domingo, 30 de agosto de 2015

LA MASONERÍA: Historia y documentos

LA MASONERÍA: Historia y documentos
rp_euxodo.jpg

Los orígenes de la masonería son muy oscuros y han sido desfigurados por una serie de leyendas, la mayoría de ellas, creadas por corrientes de opinión antimasónicas.
Buscando en la historia, encontramos en los gremios de constructores y albañiles organizaciones llamadas logias (la etimología de logia seria “casa”) estas eran lo que ahora llamaríamos gremios, collas o grupos de trabajo. A estos gremios independientes, o Logias, les llamamos masonería operativa (no hay que olvidar que masonería significa albañilería). Entendemos, pues, por masonería operativa, a los gremios de la construcción. Estos gremios tenían la particularidad, de ser autogestionados, libres y sin sometimiento a reyes, señores feudales y clero.
historia No podemos obviar su condición de libres en el contexto medieval, los trabajadores dependían siempre del clero y/o nobleza, lo que da un carácter extraordinario al que existieran organizaciones laborales independientes.
A mediados del siglo XVII, la situación social era ya algo distinta y el sometimiento al clero y/o nobleza ya no era tan acusado. Así pues, la pertenencia a estas logias de trabajadores ya no estaba tan cerrada a operarios ajenos a la estricta labor de la construcción permitiendo la entrada otros oficios.
En el año 1600 Jhon Boswell, es iniciado en la logia Edimburgo, esta iniciación no tendría nada de particular, salvo que Jhon Boswell no trabajaba en la construcción. La logia Edimburgo trabajaba bajo las constituciones de William Shaw alejándose de la opción predominante que eran usar las llamadas constituciones de “Gran Maestro de los masones por nombramiento real”. Esta incipiente liberalidad dio origen al primer masón especulativo y este fue el detonante para que multitud de logias permitieran la entrada a, no solo a trabajadores de otros oficios si no a personas que ni siquiera eran de profesiones afines a la construcción ni a la artesanía, con la condición de no estar adscritos y/o sometidos a nobleza y/o clero.
Estos nuevos “masones” fueron sobre todo intelectuales. Entre ellos, entraron también un gran número de revolucionarios del periodo de la restauración y de las convulsiones reformistas que dieron lugar a la unión escocesa-inglesa.
Estas ultimas incorporaciones solo buscaban en la masonería la pantalla de protección que daban las logias para reunirse de un modo discreto y así poder luchar contra el poder establecido en busca de vías mas democráticas.
Estos nuevos miembros, no tardaron en fundar Logias que no estaban ya directamente relacionadas con el arte de la construcción física, si no de la construcción de una sociedad mas progresista y democrática. Estas nuevas Logias, que no eran ya de constructores y artesanos si no una sociedad de pensamiento, pronto empezaron a hablar de masonería especulativa (en contraposición a la masonería operativa), es decir que el trabajo era construir al ser humano como tal y la perfección de la construcción era el perfeccionamiento de uno mismo y la mejora de la sociedad.
Estas logias se extendieron por Inglaterra y Francia.
En 1717, pastores protestantes crearon en Londres una Gran Logia propiamente especulativa y se nombro el primer Gran Maestro, eliminaron las tendencias de mejora social y se declaro monárquica y deísta. Crearon una constitución, en principio inalterable, donde se especificaba cual eran los Usos y Costumbres. (Véase documentos históricos “constituciones de Anderson”). Posteriormente la vulneración de la Gran Logia de Inglaterra de los talantes liberales, sociales y humanistas provocaron el cisma, que todavía se mantiene, entre las dos visiones masónicas, la visión de la Gran logia de Inglaterra, dogmática y conservadora y la del Gran Oriente de Francia, adogmática, social humanista y liberal. Todas las organizaciones masónicas del mundo se alinean, o se intentan alinear, en una u otra tendencia.
La primera logia en España fue fundada en Madrid por ciudadanos británicos y tuvo una existencia efímera, su entrada con cierto peso fue en el siglo XVIII entre los ilustrados por lo que la masonería en España ha sido tradicionalmente adogmática y liberal.
En algunos periodos históricos ha estado perseguida. Durante la Guerra civil y durante la dictadura del General Franco, la persecución y aniquilación de la Masonería fue especialmente cruel, la mayoría de los masones o acusados de serlo que sobrevivieron, fueron encarcelados o se exiliaron.


