miércoles, 17 de abril de 2013

¿QUE ES REGULARIDAD?


Es necesario discernir entre regularidad y reconocimientos, teniendo muy claro que son dos cosas absolutamente diferentes y que lo uno no implica necesariamente lo otro. A lo largo de la historia ha habido, y hay, muchas Grades Logias absolutamente regulares que, sin embargo, por múltiples causas, no han sido reconocidas por sus pares.
Stricto sensu es regular todo Cuerpo Masónico constituido con arreglo a las leyes, tradiciones, usos y costumbres de los antiguos, libres y aceptados masones, más con acatamiento y cumplimiento a los landmark generalmente aceptados que, además, trabaje en un Rito masónico universalmente reconocido como tal. Es regular todo masón así nacido o posteriormente regularizado, siempre que trabaje en una Logia regular. Mas, también stricto sensu, deja de ser regular todo Cuerpo Masónico o todo masón que se aparta en sus trabajos, en su realidad del día a día, de esa regularidad de principio.
Son Grandes Logias reconocidas todas aquellas que, regulares, o no regulares stricto sensu, tienen el reconocimiento de, al menos, tres Grandes Logias de las que entre ellas se reconocen regulares.
Es irregular toda Gran Logia constituida sin la observancia de las leyes, tradiciones, usos y costumbres de los antiguos, libres y aceptados masones, así como todas aquellas que, regularmente constituidas, en sus trabajos no sean consecuentes con los dichos principios o no respeten los landmark universalmente reconocidos. Por ampliación, son irregulares los masones nacidos y no regularizados posteriormente, o aquellos que son miembros y trabajan en Logias pertenecientes a Grandes Logias Irregulares; ni que decir tiene que son irregulares todos aquellos masones nacidos o que trabajan en las llamadas Logias salvajes.Dicho lo cual, quisiera llamar vuestra atención sobre el mal uso que se hace de lo que no es sino un adjetivo calificativo que en ningún momento debería ser considerado o usado como peyorativo o despectivo, pues en definitiva regular o irregular no es sino una forma de describir con una sola palabra las distintas sensibilidades de ver y vivir la Masonería. Desgraciadamente la soberbia irracional de los unos, es decir, el fundamentalismo, y la irresponsabilidad absoluta de los otros junto a sus ansias reformadoras, han abierto un abismo entre las dichas Masonería regular e irregular. Abismo que desde la lista acacia hemos intentado y creo que conseguido superar, tendiendo puentes que unen ambas orillas, puentes que si no han acercado a los aparatos administrativos que a menudo se consideran dueños y señores de la Masonería, si lo han hecho con centenares de HH.·. de todo Iberoamérica.
Personalmente y acatando plenamente, como miembro que soy de una Gran Logia Regular y Reconocida, todo aquello que he jurado acatar y defender, manifiesto mi más absoluta inconformidad con la división de la Masonería, tanto con los que desde posturas integristas propician y eternizan la división al creerse con derecho a otorgar bulas de legitimidad, como con los que desde la ignorancia de lo que es la Masonería, en su diarrea reformadora se han separado del Ser y los Principios fundacionales, o de los que por disputas muchas veces banales, cuando no simplemente por personalismos profanos y en todo caso antimasónicos, propician el nacimiento de nuevas Grandes Logias que, por nacer irregularmente y ocupar territorios de otras Grandes Logias, quedan condenadas a perpetuar y agrandar el abismo de la división.
Por lo dicho y por otras razones que prudentemente callo, hace años que uso el termino Masonería ortodoxa, en contraposición con aquella que por no respetar normas ni principios debo considerar heterodoxa.
Masonería ortodoxa es toda aquella que respeta y cumple ortodoxamente, es decir, sin ir más allá ni quedarse más acá, con las normas y leyes de la Masonería, entendida como lo que es, es decir, una Orden Iniciática, Esotérica, Elitista y Caballeresca. Ortodoxa es la que se mantiene fiel a los principios de la Masonería inmediatamente anterior a las divisiones del segundo tercio del siglo XIX. Masonería ortodoxa es aquella que, regular o irregular, reconocida o no reconocida, se dedica a la formación del hombre –entendido cada uno de ellos como un ser único e individual– y lo hace en conformidad con los principios iniciáticos, espirituales, éticos y morales que, como Alta Cátedra Moral, propugna la Masonería desde su misma génesis. Es aquella que no invade terrenos que no son los que corresponden a la Masonería, por ejemplo el de la política.Masonería heterodoxa es toda aquella que entra en colisión con la ortodoxia masónica. Por ampliación y a modo de ejemplo, es heterodoxa aquella que olvidando que la primera Gran Logia de la Masonería Especulativa –la Gran Logia de Londres– nació de la unión de tres Logias preexistentes, impone la primacía de la Gran Logia sobre las Logias, cuando sus funciones solo son administrativas, sus poderes por delegación y, por no tener, no tiene ni el poder de iniciar. Es toda Gran Logia que olvida que es en la Logia en la que pervive la legitimidad masónica y a través de la Logia como se ejerce la soberanía masónica. Heterodoxa es toda Gran Logia –da lo mismo que venga considerada regular o irregular– que impone normas y reglamentos internos que secuestrando la soberanía que reside en el pueblo masónico y se expresa a través de las Logias, dejan el gobierno de la Gran Logia o las Grandes Asambleas en manos de pequeños grupos de HH.·.... o bajo el control de indignos poderes fácticos. Heterodoxa es toda estructura masónica que se pretenda plataforma de poder, de negocios, de acción política, etcétera.Heterodoxo es todo masón que, por no entender absolutamente nada del Ser de la Masonería y del Ser del masón, planifica su paso por la Orden en clave de “carrera masónica”.Me ha pedido un Q.·. H.·. de mi Logia madrileña que explique las razones por las que la Masonería es una Orden, además de Iniciática y Esotérica, Elitista y Caballeresca, y lo haré hoy porque viene al hilo con el antimasónico concepto de “carrera masónica”.
La Masonería es elitista por lo mismo que desde el inicio de los tiempos han sido siempre las elites de cada sociedad, de cada civilización, de cada cultura, las que se han dedicado a formarse cultural, espiritual, ética y moralmente al servicio de la humanidad. Elites son y han sido cuantos seres humanos, conscientes de su trascendencia, no han limitado sus vidas a comer, dormir y fornicar; los que, muy al contrario, las han dedicado a, en cualesquiera manera, contribuir desde su formación y evolución personal a la formación, bienestar y evolución de sus semejantes. Contrario a elites son todos aquellos que sus actos y obras tiene siempre como punto de origen o de destino el interés personal, el egoísmo, la ambición por honores o bienes materiales. Son aquellos para los que el yo sustituye y anula el nosotros, el propio interés al interés común, la estrechez a la amplitud de miras, el hoy al mañana; son el mundo profano, los metales, los vicios, las bajas pasiones... o la utilización de la Masonería para fines que no la son propios.La Masonería es caballeresca, además de porque algunos de sus Ritos y grados tienen su origen en Ordenes de Caballería como el Temple, porque a sus miembros, a los masones que realmente lo son, les mueve el servicio desinteresado a la Humanidad, porque para el iniciado, como para el miembro de las antiguas Ordenes de Caballería, para el Caballero Andante, la llegada a la meta no se premia con dinero u honores, sino con la íntima satisfacción del deber cumplido, de haber llegado. Porque salvando el tiempo y el espacio la Masonería mantiene viva la búsqueda del Grial... para nosotros los masones la Palabra Perdida.Alguna vez un H.·. de la lista dijo que él no se consideraba ni elite ni caballero ¡pues peor para él!, sobre todo porque no ha entendido nada de nada, por que por desconocer, desconoce hasta el valor y profundo significado de las palabras, porque despojando al masón de lo inmaterial lo transmuta en simple profano.FraternalmenteMiguel A. de Foruria

