viernes, 19 de abril de 2013


"Humanisme" entrevista a José Gulino, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia



"Humanisme", una de las publicaciones más conocidas de las que edita el Gran Oriente de Francia, contará en su próximo número con una aportación especial: una entrevista a José Gulino, Gran Maestro del Gran Oriente de Francia, realizada por Pascal Bajou y Samuel Tomei.
Con el permiso de los autores, desde Memoria Masónica ayudamos a la difusión de este texto en lengua española. En él se repasan algunos de los pormenores que afectan a la vida cotidiana de la Obediencia, y también se lanza una mirada a la realidad más inmediata.
Sin más preámbulos dejo a los seguidores del blog con la lectura, agradeciendo de antemano el trabajo de los autores de la entrevista y su buena disposición para con el que suscribe.

*
* *

El Gran Maestro habla sin rodeos con la redacción de Humanismo

Humanismo. ¿Cuál es el primer balance que saca de los primeros pasos de su mandato?

José Gulino, Gran Maestro

Diferenciaría diversos elementos que integran la vida de la obediencia.
En el plano financiero, el presupuesto de 2012 ha arrojado un resultado positivo de unos 200.000 euros. El Banco de Francia califica las asociaciones y, aunque estoy en contra de las agencias de calificación, no puedo menos que estar contento al saber que la mejor de las calificaciones le ha correspondido al Gran Oriente de Francia. La obediencia está siendo bien gestionada.
Por otro lado, el funcionamiento interno de la obediencia comprende también la vida administrativa de las logias. En este preciso momento el Gran Oriente cuenta con 1205. No obstante, el número de logias crece más rápido que el de hermanos. Y tener logias que cada vez son más pequeñas plantea un problema, y más cuando algunas no han iniciado a nadie aun. También se puede sospechar que la creación de tantas logias puede obedecer al ejercicio del poder en el seno de los Congresos. Se va a proponer en el próximo Convento la modificación del sistema de cálculo de las capitaciones para poner coto a este fenómeno, pues se ha intentado fusionar diversas logias pero sin éxito. Así que como ahora hace falta ser 21 para crear una logia, se propondrá que la capitación de cada una se calcule en función del número de hermanos que la componen pero con un mínimo equivalente a 21 hermanos. Corresponderá a la logia luego repartir la carga en función de las posibilidades económicas de cada uno –un tercio de las logias ya practican este tipo de solidaridad: si un hermano puede pagar 300 euros, los pagará; si otro no puede entregar más que 15, 15 será lo que aporte…
Y dejaré para el final las cuestiones inmobiliarias. No puedo hablar de que exista problema alguna concerniente a la SOGOFIM (Sociedad Inmobiliaria del GODF). Los 115 inmuebles están bien gestionados y los créditos cuentan con un buen plan de amortización. Por otro lado somos la única obediencia que financia el inmovilizado de las logias propietarias. El resto de obediencias nunca se han complicado la vida con este mecanismo y han dejado a las logias propietarias arreglárselas solas. Para nosotros romper con el sistema que tenemos es muy difícil. No obstante estamos muy lejos de disponer de las sumas necesarias para ayudar a los hermanos propietarios –un total aproximado de 250 inmuebles- pensando únicamente en lo que se refiere a adecuar los locales a la legalidad… Va a ser necesario tomar decisiones en este punto. O bien se considera que los hermanos que son propietarios tienen que gestionar por sí solos los establecimientos que poseen; o bien la obediencia sigue ayudándolos pero en unas condiciones que habrá que precisar, porque adecuar los templos a la normativa vigente cuesta mucho dinero y algunos tendrían que cerrar si no llevaran a cabo tal ajuste.

Humanismo. ¿En qué punto estamos respecto a la iniciación de mujeres y afiliación de hermanas?

José Gulino, Gran Maestro
En el momento actual el Gran Oriente tiene unas 1200 hermanas, bien afiliadas, bien iniciadas.

Humanismo. ¿Siguen aumentando los efectivos del Gran Oriente?

