martes, 31 de enero de 2017

EL RITUAL DE LOS FRANC-MASONES OPERATIVOS




EL RITUAL DE LOS FRANC-MASONES OPERATIVOS

(UN TESTIMONIO PARA EL RETORNO
A LAS PRACTICAS TRADICIONALES)

Dr. Thomas Carr

[The Ritual of the Operative Free Masons.
Ann Arbor, Mich: The Tyler Pub. Co, 1911.]


I. Introducción

La mayoría de los francmasones especulativos son conscientes del hecho de que un Gremio de Franc-Masones Operativos continúa existiendo, lo mismo que La Compañía de Masones de Londres.

Es un hecho comprobable que diversas Sociedades de Masones Operativos existieron en Inglaterra, Francia e Italia durante la Edad Media, y que construyeron las iglesias, puentes y catedrales que todavía hoy adornan dichos países. También en Alemania floreció un cuerpo bien organizado de Masones, conocidos como los Steinmetzen.

El nombre Franc-Masón (Free Mason) se utilizó por primera vez en el Estatuto 25 de Eduardo III (1352). Diversos autores han demostrado cómo los Masones tenían que viajar por doquiera para realizar su trabajo, y cómo los Masones ingleses trabajaron en Francia y los franceses en
Inglaterra.

Cuando la escritura estaba confinada al clero y los diplomas se desconocían, la solución idónea para testificar como un desconocido podía ser un hábil y acreditado artesano, fue el tener un sistema de palabras de pase y signos que le permitían demostrar que había aprendido regularmente su oficio y que no era un cowan (1) o un simulador. Los antiguos Masones Operativos de la Edad Media, tanto en Inglaterra como en el resto de Europa, tenían sus propios procedimientos regulares para admitir a un lego como aprendiz, enseñarle el oficio y cualificarlo para su práctica.

(1) El Oxford International Dictionary of the English Language brinda la siguiente definición de la palabra «Cowan»: Cowan - 1598 [?] 1. Sc. One who does the work of a mason, but has not been apprenticed to the trade. 2. Hence, One uninitiated in the secrets of Freemasonry 1707. 3. slang. A sneak, eavesdropper.
Mientras que el Oxford English Dictionary establece: One who builds dry stone walls (i.e., without
mortar); a dry-stone-diker; applied derogatorily to one who does the work of a mason, but who has not been regularly apprenticed or bred to the trade.

Una buena cantidad de los Antiguos Deberes y Regulaciones de aquellos tiempos han llegado hasta nosotros. Unos ochenta documentos han sido estudiados y autentificados como tales, lo cual puede ser estudiado en el excelente trabajo del V.: Hno.: Baxter que apareció en el primer volumen de las Transactions of the Quatuor Coronati Lodge. (2)

(2) Pareciera existir un error en esta afirmación, siendo más probable que el autor se refiera al trabajo del Dr. W. Begemann, An Attempt to Classify the Old Charges [«Ars Quatuor Coronatorum», vol. i, 1886-1888], ya que el trabajo del V.: Hno.: Roderick H. Baxter titulado Old Charges and Ritual pertenece a un diferente volumen de las Transactions [«Ars Quatuor Coronatorum», vol. xxxi, 1918] y no había sido publicado antes de 1911, fecha de la publicación del presente documento.
Un trabajo más reciente sobre el tema es el desarrollado por el Dr. Jorge Francisco Ferro: Los «Antiguos Deberes» (Old Charges): traducción y estudio crítico sobre dichos antiguos manuscritos que puede ser consultado en .

De dichos Antiguos Deberes obtenemos evidencia de la utilización de Enseñanzas Morales y de Signos Secretos. Y resulta obvio que desde tiempos remotos un alto criterio moral fue inculcado a través de ellos. Y en el más antiguo de todos los Deberes, el Manuscrito Regius (circa 1390), se hacen recomendaciones a modo de «verdades autoevidentes».

El Manuscrito Harleian N.° 2054, que data del siglo XVII y originalmente perteneció al Gremio de Chester, entre otras cosas, dice que «existen muchas palabras y signos de un Franc-Masón» que no deberán ser comunicadas «sino a los Maestros y compañeros de la Sociedad de Franc-Masones, así me ayude Dios. Aquí sigue el digno y piadoso juramento de los Masones.»

En el siglo XVII, y probablemente antes, gentilhombres (privategentlemen) (3) y oficiales del ejército comenzaron a ser aceptados como miembros de la Sociedad de Franc-Masones en Inglaterra y Escocia.

(3) James S. Grubb en «Elite Citizens» [cap. 10 de Martin, John (Ed.). Venice Reconsidered: The History and Civilization of an Italian City-State, 1297-1797. Baltimore: Johns Hopkins Univ. Press, 2002. p. 349] escribe que a principios del siglo XVII se institucionalizó la figura del «private
gentle men» como un «second order of gentlemen» or «nobility of the citizens», mediador entre la nobleza y el pueblo. Quedando establecidas tres categorías bien diferenciadas de «ciudadanía », tal como explican John Jeffries Martin y Dennis Romano en «Reconsidering Venice» [Ibid, cap. 1, p. 16]:
Only adult noble males had the right to […]
participate in the political life […] Next in
prestige where the cittadini (citizens), a di-
verse group […] whose privileges granted
them entry into the state bureaucracy […] or
special commercial privileges as merchants.
Many cittadini were among the wealthiest
influential members of […] society. Finally, at
the base of this «hierarchy» where the arti-
sians, shopkeepers, and workers […]

El abogado John Boswell, terrateniente, fue miembro de la St. Mary’s Chapel Lodge, de Edinburgo, en 1600. Robert Moray, intendente general del ejército escocés, fue constituido Masón en Newcastle en 1641. Elías Ashmole, célebre anticuario, y el coronel Henry Manwaring fueron constituidos Masones en Warrington en 1646.

Es interesante notar el hecho de que entre estos tres hombres, que fueron de los primeros Masones Honorarios o No-Operativos — o en términos más modernos Especulativos — constituidos en Inglaterra, Moray era presbiterano y un covenante escocés en pro del Parlamento Escocés autónomo, Ashmole era un católico realista que apoyaba a la Monarquía de la Casa de Estuardo y Manwaring era un anglicano del bando y la postura que defendía el Parlamento de Inglaterra y contrario a la Casa de Estuardo. Tal que incluso en esos días la Masonería era un vínculo de unión entre hombres de diferentes religiones y opiniones políticas, y lo continuó siendo incluso en tiempos de la Gran Guerra Civil anglo-escocesa.

En 1647, el Dr. William Maxwell se integró a la Logia de Edimburgo.
Hasta donde sabemos, fue el primer médico que llegó a ser Masón. También debemos notar que en las minutas de la St. Mary’s Chapel Lodge, en Edimburgo, está registrado que, el ya citado, Boswell asentó su marca en la reunión de la Logia ocurrida el 8 de junio de 1600. Los Earls de Cassilis y Eglinton fueron iniciados en la Logia de Kilwinning en o cerca de 1670. Gentilhombres como estos, sobre los que me he explicado, comenzaron a ser conocidos como Masones Aceptados a partir de tales fechas, y gra-dualmente aumentaron en número.

En 1717, bajo la influencia del Dr. Anderson y sus amigos, algunos Franc-Masones Operativos, junto con algunos de los No-Operativos, Aceptados, o Franc-Masones Especulativos, pertenecientes a cuatro Logias de Londres, se reunieron para formar la Primera Gran Logia; una variante en la cual la Masonería Especulativa en vez de la Operativa era el tema principal. Las herramientas arquitectónicas y operativas se tornaron simbólicas, pero su Ritual se basó en el Ritual de la Antigua Sociedad Operativa, del cual se tomaron amplios contenidos.

Los grados de Aprendiz y de Compañero del Oficio se fundaron sobre los correspondientes grados del sistema operativo.

Más tarde, cuando el grado de Maestro —no el de Maestro de Logia, sino el de Maestro Masón— fue añadido, Anderson y sus amigos inventaron una ceremonia basada en el Festival Anual de los Operativos, celebrado el 2 de octubre para conmemorar el asesinato de Hiram Abí durante la construcción del Templo del Rey Salomón.

