jueves, 11 de abril de 2013

V.•. I.•. T.•. R.•. I.•. O.•. L.•.



VISITA INTERIORA TERRA RECTIFICANDO
INVENIES OCCULTUM LAPIDEM

“Visita el interior de la tierra y rectificando usted encontrará la piedra oculta”

Interpretando cada palabra por separado:

VISITA. El recipiendario, comienza una fase de internalización dentro de sí mismo, en la búsqueda de alcanzar un objetivo, se dispone o desprenderse de su mundo profano para encontrar la luz que aun no sabe dónde está.

INTERIORA. Porque se adentra en lo más profundo de los análisis, donde lo mental está conectado con lo real, y se da cuenta, como sus actos son llevados por su propia conciencia.

TIERRA. Elemento alquímico. Representa lo material, lo cual debe dejar de lado con el único fin de encontrase consigo mismo, y dar el próximo paso.

RECTIFICANDO. Dejando de lado la tierra, el recipiendario procede a hacer una toma de decisión definitiva en su vida, rectificar todos sus actos, entendiendo que el camino de la rectitud es el que, de en ese momento en adelante será, el camino que el mismo debe seguir. Para alcanzar el próximo pasó, a través de la rectificación de sus pensamientos y acciones, encontrando la verdad dentro de sí mismo.

INVENIES. Aquí el iniciado “encontrará”, lo desconocido que será objeto de sus próximos estudios, a cada paso que este adentre, encontrara mas misterios, Los cuales ira entendiendo a través de la meditación. Pudiendo dar el próximo paso.

OCCULTUM. Encontrara una conexión con el “occulum”, el ojo. El ojo que todo lo ve; y que en todo momento sabe cada una de nuestros pensamientos y acciones, dándonos el veredicto de lo bueno y lo malo. A tal punto de que nos hace entender de qué debemos seguir adelante para entender lo que en realidad somos en ese momento.

LAPIDEM. Entendemos que simplemente somos una piedra en su forma bruta, y que debemos usar todo lo anteriormente conocido para pulirla.

Uno de los acrósticos que se encuentran en la cámara de reflexiones, y se puede expresar que conforma el primer misterio; de entre los tantos que se están por revelar al momento de nuestra iniciación. Es posible que la mayoría de los masones en el día de nuestra iniciación nos encontramos con este acróstico identificador de la camara de reflexiones V.•. I.•. T.•. R.•. I.•. O.•. L.•., y también es muy posible que también después de habernos iniciados, no nos recordemos de esta palabra, tan importante en el desarrollo de la formación del individuo como masón.

Sin darnos cuenta en esta palabra se nos revela la más profunda de las verdades, es decir la más interna que cualquier significado revelado, en los otros símbolos; presentes en la cámara de reflexiones; pueda revelar. Es por ello que una vez iniciados, y que nos adentramos en el estudio del simbolismo masónico, y que se nos enseña a utilizar cada una de las herramientas; nos damos cuenta que por muy gran interés que tengamos por la masonería, este interés de muy poco nos serviría; así como nuestra permanencia en ella, si somos incapaces de descubrir la verdad oculta en el simbolismo, cuya virtud descubridora nace en el momento cuando nos adentramos en nuestro interior para conocernos a nosotros mismos, sin miedo alguno a lo que dentro de nosotros mismos pudiéramos encontrar; porque el miedo no nos permitirá ser libres e inspiradores de nuestras ideas, por lo que al encontrar un nuevo cambio de conciencia, no debe representar un acontecimiento, sino un proceso que se experimenta cumpliendo las instrucciones del V.•. I.•. T.•. R.•. I.•. O.•. L.•., y de esta forma podremos conectar nuestro trabajo masónico con el mundo profano.

El simbolismo masónico comienza a profundizarse durante la primera lección que recibe el profano, y está enmarcado en la interpretación de este acróstico, es aquí donde el recipiendario debe abrir sus oídos para que los labios de la sabiduría comiencen hablarle y a transmitirle los secretos del simbolismo.



Q.•.H.•. SIGGAR ISRAEL VELIS RODRÍGUEZ
Ap.•. Masón
Resp.•. Log.•. “Minerva” Nº 2