José Gulino, Gran Maestro
Nuestros efectivos vienen creciendo de año en año en unas mil personas aproximadamente. Las afiliaciones provienen esencialmente de la Gran Logia Mixta de Francia y de la Gran Logia Mixta Universal.
En los casos en los que es una logia completa la que se afilia, una logia que tiene ya su propia cultura, sus vivencias, su historia; pido que se sea muy prudente, porque el proceso no es tan sencillo como para cada individuo.

Humanismo. Porque además de la cultura de la logia que se afilia, también está la cultura del GODF...

José Gulino, Gran Maestro
Sí, así es. La gran pregunta siempre es saber si el injerto prenderá fácilmente. Si hablamos de una persona pienso que sí; pero si hablamos de una logia entera me parece que es más problemático.

Humanismo. Uno de los objetivos de los Grandes Maestros precedentes ha sido el rejuvenecimiento de los efectivos. Al tiempo la población envejece…

José Gulino, Gran Maestro
No tengo a mano estadísticas recientes. Intentamos orientarnos hacia la juventud aunque hacer bajar la media de edad es difícil. Evidentemente hay que tener en cuenta la deriva normal que experimenta la población francesa. Y creo que por su parte las estructuras jóvenes, con frecuentemente, quieren contar con “viejos” por aquello de la sabiduría… Régis Debray ya señala que la juventud no ha de ser un objetivo en sí misma.

Humanismo. Desde un punto de vista geográfico ¿es uniforme la incorporación de nuevos miembros?

José Gulino, Gran Maestro

París representa siempre en torno a un cuarenta por ciento de nuestros efectivos. Desde luego, lo que son las metrópolis regionales también difunden la cultura, pero necesitamos París. Capital y provincia han de respetarse.

Humanismo. Y continuando con lo que toca a la vida interna de la obediencia ¿qué balance extrae de los trabajos hechos por las comisiones nacionales?

José Gulino, Gran Maestro

Estoy muy satisfecho del trabajo de las comisiones nacionales, ya sea la de salud pública y bioética, la de desarrollo sostenible o la comisión nacional permanente de laicidad. Las comisiones generan trabajos de mucha calidad, hasta el punto de arruinar cierta idea preconcebida con arreglo a la cual en el Gran Oriente ya no se pensaría, y se permanecería inerme desde el punto de vista intelectual ante los grandes retos que enfrentamos. También hay que decir que sin duda se sacaría más provecho de los textos, estudios, informes y boletines de las comisiones si se difundieran mejor internamente, esto es, si se conocieran mejor, pues parece que no es tan sabido el hecho de que la mayor parte del material está disponible en la intranet. Los miembros de la obediencia podrían aprovecharse para alimentar sus propias reflexiones.

Humanismo. El Gran Oriente presenta la especificidad de reunir en su seno cinco jurisdicciones que administran cinco ritos para los grados posteriores al tercero –rito escocés antiguo y aceptado, régimen escocés rectificado, rito francés, rito antiguo y primitivo de Memphis Misraïm, rito de York…

José Gulino, Gran Maestro

Las jurisdicciones forman un todo. Es una particularidad que hay que preservar. Pero desgraciadamente se constata que algunos hermanos del Gran Oriente tienden a crear su propio modelo de recorrido masónico más allá de las logias azules, al margen de nuestras cinco jurisdicciones. Un francmasón del GODF no puede tener ningún tipo de recorrido masónico iniciático fuera de cualquiera de esas cinco jurisdicciones. Si se adhiere a cualquier otra jurisdicción ha de perder su calidad de miembro de una logia azul, y corresponde entonces a la obediencia recurrir a la sección permanente de la Cámara Suprema de Justicia Masónica para que el hermano en cuestión sea suspendido. Es lo que ha sucedido en Marsella, donde algunos hermanos del GODF han creado una nueva jurisdicción del RER en donde se obliga a quienes se adhieren a ella a profesar el cristianismo.
Más allá de lo que acabo de exponer, las relaciones de la obediencia con las cinco jurisdicciones son muy buenas y, tengo que insistir, le otorgo a su preservación una enorme importancia.

Humanismo. Y contando con esta especificidad, ¿cuál es el papel del Gran Oriente en la recomposición del paisaje masónico francés?