Los verdaderos secretos y el verdadero Ritual del grado operativo de Maestro no pudo ser incluido, pues sólo unos pocos los conocían, a saber, sólo aquellos quienes ostentaban el título de alguno de los Tres Maestros de VII° que regían a la sociedad Operativa, y Anderson, desde luego, no era uno de ellos; su función había sido la de capellán, sin embargo es posible que hubiera sido admitido como miembro Aceptado de la Orden algunos años antes en Escocia. (4)

(4) «El Hno.: Clement E. Stretton ha declarado en sus registros, y me lo ha confirmado a través de cartas que el Dr. James Anderson fue hecho capellán del Gremio de San Pablo (St. Paul’s Guild) en 1710, en sucesión del Dr. Compton, quien tenía el hábito de practicar un servicio religioso al día. En septiembre de 1714, Anderson propuso que hombres de alcurnia pudieran ser admitidos como una especie de miembros honorarios, lo que fue aceptado con un voto de diferencia a favor, y los registros contables, de ese año y el siguiente, muestran siete cuotas de 5 guineas cada una. Todo el tiempo que el trabajo de San Pablo estuvo en proceso los Gremios se reunieron a medio día del sábado, pero Anderson cambió los periodos de reunión para los miércoles a las 7 pm, en la taberna Goose and Gridiron, y en septiembre de 1715, los Operativos encontraron que su antigua palabra de pase ya no les permitía el pase a las tenidas; lo cual comunicaron a Wren y a Strong , y los disidentes fueron borrados de los Registros; tal vez es por ello que Anderson declaró que Wren ‘rechazó a las Logias’. Ahora, bajo tales circunstancias, ninguna personas honorable puede decir que Anderson actuó de buena fe. Lo que sí podemos es comprender aquello que ‘digirió’: recortó el tiempo de Aprendizaje de siete años a un mes, eliminó toda referencia técnica, incluida la ceremonia para conferir el grado de la Marca (Mark Mason); y dejó una institución de fina moral en la línea de las Sociedades Místicas de los Antiguos, pero que no es Franc-Masonería, sino una imitación de ella; retuvo aquello de los Antiguos Rituales que servía a sus propósitos, y podía tener algún lugar en el sistema moderno, pero eliminó la explicación que el Ritual Operativo confiere.» [John Yarker. The Arcane Schools. Kila, MT: Kessinger, 1995. pp. 404-405]


II. Procedencia de la Franc-Masonería Especulativa de la Operativa.

Si alguien dudara del hecho de que la formación de la Franc-Masonería Especulativa se realizó a partir de la Franc-Masonería Operativa, sería singularmente sencillo convencerlo de su error si tan sólo estudiara el primer Libro de las Constituciones.

El primer Libro de las Constituciones es el original que Anderson fue comisionado para preparar. Él fue instruido «para ordenar y arreglar las antiguas Constituciones Góticas sobre un nuevo y mejorado sistema». Y fue impreso y publicado bajo la autoridad de la Gran Logia en 1723.

A pesar de los múltiples cambios y nuevas ediciones, y su completa revisión debido a la Unión de 1813, la edición actual del Libro de las Constituciones continúa mostrando inequívocamente su origen operativo.

Los Antiguos Deberes que aparecen en la página 1 del actual Libro de las Constituciones, fechado en 1909, son casi idénticos a los Antiguos Deberes incluidos en el primer Libro de las Constituciones publicado en 1723. Los cambios son muy pequeños e insignificante Fs, y no hay cambio alguno en la Sección V que es la que utilizaré para comprobar la procedencia de la Franc-Masonería Especulativa de la Franc-Masonería Operativa. La Sección V se titula «Del reglamento de la Corporación durante el trabajo» y se podrá notar que los términos utilizados son netamente operativos.

El Ritual Especulativo también nos brinda pruebas de su procedencia del Ritual Operativo.

1) Cuando se presentan las Herramientas de Trabajo en cada uno de los tres grados: «Como no todos somos masones operativos, sino libres y aceptados, o especulativos.»
2) Los Masones Operativos son mencionados en la lectura sobre el primer Cuadro de Logia cuando las Joyas Móviles son descritas y su utilización explicada.
3) Los Masones Operativos son también mencionados en las lecturas oficiales: Lectura 1, sección VII del Ritual de Emulación.

El 6 de enero de 1911, una nota histórica del V.: Hno.: John P. Simpson, B.A, Pasado Asistente del Gran Guarda Sellos (5) fue publicada por la Gran Logia, en la cual el autor expresaba: «Los Rituales de la Franc-Masonería del Primero y Segundo grados derivan sin duda, en parte, de las ceremonias del antiguo Gremio Operativo». El Hno.: Simpson pudo haber dicho más acertadamente, que en su mayoría se derivan de las ceremonias operativas.

(5) El Past Assistant Grand Registrar (P.A.G.Reg.) es el inmediato anterior oficial de una Gran Logia encargado de asistir al Grand Registrar quien custodia los Sellos de la Misma. En castellano su equivalencia sería el Pasado Asistente del Gran Guarda Sellos (P.A.G.G.S.).

Debo agregar que sucede lo mismo con el Tercer grado y también con el grado de la Marca.

La discusión sobre el grado de Maestro Masón volvería demasiado extenso el presente trabajo, pero tengo contemplada la publicación de un texto sobre «El Tercer grado» en algún momento futuro. Aquí sólo debo decir que el Tercer grado es una idea tardía en lo referente a la Masonería Especulativa. Tal como el sistema fue formulado en 1717, y como puede verse en el primer Libro de las Constituciones de 1723, no existía el Tercer grado; un Masón sólo llegaba a ser Maestro cuando alcanzaba la posición de Maestro de una Logia. Los Antiguos Deberes de la edición actual del Libro de las Constituciones son suficientes para aclarar este punto, aún cuando este párrafo es idéntico al aparecido en la primera edición de 1723:

“Ningún hermano podrá ser Vigilante hasta que haya pasado del grado de Compañero, ni Maestro hasta que haya actuado de Vigilante, ni Gran Vigilante si no ha sido Maestro de una Logia […] [§. IV, ¶. 2]”

Y en la presente edición, de 1909, del Libro de las Constituciones existe una nota al pie añadida a esta sección que no aparecía en el libro de 1723, pero que fue añadida en 1815:

“En tiempos antiguos, ningún hermano, sin importar sus habilidades en el oficio, era llamado Maestro Masón hasta no haber sido electo para la silla de una Logia.”

El Tercer grado especulativo, como ya he indicado, está, sin embargo, basado en el Ritual Operativo, como una adaptación de la Ceremonia Anual de los Operativos que celebraban el 2 de octubre, para conmemorar el asesinato del Tercer Maestro, Hiram Abí, un mes antes de la Dedicación del Templo, que se celebraba el 30 de octubre.

III. Los Franc-Masones Operativos existentes.

El nombre completo de la existente Sociedad de Franc-Masones Operativos, a cuyo Ritual estoy por referirme, es el de «Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros».

Los Masones Rústicos y los Amuralladores eran los artesanos inferiores que hacían un trabajo más pesado que el de los Masones Libres (Franc-Masones). Ellos no eran Compañeros de las Logias de Franc-Masones, sino que eran considerados como Asociados, teniendo, sin embargo, sus propias ceremonias. Eran considerados como «esquiroles» («scabblers») (6) y su trabajo no iba «en curso». Les era permitido ingresar al primer grado de Aprendiz Amurallador (Apprentice Stone Yard), pero no al segundo de Compañero Amurallador (Fellow’s Yard).

(6) Un «scabbler» es un obrero no agremiado que se presta a sustituir a uno que sí lo es en determinadas circunstancias tales como las huelgas, de ahí su traducción como «esquirol». Se trata, como el texto implica, de «una Clase de Masones Rústicos admitidos al trabajo grueso de las canteras pero no miembros de la Logia N.º 2 de los Compañeros del Oficio. Se los consideraba como ‘asociados’ al trabajo de desbaste de las piedras y poseían sus propias ceremonias internas.» [Cfr. la nota 3 de: Ferro, Jorge Francisco. Un testimonio sobre la Masonería Operativa de principios del siglo XX. En ]


Los Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros eran, desde luego, oficios distintos.

En Londres los Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros (conocidos como los Tejadores y los Ladrilleros) eran de hecho tres compañías claramente separadas y diferenciadas.

Una Sociedad que comprenda tan diversos oficios es a primera vista algo curioso, pero tras una investigación se encontrará que no era algo fuera de lo común, según las costumbres imperantes, en el siglo XVII.

En Kendal, en 1667, la Doceava Compañía de Comercio estaba integrada por Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Yeseros, Pizarreros y Carpinteros.



Detalle del Tapiz de Kirkwall (Kirkwall Scroll) que permanece en la Logia Kirkwall Kilwinning N.o38, en Kirkwall, Reino Unido, y que parece datar del siglo xv. Obsérvese su similitud con los Escudos de Armas de las Grandes Logias.

En Oxford, una Compañía fue incorporada en 1604 llamada «La Compañía de Masones Libres, Carpinteros, Ensambladores y Pizarreros de la ciudad de Oxford.» En Gateshead la más curiosa asociación de oficios fue incorporada por una patente de Cosin, obispo de Durham, en 1671. Los oficios enumerados eran: Masones Libres, Espeleólogos, Picapedreros, Escultores, Canteros, Enlosadores, Ladrilleros, Vidrieros, Teñidores, Fundidores, Claveros, Peltreros, Fontaneros, Maquinistas, Talabarteros, Brideros, Bauleros y Destiladores.

En Edimburgo, la Compañía de St. Mary’s Chapel al mismo tiempo abarcaba una gran cantidad de oficios, tales como Jarcieros, Orfebres, Ta-
piceros, Arqueros, Pizarreros, Vidrieros, Pintores, Fontaneros y Obreros, además de Masones. Más tarde quedaron sólo dos oficios en la Unión, los Obreros y los Masones que se separaron después constituyendo separadamente distintas corporaciones. Nuestro mayor interés, sin embargo, se centra en la ciudad de Durham, donde encontramos la misma combinación de oficios que la de la Sociedad que nos ocupa.

En 1594 el obispo Mathew Hutton incorporó la Sociedad de «Masones Rústicos, Amuralladores y Pizarreros». En 1609 el obispo James confirmó sus Reglamentos (Bye Laws) y Ordenanzas en las cuales eran denominados «Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarrero, Pavimentadores, Tejadores y Revocadores». El 16 de abril de 1638, el obispo Morton otorgó una nueva patente a «La Compañía Asociada y la Fraternidad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Revocadores y Ladrilleros».

Los obispos de Durham fueron condes palatinos, así que las patentes provenían de ellos.

