viernes, 15 de febrero de 2013

Regularidad Vs. Irregularidad


Dictada en el XI Congreso Nacional Masónico,
Ciudad de Colón, República de Panamá.

Por: El Hermano J.P.

Estatua presentada en Knightsbridge, Londres, 2007

Hermanos, comienzo por decir que no existe Masonería Regular e Irregular, debajo de la bóveda del Gran Arquitecto del Universo, todos somos Masones, mientras practiquemos los principios básicos de nuestra organización. A ciencia cierta, no sabemos cual es la correcta, la Masonería Irregular o la Regular, solo podemos asegurar que la falta de Tolerancia es la causante que este presentando este trazado el día de hoy.

Quiero aprovechar esta oportunidad para exponerles como dos hechos muy importantes en la Historia de nuestra Masonería moderna, han marcado de forma contundente lo que hoy, nosotros conocemos como Franc-Masonería regular e irregular.

1. La división de las Logias de Inglaterra, existiendo una ambigüedad en su regularidad e irregularidad, es decir, ambas eran regulares e irregulares al mismo tiempo.
2. La división de la Gran Logia de Francia de la Gran Logia Unida de Inglaterra, igualmente, sin saber nosotros hoy, quien realmente tiene la razón, y donde no podemos llamar al uno o al otro, regular o irregular.

A continuación unos datos históricos que tienden a probar la regularidad Masónica.
El día 24 de junio de 1717 se funda la Gran Logia de Londres a partir de 4 pequeñas logias que la precedieron y, en 1726, se abre la primera logia en París.
La primera constitución moderna reguladora de la masonería especulativa es la redactada por el pastor presbiteriano inglés James Anderson, quien elabora en 1723 "The Constitutions of the free-masons
La parte más importante es la relativa a los "deberes", en la que establece como pilar fundamental la creencia en el "Gran Arquitecto del Universo", aunque en otros artículos procura marcar distancias con el cristianismo a través de unas referencias al esoterismo, el secreto y al relativismo, junto a un deísmo iluminista.

La masonería se establece pronto en Francia, hacia 1721. De origen escocés y estuardista, se vio favorecida por el espíritu racionalista francés, adquiriendo un carácter deísta inspirado en el racionalismo naturalista. En España, por iniciativa inglesa, ya aparece en 1728.
En los 1740`s había una creciente población de Irlandeses en Londres, muchos de los cuales se iniciaron en la masonería en Irlanda. Por alguna razón que no conocemos tuvieron problemas para que fuesen aceptados en las Logias de Londres, asi que en 1751 un grupo de ellos formo una Gran Logia rival.
Ellos aclamaban que la nueva Gran Logia realizo innovaciones y que comenzó desde "los antiguos linderos" donde decían que ellos trabajaban acorde con las antiguas instituciones que otorgo el Príncipe Edwin en York en 926. Por esta razón fueron conocidos como la Antigua Gran Logia y se referían a su rival más antiguo como "Modernos".

A pesar de sus diferencias las dos Grandes logias co-existieron tanto en Londres como en otros países por casi 63 años, donde ninguno reconocía al otro o considerando a los otros miembros como masones "Irregulares". Empezando desde ese punto, el concepto de regularidad e irregularidad masónica.
En 1799 la masonería sufrió un cisma. En la cúspide de la Revolución Francesa un sin numero de leyes fueron pasadas por el Parlamento Ingles, tratando de dominar los sindicatos, clubes políticos y toda aquella organización "subversiva". En 1799 se pasó el Decreto de Sociedades Ilícitas (The Unlawful Societies Act) prohibiendo cualquier reunión de grupos que requiriera a los miembros tomar un juramento u obligación.

El Conde de Moira (Actuando como Gran Maestro de la Gran Logia premier y el Duque de Atholl (Gran Maestro de la Gran Logia de los "Antiguos") llamaron al Primer Ministro (William Pitt, no siendo franc-mason) y le explicaron a el como la Masonería respetaba las leyes e incentivaba a sus miembros a hacerlo también y que estaba involucrada en trabajo caritativo. Como resultado la Franc Masonería fue excluida del Decreto, solicitando al al Gran secretario de cada Gran Logia que una vez al año enviara al Parlamento el listado de sus miembros, edades, profesiones y direcciones. Esta provisión permaneció hasta 1967, cuando fue anulada por el Parlamento Ingles.

