miércoles, 13 de febrero de 2013

ALGUNOS ASPECTOS DEL SIMBOLISMO EN
"CIEN AÑOS DE SOLEDAD"

Por el M .·. M .·. RAMÓN ALONSO BERRÍO CÁRDENAS
Resp .·. Log .·. Armonía No. 39. O .·. de Medellín
Gran Logia de Colombia

PRESENTACIÓN.

El Simbolismo, aunque no es exclusivo de la Masonería, sí ha sido nuestra Orden la que desde tiempos inmemoriales ha afincado su sistema filosófico en él. Los Masones no sólo vivimos inmersos en el Simbolismo, sino que también sabemos descubrirlo en los más diversos contextos. Para nosotros, el Símbolo es Universal, es Abstracto y por lo tanto, Trascendente al Tiempo y a las Culturas , las subyace, es su "denominador común". Es por ello que nuestra Orden no discrimina entre los diferentes sistemas filosóficos o religiosos. La Palabra, el Símbolo, el Ritual permanecen.

Para un Masón, toda manifestación religiosa es una manifestación del afán humano de Re-unir , de Re-ligar el Saber Supremo, es la aspiración de la Convergencia, es la superación de la mítica Babel, es la búsqueda que realiza el Masón de la Palabra Perdida. Ante la confusión de las Lenguas, queda la opción del Símbolo. La Masonería por eso se yergue jubilosa como la última Institución Iniciática que en Occidente sobrevive. Saludo por ello a este Congreso de Hermanos preocupados por nuestro devenir, por nuestro papel.. pero una cosa sí quiero advertir fraternalmente : no dejemos que los problemas administrativos, que es necesario resolver, nos obscurezcan nuestra mirada trascendente; por el contrario, luchemos por resolver fraternal e inteligentemente nuestras dificultades administrativas para poder avanzar más eficazmente en la conquista de los ideales de nuestra Orden; la Masonería Colombiana, al igual que la Universal, debe retomar el camino Iniciático, Esotérico.

Sabemos que la Orden no morirá, porque es depositaria de Verdades y Secretos Imperecederos. Ellos son superiores a todos los que estamos hoy aquí reunidos. Pero también sabemos que es necesario poner orden en la casa..

¿Por qué escogí a CIEN AÑOS DE SOLEDAD como tema de esta disertación, ante Vosotros Queridos Hermanos? Sabemos que García Márquez no es Masón. Pero quizás sólo nosotros sabemos que él no lo sabe. Y entonces transmite un simbolismo, como si fuese un Masón sin Mandil, así como hay tanto Mandil esperando un Masón que lo use.

Pretendo pues resumir el simbolismo en CIEN AÑOS DE SOLEDAD en el que creo encontrar el mismo simbolismo que en el Apocalipsis de Juan, que en el "CANTAR DE LOS CANTARES", que en "Viaje a Oriente", de nuestro Hermano Herman Hesse, que en "La Montaña Mágica " de nuestro Hermano Thomas Mann, que en "Mi Logia Madre" de nuestro Hermano Rudyard Kipling, que en "Finnegans Wake" de nuestro Hermano James Joyce, el mismo simbolismo que hallamos en las pinturas y poemas de nuestro Hermano William Blake.

El Simbolismo "está por ahí"...descubrámoslo.

El sentido oculto del Símbolo, su Secreto, reside en que se oculta mostrándose, como en la obra "La Carta Robada" de Edgard Allan Poe.

Por eso los Masones repetimos la frase evangelar : "El que tenga oídos para oír, que oiga; el que tenga ojos para ver, que vea".

Inicio mi exposición echándole una mirada analítica a la portada de la primera edición de la obra ( mayo de 1967)

Vemos en ella varios detalles llamativos: en el título la palabra "Soledad" aparece con la letra E escrita al revés, es decir, es el sagrado número tres.

Nos sugiere la frase: "A Cien Años de la Edad del Sol , la edad de la Luz".

Ese tres separa y une las palabras "Sol" y "Edad" .

Sol tiene tres letras (la Tríada) y Edad , cuatro (Trivium y Quadrivium ,Astronomía , Música , Geometría, Aritmética, Lógica, Retórica y Gramática).

Tenemos ahí pues una primera clave: La Tríada, el Ternario, la Tesis, la Antítesis y la Síntesis, la fusión o neutralización de los Opuestos. Y el Quadrivium.

La Edad de Dios, el Sol, es Cien Años, Símbolo del Infinito, cien empieza con 1, Alpha, y termina con Cero, Omega.

Ø El Alpha y la Omega.
Ø El Aleph y el Tau.
Ø La Atemporalidad, el Eterno Retorno.
Ø El Ouroboros, la Serpiente que se muerde la cola.

Observamos también una serie de figuras adornando la portada.

