viernes, 24 de febrero de 2017

Masoneria y Religión


Image result for foto masoneria y religion

Masoneria y Religión

Publicado por Javier Lazcano Colodrero

El primer esfuerzo por elaborar una historia de la Masonería lo realiza Anderson basándose en las antiguas Constituciones Góticas del oficio, que relatan una “historia” refriéndose a las raíces del pensamiento o ideología, no de la institución, refiriéndose a personalidades bíblicas, legendarias. Anderson no diferencia masonería operativa de especulativa y pareciera que la fundación de 1717 para él es más bien una restauración o reestructuración de una institución que mínimamente fecha en York, año 926, en ocasión de la convocatoria de masones del príncipe Edwin. De ahí legendariamente la remonta hasta el mismo Adán y su descendencia. Una teoría a todas luces más romántica que científica, hoy los autores se contradicen, cuestionan y proponen revisar estas teorías. Pero Anderson es difícil de refutar, y a muchos nos gusta a pesar de no ser tan “científico”.

Lo cierto es que si tenemos en cuenta la masonería operativa, los constructores de catedrales, ellos dependían de Órdenes monásticas y no les fue factible a los historiadores acceder a su documentación, así que esta línea de investigación termina a las puertas de las abadías y volvemos a quedarnos con preguntas sin respuestas.

Si solo tomáramos el origen de la Orden en 1717, como especulativa, nos resultaría por lo menos difícil explicarnos los grandes conocimientos y practicas ritualisticas como surgidos espontáneamente de un grupo de hombres por más ilustres y brillantes que fueran; en mi opinión en 1717 se produjo una “reorganización” que dejo algunos elementos “en el tintero” que les fuera reclamado por los “antiguos” hasta la unión de 1813 donde nace la masonería que hoy conocemos, pero no tengo dudas que todas nuestras prácticas son mucho más antiguas y provienen de una “corriente subterránea” de la que no quedan muchos documentos.

Yo buscaría más que documentación histórica, antecedentes sobre el origen del simbolismo constructivo y de la construcción del Templo de Salomón y su aplicación a la enseñanza moral y espiritual. Porque es esta la corriente de pensamiento que está presente en el primer segundo de la masonería tal cual la conocemos hoy.

Algunos críticos de la Masonería pretenden generar confusiones sobre la naturaleza de la Orden al creer que por utilizar símbolos y leyendas muchas veces extraídos de la Biblia, la Orden Masónica intenta constituir una “nueva religión”, por ello es preciso aclarar que la masonería no posee ningún dogma, o verdad revelada, ni administra “gracias” o sacramentos, no fue, es, ni será una religión. Podemos caracterizar a la enseñanza masónica como perenne y universal.

La biblia abierta simboliza desde el orden iniciático la vinculación con una Tradición, simbólicamente con uno de los ríos que manan del Paraíso, simbolizando la presencia Divina en la Logia, un ateo no tiene cabida en una Logia.

La masonería sostiene la Libertad Religiosa para que cada hermano practique la que crea, sepa o pueda. Todo masón cree inteligentemente en la existencia de Dios y en la Inmortalidad del Alma, como premisas mínimas, básicas, desde ese punto puede practicar cualquier religión o no.

Esta afirmación la encontramos expresada en el manifiesto del Convento de Lusana de 1875: “La francmasonería proclama, como lo han hecho desde su origen, la existencia de un Principio creador bajo el nombre de Gran Arquitecto del Universo … la Francmasonería recibe a todo profano, cualesquiera que fueren sus opiniones políticas o religiosas, de las que no tiene por qué preocuparse, siempre que sea hombre libre y de buenas costumbres. A aquellos hombres para los que la religión sea el consuelo supremo, les dice: cultivad vuestra religión sin inconvenientes, seguid los dictados de vuestra conciencia”… “Su doctrina completa se halla contenida en este bello mandamiento: ama a tu prójimo”.

La tradición de usar y extraer símbolos bíblicos no tiene una intencionalidad religiosa y mucho menos clerical; históricamente, durante siglos la investigación científica y el desarrollo intelectual del hombre estaba vinculado a su realización interior, bajo una concepción holística y espiritual del ser humano que al emprender la búsqueda de las respuestas a las preguntas: ¿Quién soy?, ¿de dónde vengo?, y ¿A dónde voy? Inevitablemente debía abrevar en la Tradición Perenne y su sistema de enseñanza simbólico.

En los tiempos de la Masonería Operativa, íntimamente vinculada a las Ordenes Monásticas, el reencuentro con la Sabiduría Perdida consistía en la construcción del templo de Salomón, la búsqueda del Santo Grial y la Jerusalén Celeste que son conceptos pre-cristianos, absorbidos dentro del cristianismo, pero no olvidemos que gran número de sus “buscadores” fueron tachados de herejes.

Pienso que hay que ir más allá del mito y la leyenda y prestar atención a la historia del oficio en cuanto a las costumbres y prácticas que heredamos en este sentido.

