miércoles, 12 de junio de 2013

El Gran Maestro del Gran Oriente de Francia por la defensa de la igualdad, la libertad de conciencia y la laicidad

José Gulino, GM del GODF

Carta del presidente del Consejo de la Orden del GODF, de 27 de Mayo, a todos los Venerables Maestros de Logias

V.·. M.·., mi Querida Hermana, mi Querido Hermano:

Me tomo la libertad de dirigirme directamente a ti, y a todos los miembros de tu Taller para evocar la gravedad de dos hechos sucedidos estos últimos días en París y en Megève.

De una parte, una manifestación antimasónica ("contra la secta masónica del Gran Oriente de Francia") fue convocada ante la sede parisina de la calle Cadet, este viernes 24 de mayo, por iniciativa de un grupúsculo «Primavera Francesa», al margen del movimiento de protesta «La Manifestación para todos», que rechaza desde hace varios meses la apertura del matrimonio para personas del mismo sexo.

Ultras bloqueando la sede parisina del GOdF - Foto: AFP - Francois Guillot
Si la libertad de manifestarse es constitucional -lo cual siempre ha defendido el Gran Oriente de Francia-, los propósitos manejados frente a nuestro edificio, los slogans hostiles y las amenazas verbales, sobrepasan los límites del debate democrático, y nos retrotraen directamente a los periodos más sombríos de nuestra historia que todos creíamos ya superados. El hecho que nuestra Obediencia haya sido tomada como “blanco” no tiene nada de casual, y refiere a la defensa de los valores que nuestra Orden ha expresado en el marco de este debate en el seno de la sociedad.

La República es frágil, por (ser) abierta y tolerante. En esta circunstancia, la República debe ser valerosa: ella ha sido, por otra parte, constantemente sostenida por los Francmasones del Gran Oriente de Francia, cuyos valores y divisa son aún más que reafirmaciones de su vigilante cuidado.

La protección del espacio republicano es radicalmente incompatible con la presencia de fuerzas que convocan a la rebelión contra la ley, a la desobediencia civil, es decir, al odio, en nombre de una ley moral superior a la ley de la República, expresión de la voluntad general producida por el voto del Parlamento. El Gran Oriente de Francia llama a los poderes públicos a garantizar la seguridad de los bienes y personas de nuestra Obediencia y a sacar las consecuencias de los excesos de estos grupúsculos que ponen en peligro la libertad de pensamiento y de expresión.

Por otra parte, y pocas horas de diferencia, el cura de la parroquia de Megève era depuesto de sus funciones a petición del Vaticano, en razón de su «pertenencia activa» a una logia del Gran Oriente de Francia. Dado que el interesado, miembro del Gran Oriente de Francia desde el 2001 y, contactado por nosotros, nos ha confirmado su intención de vivir la doble pertenencia. Es la Congregación para la Doctrina de la Fe -sucesora de la temible Inquisición de los siglos pasados- que ha exigido su salida de la Iglesia Católica por "incompatibilidad entre los principios de la francmasonería y los de la fe cristiana".
Bula "In Eminenti"

Antes de la conferencia de prensa del obispo de Annecy, el Gran Oriente de Francia lamenta esta decisión de una Iglesia Católica, que, a pesar de los maquillajes del Código de Derecho Canónico de 1917 y 1983, prefiere volver a las excomuniones luego de la condena pronunciada hace exactamente doscientos setenta y cinco años por el papa Clemente XII en su bula "In Eminenti".

Saludamos la actitud valerosa de este hombre de fe que ha encontrado con nosotros el camino de su pleno desarrollo personal. Hay que recordar que fueron dos pastores protestantes, Jean-Théophile Désaguliers y James Anderson, quienes, proscribiendo el ingreso a las logias de "estúpidos ateos" o de "libertinos irreligiosos", han permitido que numerosos creyentes en Dios participen en las Logias.

El Gran Oriente de Francia promoviendo la libertad de creer o de no creer, no ha prohibido jamás el ingreso a los templos masónicos de todos aquellos que creen en un Dios y a la inmortalidad del alma. A una visión de la vida alimentada por doctrinas religiosas o políticas, los francmasones en las logias del Gran Oriente de Francia, sea cual sea su rito, oponen el relativismo del pensamiento y la prudencia ante toda opinión preconcebida, convencidos que los prejuicios frenan al ser humano en su desarrollo espiritual y moral.

"Les Mystères de la FM" de Leo Taxil
Ante este resurgimiento de la bestia inmunda, frente al retorno de un antimasonismo digno de los “Barruel y Taxil” o de un film de propaganda nazi "Fuerzas ocultas", importa que cada uno de entre nosotros esté confiado tanto de su camino como de su pertenencia al Gran Oriente de Francia.

El Gran Oriente de Francia recuerda también a los poderes públicos la necesidad de promover la laicidad y atacar el cáncer que roe nuestra sociedad. Los ciudadanos esperan de las fuerzas republicanas proposiciones laicas, sociales, económicas y políticas y su implementación en el terreno, allí donde la crisis pone en peligro los valores de la República.

Tales acciones, solicitadas y esperadas de los poderes públicos, deben duplicarse por parte de los francmasones del Gran Oriente de Francia, con una implicación clara y urgente en favor de una redinamización del ideal republicano peligrosamente puesto en riesgo por todas las derivaciones comunitarias.

Puedes contar con mi compromiso para que este mensaje llegue en los próximos días al conjunto de nuestros conciudadanos siguiendo las formas más apropiadas.

José GULINO

Gran Maestro – Presidente del Consejo de la Orden