Estos operativos llegaron a ser hombres libres de la ciudad, a quienes se les conferían muchos derechos y privilegios, y muchos gentilhombres («gentry») del condado llegaron a ser miembros honorarios de dicha Sociedad, lo que reconocían como una honorable distinción; tal como hoy en día muchos miembros de la clase mercantil y profesional se vuelven hombres libres y agremiados («freemen and liverymen») de las Compañías de Comercio de Londres.

La Compañía de Masones de Londres se incorporó en el segundo año del reinado de Enrique IV (1411), y se le otorgó su escudo de armas, todavía en uso, el doceavo año del reinado de Eduardo IV (1473).

Los Pizarreros de Londres, también tienen escudo de armas, aunque no son una compañía legalmente reconocida; los Pavimentadores son una pequeña compañía londinense; los Revocadores fueron incorporados en 1501; mientras que los Tejadores y los Ladrilleros en 1508.
En Londres, surgieron disputas entre estas diversas compañías y otras de naturaleza similar sobre cuál era su respectivo trabajo; estas querellas fueron particularmente severas alrededor de 1356, y pueden encontrarse muchas referencias a las mismas en los antiguos registros. Nuevamente en 1615 y 1632 surgieron dificultades similares.

Sin lugar a duda la misma cosa ocurrió fuera de Londres, y la incorporación sirvió para regular tales disputas.

En el año 1677 «La Venerable Sociedad de Masones Libres de la ciudad de Londres» trazó un mapa de Inglaterra, como referencia para todos los Franc-Masones Operativos, que mostraba el país dividido en ocho distritos:

1) Londres
2) Westminster
3) Southern
4) Bristol
5) Chester
6) Isla de Anglesea
7) Lancaster
8) York

Tiempo atrás, aparentemente, Durham también fue un distrito independiente.

La Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros, utiliza un escudo de armas, que todavía permanece en el Guild Hall de Durham, y que es realmente la combinación de las armas de las diferentes asociaciones por separado.



Escudo de Armas de «La Compañía de Masones de Londres» que les fue otorgado por Eduardo IV durante el doceavo año de su reinado (1472-3). Su mote: «En el Señor está toda nuestra confianza».

Arriba, en el lado izquierdo, tenemos el blasón de los Masones; al centro el de los Pizarreros; del lado derecho el de los Pavimentadores; abajo, del lado izquierdo, el de los Revocadores; del lado derecho, el de los Tejadores y los Ladrilleros.

Los blasones en cada caso son similares, si no idénticos, a los de las distintas Compañías de Londres.

La fecha del escudo de armas es 1784, pero la Sociedad se incorporó, como ya fue dicho, en 1638.

En Londres, se dejó de utilizar la palabra Libre en el título de los Masones Libres (Franc-Masones) a mediados del siglo XVII; debido posiblemente a que dejó de haber distinción cuando los miembros de las demás Compañías de Londres se volvieron igualmente libres. Hasta donde sabemos, tanto los Franc-Masones de Londres como los de Westminster dejaron la Asociación, junto con otras corporaciones, alrededor de 1655-6. Esto debe tomarse como una mera suposición, ya que es muy difícil tener conocimiento exacto del tema; aunque quizás la División de York pudiera tener información más precisa sobre el particular.

El Ven.: Hno.: Stretton me ha informado que cuando él tomó su obligación como Aprendiz Aceptado en la Sociedad Operativa en 1867, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Revocadores y Ladrilleros estuvieron presentes; pero que cuando fue pasado al grado de Compañero de Oficio en mayo de 1874, sólo Franc-Masones estuvieron presentes, lo mismo que cuando fue ascendido al Tercer grado de Súper Compañero.

La legalización de los sindicatos de 1871 fue la causa de la separación de los Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Revocadores y Ladrilleros de los Masones Libres en la División de York.

Estas corporaciones comenzaron a separarse de los Franc-Masones en 1871, en cuanto la legalización de los sindicatos comenzó, y para finales de 1883 no había ninguno en la Logia N° 91 ni en la N° 110; y el V.: Hno.: Stretton me ha informado que no existió ninguna corporación afiliada a la División de York por varios años.



Escudo de Armas de «La Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros» (1784). Su mote: «Dios es nuestro guía».

Ciertamente que desde 1883 no se ha incluido a ninguna de las corporaciones, antaño afiliadas, a las reuniones de los Franc-Masones; pero ellos se han seguido reuniendo por su cuenta, y los Masones Operativos me han dicho que algunos de los antiguos Rituales han continuado en uso en algunos de los sindicatos, y aunque no he tenido la oportunidad de verificarlo, lo acepto como tal. Los antiguos miembros operativos de la División de York aún hoy (1911) reconocen a los Masones Rústicos, etcétera, como Asociados o Hermanos Libres, pero no como Compañeros. Se permiten intercambiar con ellos el Saludo y la Palabra del Primer grado, e incluso pueden invitarles una bebida; pero no les consideran como Compañeros o Aprendices Aceptados, y no pueden enseñarles nada del oficio.

Estos Franc-Masones Operativos se encuentran divididos en dos categorías, y cada una de ellas, a su vez, en siete grados.

Las dos categorías son la de los Masones Rectos o de la Escuadra (Straight or Square Masons) y la de los Masones Redondos o del Arco (Round or Arch Masons).



Escudo de Armas de «La Venerable Sociedad de Masones Libres, Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros, Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros» enmarcado por un Masón del Arco y otro de la Escuadra (1731). Su mote: «Dios es nuestro guía».


Se podía pertenecer sólo a alguna de las dos categorías, la de la Escuadra o la del Arco, nunca a ambas, aunque alguien podía ser transferido de una a otra, usualmente de la Escuadra al Arco, si el Maestro así lo ordenaba oportuno. Cuando alguien era aceptado como Aprendiz seleccionaba cual de las dos clases pretendía seguir.

La «Escuadra» es el símbolo de los Masones Rectos (de ahí su apelativo como Masones de la Escuadra) y el Compás de los Masones del Arco (de ahí, también, su apelativo como Masones del Compás). El azul era el color de los Masones de la Escuadra y el rojo el de los Masones del Arco o Compás.



Escudo de Armas utilizado por «La Primera Gran Logia de Inglaterra (de los ‘Modernos’)», derivado del escudo de «La Compañía de Masones de Londres», el sello más antiguo data de 1732. Su mote griego dice: «En el principio era el Verbo».

Una gran cantidad de suposiciones muy elaboradas han sido escritas en años recientes sobre el origen de estos colores en la Masonería Especulativa; ¡la Orden de la Jarretera (donde se utilizaba el color azul) y la Orden del Baño (que utilizaba el rojo) han sido sugeridas como prototipos para la utilización de estos colores! Mucho tiempo y escritos imaginativos pudieran ahorrarse si se hiciera referencia a los usos y costumbres de los Operativos. El escudo de armas original de los Franc-Masones les fue otorgado por Eduardo IV, pero el escudo combinado de las corporaciones, al cual no he podido otorgarle fecha alguna, tiene dos figuras de apoyo. Uno de tales apoyos, el del lado izquierdo, sostiene una «escuadra» y sus ropas son azules. El otro, el del lado derecho, sostiene un compás y es un Masón del Arco vestido de rojo.

Cada una de estas grandes categorías de los Masones de la Escuadra y del Arco se divide a su vez en siete grados, con secretos y reglas de trabajo especiales así como instrucciones técnicas restringidas a cada uno de los grados.

1) Aprendices del Oficio de los Franc-Masones.
2) Compañeros del Oficio de los Franc-Masones.
3) Súper Compañeros que poseían su propia Marca.
4) Súper Compañeros que eran también Constructores en el sitio del Templo.
5) Intendentes y Súper Intendentes de los Trabajos o Menatzchim.
6) Aquellos que habían aprobado la Instrucción Técnica para la posición de Maestros. Maestros Certificados, conocidos como Maestros Aprobados (Passed Masters). También conocidos como Harodim, particularmente en Durham y en el Norte.
7) Los Grandes Maestros, quienes sólo pueden ser tres.

Era posible para alguien de alta posición social, al llegar a los dos grados superiores, VI y VII, ser Maestro Aprobado o Gran Maestro tanto en la Masonería de la Escuadra como en la Masonería del Arco.



Escudo de Armas de «La Gran Logia en Londres de los Libres y Aceptados Masones de Acuerdo a los Antiguos Principios», 1775. Su mote: «Santidad al Señor».

Las Logias operativas a las cuales tengo el honor de pertenecer son la N° 91 y la N° 110, ambas localizadas en Leicester, pero pertenecientes a la División de York, no por su posición geográfica sino por su origen, ya que realmente se encuentran en la parte inglesa que pertenece a Westminster. La Logia N.o 91 fue fundada en 1761 en Leicester, bajo la autoridad de la Venerable Sociedad de Masones Libres de la Ciudad y de la División de York de Masones Libres que fue enviada desde York para reparar las iglesias de Leicester en tal año, y que ya anteriormente había sido, en su mayoría, empleada en la Catedral de York. Esta Logia se mantuvo en condiciones precarias de 1883 a 1909 reuniéndose tan sólo una vez al año; pero se encuentra en buenas condiciones de nuevo, con tenidas mensuales regulares, reuniéndose a medio día de cada segundo jueves de mes.



Tercer y último sello de «La Gran Logia en Londres de los Libres y Aceptados Masones de Acuerdo a los Antiguos Principios», 1792.

La Logia especulativa N.o 279 bajo la Gran Secretaría de Inglaterra (Grand Register of England) fue formada en 1790 como una escisión de la Logia operativa N° 91; Charles Horton, el entonces Primer Maestro de la Logia operativa devino el Venerable Maestro de la Logia especulativa N° 562, hoy N° 279.

