viernes, 19 de diciembre de 2014

MASONES EN CONFLICTO
(ENTRE LA REALIDAD Y EL DESEO DE MEJORAR PERSONALMENTE)

Creo que es apropiado hacer un alto en el camino para reflexionar brevemente sobre la situación actual de la Francmasonería en el mundo, y sus perspectivas de supervivencia, y no se sorprendan que emplee el término supervivencia, aunque parezca reflejar un pesimismo injustificado en nuestro Oriente especialmente.

Es un hecho incontestable que las órdenes masónicas están enfrentando una situación desmedrada, una paulatina disminución de su caudal humano, el envejecimiento de sus columnas, y, renovados ataques desde distintos frentes. Junto con ello, las divisiones y fragmentaciones que han caracterizado la historia de la Masonería mundial desde sus comienzos, no muestran señal de disminuir, e incluso parecen exacerbarse. Por lo tanto, reciban mis observaciones y previsiones no como augurios sibilinos, sino más bien como las elucubraciones de quien ama nuestra institución y espera fervientemente que encuentre el camino del desarrollo y el progreso buscando, como siempre, no su propio beneficio, sino el de la sociedad en que vivimos.

Algunas Logias afrentan de manera distinta esta problemática, así vemos que algunas Grandes Logias de los Estados Unidos han intentado solucionar el problema de su empobrecimiento organizando lo que llaman “One-Day classes”, es decir, en un día se le otorgan a un numeroso grupo de profanos – se habla de cientos – los tres grados simbólicos consecutivamente. Luego, en los dos días de un fin de semana, el flamante Maestro Masón asciende del 4° grado al 33°. Todavía no hay estadísticas que demuestren el resultado de este procedimiento, pero ya hay indicios que no se consigue el ingreso de personas realmente interesadas en participar activamente en las logias. La persona que no tiene tiempo para asistir a la logia y esperar su adelanto de manera regular, tampoco va a tener tiempo para asistir a la logia después de recibir sus tres grados en un día.

Al considerar la posición de la Masonería dentro del vertiginoso rumbo del nuevo mundo del siglo XXI, podemos comenzar por plantear dos preguntas fundamentales: ¿Qué espera el profano de la Masonería cuando ingresa a ella? y, no menos importante, ¿qué impulsa a algunos Masones a desligarse de la Orden, pedir retiro voluntario o dejar de pagar y asistir hasta ser borrado?

La primera pregunta acarrea otras: ¿Qué idea tiene el profano de la Masonería antes de ingresar a una Logia? ¿Acaso tiene una imagen clara y exacta de la Orden? ¿Son sus expectativas realistas?

El reverso de la medalla es otra pregunta importante: ¿qué espera la Orden del neófito? Podríamos incluso ampliar la pregunta, y hacérnosla también a los Masones más antiguos: ¿Qué espera la Orden de todo Masón?

Finalmente, nos haremos la pregunta siguiente: ¿cómo le comunicamos a nuestros hermanos nuestras expectativas, cómo medir su progreso, verificar su satisfacción o descontento?

Hay que tener presente que cada persona constituye un mundo distinto, e ingresa a nuestra Orden con distintas aspiraciones. Algunos Hermanos consideran que el ritual es lo más importante en la Logia. Si no se ejecuta al pie de la letra, sienten una ofensa personal, y, la perfección de la ejecución les es más importante que el contenido. No hay que menospreciar esta actitud. Los rituales, efectivamente, cumplen una función irremplazable en el quehacer masónico. Lo que sí se debe tener presente es que no basta repetir de memoria las palabras del ritual, sin reflexionar sobre su significado.

Otros hermanos consideran que el aspecto social es el fundamento de nuestra institución. La actitud de este hermano también es positiva, siempre que no se transforme en la razón de ser de su Logia.

Hay también hermanos que estudian, acuden a las bibliotecas, investigan en la Internet, compran libros, escriben planchas y artículos analizando nuestra historia y desentrañando los puntos oscuros de nuestros rituales. Todo esto es positivo. Gracias a estos hermanos hemos podido obtener una visión justa y verídica de los gérmenes y desarrollo de nuestra Orden, librándonos de las leyendas y fantasías que marcaron la literatura masónica de siglos pasados.

Luego está el simbolista, quien ingresa a la Masonería atraído por el misterioso simbolismo de la Orden, sus enseñanzas esotéricas, sus conexiones con los Rosacruces, la Cábala, el Hermetismo y la Alquimia. Ellos son quienes profundizan en el aspecto espiritual o místico de la Masonería y desentrañan sus secretos.

