lunes, 24 de noviembre de 2014

Y… ¿De dónde venimos los masones? (I)

masones 001

Es innegable que la masonería, en su acepción más pura, proviene del momento en que el hombre decidió hacer su primera construcción, con objetivos más allá de la habitabilidad técnica.
masones 001Los primeros constructores de seguro probaron con infinidad de materiales, bien para lograr utilidad, bien para que la construcción perdurara en el tiempo, o para crear belleza además de funcionalidad. Así el hombre va convirtiendo la habilidad en oficio, creando métodos y técnicas, desarrollando herramientas y expresando su creatividad artista, en pocas palabras, el hombre hace una emulación de lo divino, al crear a partir de la aparente nada (mundo ideico), objetos materiales en el mundo manifestado.

La capacidad de crear a partir de ideas, es un proceso que va trabajando progresivamente en la mente humana y requiere de la adquisición de conocimientos y la práctica del oficio, que con el devenir del tiempo, va permitiendo al hombre, alcanzar logros más complejos; más aún, cuando la creación que se busca es de grandes proporciones, donde se necesita el concurso de varios. El hombre se ve impulsado a hacer valer sus ideas y liderar a otros, en el deseo y la necesidad de lograr sus objetivos. Lo anterior implica, diversas capacidades, pero en principio es necesario el orden y la priorización de tareas. Este orden y priorización de las ideas y tareas, necesariamente lleva al grupo a ordenarse también y a establecer jerarquías y normas, en función del trabajo que cada uno aporta a la concreción de la idea que se pretende materializar. Así inicialmente hay un orden interno, referido a las ideas y un orden externo, dirigido a las acciones e implicado en la asignación de tareas y aprovechamiento de habilidades de cada uno de los miembros del grupo que ejecuta la obra.

canteros 001El proceso antes descrito, requiere de esfuerzos coordinados que implican, en sí mismos, la aplicación de un orden necesario y de un tiempo que puede ser dividido en tiempo de trabajo interno, referente a la resolución de problemas a través de la generación de ideas y tiempo de trabajo externo, en el que se da la puesta en práctica de las soluciones propuestas, en esas ideas. Así entonces, la masonería, en sus inicios es una habilidad muy particular, que reúne, en ciertos individuos de las comunidades, las capacidades de crear, en su mente, obras de gran envergadura, útiles por demás; para los grupos en general, poniéndolas en el mundo manifestado a través de habilidades propias y el aprovechamiento de las capacidades de otros. En palabras muy generales, el masón operativo inicial, debía ser un hombre capaz de transformar, una idea generada en su mente, en una obra puesta en el mundo manifestado, ejerciendo además el liderazgo sobre otros, necesario para ir tras una idea común, durante periodos de tiempo considerable, poniendo a todos tras un objetivo común, con la conciencia de que, se hace necesaria, la transmisión de esos conocimientos y habilidades a otros, a fin de que se perpetúe el oficio y se alimente del conocimiento común.

Estas habilidades, necesariamente hicieron del masón un hombre particular que seguramente en el ámbito de las civilizaciones antiguas, podía ser considerado un “mago”, pues era capaz de pasar de una idea plasmada en un papel o soporte planimétrico, a una obra tangible. El masón, con toda seguridad, debía conocer temas diversos, pues era necesario que hiciera construcciones perdurables y funcionales, que cumplieran de forma eficiente, las funciones para las que eran creadas; más allá incluso de la propia vida.

masones medievalesMasones como esos, de seguro necesitaban del secreto en el oficio y más allá de eso, el secreto del oficio les garantizaba un status en la comunidad en que habitaban, además de que, con seguridad creaba, a su alrededor, fama y prestigio, entre las comunidades vecinas que veían maravillados, las obras, como se levantaban poco a poco con el paso del tiempo. En ese ámbito, el masón necesitó sin duda transmitir sus conocimientos a otros que los sucedieran en la labor, ya sea porque estos otros, habían sido manifiestamente hábiles en el ejercicio de las labores que le había sido asignados o porque el mismo ejercicio de la ejecución de la obra, les obligaba disponer de obreros calificados y especiales para poder cumplir con los trabajos que les eran asignados.