La otra Logia operativa es la Logia Mount Bardon N° 110, con más de 300 miembros, y que trabaja en las canteras de Bardon Hill. Fue fundada por George Stephenson en 1831, cuando las líneas ferroviarias de Leicester y Swannington fueron construidas.



Escudo de Armas utilizado actualmente por La Gran Logia Unida de Inglaterra (Gran Logia Especulativa resultado de la fusión de las Grandes Logias de los ‘Antiguos’ y de los ‘Modernos’ el 25 de noviembre de 1813). Su mote: «Oír, ver y callar».

Debo mi introducción a ambas Logias a mi amigo el V.: Hno.: Clement E. Stretton, ingeniero civil de Leicester, quien es el Pasado Primer Gran Vigilante Provincial de Leicester, Pasado Maestro de Logia, Pasado Zorobabel 279 del Capítulo del Real Arco especulativo, y Pasado Tercer Gran Maestro del VII° en la División de York operativa. Como ya mencioné, desde la introducción del sindicalismo los gremios operativos han perdido su supremacía. En 1867 había más de 2,300 Masones Operativos pertenecientes a la Sociedad en Leicestershire, pero en 1910 había menos de 500.

IV. El primer grado de Aprendiz.

La edad usual para el ingreso de un Aprendiz es de 14 ó 15 años, tras lo cual, durante siete años, se mantiene atado a su Maestro y se le enseña el Oficio.

La admisión como Aprendiz, que se corresponde con la Iniciación especulativa, es una ceremonia formidable para alguien de tan temprana edad.

Primero se tiene que pedir permiso a la Sociedad para ser aceptado como Aprendiz, y luego, si el permiso es aprobado, se firma la siguiente petición que debe fijarse en la entrada de la cantera o lugar de trabajo por 14 días. En tres ocasiones, al comenzar o finalizar los trabajos de la cantera, el solicitante debe permanecer de pie junto a su solicitud para que pueda determinarse si alguien conoce alguna querella en contra de él, la cual debe entonces ser reportada e investigada.

Solicitud para el Super Intendente de los Trabajos
de la Venerable Sociedad de Masones Libres,
Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros,
Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros.
Yo, _______________________, siendo el hijo de un Hombre Libre, y de _____ años de edad, humildemente ruega ser hecho Aprendiz del Antiguo y Honorable Oficio.
Atestiguado por mi mano este día __________ de __________.

Firmado _______________________
Testigo _______________________
Formulario A

El hecho de que el solicitante debe declarar que es hijo de un Hombre Libre nos remite al hecho de que el origen de este procedimiento data de cuando no todos los hombres eran libres.

La condición de siervo existió en Gran Bretaña durante más tiempo del que generalmente se reconoce. En los tiempos sajones (7) los theow y los ceorl eran dos categorías de servidumbre pura y simplemente. En tiempos anglonormandos se les conoció como serfs (siervos) y villeins (villanos), y se les restringió a cierta parcela de tierra.

(7) La historia de la Inglaterra anglosajona cubre el periodo de la Inglaterra medieval temprana, desde el fin de la Britania romana y el establecimiento de los reinos anglosajones en el siglo v hasta la conquista normanda en 1066. Los siglos v y vi son conocidos arqueológicamente como la Britania post-romana, o en historia popular como la «Edad Oscura»; desde el siglo VI, se desarrollan reinos distintivos más extensos, aún conocidos por algunos como la heptarquía. La llegada de los vikingos a finales del siglo VIII trajo consigo cambios a Britania. El fin de la Inglaterra anglosajona tradicionalmente se asocia con el comienzo de la conquista normanda, comienzo de la época feudal.

Usualmente la condición de un hijo se hereda del estatus materno. Agar e Ismael son ejemplos bíblicos bien conocidos. (8) El dicho, «es mi ternero el que nace de mi vaca», lo refleja bien; pero debido a las particularidades británicas no es siempre éste el caso y un hijo hereda la condición del padre, siempre que haya nacido de una unión matrimonial legalmente constituida.

(8) «Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la sierva y otro de la libre […] Pero, ¿qué dice la Escritura? ‘Echa fuera a la sierva [Agar] y a su hijo [Ismael], pues el hijo de la sierva no será heredero con el hijo de la libre’.» [Ga 4, 22 y 30]

De ahí que el solicitante declarare que es hijo de un hombre libre.





Plano de una Logia Operativa del Primer grado de Aprendiz.

La condición de siervo se extinguió prácticamente en Inglaterra después de los trastornos sociales causados por la pandemia de la peste negra en 1348 y la revuelta campesina ocurrida entre 1377 y 1381, seguida por la Guerra de las Dos Rosas (1399-1485). Como dije, prácticamente se extinguió de Inglaterra, pero remanentes de esta condición se pudieron encontrar ya avanzada la mitad del siglo xvi, e incluso durante el reinado de Carlos I.

En Escocia los Carboneros y los Salineros no fueron libres sino hasta el final del siglo XVIII, pero los Estatutos de 1775 y 1789 terminaron definitivamente con esta condición en las Islas Británicas. ¡Laus Deo!

El candidato tiene que ser propuesto por un Mason apoyado por otro, que a su vez deberán estar apoyados por cinco más.

Si es aceptado tiene que presentarse el día acordado —el sexto día de la semana— a medio día en la cantera o lugar de trabajo. La razón más probable de la elección del viernes al medio día para la cita es porque entre el gremio de los Operativos existe la tradición de que fue a medio día de un viernes que Hiram Abí fue asesinado; medio día, ya que fue entonces cuando, de acuerdo a sus costumbres, salió para hacer oración; y viernes, ya que ése era el último día de trabajo de la semana en los tiempos del Rey Salomón.

El candidato, entonces, solicita entrada y es admitido tras dar la palabra de pase, L.Y.D.B.C. (9), que le ha sido previamente comunicada. Es admitido dentro del porche de la Logia, usualmente un porche de doble puerta, y debe realizar el juramento de no revelar ninguno de los procedimientos de tal evento en caso de ser rechazado en cualquier parte de la ceremonia. Lo cual es hecho tras haberse leído en voz alta su solicitud y después de que el candidato ha «besado el Libro» al decir «lo prometo y lo juro».

(9) Libre y de buenas costumbres o «Free and of good report» (F.A.O.G.R).

Después realiza otro corto juramento de que evitando tanto el miedo, por un lado, como la temeridad, por el otro, persistirá hasta el final de la ceremonia. Entonces la puerta externa es cerrada y su llave dada a los Maestros para su custodia. El candidato coloca el pago de derechos apropiado en el travesaño inferior de una «zapata» («footing stone») y el Tesorero lo cuenta, pero no lo toma sino hasta que el candidato ha tomado la obligación.

Si llevamos nuestra atención al plano de la Logia en este Primer grado notaremos que los Tres Maestros se sientan en el Occidente mirando al Sol naciente. El Segundo Guardián se sienta en el Norte para así poder ver al Sol en su meridiano, y el Primer Guardián se sienta en el Oriente para poder mirar el ocaso del Sol. El Altar se encuentra en el centro de la Logia debajo de la letra «G», y la Piedra Bruta se coloca al lado oriental del Altar.

Hay tres Diáconos presentes, uno para los Maestros y uno para cada uno de los Guardianes. Dentro del Porche al candidato se le retiran todos sus metales y se le vendan los ojos. Entonces los tres Diáconos salen fuera de la Logia, le retiran todas sus ropas, y le ensucian con barro. El médico entonces llega y le retira la venda de los ojos. Le indica «Lavaos y aseaos». El baño se alista y el candidato toma un baño, en el que debe realizar siete abluciones.

El médico le revisa para determinar que esté sano y libre de defectos, y reporta «perfecto en todas sus partes». Entonces es electo por el signo de de la «mano limpia», la «mano limpia» («clean-hand» sign). Se le viste con una túnica blanca, donde el simbolismo de la candidez (blancura) que la palabra «candidato» implica es mantenido. La palabra candidato significa literalmente «persona cándida», es decir, «aquél que es blanco».



(10) Signo de «debida guardia» («duegard sign») que representa la posición de las manos cuando se hace el juramento de Aprendiz.

Se le vuelven a vendar los ojos y se le mantiene vestido con su túnica blanca; un cordón azul le rodea el cuello, y sus extremos son sostenidos por una persona al frente y otra detrás, mientras que un segundo cordón azul rodeando su cintura es sostenido a cada lado por otras dos personas. El cordón del cuello es más largo que el de la cintura, así que las cuatro personas forman un diamante con el candidato al centro. Este diamante es significativo para la Masonería Operativa, y el candidato con sus cuatro asistentes conforman «cinco puntos», lo cual es otra referencia a los métodos operativos.

El candidato ahora solicita ingreso en la Puerta Interior: «¿Cómo esperáis ser admitido? Con la ayuda de El Shaddai y por ser libre y de buenas costumbres.»

Una espada es presionada sobre su pecho izquierdo desnudo hasta que se tiñe con una gota de su sangre. Entonces es admitido y conducido a la esquina noreste. Ahí es cuestionado: «¿Qué edad tenéis? ¿Cómo es vuestro carácter? ¿Cuál es vuestra preparación? ¿En que habéis trabajado? ¿Habéis pertenecido a algún gremio o compañía con anterioridad? ¿Juráis nunca haber sido expulsado o retirado de algún trabajo, ni abandonándolo?»

