiempo, estén dispuestos a tender la mano con LEALTAD, y conducir a los necesitados, por el camino del BIENESTAR, del PROGRESO y de la FELICIDAD.

Como se ve, resulta que simbólicamente, la ESCUADRA viene representando a la VIRTUD, que a la vez que limita el ÁREA, marca el ESPACIO dentro del cual, el hombre debe desarrollar todas sus actividades, en relación con las acciones propias de sus semejantes; consecuentemente, con la ESCUADRA y la PLOMADA, como símbolos masónicos, formamos también otro instrumento, que marca una línea perpendicular perfecta, sobre cualquier superficie horizontal, en cuyo caso, la ESCUADRA representa a la EQUIDAD y la PLOMADA a la RAZÓN, la primera sostiene y dirige a la segunda, para obtener la vertical y señalar el punto exacto del CENTRO DE GRAVEDAD, por lo mismo viene siendo representativa de la verdadera JUSTICIA, pero si elevamos a esa línea hacia el infinito, continuando perpendicularmente esa misma línea, resulta que simboliza a la EQUIDAD, como un signo incomparable de la PUREZA, aplicado en forma también infinitamente razonable, a la REALIDAD misma, por lo tanto, eso es lo que en verdad, representan la ESCUADRA y la PLOMADA, dentro del simbolismo masónico.

Del mismo modo hemos descrito el significado del ESCUDO MASÓNICO de la Primera Cámara, el que como ya sabemos, está formado por la ESCUADRA, el COMPÁS y la letra “B” al centro, solamente que en este caso, la ESCUADRA, por la amplitud de sus brazos a 90 grados, simboliza a la parábola que describe la órbita de la tierra, en el espacio que limita el compás, al trazar la parte de la circunsferencia, que marca la línea del horizonte en el firmamento, lo que filosóficamente demuestra que dentro del espacio que rodea, se mantiene el Universo y la Naturaleza en constante actividad, y por lo tanto, es también en donde se desarrollan toda clase de fenómenos naturales, y dentro de cuyo ambiente, el hombre investiga, aprende, descubre o inventa, todo aquello que le sirve para lograr ser útil a sus semejantes, pero también puede ser el campo más propicio del que emanan o se desencadenan las PASIONES humanas, buenas o malas, puesto que el UNIVERSO es sin duda el símbolo que personifica a la CREACIÓN, como fuente de donde brota la verdadera SABIDURÍA, circunstancia que dá origen a que se establezca el sublime precepto, de que cuando un Masón se pierde, es indudable que se le encuentra entre la ESCUADRA y el COMPRÁS, o sea entre el CIELO y la TIERRA, medio que representa al mar de DUDAS, de INCERTIDUMBRES y de INDECISIONES, factores que provocan los RECELOS del hombre escrupuloso o falto de VOLUNTAD propia, y por lo consiguiente, demuestra que ignora los conocimientos esotéricos, que define claramente la ortodoxia Masónica.

Además, la Letra “B” que aparece al centro del espacio que limita el COMPÁS y la ESCUADRA, es la sagrada inicial de las palabras que manifiestan su verdadero significado, como lo es el de “FUERZA”, cuya potencia virtual, se concentra en un solo punto de acción, para servir de causa y efecto en el desarrollo de todos los fenómenos naturales, y así decimos que la FUERZA impulsa al GENIO, al GNOSIS, al GÉRMEN, a la GENERACIÓN, a la GERMINACIÓN, etc., como factores que representan al ORIGEN, es nada menos lo que llamamos CREACIÓN, misma que con su constante EVOLUCIÓN, ha conseguido su INMORTALIDAD; éstas lecciones de Filosofía indican al Iniciado, que su papel, dentro de sus actividades o misión que está llamado a desempeñar, como hombre durante su vida, son: en primer lugar, conocer a fondo su verdadera actuación SOCIAL, circunstancia que lo hace conocer sus DEBERES para CONSIGO MISMO, para con sus SEMEJANTES y para con el SER SUPREMO; y en segundo lugar, que como Masón, quede capacitado para propagar por todos los medios posibles, los preceptos, los principios y las Máximas que se le han inculcado, al demostrarle la VERDAD que encierran las IDEAS, los DICHOS y los HECHOS, hasta llegar a realizar las Obras humanas, por esa razón sabemos que al conocer las LEYES INEXORABLES DEL DESTINO, es que podemos también resistir con entereza, las DESDICHAS, las AMARGURAS y las PRIVACIONES que se sufren al recorrer el camino de la existencia, puesto que es preferible pasar infinidad de PENALIDADES, antes que admitir la ESCLAVITUD Intelectual, Espiritual o de la CONCIENCIA misma, a cambio de saborear los PLACERES momentáneos, que por lo regular nunca podrán constituir la VERDADERA FELICIDAD.