En el centro, arriba, es decir, en el Oriente, el Sol; abajo, en Occidente, la Luna; arriba, a la izquierda, las Campanas, las que anuncian un mensaje; abajo, a la izquierda, el Gorro Frigio, símbolo del Masón, del Albañil y que la revolución Francesa inmortalizó como uno de los símbolos de la Libertad. También está en el escudo de nuestra Patria. Y abajo, a la derecha, las calaveras y los dos Huesos en cruz, Símbolo de la Muerte, de la Transformación del Masón. En el centro, la Estrella Flamígera, y a sus costados, las Rosas Rojas (símbolo del Amor, Afrodita ) y la Rama de Acacia con su número de Hojas.

Ø ¡¡ Más explícito para un Masón no podría estar este simbolismo¡¡¡.

Aquí cada Masón hallará los Símbolos de acuerdo a su Grado. Miremos brevemente la estructura de la novela: comienza a contar la historia de Macondo, pero se remonta al Principio, al igual que el Génesis: "El mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas, había que señalarlas con el dedo" ( Pág. 9).

Comparemos con la imperecedera cita de Juan : "En el principio era el Verbo ,el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. Todas las cosas por medio de él fueron hechas y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho" (Juan, 1.1-3) ..

La fundación de Macondo fue resultado de un Éxodo emprendido por los fundadores bajo la guía de José Arcadio Buendía. Vemos que se sigue en la novela el mismo esquema Bíblico de narración. Aparecen luego los Gitanos, o sea, los Egipcios, que todos los años en marzo, llegaban a Macondo y "con un gran alboroto de pitos y de timbales daban a conocer los nuevos inventos.” Primero llevaron el imán. Un gitano corpulento de barba montaraz y manos de gorrión, que se presentó con el nombre de Melquíades, hizo una truculenta demostración pública de lo que él mismo llamaba la octava maravilla de los sabios alquimistas de Macedonia" ( Pág. 9 ).

Aparece por primera vez la alusión que será permanente en la novela , a la Alquimia.
Melquíades es un Iniciado, y lo serán José Arcadio Buendía y el último Aureliano.

El carácter Iniciático de José Arcadio Buendía está claramente definido en este pasaje: "A la mañana siguiente , Úrsula le llevaba el desayuno, cuando vio acercarse un hombre por el corredor.

Era pequeño y macizo, con un traje de paño negro y un sombrero también negro, enorme, hundido hasta los ojos taciturnos. "Dios mío", pensó Úrsula, "hubiera jurado que era Melquíades".

Era Cataure , el hermano de Visitación, que había abandonado la casa huyendo de la peste del insomnio, y de quien nunca se volvió a tener noticia.

Visitación le preguntó por qué había vuelto, y él le contestó en su lengua solemne: - He venido al sepelio del rey.

Entonces entraron al cuarto de José Arcadio Buendía, lo sacudieron con todas sus fuerzas, le gritaron al oído, le pusieron un espejo frente a las fosas nasales, pero no pudieron despertarlo.

Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas.

Cayeron toda la noche sobre el pueblo en una tormenta silenciosa, y cubrieron los techos y atascaron las puertas, y sofocaron a los animales que durmieron a la intemperie.

Tantas flores cayeron del cielo, que las calles amanecieron tapizadas de una colcha compacta, y tuvieron que despejarlas con palas y rastrillos para que pudiera pasar el entierro." (pág. 124-125).



Ø El Rey, las Flores Amarillas son símbolos del Iniciado.

Ø En el vaso de agua en el que Melquíades dejaba por las noches su dentadura postiza, nacían florecitas amarillas.

Ø Las mariposas (símbolo de la Transmutación, de la Evolución) perseguirán a Mauricio Babilonia y a su amante Meme Buendía hasta la muerte.

Ø Y serán mariposas amarillas.
La transmutación del Iniciado.
Aquí vemos otras claves: el nombre de Melquíades es el símbolo del Sumo Sacerdote, el Hierofante.
Es él quien adiestrará a José Arcadio Buendía en el Arte Real.

Es él quien relatará la historia de la familia Buendía y de Macondo "con cien años de anticipación"; es él el Maestro que morirá y resucitará permanentemente a lo largo de la historia y cuya presencia iluminará la existencia de todos los miembros de la familia.

Escribirá sus manuscritos en sánscrito y será el último Aureliano quien logrará descifrarlos, pero ya será tarde, pues "estaba previsto que la ciudad de los espejos ( o los espejismos) sería arrasada por el viento y desterrada de la memoria de los hombres en el instante en que Aureliano Babilonia acabara de descifrar los pergaminos y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra" ( pág.351).

Se cerrará el ciclo con un Apocalipsis en el que el elemento Aire, el viento final, a diferencia del Fuego, arrasará con Macondo. Y llama la atención la palabra "espejo" o "espejismo", que aparece bajo la forma de hielo en el primer párrafo de la novela... "El Coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo..." ( pág. 9 ).

