lunes, 31 de agosto de 2015

EL SALARIO JUSTO


EL SALARIO JUSTO

Por el M:.R:.H:. Ruben Preschel de I S R A E L

Salario. Esta palabra deriva de sal-el principio neutro de la Alquimia-y es la paga justa por el trabajo que toda persona realiza, en clara alusión a la época que los masones eran pagados en especie (y la sal era una de éstas, usada como conservante de los alimentos) o bien en moneda, como recompensa al trabajo realizado. Cada cual recibía un sueldo que se correspondía con el grado, cargo y función que desempeñaba en la Organización, hecho que queda reflejado en los diversos documentos antiguos, como por ejemplo el de los Canteros de Bolonia de 1248. Complementando esta función de subsistencia material y siendo jerárquicamente superior a ella, el salario también simboliza una recepción espiritual. Al final de las tenidas rituales, los Masones, como obreros alegóricos que son para la construcción del Templo de la Verdad, de la Ciencia y la Razón, reciben el salario que les corresponde. Los aprendices, ocupados en el desbaste de la piedra tosca, reciben su salario en la columna B:..

En la construcción del Templo del Rey Salomón, por encargo de Salomón se enviaron a hacer dos columnas, que estaban en la entrada del Templo, en su parte externa, las cuales se llamaron “B” y “J”. Al construirse el Templo por su magnificencia se tuvo que organizar a los obreros, en grados, mismos que siguen vigentes y servían para la realización de su pago o salario, se daban entonces signos, toques y palabras distintas a cada grado para su distingo y evitar que se tuviera acceso a un lugar que no corresponde, de ahí el termino de “pedir aumento de salario”(los MM:. cobraban el la cámara de en medio, los Ccom:. en la Col:. J y los Aap:. en la Col:. B. Estos tres grados integran la Masonería Simbólica o azul).

En la instrucción al grado de aprendiz se pregunta “¿En qué se traduce el Salario del Masón? ” Y la respuesta que se da es: ” En el perfeccionamiento gradual de sí mismo”. Es en sintonía con esta idea que el paso de aprendiz a compañero se denomina aumento de salario. Así pues , la mayor recompensa por el trabajo producido por el obrero es el progresivo desprendimiento de toda contingencia, la superación de cualquier individualismo en pos de la universalización y la plena identificación con el Principio que la Masonería llama G:.A:.D:.U:. Tal como se relata en el mito bíblico de Noemí y Ruth “En la obra está la paga así como la recompensa de Ruth, la moabita que trabaja y se cobija junto a Boaz, es lo que ella espiga”.(ver Sal, Boaz y Jakin). Ya en los manuscritos de Regius en los artículos del Arte de la Geometría según Euclides en su artículo sexto ordena que “el Aprendiz gane menos que sus Ccom:. que son perfectos. En diversos puntos, sabed en cambio que el M:. puede instruir al Ap:. para que su salario crezca rápidamente. Y antes de que haya terminado su aprendizaje su salario habrá en mucho mejorado”. También en las Constituciones de Anderson o Landmarks en 1723 el numeral V del reglamento de la corporación durante el trabajo dice que ” El M:. debe emprender los trabajos del propietario en las condiciones más justas y equitativas, y emplear lo que a este pertenezca, como si se tratrase se sus propios bienes, y no dar a cada Ap:. o Com:. más salario que el que realmente merezca. Maestros y masones, todos deben ser fieles al propietario que los ocupe y les paga religiosamente su salario, y ejecutar sus trabajos a conciencia, bien trabajes por jornal o a destajo”.

El aumento de salario no está relacionado con un tiempo máximo de permanencia en una determinada Cámara, depende exclusivamente de la calificación en el grado y las condiciones subjetivas apreciadas en el aspirante por las cámaras superiores, por ello se definen y reglamentan los requisitos y conocimientos mínimos necesarios para pasar los exámenes de primero y segundo grado. Quienes no superen el examen no recibirán el aumento de salario, Siendo necesario para poder aspirar el grado superior, el tiempo mínimo de permanencia en cada uno de los grados. Para complementar lo anterior, el H:. Vig:. de la col:. Llevará control estadístico del trabajo de cada H:.. Todos los masones empleados recibirán su salario con reconocimiento, sin murmuraciones ni observaciones, y no abandonarán a su Maestro hasta que la obra esté terminada, iluminándonos con la luz de nuestros HH:. Despastando a tenaces y certeros golpes de cincel nuestra masa de piedra informe, algún día seremos piedras cúbicas, trascendiendo a planos mas elevados, para satisfacción nuestra, para beneficio de la humanidad y para la gloria de la Augusta Institución Masónica.