«¿En caso de dificultad y peligro en quién depositáis vuestra confianza? —En El Shaddai deposito toda mi confianza.— Podéis levantaros. Hnos.: en el Oriente, el Sur, el Occidente y el Norte debéis tomar nota de que [el candidato tal] está por pasar frente a vosotros.»

Entonces se le pregunta si puede ver algo, esperando una respuesta negativa, tras lo cual se le afloja un poco la venda para que al avanzar pueda mirar sus pies y dos o tres pasos más hacia el frente. Luego se le solicita, que siga rigurosamente el patrón del Borde Dentado mientras se le guía una vez más alrededor de la Logia; debe ir colocando un pie delante del otro, y así sucesivamente; a este procedimiento se le llama «fin del trabajo», o «trabajo en línea». El candidato debe realizar su periambulación, sin error, de una sola vez.

De la esquina noreste debe avanzar a la sudeste, de ahí a la sudoccidental, y luego a la noroccidental; llegando entonces hasta el Segundo Guardián que obstaculiza su progreso, y quien, para reportar que ha cumplido, levanta su pértiga, pudiendo entonces el candidato continuar. Éste regresa a la esquina noreste y de ahí hasta el Primer Guardián, que obstaculiza su progreso de igual forma a como anteriormente fue hecho, tras lo cual, y para reportar que ha cumplido, el obstáculo es removido, y entonces una tira de alfombra es colocada para que se pueda alcanzar la Piedra en Bruto, en el lado oriental del Altar, sin que el candidato pise el Pavimento de Mosaico mientras se le conduce hasta la Piedra.

Allí, el candidato se arrodilla con ambas rodillas desnudas sobre la Piedra en Bruto, con la palma de la mano izquierda debajo del Volumen de la Ley Sagrada y la plana de la mano derecha sobre éste.

Es importante observar que esta posición se conserva aún como signo (10) en las Logias pertenecientes a la Gran Logia Escocesa, así como también entre los Franc-Masones Operativos.




(10) Signo de «debida guardia» («duegard sign») que representa la posición de las manos cuando se hace el juramento de Aprendiz.

El candidato entonces toma la obligación acostumbrada, que es la misma en uso hoy día, y que fue escrita y firmada por Robert Padgett, Secretario (Clarke) de la Venerable Sociedad de Masones Libres de la Ciudad de Londres en 1686. Una de las copias de Padgett se cree fue tomada por Anderson, y está ahora en posesión de la Logia de Antiguedad (Lodge of Antiquity) de Londres.

Un juramento similar se puede encontrar en el Manuscrito [Dumfries] Kilwinning N.° 4, de cerca de 1710, bajo el encabezado de «Preguntas y respuestas».

“¿Qué castigo infligiréis a aquellos que revelaran el secreto? Debe arrancárseles el corazón, mientras aún viven, la cabeza sedles cortada, y el cuerpo enterrado en la orilla de la playa, y no en el lugar en que enterráis a los cristianos.”

La forma de estos juramentos explica la estructura arcaica de la obligación aún en uso en el Ritual especulativo. Era una creencia común en la Edad Media que el Alma no podía descansar a menos que fuera en-terrada apropiadamente, de ahí que todavía hoy se solicite un entierro ceremonial. A pesar de que la demanda sea la de un entierro ceremonial cristiano, la idea es, en realidad, un remanente pagano transmitido a los cristianos. Los antiguos romanos creían que el Alma de un cuerpo insepulto no podía cruzar el río Estigia por al menos cien años. Muchas de nuestras costumbres fúnebres modernas pueden ser rastreadas hasta sus orígenes paganos y precristianos.

No existe duda alguna de que en la antiguedad este tipo de castigos eran realmente aplicados; de hecho, en una época en que castigos como la mutilación de una mano, el ahorcamiento, el descoyuntamiento, el descuartizamiento, permanecían aún consignados en nuestros Libros de Estatutos, no había incongruencia alguna con la existencia de un juramente como ese. Papworth y Gould registraron que en 1099 el obispo de la provincia de Utrecht, en los Países Bajos, fue ejecutado por extraer el Gran Secreto al hijo de un Maestro Masón.

Después de tomar la obligación al candidato se le pedía que lo sellara con sus labios. Conforme sus labios se acercaban al libro, un gran sello de cera se colocaba bajo ellos; su cabeza era presionada hacia abajo para que una impresión de sus labios quedara grabada en la cera, y así su juramento quedaba literalmente «sellado con sus labios».

Cuando el juramento termina el Maestro dice a los Diáconos «Dadle luz para que pueda firmar su obligación». Entonces, una pluma se le coloca en la mano para que pueda proceder con la siguiente firma:

«Dado bajo mi mano y sellado con mis labios este día ________ de__________».

El candidato es entonces asistido para levantarse con la palabras «¡Levantaos!, Aprendiz del Oficio de la Franc-Masonería».

Se le enseña entonces el Apretón, que es el mismo de los especulativos, sólo que debe ser «encubierto»; y la Palabra que es Jabal. Entonces la lectura del Antiguo Deber es realizada, siendo el mismo Deber que fue promulgado el 8 de diciembre de 1663. (11)

(11) Las Antiguas Constituciones pertenecientes a la Antigua y Honorable Sociedad de Libres y Aceptados Masones: elaboradas a partir de un manuscrito escrito hace más de quinientos años, de
J. Roberts, publicadas en Londres en 1722, nos informan de unas «Nuevas Regulaciones» que fueron adoptadas en la Asamblea General celebrada en la ciudad de York» el día 8 de diciembre de 1663. Las Nuevas Regulaciones de este Deber tardío, establecen que en lo sucesivo la Orden será regulada por «un Maestro y su Asamblea», en la cual deberá estar presente un Maestro y un
Guardián del Gremio de la Franc-Masonería Operativa [Cfr. el Apéndice 1].

El Venerable Hno.: Stretton me ha informado que tiene razones suficientes para creer que el mismo Deber se utiliza en todas las ocho Divisiones operativas en el reino.

En tal Deber se podrá constatar que los Franc-Masones Operativos requieren de sus Aprendices que la castidad de las mujeres de los Franc-Masones sea respetada. También es digno de notar el hecho de que la dama de la casa donde alojan una Logia debe ser protegida, pero que a ella se le toma juramento de que debe guardarse de llevar al pecado a cualquier miembro de la Orden.

Al candidato se le presentan, luego, sus herramientas de trabajo que son el Cincel, el Mazo y la Regla de Borde Recto; y se le inviste con su Mandil de Aprendiz.

Después se le conduce de vuelta a la piedra de la esquina noreste, donde el Capataz (Foreman) le pregunta sobre cómo vivirá hasta que reciba el salario de su primera semana. Si el candidato indica que es pobre, el Capataz le conduce frente al Maestro en el Trono de Salomón, y reporta que éste no cuenta con medios para vivir. El Maestro entonces solicita caridad para él, y una colecta es hecha en su favor. Éste es, sin duda, el origen de la recaudación que los Franc-Masones especulativos realizan a favor del candidato. Sin embargo, si el candidato indica que cuanta con recursos, o que vivirá con su padre, no se procede con la colecta.

Por siete años permanece como Aprendiz, durante los cuales porta al cuello un cordón azul anudado como signo de su Aprendizaje.

El portar un collar como símbolo de servidumbre es una costumbre muy antigua. En los tiempos anglo-sajones y normandos los sirvientes y los siervos de la gleba acostumbraban vestir collares de metal firmemente clavados alrededor de sus cuellos.

Al finalizar los siete años de Aprendizaje se debía solicitar ser liberado de esta atadura de servidumbre. La siguiente solicitud era colgada a la entrada de la Logia, cantera o lugar de trabajo.

Solicitud al Super Intendente de los Trabajos
de la Venerable Sociedad de Masones Libres,
Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros,
Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros.

Yo, _______________________, luego de haber servido bien y
verdaderamente como Aprendiz Admitido del Oficio de Masón
Libre por siete años y siendo mayor de edad con veintiún años,
ruego humildemente ser Liberado del Lazo de servidumbre para
permitirme ser pasado al honorable grado de Compañero del
Oficio de Masón Libre.
Prometo y juro, además, que si fuera admitido al Compañerismo, por siempre me conformaría a todos los antiguos Usos y Costumbres establecidas de la Fraternidad como lo han hecho todos los Compañeros en todas las edades.
Atestiguado por mis manos este día ________ de ________.
Firma ________________.
Testigo _______________________.
Certificación de caracter _______________________.
Firma _________________________.
Super Intendente de los Trabajos.
Aprobado.
Firma _________________________.
Gran Maestro Masón del VII°
Inscrito.
Firma _________________________.
Secretario

Formulario B

El solicitante debe acudir entonces a la misma Piedra donde siete años atrás contrajo el Lazo de servidumbre. El Lazo es roto y el cordón azul es removido de su cuello.

¡Levántate Hermano Libre!, ahora eres superior a un Aprendiz, pero inferior a un Compañero del Oficio de Franc-Masón.



Alineamientos de ladrillos de frente («header») y extendido («stretcher») utilizados en la construcción.

Le son comunicados entonces el Apretón de Manos y la Palabra de Pase que conducen del Primero al 2°, siendo, ambos, iguales a los especulativos, sin embargo, el Apretón debe realizarse «encubierto». El candidato recibe entonces la despedida formal de los Aprendices.