Hasta este tiempo histórico, los constructores, tenían entonces que ser hábiles en el manejo de la madera, los metales, la piedra y en general los materiales con los que se construía entonces, lo que es lo mismo que decir que el masón manejaba los cuatro elementos y los hacía obedecer su voluntad, además de que debían manejar, las matemáticas, la geometría y otras artes relacionadas con el mundo de las ideas, que iban develando sus secretos a aquellos que eran suficientemente perspicaces y constantes como para formularse las preguntas adecuadas y encontrar las respuestas para los problemas planteados. Adicionalmente tenían también que ser hábiles observadores de la “ciencia natural” que hoy llamamos física y comprender como la naturaleza funcionaba, a fin de que sus obras perduraran en el tiempo, mucho más allá de su propia existencia.

PiramideAsí vemos que, ya en las primaras construcciones que el hombre lleva a cabo, hay una clara separación entre obreros calificados: obreros que trabajan el material bruto y maestros de obra que dirigen he indican cómo deben hacerse las cosas. De todas, todas, aún hoy, la ciencia se maravilla y se intriga con las pirámides y no extraña que trate de explicarse como los antiguos fueron capaces de llevar a término estas monumentales obras. Innegable es el conocimiento que debieron tener los constructores de las magnificas obras griegas, en cuanto a proporciones, y armonía y así, hasta nuestros días.

Es un factor común a todos los tiempos, una separación claramente establecida entre los gremios que intervienen en la obra, donde se observa un primer grupo de hombres dedicados a la obtención de las piedras adecuadas y necesarias, que podríamos darles el nombre genérico de canteros de la piedra bruta, que en la obra tenían la misión de seleccionar, de todas las piedras, las más adecuadas para el trabajo y darles una forma básica y tamaño adecuado para su posterior uso; un segundo grupo de hombres, que teniendo ya experiencia se dedican a tomar esas piedras estandarizadas en un comienzo y darles formas especificas y mas cuidadas; finalmente un grupo de hombres llamados maestros de obra, que conocen el secreto y tienen los planos de lo que será la obra final, que toman entonces las piezas, que hasta ese momento parecen ser individuales y las unen para dar forma a lo que se construye.

canteros004Quizá hasta este entonces, era necesario que el conocimiento se transmitiera de unos a otros, ya que las construcciones tenían una duración que, en algunos casos, sobrepasaba la vida misma del hombre común, por lo cual, se hacía necesaria la transmisión de la habilidades particulares, que de seguro eran consideradas una herencia y que necesariamente pasaban por el ejercicio del oficio, por lo que quien recibía la herencia debía estar, de alguna forma cualificado para recibir los secretos del oficio, necesarios para continuar la labor emprendida por el maestro.

Aparecen así las logias, como cobertizos cercanos a la obra donde los maestros transmitían el conocimiento a los aprendices, durante los descansos. Tiempo en el que también, se transmitían los trucos y habilidades a aquellos que demostraban mayor cualificación y desde donde se gestaba con el ordenamiento la herencia del maestro. Pronto se hace necesario y conveniente para los hombres de entonces que estos lugares fueran de alguna forma cubiertos; por diversas razones, entre las que se implican, el clima y sus inclemencias, y la necesidad de que el secreto quedara a buen resguardo y no cayera en manos de quienes no tenían la cualificación y que por tanto podían manejar esos conocimientos de forma inadecuada.

rosacruz 001Así el constructor, que ya es un hombre con habilidades especiales necesita moverse por el territorio, ya que no todos los reinos eran capaces de construir obras de la envergadura que las ideas han ido generando, o en las cantidades que van siendo necesarias para dar trabajo a todos aquellos que eran capaces en un tiempo determinado, con lo que es necesario que unas logias se comuniquen con otras para establecer un sistema de transito y protección de obreros calificados entre los diferentes reinos, desde los que eran requeridos. Se establecen así códigos secretos entre las logias que garantizan tanto el origen del trabajador, como sus capacidades.

