viernes, 19 de diciembre de 2014

REFLEXIONES SOBRE LA MIXIDAD
Myriam Dibarboure


Seguramente esta reflexión ha sido hecha más de una vez. Es una reflexión sobre la importancia de la mixidad en una Obediencia Masónica desde un punto de vista global y lo carencial, a nuestro entender de una Masonería solo femenina o masculina respectivamente.

A qué nos está enfrentando la mixidad diariamente en nuestro trabajo masónico?, a la convivencia de los complementarios,a los mismos vínculos que se realizan en nuestra vida profana con el propio sexo y con el otro. Allí convivimos siempre con lo femenino y masculino representados por la mujer y el hombre. Como dice Omraam Mikhael Aivanhov en su libro "La Galvanoplastia Espiritual y el Futuro de la Humanidad":

"...En el universo existen dos principios fundamentales que se reflejan en todas las manifestaciones de la naturaleza y de la vida. Toda la creación se manifiesta en estos dos principios: masculino y femenino. Para ser fecundos ambos deben trabajar necesariamente juntos, separados son improductivos Por ello están siempre buscándose el uno al otro. Nada es más esencial para un ser que el encuentro con su principio complementario y se puede decir que los más grandes problemas de los hombres y de las mujeres -manifestaciones en sí mismos de los principios masculino y femenino en el mundo-, tienen por origen una mala comprensión de la cuestión...”

Por consiguiente, la Mixidad de nuestra obediencia nos está dando la gran oportunidad de transitar esta polaridad en los iguales y trabajar en cada uno de nosotros estas cualidades. Además, ver las dificultades y facilidades de relacionarnos con el mismo polo o con el contrario.

Nuestra logia mixta nos permite recrear los diferentes roles de nuestro universo particular, de nuestro microcosmos y no es de extrañar que nuestras actitudes estén teñidas de nuestros conflictos internos, de nuestras relaciones dificultosas o aparentemente fáciles con el hombre o con la mujer en los diferentes roles.

No aceptar trabajar con el otro `principio es privarse de la posibilidad de elaborar el vínculo con la mujer o con el hombre desde un punto de vista iniciático y de crecimiento espiritual. El hombre tiene en la mujer la representación de la madre - esposa - hija - hermana - amante; y la mujer tiene en el hombre al esposo - padre - hermano - hijo - amante. El no aceptar la dualidad de los complementarios en Logia es privarse de la oportunidad de una verdadera evolución personal. No aceptar la Mixidad es una forma polarizada de trabajar. Como si lo hiciéramos con un solo color el blanco o el negro y no con el blanco y el negro, que es lo que en definitiva nos ayuda a integrar y a integrarnos. No aceptar a la mujer o al hombre como un igual para el camino que hemos elegido de perfeccionamiento de nuestro SER ,es pensar que solo una energía es la valedera. En un bosque reina el fruto, la flor el pistilo el estambre... El concierto de la naturaleza es el concierto de la luz y la oscuridad, el día y la noche, en un verdadero armónico. La vida es polaridad complementaria, el yin-yang de la naturaleza .Verano e invierno, primavera y otoño. No existe solo el verano o el invierno, sino que son las estaciones integradas en sus diferencias y sus similitudes.

Puede una logia no mixta hablar del amor, de la fraternidad, de la igualdad si cierra las puertas del templo a aquel ser que en la vida profana le declara su amor la elige como amigo/a o con quien desea engendrar vida?

Muchas preguntas surgen: Se puede aprender a llevar los principios masónicos fuera del templo si solo nos relacionamos con lo masculino o lo femenino exclusivamente?

Podemos ser uno cuando nos relacionamos masónicamente solo con la mitad del universo?

Podemos llevar nuestro accionar masónico a la vida profana cuando solo vivenciamos una versión del mundo?

Se puede vivir siempre en el día o siempre en la noche?

Una logia solo femenina o masculina es desde el punto de vista vivencial una vivencia a medias. Es una cara de la luna, es una cara del sentir, es una cara del amor. Una logia mixta es el sentir femenino y masculino de todas las cosas, es la unidad, es el 1, 2 y 3; madre, padre e hijo .

Quiero ir un poco más allá en esta reflexión y expresar que la mixidad está representando al exterior nuestra dualidad interior: La dualidad del principio femenino y masculino respectivamente. La mixidad nos despliega el escenario de las dos energías, y es con el trabajo iniciático que podremos acceder a los niveles más profundos del encuentro y del reconocimiento de la bipolaridad interior. Nos ayudará a armonizar nuestra ternura y nuestra firmeza nuestra razón y nuestra intuición nuestro sol y nuestra luna.

Dice el Dr. Jorge Adoum en su libro "El aprendiz y sus misterios": "El aprendiz debe aprender el misterio de la dualidad" aunque todo sea UNO, en Realidad y Esencia todo se manifiesta y aparece como DOS.

El principio YO SOY UNO está mucho más allá de la concepción humana, sin embargo su forma de manifestación es mediante la Dualidad. Así tenemos: Yo superior - Yo inferior; positivo - negativo; macho - hembra; día - noche. Pero nuestro objetivo es el ser humano en quien debemos estudiar la dualidad. El ser humano trabaja con la mitad de sus átomos, cuando llegue a estimular la otra mitad su unión será consciente y completa con su YO SOY.

La línea recta dentro del círculo representa la UNIDAD El ángulo de dos líneas distintas que parten de un único punto y se alejan representan la dualidad De esta manera vemos que la Dualidad tiene su origen en la Unidad .El hombre y la mujer desde el punto de vista profano tienen un sexo definido, pero desde el iniciático cada uno en sí posee ambos atributos.”

Si lo comprendemos así tenemos que estar atentos, ya que en todo momento y circunstancia estamos enfrentados a esta dualidad, que debemos mantener en equilibrio, lo cual es necesario para nuestro encuentro interior con estos principios, diferentes pero complementarios, que tienen sus cualidades específicas bien determinadas y ponen de manifiesto actitudes y conductas no siempre armónicas y comprensibles a simple vista.

Desde el punto de vista filosófico se puede decir que nuestra alma gemela somos nosotros mismos, el polo opuesto de nosotros mismos. Conócete a ti mismo no significa conocer el carácter bueno o malo, sino encontrar a el otro polo en ti. Si sois un hombre, el otro polo es una mujer y la conoceréis como un amante conoce a su amada pero no de la misma manera pues esta fusión, este conocimiento, no se realiza en un plano físico, sino en las regiones sutiles de la Luz. Cuando penetréis en esa Luz, llegaréis a ser uno con vosotros mismos.

La Mixidad es un desafío. El GOLA y sus logias han aceptado este desafío y a nuestro modesto entender y comprender el resultado deseado es EL HOMBRE Y LA MUJER INTEGRANDO EN SI MISMOS LA DUALIDAD PARA CONFORMAR LA UNIDAD UNIVERSAL