José Gulino, Gran Maestro

Tras la declaración de Basilea el 10 de junio de 2012, con arreglo a la cual cinco Grandes Logias europeas (de Alemania, Austria, Bélgica, Luxemburgo y Suiza) retiraron su reconocimiento a la Gran Logia Nacional Francesa, le correspondía hacer lo propio a la Gran Logia Unida de Inglaterra. Todo esto ha generado una perturbación. Y la posición del GODF ha sido siempre muy clara: nuestra obediencia tiene sus valores, su orientación, su visión del recorrido masónico. Y aunque tengamos que estar pendientes de lo que sucede en nuestro entorno, no somos miopes y no vamos a cambiar nuestra forma de ver las cosas.
Cada obediencia es muy libre de hacer el camino que considere. Por nuestra parte trabajamos con cinco obediencias –el Derecho Humano, la Gran Logia Femenina de Francia, la Gran Logia Femenina de Memphis-Misraïm, la Gran Logia Mixta Francesa y la Gran Logia Mixta Universal- para tratar de poner orden en nuestras convenciones inter obedienciales, ya que a día de hoy nadie sabe exactamente lo que hemos firmado a lo largo de los decenios transcurridos. Entre los Grandes Maestros nos hemos puesto de acuerdo para intentar establecer un protocolo, una carta, un acuerdo de aquí al mes de junio; y ello para mejor definir los lazos que nos unen y objetivos comunes. La finalidad es perfilar una relación de éstos y, por poner un ejemplo, firmar un acuerdo conforme al cual, si una Cámara de Justicia Masónica de cualquiera de las seis obediencias toma la decisión de excluir a uno de sus hermanos, tal fallo será también aplicable para las otras cinco. Se trata también de organizar coloquios comunes o publicar comunicados conjuntos.
La Gran Logia de Francia y la Gran Logia Tradicional Simbólica Opera representan otra forma de masonería.
Y en lo que concierne a la Gran Logia de la Alianza Masónica Francesa y a la Gran Logia Independiente de Francia, que acogemos en nuestros locales, si rechazaran que los hermanos del Gran Oriente entrasen en sus propios locales, les pediría que buscaran sitio fuera de ellos.

Humanismo. ¿Se ha notado un flujo más o menos importante de hermanos que abandonen la GLNF en crisis?

José Gulino, Gran Maestro

No en dirección al Gran Oriente sino más bien hacia la GLTSO, obediencia que en parte surgió de la GLNF. Cada cual tiene todo el derecho ha hacer su camino masónico a condición de que respete a los demás. Soy partidario de la tolerancia mutua, de la libertad mutua, pero dejo de ser tolerante cuando no se es tal cosa con respecto a mí.

Humanismo. ¿Cuál es, en este contexto, la política exterior del Gran Oriente?

José Gulino, Gran Maestro

En relación con el tema hay cuestiones que se plantean de forma recurrente. Por ejemplo, ¿es necesario que haya logias del GODF en tantos países? ¿No sería mejor animar la creación de obediencias que defendieran los mismos valores republicanos que nosotros?
Tomemos el ejemplo de las logias de España: Están ligadas al GODF de manera visceral. ¿Cómo podríamos darles la espalda? Pero dicho esto, haría falta que toda nueva creación de logias del GODF en el extranjero estuviera acompañada de un compromiso para crear una nueva obediencia en un plazo de cuatro años. Tenemos que ser un vivero destinado a crear una masonería local capaz de compartir con nosotros los mismos principios.
Sin romper con la política tradicional del Gran Oriente hemos puesto en marcha una nueva dinámica, especialmente con el Instituto deEstudios e Investigaciones Masónicas (IDERM), creando redes, y ello de cara a hacer de la cultura una prioridad. Intento en cierto modo que no se haga todo en París. Por ejemplo, vamos a organizar una jornada dedicada a Abd El-Kader en Marsella y he solicitado que se invite para la ocasión a los cónsules de los tres países del Magreb –Túnez, Argelia y Marruecos-.

Humanismo. Diga en dos palabras si ha encontrado alguna dificultad inesperada.

José Gulino, Gran Maestro

No. Ya sabía que la carga de trabajo iba a ser pesada. Me he comprometido a visitar los 17 congresos regionales durante el año de mi gran maestría y si mi salud me lo permite. En lo tocante a la región Mundo, sus delegados van a venir a Paris para la conferencia de Congresos. Y mi único desplazamiento fuera de Francia será para participar en los trabajos de la región de las Antillas.

