martes, 21 de febrero de 2017

El Ara


[ELARA.jpg]


El Ara en el Templo Masonico .
A L.'. G .'.D.'. G.'. A.'. D.'. U.'.

Resp.'. Log.'. Simb .'.Interrogación Cósmica 26 No. 7
Resp.'. Log.'. Simb.'. Ueitonalli No. 14
Or.'. de Tlapa de Comonfort, Gro. 27 de septiembre de 2008 E.'. V.'.

A todos los QQ.'.HH.'.Mas.'. esparcidos sobre la faz de la tierra
S.'. F.'. U.'.

El Ara

El término '''Ara''' se refiere a la palabra “altar” traducción del latín ''ara'' etimológicamente el vocablo Ara significa Altar o Piedra de los Sacrificios. En la logia, está representada mediante una figura prismática cuadrangular que lleva en lo alto un triángulo con tres luces, elevada sobre tres pequeñas gradas, cuyas caras miran hacia el Occidente, el Sur y el Norte respectivamente, sobre ella debe colocarse un cojín de forma triangular, tapizado en color rojo, ricamente adornado con flecos de color rojo y sobre este el libro de la ley.

Este monumento es la representación de la verdad que debe descubrir todo Masón por la perseverancia, el estudio y la constancia en la práctica de todas las virtudes. Las tres Luces que arden sobre el altar, simbolizan la Ciencia, la Virtud y la Fraternidad, siendo alegóricas del Sol, la Luna y el Ven.'. M.'., ya que del mismo modo que el sol ilumina de día y la luna la noche, el Ven.'. M.'. debe esforzarse para alumbrar con su sapiencia la inteligencia de los hermanos.

Se habla de Ciencia por que el masón es un hombre instruido, un estudioso que no se cansa de aprender, de Virtud porque no permite que ninguna mala pasión vibre en su corazón, es el ejemplo del esfuerzo por vencer a sus vicios, pasiones, malos hábitos, ya que no admite que en su cerebro nazca siquiera una idea de injusticia o de maldad, procura siempre la verdad y por su conducta y honradez, se muestra como un ejemplo, de Fraternidad por que debe en todo momento acudir con la mayor velocidad en nuestro socorro, protegernos hasta el último trance en peligro o enfermedad, por que nuestros corazones deben latir al unísono, guardando todos los secretos que nos confiamos así como defendernos presentes o ausentes y jamás permitir que nadie nos desacredite, en síntesis, ser útil a los demás sean o no sus HH.'.,ya nos lo enseña la liturgia del grado cuando dice ayudar en proporción a vuestros haberes al H.'. que necesite vuestra asistencia, porque todo hombre tiene derecho a vuestros buenos oficios, pero están primero los HH.'.porque la recompensa esta en su estimación y cariño.

El ara es, el símbolo de la tumba, hacia la cual camina el hombre sea rico ó pobre, ilustrado ó ignorante, es el final de su camino haya procurado a los largo de sus años de vida trascender o no, por que entre columnas, el masón representa al hombre que nace; pero ese hombre marcha hacia el ara. Todo esto esta relacionado con el tiempo que se debe trabajar. El aprendiz trabaja desde mediodía (cuando ve la luz, entre columnas) hasta medianoche (cuando muere). Se es masón desde el día en que recibe la luz, hasta el día en que se muere. El trabajo masónico es 100% alquimia porque cada uno debe aplicar los conocimientos y enseñanzas en su persona, el cambio es único y personal, para alcanzar la inmortalidad mediante la trasmutación que nos marca la institución, debemos dejar de ser la piedra bruta que carente de forma no sirve para nada, si no se transforma y toma una forma que le permita ser útil y embonar perfectamente dentro de la gran construcción que es la humanidad en donde cada quien ocupa el lugar que le corresponde por meritos propios.

Pero porque se considera al Ara una tumba, por que es el lugar en donde el candidato deposita durante su iniciación, sus pasiones, vicios, malos hábitos, imperfecciones como una ofrenda y sacrificio a la divinidad y ofrece los pensamientos de un corazón puro, limpio y sin mancha, es además la imagen de lo desconocido, espiritual y misterioso. La tumba es la obra levantada de piedra en que está sepultado un cadáver y que guardar celosamente un secreto, el cadáver somos nosotros que fuimos a morir al cuarto de reflexiones para salir a recibir la gran luz que esta antigua y honrosa institución ofrece a todo aquel se atreve a cruzar el umbral de sus templos al ser despojados de la venda que cubre nuestros ojos frente al Ara y el secreto que se guarda no es más que nuestro antiguo actuar para que no volvamos a caer en tratos amañados, corruptelas, engaños, mentiras, autocomplacencias, apatías, injusticias.

Espero que a mis QQ.'. y VV .'.HH.'. los primeros conocimientos sobre masonería que recibieron el día de su iniciación al dar los primeros pasos por el mundo masónico hayan quedado grabados en sus corazones como queda grabado un hierro candente en la piel, pero sobretodo para que no olviden que su comportamiento afecta a una institución milenaria que les brindo la oportunidad de encontrar un nuevo derrotero en su vida, porque las instituciones no fallan, quienes caen son los hombres que las integran y por su miopía, falta de tacto y ambiciones olvidan tan altos preceptos por así convenir a sus nefastos intereses.

Así que sea nuestro desempeño en el medio el que nos desenvolvemos lo que nos den la distinción, el reconocimiento, la burla o el descredito, que sea nuestro pensar, decir y hacer los que den cuenta de nuestra buena o mala formación masónica, recordar lo que dice la Biblia “ por sus frutos los reconoceréis” que hablen bien o mal de la masonería y se nos acuse de muchas cosas no importa, esta es una institución que ha sabido resistir los mil y un embates de la intolerancia religiosa, del comunismo que la consideraba un grupo de elitistas, del capitalismo que la consideraba un grupo de refugiados y resentidos en malas condiciones económicas, pero lo que sea de nuestra persona por estar dentro de esta antigua y honrosa institución si importa, porque no van a decir que somos esto o lo otro, sino que van a agarrar parejo y se dejaran decir que todos los masones somos así, en nuestras manos esta la buena o mala definición que se forme la sociedad de nosotros y deje de considerarnos unos resentidos o desestabilizadores de la sociedad. Que el ego abandone nuestro quehacer masónico, para poder avanzar en la metamorfosis que la institución pregona, la sociedad civil demanda y nosotros tenemos la obligación de alcanzar en bien general de la Orden, de la humanidad, nuestros talleres en lo particular y nuestras familias en lo personal.

Finalmente dejo el siguiente texto de Pablo VI, para la reflexión personal “No desprecies el recuerdo del camino recorrido. Ello no retrasa vuestra carrera, sino que la dirige; el que olvida el punto de partida pierde fácilmente la meta”.

Es cuanto V.'.M.'.y QQ.'.HH.'.

Fraternalmente


M.'.M.'. Manuel Lino Vallejo



Colaboraciòn del Q.'.H.' Manuel Lino Vallejo
Del Or.'. de Chilpacingo de los Bravos ,Gro.