El Hielo es la Ilusión. Macondo es el mundo ilusorio, que será borrado por el viento apocalíptico. Sigamos analizando simbólicamente los nombres propios de los personajes de la novela: José Arcadio Buendía: YO SÉ, clave del Arcano II del tarot, la Sacerdotisa, que guarda la Tora, el Arca de Dios , ARCADIO. Aureliano: AUREUM, el Oro de los Alquimistas, la culminación de la Obra. La constante repetición de los nombres nos da idea de los ciclos vitales, del desarrollo espiritual que repite procesos pero a niveles cada vez más elevados.

Ø Es el Principio de Rotación.
Ø Es la Rueda de la Fortuna.

El Coronel Aureliano Buendía dedicará sus últimos años a la fabricación de pescaditos de oro..símbolo éste del Pez de Piscis y también del Cristo, y además son de oro. El último Aureliano se apellidará Babilonia, la ciudad destruida. Nigromanta, una de las amantes del último Aureliano, alude a la Magia negra, a las prácticas pseudoesotéricas que llevan a la destrucción. Amaranta ,en latín "la que ha de ser amada", es la Virgen, permanece intacta, es el principio Lunar símbolo del subconsciente, la misma figura de la Sacerdotisa, a diferencia de la Emperatriz que está embarazada y es el Consciente..

Los gemelos, Aureliano Segundo y Arcadio, son el símbolo de la Dualidad, de los Amantes del tarot, son Géminis.

Se entretienen cuando niños haciendo juegos simétricos, coordinados, como si el uno fuese el espejo del otro.

Son idénticos.

Se enferman de lo mismo al mismo tiempo y se alivian simultáneamente, mueren al mismo tiempo, y en el momento final, los borrachitos tristes que portaban sus ataúdes, los enterraron en tumbas trocadas...son Jano, el dios de las dos caras, la puerta, Januario, Enero, el Principio Dual.


Es Juan, San Juan, de cuya Logia todos los Masones provenimos...

Remedios, la bella, es de una belleza que "no exhalaba un aliento de amor, sino un hálito mortal", ascenderá en cuerpo y alma al cielo.

Es la criatura más lúcida que jamás existió en Macondo, dijo una vez el Coronel.

Personifica el Alma Inmortal, es lo Inalcanzable.

De nuevo se personifica la Sacerdotisa.

Es inalcanzable para los profanos impulsados sólo por el deseo de poseerla, "cuando hubiese bastado con un sentimiento tan simple como el amor para seducirla".

Ø Úrsula, es la Osa Menor. Ursa , en latín es Osa.
Ø Úrsula es el diminutivo, Pequeña Osa.
Ø Es la Constelación que nos señala siempre el Norte.
Ø En ella se encuentra la Estrella Polar, el Norte de los navegantes.

En la novela se presentan los Viajes.

El primero es el que emprende José Arcadio en busca de los inventos. Invento deviene de "in" "venire"," ir al encuentro de ", "tropezarse con", es decir, no creamos nada, simplemente ahí estaba y nos lo tropezamos. La Creación es permanente, pero nosotros ya fuimos creados. "De acuerdo con los cálculos de José Arcadio Buendía, la única posibilidad de contacto con la civilización era la ruta del norte. De modo que dotó de herramientas de desmonte y armas de cacería a los mismos hombres que lo acompañaron en la fundación de Macondo; echó en una mochila sus instrumentos de orientación y sus mapas, y emprendió la temeraria aventura.

Los primeros días no encontraron un obstáculo apreciable.

Descendieron por la pedregosa ribera del río hasta el lugar en el que años antes habían encontrado la armadura del guerrero, y allí penetraron al bosque por un sendero de naranjos silvestres.

Al término de la primera semana, mataron y asaron un venado, pero se conformaron con comer la mitad y salar el resto para los próximos días.

Trataban de aplazar con esa precaución la necesidad de seguir comiendo guacamayas, cuya carne azul tenía un áspero sabor de almizcle.

Luego, durante más de diez días, no volvieron a ver el sol.

El suelo se volvió blando y húmedo, como ceniza volcánica, y la vegetación fue cada vez más insidiosa y se hicieron cada vez más lejanos los gritos de los pájaros y la bullaranga de los monos, y el mundo se volvió triste para siempre.

Los hombres de la expedición se sintieron abrumados por sus recuerdos más antiguos en aquel paraíso de humedad y silencio anterior al pecado original, donde las botas se hundían en pozos de aceites humeantes y los machetes destrozaban lirios sangrientos y salamandras doradas.

Durante una semana, casi sin hablar, avanzaron como sonámbulos por un universo de pesadumbre, alumbrados apenas por una tenue reverberación de insectos luminosos y con los pulmones agobiados por un sofocante olor de sangre.