V. El Segundo grado de Compañero del Oficio

Antes de que el candidato pueda ser aceptado como en posibilidad de ser pasado al Segundo grado deberá preparar una piedra tallada como muestra de su trabajo. Una piedra tallada es la piedra tal cual es preparada en el Primer grado de Aprendiz por los operarios más especializados. Debe ser tallada de 1/16 a 1/8 de pulgada por todas partes, y entonces ser aprobada por el Inspector de Materiales antes de que el Aprendiz pueda ser pasado al siguiente grado de Compañero del Oficio.

Cuando el candidato acude a una Logia de Segundo grado para ser hecho Compañero del Oficio debe llevar esta muestra de su trabajo con él, debiendo jurar que es resultado de su propio trabajo: «Ningún otro hombre ha utilizado herramienta alguna en ella».

En el momento previamente acordado, nuevamente al medio día en punto de un viernes, el candidato debe acudir a la puerta del patio que rodea la Logia de Segundo grado y tocar. Después de proporcionar el Apretón de Manos y la Palabra de Pase correspondientes será admitido. El Maestro dará noticia de ello diciendo: «Compañeros en el Oriente, el Sur, el Occidente y el Norte prestad atención pues el Hermano [tal] está por pasar frente a vosotros para mostrar que es un candidato adecuadamente preparado para ser hecho Compañero». Al candidato se le hace recorrer el Sendero del Candidato por dos ocasiones. En esta ocasión su pie derecho es colocado transversalmente al eje de la Logia, mientras que su pie izquierdo paralelo al mismo. Del cual, dicen los operativos, que es un trabajo con alineamiento de frente y extendido («header and stretcher»), o en arreglo de «uno y uno» («one and one»). Tras lo cual es conducido al Altar, donde, hincándose sobre una piedra tallada con sus dos rodillas desnudas, toma la obligación.

Después del juramento se le dice: «¡Levántate! Compañero Aceptado del Oficio de la Franc-Masonería».

El signo de Compañero le es dado, el cual es el mismo que utilizan los especulativos, excepto que en el segundo signo la mano es mantenida en posición horizontal. La palabra dada es Bonai, que sirve para autenticar su Compañerazgo, y significa constructor.




Signo operativo del Segundo grado, donde a diferencia del signo especulativo, la mano es mantenida en posición horizontal.

La Historia Tradicional le es contada por el Primer Maestro. El Segundo Maestro le comunica el Antiguo Deber.

Entonces, el Tercer Maestro, dirigiéndose al candidato le dice: «La Historia Tradicional y los Antiguos Deberes que tan hábilmente le han sido entregados son la piedra fundacional, el comienzo, de la Venerable Sociedad de Franc-Masones, en todas partes del mundo, y en todas las épocas».

El nuevo «Compañero del Oficio de la Franc-Masonería » es investido con el mandil de Compañero y le son presentadas sus nuevas herramientas de trabajo, las cuales son la Plomada, el Nivel, la Escuadra, otra regla de borde recto, la Regla de 2 pies (24 pulgadas o 60.96 cm), y el Marco Perfecto (pefect Ashlar Square) que es un marco de madera con las esquinas superpuestas a modo del marco Oxford, cuya medida interior es la de un Codo Real egipcio, es decir, 21 ⅞ pulgs. O 55.56 cms.



El Marco Pefecto es un marco de madera cuyos lados del cuadrado interior tienen la longitud exacta del Codo Real egipcio, 21 ⅞ pulgs. ó 55.56 cms.

El candidato es ahora tanto un Hombre Libre como un Masón Libre (Franc-Masón), lo que en tiempos antiguos significaba que el hombre era dueño de sí mismo», y así se le reconocía, primeramente, en la ciudad o provincia en la cual había realizado su Aprendizaje.

Cuando el Compañero comenzaba su oficio en la Logia de Segundo grado, se le pedía comenzar, en la esquina noreste junto con los nuevos Compañeros, a trabajar en pulir y encuadrar a la perfección la piedra que había traído consigo como muestra de su trabajo.

Su trabajo era entonces enviado a inspección y supervisión. Si éste era satisfactorio, se le daba la palabra Giblim,(12) que significa «tallador de piedras cúbicas perfectas» o masón experto.

(12) Los Giblitas, o Giblîm, fueron los habitantes de la ciudad y el distrito de Gebal (la ciudad de Biblos para los griegos), en Fenicia, cerca del Monte Líbano, que pertenecía a los dominios del Rey de Tiro. La palabra fenicia «gibal», de la cual procede el plural «giblîm» significa masón aparejador. En 1 Reyes, 5:17-18, leemos: «Entonces el rey dio órdenes, y sacaron grandes piedras, piedras costosas, para echar los cimientos de la casa con piedras labradas. Y los constructores de Salomón, los constructores de Hiram y los giblitas cortaron y prepararon las maderas y las piedras para edificar la casa.» Los giblitas en el original hebreo están descritos como los «giblîm». Wilhelm Gesenius (en Hebrew and English Lexicon of the Old Testament, including the biblical Chaldee. Boston: Grocker y Brewster, 1836, p. 192) dice que los habitantes de Gebal «eran marine-ros y constructores» [Ez, 27:9], y sir William Drummond (en Origines: or, Remarks on the Origin of Several Empires, States and Cities, vol. III. London: A. J. Valpy, 1826. p. 192) comenta que “los Giblitas eran Maestros Masones, quienes dieron los acabados al Templo de Salomón”. [cfr. La nota 4 del capítulo XLVIII de Símbolos Fundamentales... de René Guénon].

Podrá verse que tanto esta palabra Giblim como la palabra Bonai, que es la palabra dada cuando se admite al Segundo grado, eran conocidas por Anderson, y son mencionadas en la página 12 del Libro de las Constituciones de 1738.

Junto con esta palabra adicional, o superior, Giblim, se le da también un signo adicional, del cual no hay registro en el ritual especulativo.

Tal signo es hecho con el brazo y la mano izquierdos, con el pulgar extendido, en posición perpendicular apuntando hacia arriba, y el brazo y mano derechos, igualmente con el pulgar extendido en la misma dirección, en posición horizontal. Así se representan tres de sus nuevas herramientas: la Escuadra por el ángulo de 90° formado por sus dos brazos, el brazo izquierdo levantado formando la Plomada, y el derecho extendido conformando el Nivel.


Signo de Pase del Segundo grado de Compañero al Tercer grado de Súper-Compañero, que otorgaban los operativos junto con la palabra Giblim.

Una vez que quedaba lista la pieza a ser examinada y que ésta era aprobada por el Inspector de Materiales, si ya se había cumplido el plazo de un año de permanencia en el grado de Compañero, se volvía uno candidato para ser avanzado al Tercer grado de Super Compañero. La siguiente forma debía ser llenada y pegada a la entrada de la Logia o cantera :


Solicitud al Super Intendente de los Trabajos
de la Venerable Sociedad de Masones Libres,
Masones Rústicos, Amuralladores, Pizarreros,
Pavimentadores, Yeseros y Ladrilleros.

Yo, _______________________, luego de haber servido bien y
verdaderamente como Compañero del Oficio de Masón Libre por
un año y siendo mayor de edad con veintidos años, ruego humilde-
mente ser avanzado al honorable grado de Super Compañero del Oficio de Masón Libre.
Prometo y juro, además, que si fuera admitido al Tercer grado
del Compañerismo, por siempre me conformaría a todos los an-
tiguos Usos y Costumbres establecidas de la Fraternidad como lo
han hecho todos los Super Compañeros en todas las edades.

Atestiguado por mis manos este día ________ de ________.
Firma ________________.
Testigo _______________________.
Certificación de caracter _______________________.
Firma _________________________.
Super Intendente de los Trabajos.
Aprobado.
Firma _________________________.
Gran Maestro Masón del vii°
Inscrito.
Firma _________________________.
Secretario

Formulario C



VI. Los Super Compañeros
del Tercer y Cuarto grados

La palabra Giblim, y el signo descrito en la sección anterior, con el brazo izquierdo levantado de forma perpendicular al eje del cuerpo y el derecho en posición horizontal, son la Palabra y Signo de Pase que conducen del Segundo al Tercer grado; mientras que la Piedra perfectamente labrada que el candidato a fabricado por sí mismo, es la prueba de su avance al Tercer grado de Super Compañero.

El Tercer grado operativo y la primera parte del moderno grado especulativo de la Marca —que se corresponden con el antiguo grado especulativo de Hombre de la Marca (Mark Man)— son muy similares al grado especulativo de Masón de la Marca (Mark Mason), mismos que se encontrarían muy cómodos realizando el trabajo operativo.

La Palabra y el Signo de los Súper Compañeros operativos son los mismos que los del grado especulativo de la Marca.

El ritual especulativo del grado de la Marca ya se ha impreso en su totalidad, por lo que no considero necesario repetirlo por completo, sin embargo diré que al Súper Compañero se le adjudica la marca que ha escogido, y se le encomienda producir «un trabajo mejor y más encuadrado» («fare work and square»).

En este grado el candidato completa tres vueltas alrededor de la Logia, y entonces toma su obligación sobre la Piedra Pulida con ambas rodillas desnudas.

El siguiente grado de los Franc-Masones operativos es el de Constructor, todavía un Súper Compañero, pero uno cualificado y capacitado para erguir y poner en posición en el sitio las piedras preparadas en las Logias de Primero, Segundo y Tercer grados, y tan sólo marcadas en la tercera de las Logias de la cantera. Éste es el Cuarto grado operativo.