Así llegamos a la época romana en la que los “Collegia Artificum” o colegios de artesanos y de entre ellos los colegios de arquitectos o “Colllegia Fabrorum” revisten particular importancia dado el afán de colonización del imperio creciente. Las legiones romanas se hacían acompañar por estos colegios a fin de que, en los territorios conquistados se edificaran caminos, acueductos, puentes, viviendas y en general, todo lo necesario para consolidar la conquista, haciendo la presencia romana permanente en los nuevos territorios. De particular interés es la configuración de estos colegios que generalmente estaban conformados por un “Magister” o maestro y dos “Decuriones” o guardianes, cada uno encargado de una sección que en mucho se asemejan a los vigilantes modernos, además de otros oficiales, tales como el “Escriba” o secretario, un “Thesaurensis” o tesorero y un “Sacerdos” o sacerdote, pues no olvidemos que estos colegios anexan la adoración religiosa al oficio, adicionalmente habían “Seniores” o supervisores o maestros, “Jornaleros” y “Aprendices”.

Nicolás Quiles

M:.M:.P:.M:.

R:.H:.R:. A:.C:.L:.G:.L:.R:.B:.V:.(2011-2013)

V:.M:. Res:.Ben:. y Cen:. Logia “Estrella de Occidente” No. 50 (2011-2012)

Fuente


Y… ¿De dónde venimos los masones? (II)

collegia romana

Una importante característica de la sociedad romana va a permitir que en el secretismo de los colegios se amalgamen con diferentes ritos y creencias en los distintos pueblos que ocupaban.
washington masonAsí los colegios entran en contacto con las creencias judaicas, egipcias, griegas, e incluso las culturas paganas del norte de Europa, pero reviste mayor importancia la doctrina pitagórica, ya que esta tiene en la aritmética, la matemática y la geometría gran compatibilidad con el oficio de los Colegios de arquitectos, que tienen así un lenguaje común y fácil de comprender por estos. Todo lo dicho, hace de los colegios o logias centros de amalgamamiento de oficio y pensamiento, donde gentes que se relacionan por intereses comunes, comparten habilidades ideas y creencias, lo que genera en ellos un reconocimiento de las similitudes por encima de las diferencias, que aunada al secreto compartido, establece una hermandad de fuertes vínculos de protección entre ellos, ya que en este momento, se comparten secretos que no solo son del oficio, sino también de ritos y creencias.

Así se movilizan los colegios por toda Europa por casi mil años y el intercambio cultural que se da en los cobertizos cercanos a las obras, llamados logias, se ve detenido por lo acontecido en los primeros siglos de la cristiandad, ya que Roma adopta esta como religión del estado y la nueva consigna es entonces, “Un solo reino, un solo Rey y una sola religión” que trae como consecuencia directa que la practica ritual que se ejercía desde los colegios quede desarticulada por orden del estado y su esfuerzo se dirija a la adecuación de las construcciones a la práctica de la nueva religión. Sin embargo, y por el secreto y la fraternidad, practicados durante tantos años, se mantiene la transmisión de los conocimientos en los cobertizos teniendo ahora más rigor el secreto, pues mantener practicas rituales paganas es ahora un delito, lo cual cierra aun mas las filas de los miembros que comparten su secreto.

Sebastian Francisco de MirandaMuy poca o ninguna es la información de que se dispone de los acontecimientos durante la edad media temprana, pues no en balde es llamada la edad media oscura, hasta que aproximadamente comienzos del siglo XI en el que aparecen de nuevo registros de logias en Escocia, donde se agrupan constructores de la piedra. No extraña que sea Escocia donde aparecen nuevamente las logias, por diversas razones, entre las que podemos mencionar la geografía, que además de ser, en Europa una región muy aislada, con lo cual se mantiene a distancia de Roma, también es una región donde la piedra es material común y donde además hay una piedra natural suave que permite la talla con facilidad relativa, llamada piedra franca o piedra blanca, de donde posiblemente deviene el nombre de francmasón posteriormente adoptado. En estas primeras logias escocesas hay maestros, masones de la piedra franca (talladores de piedra) y masones de la piedra bruta. Lo cual claramente concuerda con maestros, compañeros y aprendices modernos.