Humanismo. Desde el puesto más alto en la obediencia, evidentemente se tiene que percibir la realidad del GODF de una determinada forma, ¿qué habría que cambiar especialmente en lo que se refiere al funcionamiento de la obediencia?

José Gulino, Gran Maestro

En mi fuero interno he retenido algunas de las decisiones adoptadas por el convento de Niza-I, que ha fijado un plazo a unas cuantas reformas estructurales. Entiendo que esta obediencia, tal y como está evolucionando, va a ser materialmente ingobernable. Pero le toca al legislativo, a las logias, a los congresos regionales, hacer propuestas.
El ejecutivo puede ayudar haciendo un diagnóstico, o por el conocimiento que tiene del funcionamiento de la obediencia, pero no estoy de acuerdo con que asuma en solitario la dirección de la obediencia. No se podrá seguir mucho tiempo rechazando la evolución. Acabamos de decidir que el convento de 2014 se celebre en Reims. Cada convento es un monstruo que hay que gestionar, hoteles, transportes… ¿Y cuál es el resultado práctico para la obediencia? ¿No tendría que centrarse el convento sobre lo esencial, esto es, sobre la prospectiva? El objetivo del Manifiesto ha sido precisamente “sacudir el cocotero”, lanzar el debate de prospectiva del Convento. El documento no es definitivo y no habrá ninguna presentación publica profana, y es de todo punto lamentable que algunos hermanos del GODF hayan traicionado su juramento para ir corriendo a llevar a los periodistas documentos de ámbito interno. El Manifiesto no es otra cosa que una contribución al debate interno.

Humanismo. Con respecto al Manifiesto ¿no estamos ante un problema? A comienzos del siglo XX, el GODF reclutaba sus efectivos entre la izquierda, radicales o socialistas, que tenían más o menos un mismo perfil ideológico; era mucho más cómodo para la obediencia pronunciarse sobre un buen número de cuestiones. Hoy ese reclutamiento se revela más heterogéneo que antes en el ámbito ideológico. Es perceptible que incluso sobre temas como la laicidad o la escuela, a veces resulta muy difícil alcanzar un acuerdo.

José Gulino, Gran Maestro

La obediencia sigue teniendo como referencia unos principios comunes: Libertad, Igualdad, Fraternidad. Antes que formular cualquier toma de posición, mi obsesión es conocer cuál es el interés de la obediencia. Cuando expreso un parecer sobre el matrimonio para todos, por citar un ejemplo, es porque entiendo que la igualdad es un principio republicano fundamental. ¿En virtud de qué puede entenderse que el derecho a casarse se articula en función de una práctica sexual y que a tal título unos franceses son menos iguales que otros? Si no hubiera tomado esta decisión, de acuerdo con la visita que hemos prometido defender, no tendría más que hacer en el GODF. Otro ejemplo más, éste sobre el fin de la vida: El Consejo de la Orden ha votado y no ha coincidido en su posición con la de la Comisión… En resumidas cuentas, cuando me hablan de la dificultad de fijar una posición sobre bastantes asuntos, me aplico un criterio consistente en saber si actuamos conforme a los principios republicanos y en consecuencia a los principios que promueve el GODF.

Humanismo. La trilogía Libertad-Igualdad-Fraternidad ha de articularse en torno a los otros cuatro principios que definen la República y que se pueden encontrar en la Constitución: “indivisible, laica, democrática y social”…

José Gulino, Gran Maestro

Esos principios definen a la perfección el marco de nuestras tomas de posición. En el GODF nos mantenemos especialmente vigilantes con respecto a la laicidad. Puedo parecer duro pero estoy convencido de la necesidad imperativa de una ley que clarifique la situación, más aun tras la reciente decisión adoptada por nuestro Tribunal de Casación. Claude Vaillant, abogado de la Federación francesa de construcción me contaba que algunos obreros paraban frecuentemente, en pleno trabajo y subidos al andamio, para ponerse a rezar. Me he reunido con el Director General de la Red de TransportePúblico de Paris, que ha llevado a cabo un trabajo con la finalidad de elaborar una carta de la laicidad en el seno de su empresa. Lo ha remitido al Gobierno y también nos lo ha confiado para trabajar sobre él. Por él me he enterado que algunos conductores de metro o de bus no estrechan la mano de sus compañera por el hecho de ser mujeres. El principio de laicidad debe ocupar una posición preeminente en el ámbito de la función pública. Insisto: Creo que es absolutamente necesario legislar sobre el tema. La constitucionalización de los dos primeros artículos de la ley de 1905 contribuiría en buena media a resolver todos estos problemas.
La función del Gran Oriente es la observar, velar, ser un centinela de la República.

