lunes, 27 de octubre de 2014

Igualdad
logia-masonica
ISF @gdl_isa

La palabra igualdad proviene del latín aequalitas formada del adjetivo aequus (igual, justo, equilibrado, equitativo) y el sufijo tat (denota calidad), dicho de otra manera el termino permite nombrar a la conformidad de algo con otra cosa en su forma, calidad, cantidad o naturaleza.
¿Pero realmente a que nos referimos con Igualdad?, es una palabra que vemos mucho en los medios, en libros, reflexiones y es incluso uno de los componentes en Libertad, Igualdad y Fraternidad.

Moliner menciona la igualdad como “Cualidad de igual. Circunstancia de ser iguales las cosas. Circunstancia de ser tratadas de la misma manera las personas de todas las categorías sociales. Equidad”.

Lelande distingue Igualdad en el campo ético y político: a) El principio según el cual las prescripciones, defensas y penas son las mismas para todos los ciudadanos sin excepción de nacimiento, situación o fortuna (igualdad jurídica); b)El principio según el cual los derechos políticos, y en la medida de sus capacidades, el acceso a las funciones, grados y dignidades públicas, pertenecen a todos los ciudadanos sin distinción de clase o fortuna (igualdad política); c) El hecho que dos o más hombres tengan la misma fortuna, instrucción, inteligencia, salud, etc. Siendo esta ultima una igualdad real y las otras dos igualdades formales.

La igualdad natural está fundada sobre la constitución de la naturaleza humana común en todos los hombres, quienes nacen, crecen y mueren de la misma manera, de esto se desprende la igualdad como una misma manera de cumplir el ciclo vital natural.

En la declaratoria universal de los derechos humanos se lee: “Art 1° Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”, este es un ejemplo de igualdad como sistema de Derechos Humanos, pero no como una igualdad como una idea o concepto, como un producto humano que podría ser un instrumento practico.

Se pueden seguir haciendo mención de otros conceptos y ejemplos de igualdad, pero lo básico es ¿Igualdad en qué?, ¿se trata de una igualdad material o igualdad de acceso a los bienes primarios? Entendiendo por bienes primarios los que denomino John Rawls libertades básicas, ingresos, autorrespeto, etc. que cualquier persona debería tener.

Pero como podemos hablar de igualdad en un mundo donde la desigualdad está presente en muchos aspectos sociales, siendo detonador de guerras, conflictos, diferencias ideológicas, etc., por ejemplo un niño nacido en una familia rica y uno en una familia pobre no tienen la misma igualdad de oportunidades, pueden tener la misma capacidad de lograr metas en su vida pero sus metas son muy distintas y por lo tanto desiguales, aquí tendría que intervenir el gobierno para garantizar la igualdad de nutrición y oportunidades para que ambos niños realmente tuvieran las mismas oportunidades de desarrollo. Así mismo en el mundo natural no somos iguales biológicamente hablando hombres y mujeres, esto sin tomar en cuenta que el hombre genéticamente se desarrollo como el cazador y la mujer en la crianza, aunque para tareas intelectuales es otro tema, cuando la fuerza física no es el factor preponderante la mujer puede estar a la par de hombre en muchas cuestiones. No es menospreciar a la mujer, sería como decir que mis compañeros son superiores a mí, solamente soy consciente de que hablando en fuerza física el hombre es superior a la mujer, mas no intelectualmente. Tenemos diferencias genéticas y biológicas que nos definen, y por ende no somos iguales en ese sentido.

La desigualdad ha sido la base de diversos conflictos durante la historia del hombre, un ejemplo sencillo es la Segunda Guerra Mundial como consecuencia directa de la desigualdad generada por el Tratado de Versalles, convirtiendo a los aliados en enemigos, refiriéndome a Italia y Japón que apoyaron a los aliados en la Primera Guerra a cambio de territorios ofrecidos por estos para el caso de Italia, algo que no cumplieron con la firma del tratado y a Japón con territorios y el reconocimiento de igualdad ante las demás potencias, cosa que no fue ni una ni otra, a Alemania la hundieron con una deuda de 80,000,000 millones de dólares que para 1918 era una suma impensable que llevo al país a la ruina, dejando a miles en la calle, con hambre y con un sentimiento de traición por los lideres alemanes de aquel tiempo, y como la historia lo demuestra en las grandes crisis nacen grupos radicales que buscan corregir esa situación. Italia y Japón jugaron en contra de los aliados por esa desigualdad firmada en Versalles.