Es muy similar a la segunda parte del moderno grado especulativo de Masón de la Marca, que se corresponde con el antiguo grado especulativo de Maestro de la Marca, y que nuevamente no hace falta describir por completo, pues existe impreso en su totalidad.

En la categoría de la Masonería de la Escuadra este grado trata de la Principal Piedra de Esquina (Chief Corner Stone) faltante, mientras que en la categoría de la Masonería del Arco trata de la Piedra Cimera del Arco la que ha perdido. El tema es el mismo en ambos casos, «La piedra que los constructores rechazaron se ha convertido en la Cabeza del Ángulo».

Entre los operativos son los negligentes Hombres de la Marca los que no quisieron marcar como bien terminado el trabajo por exceso de celo, y lo desecharon arrojándolo 30 codos, lo que era usual en los tiempos de la construcción del Templo del Rey Salomón.

En este Cuarto grado el candidato toma su obligación sobre una piedra perfectamente pulida, con sus dos rodillas desnudas, como antes, y se le conduce al rededor de la Logia en cuatro ocasiones.

La Palabra y el Signo son los mismos que en el grado especulativo de la Marca.

Todos los Franc-Masones operativos poseen estos dos grados de la Marca, sin embargo, hoy día, la Marca se ha visto alterada por aquellos que formularon el moderno ritual especulativo en 1717.

La mayoría de los operativos no iba más allá de este Cuarto grado, pues la obtención del Quinto grado de Súper Intendente requería un alto grado de especialización técnica.


VII. Los Súper Intendentes
del Quinto y Sexto grados

No existe un grado dentro de la masonería especulativa que se corresponda exactamente con este Quinto grado operativo de Súper Intendente, aunque el término es utilizado en el grado especulativo del Arco Real para los Grandes Regentes Provinciales, y para los Oficiales de una Gran Logia, entre la masonería simbólica especulativa, es decir, aquella que se ocupa de los tres primeros grados.

La ceremonia es, sin embargo, algo similar a la ceremonia de instalación e investidura de los oficiales en una Tenida de Instalación especulativa. Cada oficial es examinado en cuanto a su conocimiento técnico, toma el Juramento de Oficial, y es instalado en su silla. La Palabra de este grado es Menatzchim.

El siguiente grado operativo es el Sexto de Maestro Aprobado, que requiere un mayor conocimiento técnico que el anterior. Aquellos que lo reciben —y en cada Logia no debe haber más de 15— deben ser capaces de dirigir en plenitud la obra de construcción y tener un completo dominio de todas las materias de la profesión, por lo que se requiere un mucho mayor conocimiento técnico que el de un constructor promedio.

Debe ser capaz de trazar esquemas, dibujar planos, y tener completo domino de su cuadrilla de obreros. Un Maestro Aprobado de experiencia (Senior Passed Master) es en realidad un Maestro Delegado (Deputy Master) y su título masónico es Adoniram. Él es prácticamente un Intendente General y un Intendente de Obras, y es responsable del trabajo frente a los Tres Maestros de Séptimo grado. Su Palabra de grado es Harod, cuyo plural es Harodim. El Masón de Quinto grado realiza cinco vueltas alrededor de la Logia, y el Masón de Sexto grado seis.

VIII. Los Tres Maestros del Séptimo grado

El último y superior grado es el Séptimo que ostentan los Grandes Maestros, quien sólo son tres. Este grado se corresponde en alguna medida con los grados especulativos de Gran Maestro, Pro Gran Maestro, y Diputado Gran Maestro, o quizás más exactamente con los tres Maestros principales en el grado especulativo del Arco Real. Ellos representan al Rey Salomón de Israel, al Rey Hiram de Tiro y a Hiram Abí.

El cargo de los Grandes Maestros Primero y Segundo es vitalicio, o se mantiene hasta la jubilación. Cuando un Maestro es admitido en este grado da siete vueltas alrededor de la Logia. El Tercer Maestro es ritualmente asesinado cada 2 de octubre, y uno nuevo es elegido cada año.

Los secretos de los Tres Grandes Maestros son el Triángulo de proporciones 3, 4 y 5, el diseño de construcciones rectangulares bajo el Sistema de los Cinco Puntos, la Svástica, la Estrella Polar, y el método de Adoración del Altísimo, a quien se venera bajo su nombre hebreo de El Shaddai. Este nombre El Shaddai es la Palabra sagrada del Séptimo grado.



Los Tronos de los Tres Maestros se encuentran en Occidente, en estrados elevados por siete escalones, donde cada escalón representa una de las siete Ciencias Tradicionales: Gramática, Retórica, Lógica, Aritmética, Geometría, Música y Astronomía.

Estos secretos de los Maestros operativos los he desarrollado ya en otra parte, siendo mis palabras avaladas por su autoridad. Uno de los hechos más importantes acerca de los secretos de los Franc-Masones del Séptimo grado operativo, es la enseñanza sobre que la Estrella Polar es el asiento real del poder del Altísimo, y que la Svástica es el símbolo y emblema de la Estrella Polar. Ésta es una enseñanza esotérica que hace mucho tiempo se extinguió en Europa, y que ahora sólo puede encontrarse en India, China, Japón y el valle del Éufrates. Así que es ridículo pretender que exista un grupo de personas con estos conocimientos que haya surgido de la moderna sociedad de franc-masones que fue fundada en 1717 o por ahí.

IX. Ceremonias anuales: el Sanedrín

Los operativos realizan una ceremonia anual a la que cada masón está comprometido a atender si le es posible, tal como puede leerse en el artículo 23 del Deber para los Compañeros del Oficio de la Franc-Masonería, al cual ya hemos hecho referencia.

Tradicionalmente esta asamblea se basa en aquella celebrada por el Rey Salomón y de la cual se puede encontrar registro en 1 Reyes, 8:1-2.

Además de esta gran asamblea anual que la División de York celebraba usualmente el 30 de octubre, tenían otras tres grandes ceremonias anuales.

1) La Conmemoración de la Fundación del Templo del Rey Salomón, en abril.
2) La Conmemoración de la Muerte de Hiram Abí, el 2 de octubre.
3) La Conmemoración de la Dedicación del Templo, el 30 de octubre.

La tradición es que los Franc-Masones han celebrado estas conmemoraciones anuales desde la construcción del Templo del Rey Salomón, y que estas ceremonias están basadas en sus propias tradiciones, de las cuales sólo ha quedado constancia en la narración bíblica. Sin embargo cualquier participante podrá observar que hay mucho en ellas que no se describe en el relato bíblico aunque está en armonía con él.

En cada una de estas grandes ocasiones el Sanedrín es abierto antes de que la ceremonia comience.

Desviaré su atención al plano de una Logia de Sexto y Séptimo grados, donde notarán que los Tronos de los Tres Maestros se encuentran en Occidente, en estrados elevados por siete escalones, donde cada escalón representa una de las siete Ciencias Tradicionales: Gramática, Retórica, Lógica, Aritmética, Geometría, Música y Astronomía.

Adoniram, el Maestro Diputado se coloca justo en el medio del salón de la Logia de Sexto grado. Existen, además, tres pilares hexagonales en el salón de Logia. Uno enfrente del Rey Salomón en el Occidente, otro en el Noreste, y el tercero en el Sudeste. El de Occidente representa al Monte Moriah, el del Noreste el Monte Tabor, mientras que el del Sudeste representa el Monte Sinaí.



Plano de una Logia Operativa del V°, VI° y VII° grados.

Tres pilares también pueden ser encontrados en toda Logia especulativa, pero no situados en el mismo lugar; y dos de estos Montes son mencionados en las Grandes Logias especulativas. Me parece, desde la tradición masónica, que la existencia de tres pilares es algo mucho más lógico y completo que la mera existencia de dos.

En las todas las ocasiones ordinarias una Logia de Séptimo grado o de Grandes Maestros es abierta por los tres en privado; y una de Sexto grado o de Maestros Aprobados es abierta de la misma forma; luego, la puerta, reja o cortina entre estas dos salas de Logia es abierta y el trabajo continúa. Pero en una asamblea anual, o en ocasión de la celebración de una de las tres grandes conmemoraciones, el Sanedrín debe ser abierto por estos dos grados juntos y simultáneamente.

Como en el Sanedrín no hay un Guardián presente como tal, el Rey Salomón ocupa el asiento central del Trono de los Maestros, con el Rey Hiram de Tiro a su mano derecha, e Hiram Abí a su izquierda. El Primer Maestro pregunta al Segundo y al Tercero si están de acuerdo con la apertura del Sanedrín; en conformidad todos los miembros del Sexto grado deben probar serlo formándose en tercias y pronunciando la palabra “San-he-drim” dando cada uno una sílaba por vez. Es en este Sanedrín en la Conmemoración de la Fundación del Templo en abril que el Primer Maestro dice, citando el pasaje de 1 Reyes, 5:3-5, «Tú sabes que mi padre David no pudo edificar una casa al nombre del señor su Dios a causa de las guerras en que se vio envuelto, hasta que el señor puso a sus enemigos bajo las plantas de sus pies. Mas ahora el señor mi Dios me ha dado paz por todas partes; no hay adversario ni calamidad. Y he aquí, pienso edificar una casa al nombre del señor mi Dios, como el señor habló a mi padre David, diciendo: “Tu hijo, a quien pondré sobre el trono en tu lugar, él edificará la casa a mi nombre.”» Entonces impone una leva a todos los hombres, tal como en 1 Reyes, 5:13, «El rey Salomón impuso una leva a todo Israel, y la leva fue de treinta mil hombres», y entonces conforme se describe en 1 Reyes, 6:7, «La casa, mientras se edificaba, se construía de piedras preparadas en la cantera; y no se oyó ni martillo ni hacha ni ningún instrumento de hierro en la casa mientras la construían.» Lo que implica que las diferentes partes debían marcarse exhaustivamente. Entonces los Masones de VI° tienen que trazar los planos y hacer todas las disposiciones para el comienzo de la obra. A esto le sigue la ceremonia del establecimiento y construcción del Templo.

