sábado, 4 de mayo de 2013

MASONERÍA MEDIEVAL EN INGLATERRA.


Nelson Morales B

Desde la época de Carlomagno, en el siglo VIII hasta mediados del Siglo XII, todos los conocimientos y práctica de la Arquitectura, pintura y escultura, se limitaba exclusivamente a los monjes; y por lo mismo Abades y Obispos dirigían personalmente las obras de las construcciones religiosas. El monje inglés Winfrid, más conocido en la historia eclesiástica como San Bonifacio en el Siglo VIII organizó una clase especial de monjes constructores que recibieron el nombre de Magistri Operun o Maestros de Obras cuyas tareas específicas estaban perfectamente delimitadas por rubros: arquitectos y diseñadores, pintores, escultores, otros en tanto se ocupaban de los bordados en oro y plata.

Entre los oficios de la construcción operativa propiamente tal estaban los monjes denominados Cementarii o Albañiles que emprendían la labor práctica de la edificación. En muchas ocasiones y debido a la magnitud de las obras se contrataban a laicos o legos que debían someterse a las ordenanzas de los monjes. La asociación íntima de y constante de éstos legos con los monjes dio como resultado que en forma natural la Abadía se constituyó en una verdadera escuela de Arquitectura en la cual el conocimiento paulatinamente se fue transmitiendo a toda Inglaterra mediante el oficio. De este modo fue como apareció la unión de estos arquitectos religiosos y laicos en medio de un pueblo inculto, manifestando aptitudes de una clase más elevada e inteligente que le valió ciertos privilegios para ejercer este oficio prácticamente con exclusividad a obras de construcción de edificios importantes y
especialmente de características religiosas.

Los constructores legos se reunían en asambleas que se denominaban Hutten, Logen, Lodgins y los miembros tomaron el nombre de Masones. Durante la edad Media los masones ingleses estuvieron sometidos a muchas dificultades y adversidades, por las repetidas invasiones de pictos, daneses, sajones y escoceses, los que impedían la realización de los trabajos. En el año 926 e v se verificó en la ciudad de York una Asamblea General que promulgó la primera Constitución Masónica para Inglaterra y se estima que es el documento más antiguo de la orden hasta hoy conocido. Esta Constitución ha sido considerada siempre como la Ley fundamental de la masonería inglesa.

Otro de los importantes sucesos que posibilitaron el desarrollo evolutivo de la masonería operativa en Europa fue el que ocurrió en la ciudad alemana de Estrasburgo, cuando Erwin de Steinbach, el arquitecto de la Catedral de dicha ciudad convocó a que se reuniesen un gran número de masones arquitectos de Alemania, Inglaterra e Italia en el año 1275. Se promulgó un código de reglamentos y se organizó la fraternidad emulando la Asamblea realizada en York unos trescientos cincuenta años atrás.

Se reconocieron tres clases de artífices: Maestros, Compañeros del Oficio y Aprendices, junto con ellos se establecieron los signos de reconocimiento adoptados por los masones ingleses a tal punto que existen ciertos grabados en la cual se puede observar a dos masones en la posición conocida en el ritual inglés como "Five Point of Fellowship" (Cinco Puntos de Fraternidad).

En el Siglo XVII la masonería operativa había adquirido tal desarrollo evolutivo que la Fraternidad era a la vez Gremio, Sindicato, Escuela y Cofradía.

El período de esplendor culminó conjuntamente con la terminación de las últimas catedrales pero, en la misma época, en Inglaterra y Escocia esta asociación comenzó a aceptar miembros honorarios o "Theorical Mason", "Gentry" o "Accepted Masons".

Para los masones aceptados la catedral ya no sería el templo material a construir, sino otro distinto e igualmente imponente por su trascendencia. Nos referimos al edificio que habría que levantar para la gloria del Gran Arquitecto del Universo cuyos elementos son la propia Humanidad unido por el cemento de la Fraternidad y la Tolerancia..