Más allá de los relatos andersonianos, sabemos que en el año 910, en las alturas que separan los valles de los ríos Loira y Saona, cerca de Lyon, es fundada la Abadía de Cluny por los monjes benedictinos que brindaban amplitud de conocimientos terrenales y espirituales a nobles y religiosos, poseían una impresionante biblioteca y capacidad docente. La misma actividad y circunstancias viven los cistercienses de la Abadía de Citeaux, Ubicada en la Cote d´Or, en Borgoña, cerca de Dijon.

En estos “centros culturales/espirituales” se desarrollaban dos tipos de monjes: unos dedicados a las ciencias, las artes y la filosofía, ellos instruían a los Compañeros laicos en las llamadas “Cofradías Legas” con el conocimiento de antiguos manuscritos filosóficos y religiosos; y por otra parte estaban los "monjes operarii", excelentes constructores y arquitectos, se dedicaban al trazado y construcción de edificios, con dominio del Trivium y Quadrivium. Ambos contaban en sus costumbres con el lenguaje simbólico y ritualistico, que fue transmitido regularmente a la Orden Templaria, y luego fue maliciosamente interpretado por el clero regular al incluirlos en la acusación de supuesta herejía de que fueron víctimas. Hoy todos sabemos que esa falsa acusación era una excusa hipócrita con fines económicos y de poder terrenal, fruto de la ignorancia, la soberbia y la ambición del poder Papal y del Rey de Francia; y que la Orden Templaria, inocente de toda culpa y cargo, es uno de los orígenes de la Masonería tal cual la conocemos y practicamos.

En estos tempranos tiempos en que la instrucción del los “masones operativos” estaba bajo la supervisión de los monjes, los elementos bíblicos del Antiguo y del Nuevo Testamento fueron desarrollados filosóficamente, continuando siglos de tradición iniciática enseñada por escuelas de misterios muy antiguas, y son ellos quienes integran efectivamente este sistema tradicional de desarrollo humano en el bagaje ideológico de la Masonería Operativa; entre estos monjes destaca San Beda y su Libro acerca del Templo de Salomón escrito en el s.VIII, monje ingles, Santo y Doctor de la Iglesia, padre de la historia de Inglaterra, tierra del Grial, la vida de este monje adquiere trascendente importancia cuando estudiamos los orígenes de la Masonería y el simbolismo del Templo de Salomón, incluso su obra es mencionada por el autor del manuscrito Cook entre sus fuentes.

El escritor Flavio Josefo dedicó mucha importancia en sus escritos al Templo, con información que va mas allá de los textos bíblicos, supuestamente transcriptos de manuscritos que él disponía, pero hoy desaparecidos. Luego de él, en el siglo VII d.C. el monje inglés Beda (672-735) fue el primero de otros muchos escritores que trataron en profundidad la importancia del Templo de Salomón refiriéndose al Templo como una edificación incomparable en belleza, lo designó como una de las Siete Maravillas del Mundo.

En "De Templo Salomonis", su discurso empieza: "La Morada de Dios, construida por el rey Salomón en Jerusalén, se diseñó siguiendo la forma de la Iglesia Universal, por la gracia del Rey Pacificador, su Salvador”; recordemos que el nombre, Salomón, proviene de la palabra hebrea "Shalom" que significa "Paz". Las figuras de Dios Padre y de Dios Hijo pueden observarse en infinidad de frescos en los que sostienen un compás en su mano trazando el diseño de la creación del mundo. Así surge el nombre de Gran Arquitecto del Universo que los masones usamos para referirnos a Dios.

Las antiguas enseñanzas monásticas y sus leyendas con base bíblica fueron recreadas haciendo fuertes las ideas que unen a los hombres, priorizando el conocimiento de lo que impulsó a la humanidad a lo largo de toda la historia del mundo, brindan una armoniosa base para construir un firme camino ideológico común a todas las civilizaciones. Porque las ideas tienen vida propia en los símbolos y por lo tanto se desarrollan y multiplican sin ninguna relación temporal. Tengamos en cuenta que a estos constructores se les adicionaba a su capacidad laboral su convicción religiosa, su fe, eran hombres libres construyendo templos a Dios.

Fue Importante la contribución de los conocimientos adquiridos por los cruzados (siglos XI al XIII) de las escuelas de misterios orientales en Tierra Santa, y de los constructores musulmanes poseedores de avanzadas técnicas que se reflejaron en el estilo arquitectónico y en los mensajes simbólicos tallados en las piedras de las catedrales góticas, sobre todo en el siglo XIII cuando se creía que Salomón poseyó toda la sabiduría de su tiempo, Viéndolo así como el símbolo de la Sabiduría Divina. En la catedral de Amiens podemos apreciar en la fachada occidental la imagen del rey Salomón, justo “entre columnas” e inmediatamente, como si éste lo sostuviera sobre sus hombros, una imagen del Cristo. Siendo muy común esta imagen conjunta, lamentablemente la mayoría se demolieron durante la revolución francesa.

