jueves, 27 de diciembre de 2012

MENSAJE DE LA GRAN MAESTRA M:.R:.H:. LICIA CHUECAS VELASQUEZ

Mensaje Gran Maestra 2011

 
M.·.R.·.H.·. LICIA CHUECAS VELASQUEZ
GRAN MAESTRA DE MASONES SAN JUAN
GRAN LOGIA MIXTA DEL PERU




La NAVIDAD para los masones de San Juan, conserva el mismo mensaje de esperanza que enseña la Ekklesia Ecuménica y Gnóstica del Discípulo Amado, nuestro Apóstol-Patriarca, y es la gran posibilidad del renacer dentro del establo pasional y desordenado de nuestra vida emocional e inconsciente. Es encontrar la chispa divina que emanó Dios en nuestro nacimiento y que vive escondida en el átomo simiente de nuestra evolución por construir.


NAVIDAD es superar los apegos de lo urgente simbolizado en la ambición material de un Herodes; es reencontrar lo IMPORTANTE de la Unción, de la Intuición Espiritual para el encuentro consigo mismo en los brazos de nuestra Alma, Dama o Madre Isis-María, expresando nuestra ignorancia con el simbolismo de la aridez del desierto en la huida a Egipto.


NAVIDAD es lavarse de las preocupaciones y falsas doctrinas con las que nos envuelve el príncipe de este mundo, el que nos engatusa y de quien debemos liberarnos con la Sabiduría Eterna de la Gnosis y al abrigo del Amor expresado en las obras de Servicio.


Navidad es en buena cuenta, iniciar el camino en la auténtica Tradición, es reconocer nuestras miserias emocionales, errores o pecados, es entender que no somos tan buenos como nos imaginamos, ni que somos tan justos o que no somos tan armónicos, pero que a pesar de todo ello, si se puede ser mejor y hasta convertirnos en verdaderos hijos de la Luz, de esa chispa divina llamada el niño y que cada 25 de Diciembre aparece en el firmamento del cielo de Virgo, para indicarnos que a pesar de lo profundo del error y de lo oscuro de nuestra existencia, allí está esperando por siempre la Luz de Cristo, cual buen pastor en la pradera, esperando a que se tome la decisión correcta de gloriar a Dios en las alturas con nuestras obras de amor y servicio construidas con la férrea voluntad de ser mejor y diferente aquí y ahora en la tierra.


Muchos serán los que en la noche buena olvidaran el Presente importante de Amor que viene de Cristo y lo cambiaran por el regalo urgente que viene de los hombres. Pero que ello no os desilusione, porque Navidad es en Verdad aquel día en el que una persona, ya sea mujer u hombre, decide renacer, de manera consciente y voluntaria, para la Luz de Dios, la Luz de Cristo, para Dios Amor Manifestado.


Finalmente hermanos nuestros, Concentrémonos en la canalización de la Gloriosa Luz “Padre-Madre” Emanadora de este Universo que llega a nosotros y cuya dignidad de ser Conocido eternamente como el VERBO de vida, nos quita el pecado de la Ignorancia Iluminando nuestros cuerpos espirituales, nuestro Intelecto, nuestra Alma y nuestros cuerpos físicos.


Señor de la Luz, Señor del Amor, Admítenos bajo tu Protección.