jueves, 28 de agosto de 2014

LA MORAL Y LA MAS.·.
LA MORAL Y LA MAS.·.
La Moral corresponde al conjunto de reglas o normas internas por las que se rige la conducta o el comportamiento de un ser humano en relación a todo lo que lo rodea. Estos actos, derivados tanto del desarrollo humano edificante de la personalidad como de la influencia cultural, dirigen el conocimiento de lo que se debe de hacer o evitar para conservar la estabilidad social y el respeto por la vida.

Un concepto vinculado con la Moral es la Ética y generalmente, estos dos conceptos tienden a usarse como sinónimos. Sin embargo, la Ética es una rama filosófica que reflexiona racionalmente los diversos esquemas morales existentes, con el objetivo de establecer los principios universales que determinan las acciones correctas e incorrectas.

En simples palabras: la Moral es aquello que me hace sentir bien o mal con relación a mis actos. La Ética es lo que me indica qué es lo correcto o incorrecto de acuerdo con las convenciones sociales. Por tal razón, la relación entre lo moral y lo ético, nos puede llevar a entrar en conflicto: no siempre lo que pensamos que es bueno, es aceptado como tal por la sociedad. No siempre lo que creemos que está mal, es rechazado por la sociedad. ¿Hay leyes que les parecen injustas?, eso que les dice que es injusto aunque sea aceptado, se llama Moral.

Con relación a la Mas.·., se espera que tanto aspirantes como hermanos seamos “libres y de buenas costumbres”, es decir, que siendo seres de autoconocimiento, autodominio y autonomía, conscientes de lo que facilita o evita la convivencia, elijamos comportarnos de tal manera que respetemos la vida y procuremos la armonía, la concordia, el compañerismo, la lealtad, la franqueza, la honradez, la asistencia, la tolerancia, la integridad, el apoyo, el socorro, la solidaridad, la caridad, la compasión, la justicia, el altruismo, el respeto, la paz, el afecto, el amor, … en síntesis, el sentido de todo lo que encierra la fraternidad aplicado no sólo a nuestros hermanos, sino a todo lo existente.

Igualmente, debemos ser “incorruptibles”, es decir, que nuestras bases morales sean tan fuertes y reales, que siempre salgan a relucir, independientemente del costo de nuestra vida. Aquel ser que aparentaba ser virtuoso y de repente cambió ante la obtención de algún poder, no era incorruptible y su sentido moral sería cuestionable. Nuestra actitud moral e incorruptible nos distingue como MMas.·.

En esta dirección, nuestra capacidad moral está íntimamente ligada a nuestra capacidad de obrar mas.·. la vida.

Reflexionemos: Teniendo en cuenta que lo moral hace parte de nuestra personalidad, siendo un sentido interno y propio que nos hace sentir “bien” o “mal” respecto a nuestros actos y además, es un sentido mediado por la cultura, ¿las acciones morales hacen parte de nuestra libre elección?, la respuesta es similar la derivada de esta pregunta: ¿elegimos lo que nos gusta o nos disgusta?, ¿elegimos de quien nos enamoramos? Igualmente, existen varias corrientes sobre la Ética y la Moral, las cuales valen la pena revisar.

T.·. A.·. F.·.

Vanessa Jordan Beghelli – Manuela Abif.