Alejandro PetionAl igual que en la expansión de la Roma de los colegios, los masones operativos europeos, se ven beneficiados, con la aparición de el feudalismo y las ciudades estado, pues cada feudo necesita de castillos de piedra, iglesias y edificios gubernamentales que ofrecen trabajo a este tipo particular de constructores, donde el francmasón (masón de la piedra blanca, o tallador), además le es permitido movilizarse por todo el territorio, dada su particular habilidad, lo que los convierte en hombres libres (en el sentido de que pueden moverse por los reinos sin restricciones, que otros gremios si poseen). Continúan los acontecimientos de Europa y clérigos, y ordenes monásticas contratan a masones libres por toda Europa, siendo particularmente intensa la relación con los Templarios y los Hospitalarios, dada las cruzadas que se suceden en tierra santa para esa época. De nuevo y al igual que como se sucedía, en los tiempos de los colegios, los masones de entonces se trasladan con los ejércitos a tierra santa, llevando con ellos los secretos ya adquiridos desde hace muchos siglos atrás y su gran disposición a la captura de nuevos conocimientos, amparados en el secreto que sus logias guardan. Entran así en contacto con la Kabalah y los ritos propios del oriente medio, que engrosan así el fuerte contenido simbólico presente en las logias en nuestros días.

Jose de San MartinPerdida Tierra Santa en la última cruzada, se retira la presencia europea de las tierras de oriente medio, pero en el retorno, viene también la amalgama de conocimientos adquirido por los masones en esas tierras. La exterminación del temple, por las diferencias con el Rey de Francia y el papa de Abigñon genera en los masones reacciones de solidaridad con los templarios, especialmente en Escocia que para el momento se resiste a obedecer los designios del papado francés, pues Rober Bruce está enfrascado en una guerra con Inglaterra por la independencia de Escocia, lo cual hace que con seguridad, muchos Templarios escojan Escocia como un territorio donde pueden mantenerse fuera del alcance del brazo de la iglesia. Por condiciones que sería muy largo de explicar en este articulo, los masones son, de alguna forma, un escondite excelente para los templarios que se ocultan en estas tierras, lo cual implica que estos también brinden a los masones sus prácticas rituales y que quizá en franca denuncia contra las injusticias hayan hecho que estos, en sus construcciones y tallas de piedra hayan dejado de manera velada a los ojos de los que no conocen los secretos, gran cantidad de mensajes y símbolos para que perduraran en el tiempo.

Comite_de-los_5 (Cruz Roja)
No olvidemos aquí que Robert Bruce tenía en mente la recuperación de Escocia como parte de un plan de mucho mas alcance, que haría regresar a sus dominios a los ritos celtas, prueba de ello son su coronación y la gran cantidad de tallas que refieren a los dioses paganos celtas en las diferentes edificaciones y templos, lo cual también es un especial caldo de cultivo para la inserción de ritos celta en las practicas de las logias.