Resulta interesante investigar los descubrimientos hechos en las últimas décadas, si bien su desarrollo excedería el propósito de estas páginas, invito al lector a profundizar en los descubrimientos arqueológicas en diferentes excavaciones en distintos lugares de Israel relativas a los restos de otros templos y compararlas con el diseño de planta del Templo de Salomón. En 1957 se encontró en Hasor un templo fenicio del siglo XIII a.C. La restauración de sus habitaciones y sus detalles decorativos clarificaron la tesis de que pudo ser un modelo directo del Templo de Salomón.

El templo de Hasor tenía los mismos tres sectores cerrados con las dos columnas frente a la puerta de entrada, un vestíbulo principal y un recinto sagrado en la parte trasera sobre una plataforma algo más alta. El arqueólogo alemán concluyó: "Los arquitectos fenicios diseñaron el Templo de Salomón adoptando como modelos los edificios sagrados que existían en Caná”. Sorprendente afirmación teniendo en cuenta que en ese tiempo en Israel esos edificios eran considerados como templos paganos (Hans Heinrich Schmid, Altorientalische Welt in der alttestamentlichen, Zurich 1974).

En los escritos medievales se señala a menudo que las catedrales góticas se construyeron basándose en los principios del Templo de Jerusalén.

Estos monjes llevaron su forma de construir de Francia a Alemania, Inglaterra y otros países europeos en los que se desarrollaron las primeras Corporaciones o asociaciones de Constructores, de Masons en inglés o de Maçons en francés.

A los más instruidos o más capacitados para trabajar en piedra se los conocía como CONSTRUCTORES DE PIEDRA FINA o PULIDA (Free Stone Masons), uno de los posibles orígenes de su nombre actual. La otra opción es la de considerar a este adjetivo, “free” en free-masons, como libre, por oposición al siervo sometido a la autoridad del señor feudal.

Luego, con la creación de la Primer Gran Logia en 1717 en Londres, las piedras simbolizaron ideas y el objetivo ya no fue el de elevar catedrales, sino el de propender al bien de la Humanidad, también en honor a Dios pero hubo un cambio entre concepciones Teístas y Deístas que generaron enfrentamientos conceptuales que repercutieron en los rituales. Estos masones especulativos recibieron la influencia de las corrientes filosóficas de la época: anglicanos, místicos rosacruces, gnósticos, y el iluminismo, que juntos contribuyeron a la moderna organización de la Orden ampliando el contenido de las enseñanzas, ellos introdujeron nuevos puntos de vista no tengo muy claro si lo hicieron respetando los principios espirituales, filosóficos y humanísticos universales en que se funda la tradición iniciática de la Orden.

Este es, en resumen, el origen de las enseñanzas contenidas en La Masonería, y claramente explica porqué tampoco es una secta; solo puede existir una secta en un contexto religioso, como cisma o herejía de la misma religión, y siguen los preceptos de un “líder espiritual” dogmático, por lo tanto es un concepto ajeno a la masonería que crea hombres libres y de buenas costumbres, donde las autoridades son electas en una asamblea anual, teniendo en cuenta las cualidades y aptitudes del Hermano, que como todo ser humano se equivoca, pero también acierta.

Por otra parte, otra confusión con respecto a las enseñanzas de la Orden surge de interpretar textos contenidos en la Biblia y el Corán en los que podemos leer sobre los poderes mágicos del rey Salomón, por ser éste una figura de tanta importancia en nuestro simbolismo, algunos detractores de la Orden achacan a la masonería la enseñanza de “ciencias ocultas”, nada más alejado de la realidad.

Me refiero por ejemplo a la lectura del Sutra XXVII del Corán que menciona como el rey David, cuando era un joven pastor en contacto con la naturaleza, aprendió "el idioma de los pájaros", idioma que debió enseñar a su hijo Salomón. El conocimiento de este "idioma natural" era la clave para que los reyes David y Salomón entendieran las Leyes del Universo y pudieran materializarlas en el arquetipo ideal de belleza.

El historiador judeo-romano Flavio Josefo (37-100 d.C.) se refiere en algunos escritos a cómo el rey Salomón habría podido escribir varios libros sobre magia. No nos debería extrañar, si tenemos en cuenta el entorno humano de la época del Imperio Romano, en estos tiempos la magia ritual tenía mucha importancia para el pueblo. Pensamientos que se mantuvieron hasta la Edad Media, manifestados en hechos como la creencia en “demonios”. Orígines (uno de los padres de la Iglesia) mencionaba mágicas curaciones de enfermedades por medio de exorcismos, que pudo leer en la literatura atribuida al rey Salomón. En aquellos tiempos se vendían amuletos con el "Sello del rey Salomón", o también una estrella de cinco puntas con el sagrado nombre de Dios escrito en su interior se usaba para la lucha contra el Diablo.

La Masonería, cabe aclarar, es contraria a la práctica de las ciencias ocultas, adivinatorias o mágicas. La masonería no enseña ni practica “conjuros o sortilegios”, ni invocaciones de ninguna clase para una supuesta obtención de “poderes”.