jueves, 15 de enero de 2015

El Secreto Masónico....

“Había una vez un rey muy astuto que tenía un gran secreto dentro de una caja y con el cual manipulaba a sus súbditos haciéndolos trabajar de sol a sol y obligándolos a pagar cuantiosos tributos. El rey había hecho saber que solamente aquellos que durante su vida hicieran muchos méritos podrían ver el contenido de la caja. Era un secreto muy importante porque nadie, ni los más grandes sabios del reino, habían podido descubrir. Pero un día, un niño se coló sin que nadie lo viera hasta la habitación del rey y abrió la caja y supo cuál era el gran secreto y lo divulgó. Pero como se trataba de súbditos muy estúpidos no le creyeron y siguieron trabajando de sol a sol y pagando cuantiosos tributos…”

Existe el secreto masonico?

Es entendible que de cara a la sociedad profana uno de los retos de la Masonería es saber presentarse y convivir con ella. Una sociedad cada vez más global y consciente de todos los ámbitos de la vida, a la que se deben enviar mensajes inequívocos de aceptación y acatamiento de las normas comunes de convivencia y no hacer alardes de ser poseedores de secretos anacronicos, para atraer incautos y darle pie a contradictores fanaticos para que disparen sus dardos contra nuestra querida institucion.

Hablar del Secreto Masónico desde la perspectiva profana, considerando la vasta cantidad de informacion en internet y de libros que circulan en prácticamente cada librería del mundo, todos ellos dando a conocer rituales, interpretaciones de nuestros símbolos, de prácticamente todos los grados existentes dentro de nuestra Institución, detalles pasmosamente exactos de iniciaciones, nos hace preguntarnos al margen de nuestro juramento. ¿Si en el mundo profano, hay tal cantidad de detalles de nuestras actividades, practicas y costumbres, entonces, ¿Existe el secreto masónico?

Los masones sabemos que la masoneria tampoco es la depositaria de los secretos misticos del santo grial, ni de su paradero, tampoco tenemos las claves del genoma humano, ni guardamos las revelaciones de la virgen de fatima, mucho menos conocemos la formula de la Coca Cola, y si nos preguntan tampoco sabremos donde esta el hijo de Limber.

Por lo tanto mi primera conclusion es que desde este punto de vista, es que no existe el secreto masonico; pero se hace necesario escabar un poco mas dentro de nuestra institucion para poder afirmar masonicamente si existe o no el tan aclamado secreto.