Humanismo. Pero ¿no se aprecia en este momento una especie de dejación por parte de responsables políticos que se supone nos son cercanos?

José Gulino, Gran Maestro

Así es. Razón por la que insisto en la idea del Manifiesto. ¿Por qué razón deberíamos dejar de hacer nuestro trabajo como francmasones?

Humanismo. A propósito del Manifiesto –volvamos sobre él-, se está discutiendo mucho en las logias. Quizá esté suscitando reacciones que eran poco esperadas…

José Gulino, Gran Maestro

Decía que uno de lo primeros objetivos era sacudir el cocotero. Hay quien se manifiesta en contra, y hay también quienes me llaman o me escriben para felicitarme por haber tomado tal iniciativa. Las reacciones no son unánimes, ni en un sentido ni en otro. Y vuelvo a repetirlo: el documento no es definitivo y no tiene más objeto que lanzar un debate de prospectiva de cara al convento. Esperamos las contribuciones de las Comisiones permanentes; ya nos han llegado las de algunos congresos y las de un buen número d elogias. El documento enmendado tendrá que volver a ser enviado a los talleres antes del verano. El Manifiesto no es sino el comienzo de un proceso que las logias podrán seguir o no.
La iniciativa se inscribe en un contexto particular, un contexto político respecto al cual estoy totalmente convencido de que es peligros. No se puede excluir la posibilidad de que sobrevenga alguna catástrofe en los meses y años venideros. En la zona del Paso de Calais muchas poblaciones van a quedar en manos del Frente Nacional. Si sumamos los ataques contra la laicidad, el “todos son iguales”, los estallidos de violencia, es fácil comprender que nos vamos a enfrentar a grandes dificultades políticas.

Humanismo. El Manifiesto representa también una oportunidad para los francmasones del GODF para recuperar sus expresiones. Uno de sus predecesores, Patrick Kessel, ha escrito recientemente un libro titulado “Han robado la laicidad” (cf. Humanismo, nº 28). La extrema derecha destaca desde hace años en esta práctica de apropiación, ante unos republicanos que permanecen pasivos…

José Gulino, Gran Maestro

Visité hace dos meses Oradour sur Glane y tuve el privilegio de conocer allí a uno de los últimos supervivientes. Cuando te cuentan lo que sucedió no puedes evitar volver con un nudo en el estómago.

Humanismo. Hay todo un trabajo de reflexión por hacer para evitar caer en ese pesimismo fácil consistente en repetir que estamos en un contexto similar al de los años 30. En aquella época, muchos analizaban el fascismo y el nazismo como fenómenos cesaristas que evocaban el caudillismo de Georges Boulanger o el bonapartismo, algo que les impidió comprender la novedad o especificidad de un fenómeno totalitario ante el que quedaron inermes. ¿No deberían los francmasones realizar un verdadero trabajo crítico para analizar la novedad que representan los peligros que asaltan a la República, en lugar de contentarse con agitar inútilmente el fantasma de los años 30?

José Gulino, Gran Maestro

Sí, las logias tienen que trabajar también sobre esas cuestiones. Y en ese sentido, el Manifiesto puede un buen cebo para reapropiarnos de nuestros principios.

