jueves, 15 de enero de 2015

Bolívar emigrado en Curazao.


Simón Bolivar y Mordechay Ricardo en Curazao

La vecina isla de Curazao, en todo momento ha demostrado su hospitalidad con los venezolanos que en diferentes épocas, y por diferentes motivos buscaron el cobijo en la espera de la mejor oportunidad para el retorno. Tal es el caso de nuestro futuro Libertador, obligado a salir desterrado a causa de la pérdida de la República nacida el 5 de julio de 1811, a causa de la capitulación de Miranda ante el jefe realista Domingo Monteverde firmada el 25 de julio de 1812. Bolívar consigue a través de Francisco Iturbe español amigo de Monteverde, el pasaporte para zarpar desde La Guaira el 27 de agosto de ese fatídico año en el navío Jesús, María y José; lo acompañaron su tío político José Félix Ribas, Vicente Tejera, Manuel Cortés Campomanes, dos de los hermanos Carabaño (Miguel y Fernando).

El grupo desembarcó el 2 de septiembre en la "isla de los Gigantes", denominada así en julio de 1499 por su descubridor Alonso de Ojeda (1466-1516), al observar la elevada estatura de sus habitantes. Curazao estuvo en manos de los ingleses desde 1807 hasta 1816. Los primeros días para Bolívar y sus acompañantes fueron de angustias y problemas. El 10 de septiembre le escribe a Francisco Iturbe: "Con infinitas incomodidades y pena he logrado llegar hace ocho días. Mala navegación, peor a bordo y detestable navegación. Digo que mi recepción fue detestable porque todavía no había bien llegado, cuando ya estaba mi equipaje embargado por dos causas muy raras, la primera porque mis efectos y trastos estaban en la misma casa en que estaban los de Miranda, y la segunda porque el navío "Celoso", contrajo deudas en Puerto Cabello, y que ahora he de pagar yo, porque era el comandante de la plaza cuando las contrajo.

Aunque mi situación es tan triste como la pinto, no obstante conservo algunos amigos que me obsequian con urbanidad y con franqueza". Entre los bienhechores de los emigrados durante dos meses y medio, es de mencionar al abogado Mordechay Ricardo (1771-1842) (Ricardo es apellido), denominado y con mucha razón: "El primer Protector del Libertador", quien facilitó el alojamiento, y demás gastos que incluían la logística y la residencia Pleizierhaus, propiedad de una hermana; vivienda ubicada en el cerro Motete, sector Otrabanda; de tres niveles, sin otro interés que el de ayudar a estos emancipadores en difícil situación.
El Dr. Ricardo era poseedor de la más grande biblioteca de la isla, donde Bolívar pasaba largas horas documentándose y escribiendo. Se dice que allí escribió su famoso documento: "memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño", leída el 15 de diciembre de 1812 en Cartagena de Indias. En Curazao se encontraban desterrados Pedro Gual, Francisco Javier Yanes y Antonio Nicolás Briceño (el diablo), llegados días antes.

Otro benefactor de la isla fue el también sefardí Salomón Mesa, al facilitar su residencia y ayuda financiera a los recién llegados de Venezuela. El doctor Ricardo facilitó a Bolívar y sus acompañantes, los gastos de traslado en noviembre de 1812 desde Curazao hasta Cartagena de Indias, ciudad donde recibieron la hospitalidad por parte de Manuel Rodríguez Torices; apoyo que facilitó el inicio de la Campaña del Magdalena con setenta voluntarios el 24 de diciembre de ese año; operaciones militares que llevarían exitosamente al naciente ejército libertador hacia Cúcuta, e iniciar el 14 de mayo de 1813 la Campaña Admirable, y así sucesivamente en cumplimiento del juramento de Monte Sacro realizado a los cuatro vientos en Roma el 15 de agosto de 1805, materializado con la batalla de Ayacucho, "Cumbre de la Gloria americana" el 9 de diciembre de 1824. Bolívar escribió desde Jamaica el 7 de noviembre de 1815 al doctor Ricardo, agradeciéndole las atenciones recibidas en esos momentos difíciles junto a los desgraciados hermanos, que tuvieron que salir apresuradamente antes de ser apresados por Monteverde incumpliendo la capitulación.

El Libertador nunca olvidará esa actividad benefactora. La generosa isla acogió de igual manera en 1814 a María Antonia (1777-1842) y Juana Nepomucena (1779-1842), hermanas del Libertador ante la inminente llegada a Caracas de Boves, siendo alojadas en "El Octagón", llamado así por su forma tan especial, hoy Museo particular donde se guardan celosamente, mobiliario, objetos, documentos y cuadros, recuerdos invalorables de la permanencia de Bolívar y sus dos hermanas, casa de dos pisos ubicada a orillas de la playa Ávila, propiedad de un hotel.

Era un deseo del Libertador al salir de Bogotá el 8 de mayo de 1830, dirigirse a Curazao, Jamaica y de ser posible Londres, para reponer su maltrecha salud, pero lamentablemente no poseía dinero ni fuerzas para aguantar la penosa travesía; gracias a la generosidad del español Joaquín de Mier y Benítez se trasladó hacia Santa Marta donde fallece el 17 de diciembre de 1830. El 27 de enero de 1989, el Instituto Postal Telegráfico de Venezuela-IPOSTEL, emitió estampillas para recordar la permanencia del Libertador y la hospitalidad de los curazoleños hacia los venezolanos en situaciones difíciles.

Por; QH.·. Gral. Eumenes Fuguet Borregales; Histroria y Tradición