Por lo anterior expuesto, queda justificado que el APRENDIZ MASÓN usa la ESCUADRA como su único y adecuado SIGNO, tomando en consideración que a cada paso que da, la va marcando en su camino, con el fin de no desviarse jamás, en su marcha hacia la VERDAD y la PERFECCIÓN, puesto que puede tomar senderos escabrosos o llenos de escollos, que puedan retardar o interrumpir su felíz viaje, a través de una vida impregnada de ENTUSIASMO, de OPTIMISMO y de CONVICCIÓN, para alcanzar un triunfo definitivo, mismo que sin duda le proporcionará la SATISFACCIÓN de haber cumplido con sus DEBERES, como hombre de bien, y como MASÓN dentro y fuera de la Logia, puesto que a eso se refieren las enseñanzas esotéricas, contenidas en la interpretación que se le atribuye a la MARCHA DEL APRENDIZ MASÓN, desde el momento de iniciada entre las Columnas del Templo, hasta alcanzar el ALTAR de los juramentos, lo que indica, que sólo con SEGURIDAD y FIRMEZA, debe principiar a dar sus primeros pasos, por el camino de la VIRTUD, hasta que su misión haya terminado, bajando al fondo de la TUMBA.

Pero todavía tenemos otra hermosa e interesante interpretación simbólica, acerca del signo PEDESTRE del Aprendiz Masón, tomando en cuenta que para romper su marcha por el sendero que le marca el DESTINO, forma la ESCUADRA por CUATRO veces, puesto que al tomar la posición de ORDEN, la hace con el Signo GUTURAL, al rodear el cuello con los dedos Pulgar e índice; vuelve a formarla con el Brazo y el antebrazo derechos; enseguida la hace también con el brazo y el costado derechos, y por último la forma con los dos Pies, al colocarlos en ángulo de 90 grados, para iniciar su marcha, esta ESCUADRA es la que recibe el nombre de SIGNO PEDESTRE.

Las Cuatro ESCUADRAS que hemos descripto representan a las CUATRO estaciones del año, o sean la Primavera, el Verano, el Otoño y el Invierno; es decir que tienen una interpretación astronómica, puesto que colocadas en convergencia angular, forman el NÚCLEO CENTRAL, que en apariencia cruzan los dos Diámetros del Círculo zodiacal, para dividirlo en cuatro partes, lo que permite operar el cambio o la transformación del tiempo, de conformidad con la inclinación que produce la ELÍPTICA, que describe la Tierra, en su movimiento de traslación por el Infinito, mismo que aparentemente se ve que recorre el SOL.

También podemos asegurar, como tendremos la oportunidad de confirmarlo más adelante, que la ESCUADRA figura entre las Alegorías Masónicas de todos los Grados, como uno de los emblemas más usuales, porque con perfecto y claro lenguaje, explica las lecciones y sus enseñanzas Simbólicas a los Iniciados, dentro de cualquiera de las Cámaras en que se trabaje, puesto que los sapientísimos conocimientos que en materia de MORAL y FILOSOFIA, contiene la ESCUADRA, nos conducen por el camino más despejado, hacia la comprensión de lo que en realidad, son la RAZÓN, LA EQUIDAD Y LA JUSTICIA, como VIRTUDES que constituyen las Tres Potentes Columnas, que sostienen la inmensa variedad de principios, mismos que permiten al hombre aplicar su más amplio CRITERIO para todos sus actos, puesto que de tales preceptos, nacen las orientaciones necesarias para encontrar el PERFECCIONAMIENTO HUMANO, cuando menos hasta lograr cometer el menor número de ERRORES, los que por lo regular, siempre tienden a perjudicar al Género Humano.

Es por eso que la ESCUADRA representa al símbolo de la RAZÓN, cuya Filosofía deben practicar y propagar dentro y fuera del Taller, las Tres DIGNIDADES que dirigen la Logia, al mismo tiempo que deben demostrar su PRUDENCIA, su DISCRECIÓN y la RECTITUD en todos sus actos, como factores indispensables que reclaman todos los trabajos que se desarrollan bajo su más estricta RESPONSABILIDAD, pero sin olvidar que sus decisiones, serán siempre JUICIOSAS, IMPARCIALES y SERENAS, al emitir sus determinaciones, prodigar sus consejos o resolver cualquier asunto, sea en bien propio o en el de sus semejantes.

Sin embargo, también debemos recordar, que la ESCUADRA tiene su interpretación Dogmática, si tomamos en consideración que el INICIADO la forma y la marca por Tres veces TRES, al iniciar su marcha desde las Columnas hacia el ARA; puesto que también esa es la razón por la cual los MASONES al colocarse entre las referidas Columnas, y tomar la posición de ORDEN, ejecutan TRES Saludos, trazando igualmente con la Mano, de izquierda a derecha y de derecha hacia abajo, TRES ESCUADRAS, el primer saludo lo dirige al Venerable Maestro, el Segundo al Primer Vigilante y el tercero al Segundo Vigilante; las Dignidades deben contestar invariablemente los Saludos a la vez que invitar a tomar asiento en sus respectivas Columnas o en Oriente, a los hermanos presentes según su categoría, en el concepto de que al ejecutar dichos movimientos, para pasar a sus respectivas colocaciones, deben hacerlo rodeando el Ara por el costado derecho, para simbolizar el recorrido que efectúa la Tierra, trazando la Elíptica de traslación alrededor del Sol.