No podían regresar, porque la trocha que iban abriendo a su paso se volvía a cerrar en poco tiempo, con una vegetación nueva que casi veían crecer ante sus ojos.

"No importa", decía José Arcadio Buendía, "lo esencial es no perder la orientación".

Siempre pendiente de la brújula, siguió guiando a sus hombres hacia el norte invisible, hasta que lograron salir de la región encantada.

Era una noche densa, sin estrellas, pero la oscuridad estaba impregnada por un aire nuevo y limpio.

Agotados por la prolongada travesía, colgaron las hamacas y durmieron a fondo por primera vez en dos semanas.

Cuando despertaron, ya con el sol alto, se quedaron pasmados de fascinación.

Frente a ellos, rodeado de helechos y palmeras, blanco y polvoriento en la silenciosa luz de la mañana, estaba un enorme galeón español.

Ligeramente volteado a estribor, de su arboladura intacta colgaban las piltrafas escuálidas del velamen, entre jarcias adornadas de orquídeas.

El casco, cubierto con una tersa coraza de rémora petrificada y musgo tierno, estaba firmemente enclavado en un suelo de piedras.

Toda la estructura parecía ocupar un ámbito propio, un espacio de soledad y de olvido, vedado a los vicios del tiempo y a las costumbres de los pájaros.

En el interior, que los expedicionarios exploraron con un fervor sigiloso, no había más que un apretado bosque de flores...

"¡Carajo¡"- gritó José Arcadio Buendía -"Macondo está rodeado de agua por todas partes". ( Pp.17-18).

http://ts3.mm.bing.net/th?id=H.5056783668742494&pid=15.1

Este solo párrafo bastaría para entender el carácter esotérico de la novela.

A) Es un viaje que se emprende hacia el norte.

B) Los expedicionarios van dotados de herramientas e instrumentos de orientación.

C) Durante 10 días dejan de ver el sol. Es la región de la Nigredo de la Obra, la Noche oscura del Alma de los Alquimistas. Es el Cuarto de Reflexiones.

D) Los hombres se sienten abrumados "por sus recuerdos más antiguos" ( el Hombre Viejo que lucha por no morir dentro del Iniciado)..

E) Aquel "paraíso de humedad y de silencio anterior al pecado original". El retorno a lo primigenio, el llamado Primordial. El renacer iniciático.

F) Los machetes destrozan "lirios sangrientos"( los Deseos, los Instintos) y Salamandras Doradas ( es el Azufre Incombustible de los Alquimistas; según la Kabalah, el Fuego es la morada de las salamandras) .

G) El ambiente está impregnado por un "sofocante olor de sangre", el Sacrificio.

H) Al salir de la región encantada es de noche, una noche oscura, densa y sin estrellas, pero el aire es ahora limpio. Ha desaparecido el olor de sangre. El Mar está cercano.. El Subconsciente se anuncia. Es hora de dormir a fondo. Es el reposo después del Viaje.

I) Al despertar ven el galeón. No sé realmente cómo interpretar esta imagen: por un lado pienso que puede hacer referencia al Cristianismo ( simbolizado por la nave, traído por España ). Anuncia también la proximidad del mar. La Totalidad. Pero no es lo que buscaban los expedicionarios. Por el contrario, José Arcadio pierde la paciencia pues "Macondo está rodeado de agua por todas partes". No se ha logrado salir del Subconsciente. El Consciente, la Razón, está dormida, está rodeada por el mar de la Subconsciencia. La Iniciación enlazará estos dos aspectos de nuestra mente.

J) Buscando el Norte ( la Osa Menor )José Arcadio sólo encontró el Mar. Después, Úrsula, la Osa Menor , desaparecerá de Macondo buscando a su hijo fugado con los gitanos , y hallará, sin proponérselo, la Ruta de los Inventos. Ella misma es el Norte. Melquíades es un alquimista. Alcanza la inmortalidad, trasciende el tiempo y predice el devenir de la familia Buendía. Los Buendía buscan escapar de la soledad. Melquíades sabe que no lo lograrán. Están condenados a cien años de soledad y la sentencia definitiva nos habla apocalípticamente de ese sino. Solamente su discípulo, el patriarca José Arcadio Buendía, logra la trascendencia. Su figura gigantesca atada al castaño simboliza el camino, la Cruz, los 4 Elementos. Los demás pasarán inadvertidos esotéricamente hablando. De vez en cuando, a alguno de ellos se le ocurre husmear los pergaminos de Melquíades, sin descubrir que allí estaban escritos sus destinos..el último Aureliano, Aureliano Babilonia, cuyo nombre es tan diciente de su destino apocalíptico, logrará hacerlo.... demasiado tarde...y Macondo es la nueva Babilonia, la antigua Babel, la Ciudad de la Perdición, de los Espejismos, de lo Ilusorio.