Otro ejemplo esta en las religiones que se derivan del cristianismo llámense católicos, Testigos de Jehová, SUD, Evangelistas, etc. Cada uno de ellos comparten un origen común, y hablan de que todos son hijos de Dios, lo que nos convierte a todos en hermanos, pero muchas veces los unos a los otros no se ven como tales, sino como una secta, como aquellas personas que no están en lo correcto, y en cierta forma limitan su interacción los unos con los otros, ya ni mencionemos otras religiones como el Islam o el judaísmo que al igual que el cristianismo tienen un origen común en Abraham no se aceptan entre ellos, ni se ven como hermanos. Ya no hablemos de parejas del mismo sexo por que en la actualidad es un tema candente que confronta a las personas con ideologías opuestas, tanto como lo fue en su tiempo el voto a la mujer o aceptar a la gente de raza negra como igual.

¿Qué sucede con las logias? Se habla de Igualdad pero al principio la mujer no era admitida en una logia, esto no por los Landmarks sino por un patriarcado, por usos y costumbres que quisieron establecerse como landmark dejando a la mujer fuera, además en referencia a el siguiente párrafo estaría en total contradicción: “la Masonería es defensora de estos derechos (humanos), esta es una importantísima regla que siempre ha estado presente y es natural a la Orden por que ésta desde sus inicios ha buscado el progreso del ser humano defendiendo la Libertad, la igualdad y la dignidad del hombre y la mujer, no admitiendo ningún tipo de discriminación”; con el tiempo se rectifico y se acepto a la mujer dando pie a la Igualdad entre hombres y mujeres a contribuir a la masonería de forma activa y crecer tanto filosóficamente como espiritualmente, en la actualidad hay logias masculinas, femeninas y mixtas como prueba de esa Igualdad.

Ahora, ¿podemos hablar de Igualdad cuando entre ritos no todos se consideran iguales?, personalmente pienso que no, pues para empezar hay regulares e irregulares, la primera desigualdad, al mismo tiempo Hermanos de una logia pueden no ver como sus iguales a los de otra logia por el diferente modo de trabajar o del rito al que pertenecen sin tomar en cuenta que buscan un fin común, además en el caso de profanos y masones por ese simple hecho no son iguales, o ¿la igualdad solo es para quienes están dentro de la Orden pero no quienes están fuera? entonces la Fraternidad y la Igualdad pueden llegar a ser solo palabras escritas pero no puestas en práctica. Para ser realmente iguales no solo como un concepto dentro de un sistema, sino como una herramienta para lograr nuestras metas debemos tener 3 cosas presentes que Ustedes como masones ya conocen, Libertad de elegir nuestro camino, asumiendo las consecuencias buenas o malas que esto trae consigo, Igualdad de oportunidades, de trato y de respeto y Fraternidad para comportarnos como una sociedad unida y alcanzar un desarrollo humano cabal, apoyándonos los unos a los otros, con valores como la humildad, honradez y en total apego a buscar el bien común y el crecimiento de cada uno de nosotros, estén o no estén en una Orden o grupo social, étnico o religioso.

Es una utopía que posiblemente el hombre no esté destinada a lograr, pues por sí mismo es un ser destructivo que no ve a todos como sus iguales, demostrado durante el transcurso de la historia.

Podemos comenzar trabajando la idea de Igualdad entre nosotros mismos y quienes nos rodean, fomentando el respeto hacia los demás como el respeto que queremos para nosotros mismos, todos somos seres humanos y bajo ese aspecto todos somos iguales, aunque tengamos circunstancias distintas cada una. Somos iguales pero al mismo tiempo diferentes, sin que esto signifique discriminar, cada persona es distinta a otra en su forma de actuar, pensar, proyecto de vida y ver el mundo que lo rodea, pero debemos tener en claro que todos somos iguales en que luchamos por nuestros ideales, una mejor vida, nuestra felicidad, por lo que queremos llegar a ser y ahí es donde debemos tener una igualdad de oportunidades y no que se mermen por diferencias étnicas, raciales, sociales, religiosas, genéricas, de preferencias sexuales o si pertenecen a un grupo o no.

Veamos la Igualdad como un derecho inalienable del ser humano para lograr su plan de vida, como una herramienta propia de cada uno teniendo acceso a oportunidades equitativas y justas, así como al respeto integro de su persona, para lograr los fines que se propone en la vida.