Henry DunantCabe aquí destacar que en el resto de Europa, pero de manera menos evidente, las logias hacen lo propio y protegen a templarios y fugitivos del poder de la corona y el papado. La gran capacidad de tolerancia de las logias y la diversidad de miembros que las componen, así como la fraternidad generada en ellas sobre la base de compartir secretos y ritos, permite que los masones operativos comprendan de alguna manera que la gran obra, va mas allá de las construcciones monumentales y que el verdadero constructor trabaja sobre un templo mucho más importante que el templo de piedra. No extraña que ante ese gran cumulo de conocimientos que se comparten en las logias, se haya comprendido que la construcción más importante va sobre el hombre mismo y es por ello que con la llegada del iluminismo, las logias comienzan a compartir con gentes que aun cuando no eran masones de oficio, lo eran de corazón y por tanto cualificados para participar de los secretos que tan bien se habían guardado en las logias. Es así como las logias comienzan a aceptar gentes que no eran del oficio, pero comprendían que la gran obra no era de piedra y que el templo verdadero era el hombre mismo, permitiendo la entrada de hombres libres y de buenas costumbres, entendiendo lo ultimo como que una “buena costumbre” es en el hombre la búsqueda de la verdad y el trabajo sobre sí mismo. Aparece así la nueva masonería, que progresivamente va siendo más especulativa y menos operativa.

Robert Smith Baden PowellLa entrada en vigencia de la masonería especulativa trae consigo una gran cantidad de cambios importantes. Entre ellos, las tertulias en las logias van haciéndose más filosóficas y menos técnicas, aunque nunca dejan el apoyo en los símbolos del oficio como base y conexión con la tradición, pero cada vez la política y la diplomacia se hacen penetran más en los masones y vislumbran la necesidad de que las logias convivan bajo un mismo norte, por lo que al comienzo del siglo XVIII, se crea la figura de Gran Logia, que no es otra cosa que la reunión de varias logias bajo una misma obediencia. No quiero aquí entrar en consideraciones de orden político ni en consideraciones de orden estratégico que pueden haber justificado esta acción. Puede haber sido un movimiento estratégico de los masones de entonces, al incluir entre sus filas a hombres nobles y puede también que para los hombres nobles haya sido una forma de lograr la adhesión a sus planes de los que para entonces ya habían reconocido su hermandad y la necesidad de apoyarse entre sí. Esto no es asunto que me atrevo a juzgar pues solo los que estaba allí saben y entienden las reales circunstancias bajo las que se tomaron estas decisiones, Pero es indiscutible que este acontecimiento cambio radicalmente el mundo.

club de leonesAún cuando, no se puede decir que la masonería fue motor de la Revolución Francesa, es innegable que masones fueron los que la motorizaron y le dieron fuerza, al igual que la independencia americana, está llena de la intervención de masones. Más recientemente, el movimiento scout mundial no es un proyecto de la masonería, pero Sir Robert Smith Baden Powell, masón ingles crea un movimiento cargado de simbolismo masónico por donde se mire y cuyo objetivo superior es formar al niño en sus etapas para que sea un hombre libre y de buenas costumbres. La Cruz Roja Internacional, no es un proyecto masónico, pero su creador, un masón, no extraña que haya escogido como símbolo la cruz roja cuyos cuatro brazos son iguales, en una similitud a la cruz templaría y que su objetivo, al igual que la media luna roja (quizá en reminiscencia de las tropas sarracenas de Saladino), no sea más que la ayuda humanitaria al hombre en conflictos y catástrofes, quizá porque el hombre libre y de buenas costumbres, no mira fronteras y entiende que todos somos uno. EL Orden parlamentario y la estructuración de los poderes en las democracias, dejan a todas luces indicios de la intervención de masones; vale decir, el uso del mallete por parte de los jueces, los nombres dados a los recintos parlamentarios, donde vemos como el recinto donde se reúnen es llamado cámara y el salón previo a esta se llama salón de los pasos perdidos, son también indicios claros de la participación de la masonería en el orden mundial. Así podemos continuar dando ejemplos, hasta quedar exhaustos, de cómo los canteros han influenciado, a lo largo de la historia, al mundo en el que habitamos; y sin lugar a dudas lo seguirán haciendo.

Nicolás Quiles

M:.M:.P:.M:.

R:.H:.R:. A:.C:.L:.G:.L:.R:.B:.V:.(2011-2013)

V:.M:. Res:.Ben:. y Cen:. Logia “Estrella de Occidente” No. 50 (2011-2012)