EL ALTAR

Foto de Juan Avila.
Arquitectónicamente, el Altar o Ara es la “piedra fundamental” del templo. Aunque en la práctica, y desde el punto de vista microcósmico, el trabajo de construcción material y de proceso del Conocimiento, se realice de abajo arriba, de la multiplicidad a la Unidad Arquetípica, en realidad debe tenerse siempre presente el punto de vista metafísico, que considera el proceso cosmogónico como un paso de esa misma Unidad a la multiplicidad, o de arriba abajo.
En este sentido la piedra fundamental del altar, por estar situada en el centro mismo del cuadrado, o rectángulo, de la base, es la proyección directa y vertical de la piedra angular o piedra cimera, que constituye la auténtica clave de bóveda del templo. A su vez, las cuatro piedras de fundación de las esquinas, o ángulos del edificio, son otras tantas proyecciones o reflejos horizontales de la piedra fundamental. Se obtiene así un esquema simbólico donde el altar ocupa una posición intermediaria y central entre el mundo terrestre y el celeste.
El altar está, pues, en el Centro del Mundo, es decir en el lugar geométrico ideal y simbólico donde se produce la ruptura de nivel que comunica al hombre con los estados superiores y las realidades invisibles. A este respecto la palabra altar quiere decir “alto”, lugar elevado, lo que la emparenta a la montaña, y más concretamente a la Montaña Sagrada.
En los templos-montañas, como ciertas pirámides precolombinas y los zigurats babilónicos, los altares se sitúan en la cúspide, simbolizando la idea de lugar privilegiado próximo al Cielo. En los templos cristianos, las gradas (grados) que elevan y separan al altar mayor con respecto al resto de la nave, tienen este mismo significado: el altar cristiano, como su antecesor, el altar hebreo, está simbólicamente en la cima de la montaña del Paraíso.
Si el templo es un organismo vivo, el altar es propiamente su corazón. En él se concentra y expande, como si de la sístole y la diástole cordiales se tratara, toda la energía sutil que da cohesión al conjunto del edificio.
El altar es el punto sensible, el nudo vital que reúne las energías horizontales y verticales del templo, por medio de las que, al percibirlas en su propia naturaleza, el hombre es conducido a participar de la despojada belleza que emana de todo él, revelador del equilibrio y armonía de la creación.
De ahí que en el Templo de Jerusalén –hecho construir por el sabio rey Salomón–, el Arca de la Alianza, en cuyo interior eran simbólicamente recogidos los efluvios divinos, estuviera depositada encima de la piedra llamada Shetiyah, equivalente al altar.
Es también el ara la piedra de sacrificio, allí donde se consuma el acto sagrado por excelencia: la muerte ritual del hombre viejo, y el nacimiento y resurrección a la verdadera Vida.
En la piedra sacrificial, el alma humana, que ha llegado al centro de sí misma, esto es a la “unión” con el Espíritu, es crucificada y ofrecida a los dioses, o a la divinidad, instituyendo por ese acto primordial una alianza, o un lazo común, indisoluble.


¿Cuándo alguien es Masón?
newton

Por . : Joseph Fort Newton

* Cuando puede examinar con cuidado los ríos, las colinas y el
lejano horizonte con un sentimiento profundo de su propia pequeñez
en el vasto esquema de las cosas y aún tener fe, esperanza y coraje,
los cuales son las raíces de toda virtud.

* Cuando conoce que en el fondo de su corazón cada hombre es tan
noble, tan vil, tan divino, tan diabólico y tan solitario como él
mismo y busca conocer, perdonar y amar a su compañero.

* Cuando sabe como simpatizar con un hombre en sus tristezas y aun
en sus pecados, conociendo que cada hombre pelea una dura batalla
contra muchas desventajas.

* Cuando ha aprendido cómo hacer amigos y mantenerlos y sobre todo,
cómo ser amigo consigo mismo.

* Cuando ama las flores, puede perseguir aves sin un arma y siente
el escalofrío de una antigua diversión olvidada, cuando escucha la
risa de un pequeño niño.

* Cuando puede ser feliz y orgulloso en medio de las infelicidades
de la vida.

* Cuando los árboles coronados de estrellas y el reflejo de la luz
del sol sobre las corrientes de agua lo seducen como la idea de una
muy amada y anhelada muerte.

*Cuando ninguna voz de sufrimiento llega a sus oídos en vano y
ninguna mano busca su ayuda sin respuesta.

*Cuando encuentra bondad en cada fe que ayuda a cualquier hombre a
depender de las cosas divinas y a ver los significados majestuosos
en la vida, sin interesar cuál pueda ser el nombre de esa fe.

* Cuando puede mirar un charco al lado del camino y ver algo más
allá del barro y a la cara del más miserable mortal y ver más allá
del pecado.

* Cuando sabe cómo orar, cómo amar y cómo esperar. * Cuando ha
mantenido la fe consigo mismo, con su Dios; en su mano una espada
contra la maldad, en su corazón un pedazo de canción; feliz por
vivir, pero no temeroso de morir!

* Este hombre ha encontrado el único secreto de la Masonería y el
único que debe tratar de dar a todo el mundo