Humanismo. Otro tema sobre el que insiste: la laicidad financiera…

José Gulino, Gran Maestro

Tanto el Estado como la ciudadanía se ven agobiados por un poder que les oprime: el poder financiero. La idea es simple: Del mismo modo que se ha procedido a separar iglesias y Estado, deberían separarse las finazas –y por supuesto no la economía- y los Estados.
Tomemos un ejemplo: vamos a imaginar que, mañana, Renault o PSA Peugeot Citroën quiebran. Francia no entraría en concurso de acreedores. Pero por el contrario, si Société Générale o la BNP se hudieran y los ciudadanos no reflotaran el banco, Francia entraría en concurso de acreedores. Esto quiere decir ni más ni menos que el ámbito financiero domina al ámbito público, al Estado. No es aceptable. El poder ha de volver a las manos de aquéllos a los que hemos elegido democráticamente para ejercerlo. Es lo que se denomina democracia y República. Si no estamos contentos, cambiamos a los dirigentes en las elecciones siguientes.
Segundo ejemplo que habla por sí solo: todas las mañanas en la City de Londres, los bancos mundiales se reúnen y todas las mañanas fijan el tipo de cambio con arreglo al cual van a prestarse dinero durante la jornada. Ese tipo se impone a los Estados, a los particulares, etc. Ese interés, lo sabemos, ha sido manipulado porque ha habido “componendas”. La conclusión es que no puede ser fijado por quienes finalmente van a cobrar el dinero. Que los Estados están muy endeudados es evidente; que los Estados piden dinero prestado a los bancos, también. Pero los bancos están obligados a colocar su dinero dentro de sistemas que sean seguros. Y también es verdad que los Estados han de mostrarse mucho más rigurosos, pero en ningún caso puede uno estar contento con un sistema en el que el ser humano se ve oprimido por una potencia cuyo control se le escapa.
El Gran Oriente ha contado con la colaboración en un coloquio que ha organizado de Antoine Frérot y Jean Peyrelevade. Los dos empresarios admiten que también ellos sufren el agobio impuesto por el mundo financiero. El señor Frérot nos dio una cifra que ilustra el incremento de poder experimentado por lo financiero: La duración media del derecho de propiedad sobre una acción era de cuatro a cinco años; sin embargo, desde hace un par de años, esa duración se ha reducido a los seis meses. Cada seis meses se revende la acción. O dicho de otro modo, trabaja para accionistas que únicamente quieren especular… Los dos intervinientes plantearon que ante esta situación se modificara el status de las empresas, para que no se confunda accionista y propietario; que clientes, proveedores, personal, sean todos propietarios, miembros de una estructura de la empresa que les permita tener una evolución diferente. Se percibe cierta expectación también en el ámbito del mundo económico. Y si le pedí a Laurence Parisot que nos viniera a hablar, fue también para que ella pudiera defender este tipo de tesis. Pienso que, para el GODF, la laicidad financiera –quizá no sea la expresión más correcta- es toda una prioridad.
Hay una medida sencilla que el poder debería tomar: Separar los bancos de depósitos y los bancos de inversión. Basta una ley. Tenemos que presionar, es necesario. Y si en este dominio mantenemos cierto acompasamiento con el mundo de la economía, la fuerza de nuestras propuestas –que todavía hay que perfilar mejor- se verá incrementada.

Humanismo. ¿Alguna consideración más personal para acabar?

José Gulino, Gran Maestro
El trabajo que me corresponde desarrollar me tiene ocupado al 120%, sin duda debido a la brevedad de mi mandato. Es interesante, enriquecedor. Me he acercado a la realidad desde una perspectiva que no tenía antes. Pero tampoco olvido que en el mes de septiembre ya no me corresponderá a mí y que tendré que entregar la antorcha.
Soy el presidente del consejo de supervisión de la asociación PACT del Paso de Calais, una de cuyas misiones consiste en promover la inserción a través de la cobertura de la necesidad de vivienda. Me ocupa de esta estructura desde hace unos cinco o seis años y espero volcarme más aun. Sostengo que el masón ha de implicarse socialmente, y la llamada social –al igual que sucede con la llamada que hace la mar océana para con el marinero- está del otro lado de la puerta del templo. Puedes “alimentarte”, formarte, cultivarte, mejorar como persona en nuestros templos –y hay que hacerlo- pero luego, en la sociedad política, asociativa, sindical, te tienes que volcar. Es importante que los francmasones pongamos en práctica nuestras ideas a través de nuestros actos.

Entrevista realizada por Samuel Tomei y Pascal Bajou
Traducción realizada por el autor de este blog con la autorización de los autores y entidad editora

© Humanisme.