Para la ceremonia de la Conmemoración de la Dedicación el mismo proceso de apertura del Sanedrín es realizado. En esta ceremonia el ocupante de la silla en el Sudeste actúa como Capellán, y representa a Jachim, y se dice que ocupa el puesto del Monte Sinaí. El ocupante de la silla Nordeste representa a Boaz, y ocupa el lugar del Monte Tabor. Los pilares hexagonales en frente de ellos, conforme miran a Occidente, llevan los mismos nombres que los ocupantes de las sillas, lo cual, aseguran los operativos, está confirmado por el relato bíblico de 1 Reyes, 7:21, si se entiende que el Rey Salomón ocupa el Occidente y mira hacia el Este, «Erigió, pues, las columnas en el pórtico de la nave; erigió la columna derecha y la llamó Jaquín, y erigió la columna izquierda y la llamó Boaz.»

El Gran Maestro Diputado cuyo asiento está a los pies de los Tres Grandes Maestros, ofrece un cordón azul al Rey Salomón que éste ata al pilar de enfrente después de enrollarlo en él, y lo envía hasta Boaz, quien a su vez lo ata al pilar frente a él, tras lo cual el cordón es llevado de Boaz a Jachim, quien a su vez lo ata al pilar de enfrente y lo envía de vuelta al Rey Salomón. Tres personas diferentes miden los ángulos, y estos, cuando son entregados al Primer Maestro, actuando como Rey Salomón, deben sumar 180 grados; si no, la ceremonia debe ser repetida. Este cordón azul representa la línea de comunicación entre los Tres Grandes Montes o Lugares Elevados, Moriah, Tabor y Sinaí.

Los operativos explican también que el Primer Maestro representa al Rey, y que como Jachim era el Sumo Sacerdote durante la Dedicación, representa a la Iglesia, y que Boaz, el fundador de la Casa de David, representa el Estado; así que los tres poderes: el Rey, la Iglesia y el Estado estaban por completo representados, y estaban unidos simbólicamente por el cordón azul.

Hacia el término de la Ceremonia de Dedicación el Primer Maestro acude hasta los pilares en el Oriente, y parándose frente a ellos, apunta al de su derecha con su mano diestra y dice «a éste a mi lado derecho le nombro Jachim», y apuntando con su mano izquierda al del otro lado dice igualmente «a éste a mi lado izquierdo le nombro Boaz». El Gremio de los Orfebres, que también estaba representado, fija entonces una placa de oro a cada pilar la cual lleva inscrito su nombre, y el Primer Maestro en representación del Rey Salomón fija la última de ellas. Estas placas son fijadas a las bases de los pilares por su lado oriental, para que así quien ingresara al Templo pudiera ver su nombre conforme se acercara. El Primer Maestro eleva su vista al cielo y dirigiéndose a El Shaddai dice: «He completado el trabajo que mi padre me ha encomendado». La Gran Salutación es hecha a El Shaddai siete veces, después sigue una pausa, tras la cual se hace nuevamente por siete veces más, y después de una pausa final, se continúa por otras siete veces. El Primer Maestro bendice entonces a la congregación, quien se levanta para recibir la bendición como puede leerse en 1 Reyes, 8:14: «Después el rey se volvió y bendijo a toda la asamblea de Israel, mientras toda la asamblea de Israel estaba de pie».

Al final, el signo especial del Triángulo es hecho. El cual se hace juntando la punta de los pulgares, manteniéndolos en la misma línea horizontal y luego uniendo las puntas de los dedos índices; y tratando de sostener, tanto como fuere posible, un triángulo equilátero, llevando las manos delante de la cara para que los dos ojos puedan mirar a través del triángulo así formado. La palabra JAH es pronunciada, y el signo de dispersión es hecho: «Os podéis retirar, el trabajo está concluido». Entonces, el Sanedrín es cerrado e inmediatamente después, los trabajos de las Logias de Sexto y Séptimo grado también lo son, lo que finaliza la ceremonia.

X. Conclusión

Algunos autores han planteado, erróneamente, que la Franc-Masonería operativa y su Ritual se han derivado de la Franc-Masonería especulativa; y no, como se plantea en este trabajo, que la Sociedad Operativa y su Ritual son el origen de la Franc-Masonería especulativa.

Con todo lo dicho, no se requerirá de un gran esfuerzo para comprender que tal idea es una deducción nada creíble. El Ritual operativo está basado, al igual que sus ceremonias, signos y palabras, en las herramientas, prácticas y costumbres del oficio operativo de la construcción.

Casi todas las Enseñanzas Especulativas pueden ser rastreadas hasta las Ceremonias Operativas, pero existen muchas Enseñanzas Operativas que no tienen correspondencia alguna entre las Ceremonias Especulativas.

La explicación de muchas de las Ceremonias Especulativas se encuentra en el Ritual Operativo, pero no al revés. Por ejemplo, la obligación del Primer grado, en su versión Operativa, contiene todos los elementos de la fórmula Especulativa y algunos otros más, que le dan mayor significado y fuerza. Me parece que esto bastaría para interrumpir todo debate sobre cuál de los dos juramentos es más antiguo y original.

Todos los signos y palabras de los Operativos están conectados con el oficio de la construcción, pero algunos signos y palabras ajenos se han añadidos al Ritual especulativo, como es el caso de la Palabra de Pase especulativa entre el Segundo y Tercer grados, que en realidad pertenece al
Gremio de los Herreros. En cambio, entre los operativos, el signo Giblim de los expertos obreros del Segundo grado, y los signos y secretos del Séptimo, están específicamente basados en cuestiones prácticas del Gremio de los Constructores. Así mismo, las Ceremonias Operativas se basan en hechos concretos y reales, mientras que las Ceremonias Especulativas son meramente simbólicas y abstractas, haciendo alusión a cosas ideales. Lo real antecede a lo simbólico, pues lo simbólico se basa en lo real y lo significa; y lo concreto debe existir antes que cualquier cosa abstracta se formule sobre ello. Lo real antecede a lo ideal, sobre lo cual se construye.

Para cualquiera que compare ambos Rituales, no debe quedar duda de cuál de ambos es el más antiguo y original, dejando a un lado el tema de cuál es la tradición y el sistema más antiguo, el Ritual Operativo utiliza formas ceremoniales exactamente iguales a las utilizadas en el siglo XVII, es decir, al menos, cincuenta años antes de la fundación de la Franc-Masonería especulativa en 1717.

Seguramente que cualquier hermano que desconociera, o dudara, sobre el hecho de que el Sistema especulativo está irrefutablemente basado en la Franc-Masonería Operativa, con la cual guarda muchas semejanzas, estará ahora convencido.

Findel, el gran escritor alemán, en The History of Fremasonry, publicado en 1866, ya entonces compartía mis conclusiones:

«Habiéndose originado en la Fraternidad Operativa de Masones, la Orden ha tomado prestados sus emblemas y símbolos de las Corporaciones de Constructores, para así impartir a sus miembros verdades morales y las reglas del Arte Real.»

Y más tarde, sobre el incremento de los elementos especulativos:
«Entonces fue cuando lo que hoy entendemos como Franc-Masonería vino a la existencia, reteniendo el espíritu de la antigua Hermandad, sus leyes fundamentales, y sus costumbres tradicionales; pero estuvieron de acuerdo en relegar todo lo relacionado con la Arquitectura y la Masonería Operativa por considerarlo tan sólo relativo al oficio de la construcción. Las expresiones técnicas, que fueron excelentemente adaptadas a la construcción simbólica del Templo, se mantuvieron, pero tan sólo figurativamente, sin mayor significado. »

En resumen, debo expresar mi gratitud a la Venerable Sociedad Operativa de Masones Libres de la División de York, y en especial al Ven.: Hno.: C. E. Stretton, por su paciente instrucción en el trabajo técnico y ritual de sus ceremonias. También debo gratamente atestiguar su fraternal actitud de compartir el conocimiento, ya que me ha permitido publicar algunos de sus métodos y secretos.

Personalmente, debo rechazar y deplorar ampliamente el hecho de que el sindicalismo y las modernas condiciones comerciales hayan causado el decaimiento, y hayan amenazado la existencia, de una Sociedad tan antigua y operacional; pero me siento muy agradecido por el hecho de que se me haya elegido como el medio para dar a conocer más ampliamente su existencia y situación actuales.

Posiblemente el Gremio Operativo de Franc-Masones, que ha continuado decayendo hasta el presente, pueda llegar a la extinción y el aniquilamiento, pero su historia vivirá por siempre, y su memoria será siempre perpetuada por sus sucesores, los Franc-Masones Especulativos, cuyo nombre completo es el de «La Antigua Fraternidad de Libres y Aceptados Masones».


Bibliografía:

Hernández Ríos, Luis Alejandro y Martines del Duero, Teófilo. El antiguo sistema de Francmasonería Operativa, según los registros de la División de York. Atsiluth Ediciones, México, D.F., 2010, pp. 271.)



Fin

Publicado por MASONERIA DE TRADICION