EL EJERCICIO DE LA FRATERNIDAD EN MASONERÍA COMO SALARIO DEL MASÓN. La fraternidad es un valor que define a nuestra Institución. Es lo que nos lleva desde los disperso a lo concreto, al unir a los Masones alrededor del mundo con un sentido de pertenencia y de mutuo apoyo en un objetivo compartido. Es también un desafío para el Masón en su proceso de aprendizaje, porque el considerar a otro como Hermano implica elevar nuestra conciencia hacia la idea que todos somos de una misma esencia, y ello induce a dejar de lado egos, resentimientos, juicios, para pasar a aceptar al H:. tal como es, poniendo al amor ante todo, y reconociendo que el yo- tu es sólo una apariencia más en este mundo de dualidades. Al observar el Triángulo Equilátero, el Delta ubicado en el Oriente nos damos cuenta que sus tres lados son iguales. Esto es considerado en Masonería, como un símbolo de perfección, armonía y sabiduría. Uno de los lados representa la Libertad, que se adquiere buscando la Verdad, esforzándose por el camino de la Virtud (nuestra libertad). En el otro está la igualdad: la igualdad que tenemos entre nosotros y nuestra igualdad Espiritual que debemos cultivar a pesar de nuestros fracasos. La base del triángulo es la Fraternidad. Entonces se aclara que la Fraternidad, es la Tolerancia con relación a la Libertad y la comprensión con relación a la Igualdad. Es desde nuestra perseverancia en el trabajo, de nuestro respeto por el otro, y de una continua preocupación por los demás, que se vive la Fraternidad. La Libertad, la igualdad, fraternidad, serán siempre, como nos lo enseñaron nuestros ancestros, los medios y la norma de conducta para tratar de solucionar o resolver los problemas sociales de la humanidad, y como ha ocurrido siempre, no serán conducentes hasta que logremos conciencia de su real naturaleza. Como hemos dicho la palabra salario proviene del latín salarium y éste a su vez de sal, que antiguamente se usaba como moneda de pago, y era en sí misma, un bien de cambio. Desde un punto de vista simbólico la sal, entre otras cosas, representa la unión por su capacidad de fundirse y disolverse, y por su parte de conservación, purificación e incorruptibilidad. Aparece así como un elemento espiritual, vinculado a la comunión y al hecho de compartir. El sentido de salario se amplifica y diversifica por sus connotaciones etimológicas, que lo llevan al campo del símbolo y lo alejan de lo puramente material. Al igual que la sal en el agua, este salario nos une, nos funde. Por su poder nos purifica, ya que solamente el sentimiento puro y sincero del que se entrega sin esperar nada a cambio es verdaderamente fraterno y el que asì lo experimenta de corazón, se alejará de lo corrupto. El salario del Mas:. Es entonces un bien tangible, del que podemos sentir su peso, pero es por su esencia inconmensurable, como lo son los afectos.

Sus méritos (y no su antigüedad) lo hacen merecedor de un Aum:. de Sal:.y luego de una Ex:. a la maestría. Se le confía una responsabilidad como Oficial. El fiel cumplimiento de la misma y el cariño del que se haya hecho merecedor contribuyen a que sus Hermanos lo elijan para ejercer cargos superiores. Quizá hasta llegue a ser el primero entre sus pares. Y el final de cada ciclo se convierte en un nuevo renacer al silencio, al estudio y a la expectativa. Sin embargo, la energía y la capacidad del Hermano sólo pueden traducirse en una colaboración desinteresada y sin límites, que contribuya al engrandecimiento de su Logia, el común tesoro. Cada uno retribuye así la irrepetible oportunidad que se le ha brindado para utilizar una maravillosa escala experimental, con la cual le es posible desarrollar nuevos enfoques, fructíferos, tolerantes y generosos, enriquecidos por la practica del Arte Real. Cada etapa de su ascensión es pues una vivencia trascendental, plena y gozosa, que debe llenar a obrero de sano orgullo ante la misión cumplida. Por lo tanto creo que el verdadero salario que recibe el Masón es el reconocimiento de sus HH:. Como tal y el haberse adaptado al ambiente fraternal y armónico de la Logia.