Ahora bien, si el Venerable Maestro se coloca al ORIENTE, es porque así como el Sol desde ese punto anuncia el Nacimiento del nuevo día, el Venerable inicia las labores o actividades que se desarrollan en la Logia; también el Primer Vigilante se coloca al Occidente, porque en ese punto termina el Sol su Carrera, para dar fin al día que ha pasado, y así el Primer Vigilante desde ahí clausura los trabajos de la Logia y despide a los Obreros contentos y satisfechos; de la misma manera el Segundo vigilante se coloca al Sur, porque en ese punto llega el Sol al Cenit, para alumbrar en todo su esplendor y reflejar sus vivificantes rayos sobre el norte, igualmente el Segundo Vigilante se coloca en dicho punto, para mejor observar al Sol en su meridiano, cuidar de la Columna del Norte, e impartir sus luces y conocimientos a los Hermanos de su Columna.

Por lo tanto, debemos comprender que el Simbolismo, en su parte Dogmática, se define como una enseñanza propia o exclusiva de las TRES ESCUADRAS, que el Iniciado FORMA y MARCA durante su marcha hacia el ARA, como queda indicado; y en cuanto a los TRES SALUDOS ejecutados por los hermanos a las Dignidades, se refieren únicamente a la interpretación Simbólica que se aplica a las lecciones que el Masón recibe durante su primera etapa de instrucción, y es por eso también que representan al CARÁCTER, TERMPERAMENTO y a la ENTEREZA que deben demostrar los INICIADOS, puesto que de ello depende la ENERGÍA que deben desplegar, para obrar siempre con JUSTICIA, así como hacer patente la CONSTANCIA en el Estudio y su dedicación a la Carrera Masónica, porque de ello depende el éxito en la realización de todos sus trabajos, descubrimientos o investigaciones; por lo mismo, si el INICIADO ha cumplido con esos sagrados DEBERES, no cabe duda que demuestra que no ha perdido el tiempo, y que sus convicciones lo conducen por el camino de la VERDAD, hasta lograr conquistar, como ya se ha dicho antes, esa especie de PERFECCIONAMIENTO HUMANO, que DIGNIFICA Y ENALTECE la personalidad del hombre HONRADO, CONSCIENTE Y PROGRESISTA.

Finalmente, podemos establecer que la ESCUADRA, es la figura que sirve de base, para trazar a la primera de las superficies Geométricas, o sea el TRIÁNGULO, porque representa a la unidad de medida en la Trigonometría, misma que se aplica para conocer u obtener las DISTANCIAS, el ÁREA o el VOLUMEN, sean de Figuras, superficies o espacios, tratándose de Gases, Líquidos o de cuerpos sólidos geométricos o amorfos; por tal motivo, el uso de la ESCUADRA y el TRIÁNGULO es indispensable para lograr el PERFECCIONAMIENTO de todas las Obras Humanas, materiales e inmateriales, así como para establecer las Reglas de la Exactitud, de la Simetría y de la Estética.

Por último, en el sentido MORAL, esos utensilios representan al límite hasta donde pueden extenderse nuestras atribuciones, para el fin de apreciar el verdadero VALOR de los DERECHOS de nuestros semejantes, en relación con los DEBERES MUTUOS o comunes a todo el género humano; y sobre todo, cuando en ello intervienen o ejercen su acción las LEYES NATURALES; pero para mejor comprensión de mis Queridos Hermanos del Primer Grado, diremos que la ESCUADRA, cuando está constituída por la mitad de un CUADRADO, viene siendo un instrumento que utilizamos, como un factor o agente simbólico, para señalarnos los medios científicos que la ciencia pone en nuestras manos, para estar en contacto con toda la CREACIÓN.

Consecuentemente, los DEBERES y los DERECHOS del hombre instruído, los marca la ESCUADRA como principios inviolables, puesto que el que mejor preparación o educación ha recibido, resulta más RESPONSABLE de sus actos, y de ellos debe responder ante sus semejantes, ya que de una manera elocuente nos hemos convencido, de que la referida ESCUADRA, figura en primer término como el SIGNO representativo de la EQUIDAD, si tomamos en consideración que sus dos brazos materiales, uno a la RAZÓN y el otro a la JUSTICIA, pero sin olvidar que el punto de convergencia o ángulo de contacto, es lo que caracteriza a la CONCIENCIA HUMANA.

Más adelante, cuando hayamos escalado nuevos peldaños en nuestra Carrera Masónica, tendremos la oportunidad de estudiar otras muchas materias, cuya interpretación simbólica y filosófica, nos coloca a la ESCUADRA, sobre un plano de investigaciones científicas, que poco a poco nos irán elevando hasta llegar al conocimiento de las más complicadas enseñanzas, cuyo estudio e investigación, nos proporcionarán mayores orientaciones, sobre la MORAL, la FILOSOFÍA, el SIMBOLISMO y muchos otros preceptos Masónicos