martes, 7 de abril de 2015

Presencias y ausencias, orígenes y paternidades masónicas

CA9k1eIW4AAaCVU
Presencias y ausencias, orígenes y paternidades masónicas
Posted: MASONERIA SIGLO XXl
Hace unos días la Gran Logia de España publicaba mediante twiter este gráfico que tiene más materia de reflexión que lo que aparenta ante una primera mirada.

Sin centrarnos en lo que sucedió en otros países, el panorama que se nos dibuja es aterrador, pues hay grandes bloque de países pintados de naranja o sea que han estado entre 40 y 60 años sin masonería, y alguno hay en rojo que se sitúa entre 40 y 80 años.

El caso de España es sintomático primero porque el color NARANJA no le corresponde porque si se juntan todos los años de ausencia masónica en la historia de España, desde que se levantó la matritense pues estaríamos de color ROJO, aunque también podemos hacer un estudio al revés reunir todos los años en que hubo masonería en España y veremos que apenas si llegamos a la centena de años de frágil presencia de la acción masónica en suelo patrio, lo cual examinada la situación ello ha conllevado que.
Por un lado no haya habido un desarrollo continuado y normalizado de los trabajos, con todo lo que ello supone.
Que los desarrollos Obedienciales se hayan roto, cuando no fracturado, casi que en el mismo comienzo de su ensayo o puesta en escena.
Que los procesos de formación y conocimiento de los miembros no solo se vieron rotos, sino que su trasmisión quedó perdida, pues 60 u 80 años sin masonería supone mucho tiempo de retroceso
Que no pudieran desarrollarse las distintas corrientes masónicas en suelo patrio.
Que la presencial de la masonería española en números de asociados , ha sido siempre muy paupérrimos en cuanto a logias y miembros, en nuestro caso no llegando más allá de los 5000 masones en activo.
Que parte del grafico explica el déficit formativo de los masones españoles, los cuales han de recobrar su memoria en base a las obras de historia, literarias, o sea a los libros
del mapas y su color se desprende como no un gran déficit en la cadena de trasmisión oral y personal de los masones
A su vez el propio mapa haciendo historia comparada con otros temas de actualidad aporta paradojas curiosas, pues estos días se celebra el 125 aniversario de la creación del Gran Oriente Español, (GOE) de lo cual la Gran Logia de España, se ha hecho eco ya que se siente heredera de dicha traición masónica liberal y adogmática.

Ante lo que cabe preguntarse ¿Cómo puede sentirse heredera una masonería que nace en 1980 con otra que dejó de existir en 1936, en suelo patrio, y cuyos vestigios se desparramaron por medio mundo?, Más allá de que la GLE tenga viejas cartas patentes cogidas de aquí y de allá o adquiridas de aquellas maneras…

En España en la poca historia masónica que ha habido , no ha existido una masonería “regular” entendiendo esto de la regularidad bajo el dictado que ha dictado la Gran Logia de Inglaterra,(GLUI) por tanto cabe preguntarse ¿De dónde le viene a la GLE el lazo consanguíneo del que se hace gala con respecto al GOE?

Sí tenemos en cuenta que el GOE, fue una estructura de reformulaciones masónicas que consiguió Miguel de Morayta, en base a reunir una conjunto de masonerías de viejos tientes republicanos que a lo largo del siglo y la propia singladura masónica del GOE. hasta 1936 tuvo un quehacer más ligado con el Gran Oriente de Francia, en cuyo espejo se miraba, y más desde la historia que nos es más conocida de 1909 hasta 1936, y donde la luz que pudiera irradiar la Gran Logia de Inglaterra (GLUI) no era de recibo dados sus tintes religiosos, y máxime de carácter protestante, además de que no parece que la GLUI estuviera muy interesada masónicamente en España, como potencia o aliado masónica en su viaje “regular”.

Si atendemos a esos gráficos y a lo expuesto, vemos que todo lazo de unión o conocimiento quedó roto o disuelto, y todos los eslabones de la cadena de unión masónica fueron no solo desligados sino que además fueron esparcidos por la faz de la tierra, el exilio español es buena prueba de ello, y la trasmisión que hizo el asturiano Juan Pablo García radicado en México, como Soberanos Comendador a través del Supremo Consejo del REAA 33 en el exilio, no representó en ningún momento la unanimidad del pensamiento masónico español de anclarse en la corriente masónica “regular”.

En todo caso cada uno es libre de vincularse a quien quiera y como quiera, pero hay algunas cuestiones que tienen explicaciones o justificaciones raras.

Y también llama la atención la poca repercusión de ese aniversario que ha tenido entre la masonería adogmatica y liberal española. ¡¡¡¡Es que los españoles semos así señora¡¡¡
Victor Guerra