jueves, 11 de abril de 2013

"COMPROMISO DE LA MASONERÍA ANTE LA SOCIEDAD"


Algunos escritores sobre el tema dicen que la Masonería, es una Institución fundada sobre los principios de la Ley Natural, llevando un sello de antigüedad supremamente remoto, e irradia un espíritu de Filosofía y Moral tan puro, que le dan gran importancia Social y le aseguran, además, el respeto y consideración de todos los pueblos de la tierra.

Su genio, que ha tenido siempre el instinto de lo verdadero, la elevó hasta el descubrimiento de la verdad y la condujo al reconocimiento de un Ser superior denominado Gran Arquitecto del Universo.

La creencia en un Dios Único, el Amor a la Humanidad y la Fraternidad Universal, que son las bases de su doctrina, han sido manantiales fecundos de beneficios para sus adeptos y para la Sociedad en la que éstos forman parte. En sus Templos se aprende a Amar y a Respetar lo que la Virtud y la Sabiduría consagran. Espíritu de la Libertad y esencia del progreso anatematiza el despotismo; y lejos de pretender invadir y dominar, trabaja incesantemente para unir a la especie Humana con los lazos del Amor Fraternal y para que se extienda por todos los ámbitos de la faz de la tierra las corrientes de tolerancia y de dulce simpatía en que ella se inspira.

Conteniendo en sí todo cuanto es necesario para formar al hombre Social, dotándolo de todas las altas condiciones de moralidad, instrucciones e independencia, que son los atributos principales de su naturaleza, marcha al frente de la civilización para dirigir y activar el movimiento propagador de la Luz Superior, armonizando su acción con el espíritu de los tiempos.

Según una de las definiciones universales aceptadas y contenidas en los códigos de las principales Potencias Masónicas del Mundo, dicen que es una Institución de Fraternidad Universal, esencialmente Filantrópica, Filosófica y Progresiva, que proclama la existencia de un Principio Creador. Tiene por fundamento la Tolerancia mutua, el respeto de sí mismo, de los demás, de la Libertad absoluta del Pensamiento y de la Conciencia. Trabaja por el mejoramiento Moral y el perfeccionamiento intelectual de la Social Humana.

En esta fuerza Moral, que sólo se adquiere por la práctica de la Virtudes más elevadas, es la única que la opinión reconoce como legitima y que la conciencia de los pueblos consagra en el código de las naciones, considerándola así, como agente supremo del poder soberano, cifra la Masonería su mayor Gloria; y a ella es deudora de los grandes triunfos que con tanta justicia la han colocado como la primera entre todas las grades instituciones nacidas del Amor a la Humanidad y del interés por el bienestar de los pueblos, definiéndola como “La Ciencia Del Progreso Moral”, resumiendo su acción social en dos grandes atributos de la inteligencia “LUZ y VERDAD”.

La Masonería es una escuela que trata de hacer de sus discípulos personas nobles, infiltrándoles en su espíritu la nobleza de alma que debe tener todo individuo que sienta en lo más profundo de su fibra el dolor ajeno y cooperar al mejoramiento de la especie humana, desde todos los puntos de vistas, pero principalmente el Moral y el Espiritual.

Dice un escritor muy antiguo llamado Haim H. Penha: “La Masonería es la aristocracia del Espíritu. Es la religión del Amor y del Trabajo, porque sólo por el Amor, el poder central de la vida, se ahoga el egoísmo y es el camino por donde se puede llegar a ser fiel a la humanidad y poder ser Masón.”

La Masonería no tiene una Luz propia, que pertenezca solamente a ella. Lo mismo que la tierra recibe la Luz del Sol, pero toma la Luz de la Verdad que deriva del conocimiento de sí mismo; cada uno es por sí mismo un mundo y toda la especie humana que puebla el infinito obedece a la misma Ley que hemos reconocido en nosotros denominada “El Gran Arquitecto del Universo”.

La Masonería ha trabajado desde sus orígenes por el progreso social y moral de la humanidad, la cual constituye hoy una solida esperanza para la Humanidad. El fanatismo y la superstición, monstruos que renacen de sus propias cenizas, tienen aún profundas raíces y grandes multitudes de esclavos que le sirven sumisas; la ambición dispone de anchos campos para satisfacer su brutal egoísmo bajo múltiples formas; y el genio del mal se vela incesablemente y no perdona medio ni ocasión para arrojarse sobre sus víctimas, pretende dominar el pensamiento humano y esclavizar las conciencias y hace esfuerzos titánicos para enseñorearse de los derechos de la humanidad.

Por lo tanto, es preciso, trabajar con ahínco y eficacia constante y ardientes cada día para neutralizar, inutilizar y erradicar los males que afligen y azotan a la humanidad, privándolos de los poderosos medios de que disponemos aun para proseguir la impía y despiadada lucha que mantienen las fuerzas del mal.

A las Logias incumbe la difícil y gloriosa tarea de instruir a sus miembros y dirigirlos, hasta hacer que sean dignos de sí mismo y de titularse eficientes obreros de la Gran Obra de regeneración y progreso a que estamos consagrados. Por eso insisto en mi concepción personal de que el Masón puro y de convicción es un hombre elegido a cumplir una misión, no es una simple coincidencia su presencia en la Orden.

Finalmente es nuestra decisión final, cumplir los compromisos de aquello a lo que el Gran Arquitecto del Universo nos ha llamado a servir.

Fraternalmente.

____________________________________
Q:.H:. Jorge Arturo Pardo B
Venerable Maestro
Resp:. Logia “Unió Porteña” Nº 10
Oriente de Puerto Cabello, 19 de Enero del 2.012 (E:.V:.)