La Logia debe satisfacer las necesidades y aspiraciones de todos estos hermanos, sin descuidar ningún aspecto, pero tampoco restringiendo su actividad a uno sólo de ellos.

Si analizamos las preguntas que plateaba hace unos momentos, comprobaremos que las respuestas tienen un común denominador, y es la EDUCACIÓN. La educación en dos frentes, por así decir. Hacia el exterior, la educación de los profanos, o sea la información acerca de la Masonería que se entrega al mundo profano, y especialmente al postulante a ingresar a una Logia, y por otro lado la educación de los Masones, tanto de los recién iniciados como los Maestros con mayor antigüedad. Todos precisamos aprender constantemente, sea cual sea nuestra posición en la escala progresiva del Rito, sean cuales sean nuestros méritos, títulos y galardones. Bien se ha dicho repetidamente: todos seguimos siendo aprendices hasta el día mismo en que pasamos al Oriente Eterno.

En el aspecto exterior, nuestra acción educativa reviste diversas formas, desde la creación de escuelas, cátedras y universidades, hasta la publicación de libros y revistas, la ejecución de seminarios y actos públicos, la difusión de programas radiales y televisados, la producción de videos, la creación y mantenimiento de páginas y sitios en la Internet. Cada una de estas actividades merece atención especial y permanente.

En el aspecto interno, se trata de preparar programas de trabajo para las Logias: los grados superiores, la ejecución de seminarios y cámaras, la formación adecuada de los cuadros directivos de las logias.

Dentro del aspecto educativo es necesario referirse a la herramienta fundamental de este siglo como lo es la Internet. El efecto futuro de la Internet en la Masonería es difícil de apreciar.

Lo que deseamos es que las presentes y futuras generaciones de masones, con capacidad y conocimiento de los avances científicos y tecnológicos, informáticos y cibernéticos, diseñen los nuevos esquemas. Estructuren las nuevas estrategias y los nuevos programas, que hagan que la Institución Masónica, cumpla real y definitivamente con la función de formación de hombres, de una estructura moral, que los distinga en donde quiera que se encuentren, dentro y fuera de nuestras Logias.

QQ:. HH:.: querámoslo o no, es el momento de la asunción de la nueva Masonería que nos exige actitudes dispuestas al cambio, y nos obliga, a que, con la mayor seriedad y sinceridad posible, superemos resistencias de intereses creados que se aferran a rutinas y a estructuras que debemos vencer.

Son grandes tareas de fondo que se requieren, cambios estructurales, cuantitativos y cualitativos, audaces y valientes, en las políticas y estrategias, en la estructura organizacional, en la metodología educacional, en la acción interna y externa.

En el desarrollo de nuestra Orden hay exigencia de un trabajo exitoso, ordenado y eficaz que significa un gran esfuerzo. Estamos en condiciones de construir una nueva y mejor etapa de nuestra historia, tenemos la responsabilidad de hacerlo, de lo contrario la historia nos juzgará.

Por último QQ:. HH:. recuerden:

Una Logia exitosa es aquella que se esmera por la eficiencia y calidad de sus iniciados.
Es aquella que se esmera por mantener un liderazgo asertivo, o sea V:. M:. y HH:., hábiles para lograr enseñar a los QQ:. HH:. a administrar sus diferencias, a respetarse y valorarse, ayudándoles a planear su futuro espiritual; enseñándole a construir cambios sobre la base del consenso y a plasmar en cada iniciado una Visión de la Orden, un compromiso y una acción.
Debemos trabajar en equipo y no aislándose pretextando una orgullosa autonomía o una regularidad.
Una Logia exitosa es aquella que se esmera por el enriquecimiento permanente de sus trabajos, sin que ellos pierdan interés y consistencia.
Aquella que se esmera en propiciar un clima altamente cultural, intelectual, armonioso y fraterno.
QQ:. HH:.: ¿quién no quiere una Logia Exitosa? ¡Pues entonces trabajemos para ello! Esta es nuestra oportunidad de hacerlo. Todos QQ:. HH:., todos debemos hacerlo, amén de nuestras cualidades y capacidades; podemos ser los obreros más sencillos o los arquitectos más grandes y exitosos que todos aquí tenemos la misma condición, no hay jerarquías ni poder, eso nos hace diferentes del resto de agrupaciones y es además nuestra gran fortaleza.

Acordémonos QQ:.HH:. que:

¨El deber del hombre es convertirse en hombre, y el hombre debe ser el constructor de sí mismo¨ En estas breves palabras esta resumido todo el ideario de la Francmasonería.

Es mi palabra

CAVA