viernes, 3 de febrero de 2017

RITO DE LA MASONERÍA EGIPCIA.



Masonería. Orígenes. Historia. Simbología (23ª Parte).

Por René Alberto Langlois.:

RITO DE LA MASONERÍA EGIPCIA.

Según Gérard Galtier, en su obra ya mencionada, el principal iniciador, real o mítico, de los ritos de la MASONERÍA EGIPCIA y de muchas corrientes rosacruces sigue siendo el conocido conde Alexandre de Cagliostro (en realidad llamado Joseph Balsamo, 1743-1795), quien en diciembre de 1784, inauguró su “Rito de la ALTA MASONERÍA EGIPCIA”, en el marco de la logia madre LA SABIDURÍA TRIUNFANTE de Lyon.

Entre los ritos esotéricos del siglo XVII, hay uno, menciona Galtier, que tiene gran importancia para la historia de la MASONERÍA EGIPCIA, el RITO PRIMITIVO de la logia de LOS FILADELFOS DE NARVONA, del cual los ritos franceses contemporáneos de Menfis-Misraim se consideran sucesores suyos. Además del Rito de Cagliostro, el RITO PRIMITIVO DE CARBONA y del RITO DE LOS ARQUITECTOS AFRICANOS, durante el siglo XVII hubo otros pequeños ritos egipcios. Sin embargo, explica Galtier, se los conoce mal, pues a menudo su interés principal residía en el secreto que los rodeaba.

Se ha convertido en un tópico afirmar que la Iniciación occidental proviene de tres corrientes distintas —el gnosticismo, la cábala y la rosacruz—, herederas de las tradiciones esotéricas del antiguo Egipto. Por lo tanto, poseer la tradición egipcia por medio de una masonería del mismo tipo significaría poseer la Tradición Primordial; de ahí el interés manifestado en esa Vía por tantas personas que “buscan”. De igual modo, los promotores de la FUDOSI (Federación Universal de Ordenes y Sociedades Iniciáticas) partían, de un principio simple que afirma que “la cuna histórica de la Iniciación se encuentra en Egipto” y que ésta fue “transmitida a Occidente por medio del pitagorismo y el hermetismo alejandrino y, posteriormente, por la corriente rosacruz y la MASONERÍA EGIPCIA”. En efecto es incontestable que por medio de sus diversos ritos, la francmasonería es la heredera de numerosas tradiciones; de hecho, ha sido comparada con un vasto museo. Corrientes más o menos secretas decidieron cobijarse en su seno, pues se trata de una organización que ha demostrado su solidez y su perennidad, en tanto que otras sociedades han desaparecidos o perdido su importancia espiritual (con gran aflicción de sus adeptos).

La MASONERÍA EGIPCIA estuvo durante mucho tiempo a medio camino entre la masonería tradicional y algunas corrientes iniciáticas que quedaron al margen del mundo masónico, como pudiera ser el MARTINISMO, por citar uno de los ejemplos más conocidos. También es cierto que la masonería, sea cual fuere el Rito, conserva su personalidad y su originalidad particulares, que en ocasiones pueden ser incompatibles con otras tradiciones.

No podemos amalgamar la ROSACRUZ y la MASONERÍA EGIPCIA. La vivencia iniciática es diferente, aunque sea posible encontrar similitudes en ciertos campos. Por ejemplo, una de las características principales de la ROSACRUZ auténtica es el estudio de la alquimia, tanto material como espiritual (incluida su aplicación médica). En cuanto a las Órdenes de neocaballería son por completo diferentes de la MASONERÍA EGIPCIA; no obstante, se da el caso de que algunos francmasones participan en ellas en su deseo de encontrar la Tradición bajo no importa qué forma.

La historia de ciertas corrientes iniciáticas modernas a lo largo de un período que se extiende desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días, se caracterizan, principalmente, por la importancia que conceden al antiguo Egipto, concebido como la fuente de donde emanó toda la tradición esotérica. Algunas son masónicas y forman la “Francmasonería Egipcia” (distinta de la “francmasonería escocesa”, considerada a menudo como la única ortodoxa). La FRANCMASONERÍA EGIPCIA está formada esencialmente por lo RITOS DE MISRAIM, de MENFIS Y DE MENFIS MISRAIM, conocidos por la imponente jerarquía de sus grados (cerca de un centenar en cada uno de ellos). Las otras corrientes no llegan a ser masónicas, son “paramasónicas; se trata, sobre todo, de los diversos ritos rosacrucianos.

Hay otros puntos que también es indispensable concretar, en especial: las condiciones de la aparición de los Ritos de la MASONERÍA EGIPCIA y, sobre todo, DEL RITO DE MISRAIM: las relaciones entre algunas corrientes iniciáticas y la política; la presencia de lugares que hacen las veces de encrucijadas en donde tienen lugar las diferentes síntesis entre diversas tradiciones ocultas: la existencia de algunas fechas clave que dan paso a nuevos ciclos espirituales; y la continuación hasta nuestros días de corrientes y su expansión en el marco de la “Era de Acuario”.