En 1809 ambas Grandes Logias nombraron comisionados para negociar una unión equitativa. La negociación duro cuatro años y fue completada el 27 de Diciembre de 1813 una gran ceremonia fue otorgada en Freemasons`s Hall, Londres, dando lugar a la Gran Logia Unida de Inglaterra.
A la vez se redacta otro texto fundamental en la masonería: los Antiguos límites o Ancient Landmarks. Se trata del conjunto de reglas tradicionales e inmutables, transmitidas de forma oral
(creencia en Dios, uso de un libro sagrado, exclusión de las mujeres, interdicción de las discusiones políticas). desde sus orígenes hasta ese momento en que se plasman por escrito. Dicha Gran Logia Unida de Inglaterra se constituyó en la depositaria de la "tradición" y de la "regularidad" masónica, de carácter aristocrático y puritano en sus orígenes. Esa regularidad se determina, todavía hoy, a partir de varios criterios: regularidad de origen (sólo una Logia regular puede fundar otra logia regular), regularidad territorial (una Gran Logia por país), regularidad doctrinal

El ilustre masón Robert Amadou afirma que es hacia 1860 cuando el Gran Oriente de Francia, la mayor organización masónica después de la inglesa, se desvía de la iniciación a la política partidista, al servicio de una filosofía materialista y atea. Ello se plasma, jurídicamente hablando, en 1877 cuando la Asamblea General de esa obediencia francesa, siendo Gran Maestre Fréderic Desmons, suprime de sus constituciones la fórmula del "Gran Arquitecto del Universo", siendo por ello "excomulgado" por la Gran Logia Unida de Inglaterra, al igual que el resto de obediencias que le siguieron en ese paso. Esas obediencias constituyen la llamada masonería "irregular" (liberal, se llaman a sí mismas), dando lugar en muchos países a una duplicidad de obediencias. Desde entonces, casi toda la masonería francesa, española, italiana y belga integran la mencionada masonería "irregular" o "liberal". Buena parte de esas obediencias irregulares se agrupan, a nivel internacional, en el CLIPSAS (Centre de Liaison et d'Information des Puissances maçonniques signataries de l'Appel de Strasbourg). Existe, por otra parte, una federación internacional de logias femeninas y mixtas: "Le droit humain". Existen otras múltiples organizaciones, de carácter sectario muchas de ellas y de contenido ocultista, "en el límite" de la masonería (ya regular o irregular). Otras organizaciones, como el "Club de los Leones" o los Rotarios, de finalidad filantrópica y humanitaria, adoptan algunas características próximas en ciertos aspectos a la masonería. Incluso algunos de sus miembros mantienen la doble pertenencia; pero conceptual e históricamente se trata de organizaciones netamente diferenciadas. Después de la segunda guerra mundial se produjo un cierto movimiento de regreso a la regularidad masónica, iniciado en Francia, y que en España se concretó en la Gran Logia de España. Pero, en general, los intentos de unificar ambas ramas de la masonería, debe afirmarse, que han fracasado. Los propios masones achacan a tal duplicidad la imagen desfigurada de la masonería que existe en muchos ambientes. Para otros autores, por el contrario, esa duplicidad sería un "lavado de imagen", pues, a su juicio, ambas masonerías coinciden en lo fundamental. En cualquier caso, esa duplicidad ha facilitado un complejo debate dentro de la Iglesia católica acerca de la naturaleza real de la masonería y las relaciones de los católicos con la misma.
Debido a que todos los presentes nos consideramos masones "regulares", les voy a hablar un poco sobre los "irregulares" o bien liberales y dejare a su propia conciencia juzgar a la historia y los hechos que dieron forma a esta "otra" masonería.

Esta información fue tomada de la página Web de CLIPSAS (www.clipsas.com)
Numerosas obediencias masculinas, mixtas y femeninas de Europa, de África, de Asia y de las América respondieron al Llamado de Estrasburgo y se unieron a la Cadena de Unión Universal.
Al adherirse a la ética propuesta por los fundadores, todas nuestras Obediencias:
- se honran de su fidelidad absoluta al mensaje de tolerancia, de fraternidad y de unión contenida en el art. 1º de las Constituciones de Anderson y cuyo respeto permanece como regla de oro.
- creen que la Masonería tiene como misión reunir personas que sin ella serían permanentemente extraños y que el Masón debe ser un elemento de concordia entre todos los hombres.
- consideran que lo esencial de la Masonería consiste en su ideal social de fraternidad y de deber y no en la observancia rígida de cualquier costumbre, aun cuando sea tradicional.
- que una espiritualidad que une estrechamente al hombre al futuro de la humanidad y a la mejoría de su condición tiene tanto valor moral como aquel que él puede encontrar en sus relaciones con un principio supra natural.

Por ser progresiva, nuestra Masonería, consciente de realizar en la sociedad científica moderna la generosa intención de nuestro Maestro Anderson, por su prolongación natural, la libertad completa del espíritu, no admite ninguna limitación a la libertad absoluta de conciencia.
La realización de este ideal exige el entendimiento de todos los masones dentro de una armonía en la que cada nota conserve su valor y, dentro del respeto a la libertad de cada uno. Una Masonería que intenta cumplir su misión, no repelería cualquiera de los valores capaces de fortificarla.
Todos los seres humanos, cualesquiera sean sus razas, su religión, situación social, sus ideales filosóficos o políticos, su concepción económica, si son libres y pobres, deben comulgar de una misma voluntad de unión para permitir la edificación de una vasta reunión masónica universal cuya necesidad es más imperativa de lo que jamás fue.
Si las exclusivas se mantienen, estas no provienen de nosotros y evitamos de crearlas nosotros mismos. Lejos de ser un obstáculo a la Unión, creemos que la diversidad de valores morales constituye un factor de riquezas intelectuales y espirituales indispensables para su desarrollo.
Con el espíritu de esos valores Clipsas expreso al Mundo sus convicciones y su compromiso moral a través del Llamado de Lisboa. En él, sin ambigüedades, Clipsas asumió una posición sobre los mayores problemas de la Humanidad, en el umbral del siglo 21:





Estatua presentada en Knightsbridge, Londres, 2007

"Los Masones de hoy, miembros de Clipsas, hombres y mujeres de diferentes razas, de diferentes convicciones filosóficas, de todas las nacionalidades, que nutren lazos de fraternidad entre ellos y con los seres de todos los continentes lanzan el presente llamado:
- que todos los habitantes de la Tierra se unan en acciones que favorezcan el surgimiento de una verdadera solidaridad humana,
- que ellos se levanten contra todo integrismo, toda agresión, toda exclusión,
- que trabajen por el desarrollo armonioso de todos los seres humanos con libertad de conciencia y respeto mutuo
Para alcanzar esos objetivos es necesario que cada hombre y mujer desempeñen bien su papel trabajando progresivamente por la eliminación progresiva de la injusticia económica mundial, la alienación física, moral y espiritual de los pueblos y el respeto al medio ambiente.
Es el objetivo de todos los masones firmantes del presente llamado que trabajan según los principios de las tradición humanista."
Juntándose a la Unión de Estrasburgo, a través de Clipsas, la masonería ligada a la libertad de conciencia y a una perfecta tolerancia mutua contribuye para el ideal humanista y para el restablecimiento de la Cadena de Unión de las Constituciones de Anderson.

LLAMADO DE STRABURGO
Las Potencias masónicas soberanas reunidas en Straburgo el 22 de Enero de 1961.

CONSIDERANDO
* Que es imperioso restablecer entre todos los Franc-Masones la Cadena de Unión cortada por lamentables exclusividades contrarias a los principios de la Constitución de Anderson de 1723.
* Que en consecuencia es conveniente comenzar de nuevo en comunidad considerando todas las tradiciones, todos ritos, todos los símbolos, todas las creencias y dentro el respeto de la libertad absoluta de conciencia, las condiciones que determinen la calidad de un Franc-Masón.

ESTIMANDO
Que el hecho de realizar los trabajos bajo la invocación del Gran Arquitecto de Universo y de exigir que una de las tres luces sea el libro sagrado de una religión, debe dejarse a la estimación de cada Logia y de cada Obediencia.

DECIDEN Y DECLARAN
De establecer entre ellos relaciones fraternales y abrir las puertas de sus Templos, sin condición de reciprocidad, a todo Franc-Masón o Franc-Masona que haya recibido las luz dentro de una Logia justa y perfecta a condición de que las especificaciones masónicas de la Logia o de la Obediencia permitan sus visitas.

HACEN LLAMADO
A todos los Franc-Masones para que se unan a esta Cadena de Unión fundada sobre una total libertad de conciencia y una perfecta tolerancia mutua.
Hermanos, como expositor no es mi intención interferir en su criterio, sin embargo, nosotros nos llamamos a nosotros mismos "Masones Regulares" al hacerlo estamos excluyendo a otros que tienen exactamente los mismos principios que nosotros. Si llevamos esto al mundo profano, nos percatamos que la situación no esta muy lejos que la nuestra, tenemos entonces Países "regulares" y Países "irregulares", debemos aprender a respetar la soberanía de los demás, aunque no estemos de acuerdo con sus actos sin que esto perjudique nuestro entorno; a nuestro vecino, a nuestro hermano y al que ni siquiera conocemos, debemos ser Tolerantes. Como nosotros los "Masones Libres y Aceptados" podemos atrevernos a juzgar a alguien, sin antes pasarlo por el filtro de nuestra conciencia y realmente ser Tolerantes con aquel profano o aquel "Hermano", quienes somos nosotros para decidir sobre la "regularidad" de un individuo, Organización o Logia, cuando por un giro del destino pudimos haber sido nosotros los irregulares.

En contra posición de lo anterior expuesto, recordemos que existen reglas que debemos cumplir para evitar caer en una anarquía masónica, al comprometernos el día de nuestra iniciación con el juramento, no solamente lo hacemos ante el Gran Arquitecto del Universo, lo hacemos también ante las autoridades pertinentes, siendo esta la Logia Madre y la Gran Logia a la cual esta pertenece y a partir de ese momento estamos en la obligación de acatar las leyes y obligaciones que juramos obedecer y a su figura máxima, el Muy Venerable Gran Maestro.
Cuando buscamos las respuestas a las preguntas más complicadas, nos encontramos que dichas respuestas las tenemos frente a nosotros. . . . en el grado mas sencillo de la Masonería . . .

1. Que venimos a hacer aquí?
2. En quien ponemos nuestra confianza?

Si solamente aplicáramos las respuestas de estas dos simples preguntas, no existiese Masonería regular ni irregular, tendríamos una sola Masonería unida y aplicando el Salmo 133, fuésemos todos regulares ante los ojos del Gran Arquitecto del Universo.

Referencias:
(www.clipsas.com)