A lo largo de los años, sobre temas relacionados con la Masonería, he oído y leído cosas disparatadas, pero eso de "la Mas.: en Uruguay fuera desprovista de Regularidad de la potencia que le otorga tal condicion.” es el disparate mayor en los últimos tiempos, dicho sea con todo el respeto y consideración al Q.·. H.·. que tal ha escrito.

Seamos serios, HH.·., porque con esas desviaciones de los conceptos malamente podremos formar a los nuevos masones.

La regularidad no la otorga ninguna potencia y, por ello, ninguna potencia puede desproveer de ella. Se es o no se es regular y tal condición que, se tiene o no se tiene, viene reconocida, o no, por las potencias masónicas que entre ellas se reconocen regulares. Una Gran Logia es considerada regular sí tres Grandes Logias Regulares la reconocen como tal, y punto.

Insisto una vez más en que una cosa es la regularidad y otra los reconocimientos.

Hay unas normas que una Gran Logia debe reunir para poder ser reconocida como regular por las que ya se reconocen tales entre sí. Se puede ser regular y no tener esos reconocimientos... y se puede ser irregular y, por desgracia –la vida es así– tenerlos. Lo que no existe es ninguna Gran Logia que tenga el poder de dar o retirar la regularidad, ninguna puede ir más allá de reconocer o desconocer. Distinto es que unos reconocimientos sean más significativos que otros. Una cosa es estar reconocido por la Gran Logia de Gana, si es que existe, y otra estarlo por la Gran Logia de Alemania, es un decir.

Dicho esto, si yo tuviera el poder de reconocer o desconocer, jamás reconocería a una Gran Logia que pone su propia constitución, o la del país, al mismo nivel del V.·. de la L.·. S.·.; pero como nunca tendré ese poder, ni lo quiero, pues todo se queda en la tristeza de ver como la Masonería poco a poco pierde su Ser como Orden Iniciática, según se van confundiendo más y más las churras con las merinas.

A Miguel A. de Foruria

Quien se escuda en un saludo final tildandolo de fraterno no le exime de responsabilidad en la INTOLERANCIA y SOBERBIA con la que expresa sus dichos.
Sigo creyendo que los HH se deben expresar con respeto y no calificar dichos de otros de "DISPARATES". Cosa que no es recibo por este H.: que quizas pudo haber incurrido en errores de comunicacion, los cuales parece Ud. no tener ninguno. Pero sepa Miguel que su INTOLERANCIA no me hará cayar pues estoy cansado de conocer HH que dicen una cosa y practican otra. Si argumentara y no CALIFICARA todos aprenderiamos o no nos sentiriamos por lo menos lesionados.

Por otro lado aprovecho a contestar a otro QH , Leguisamo: La verdad es que no puedo abundar mas pues yo no he vivido ese proceso y solo lo se por lo qie me han explicado mis HH.: "mayores".

Por otro lado tampoco deseo hablar mas de este tema y estaré atento al desarrollo de la comunicación en la lista, pues reacciones como la de M.A de Foruria no son propias de una MASON. Hace muy pocos dias que me inscribí y realmente no se si deberia seguir.


M.:M.: Augusto Santana Massiotti1er. Vig.: R.:L.:S.: Hermandad de la CostaGran Log.: de la Mas.: del Uruguay


Como muy bien ha manifestado mi H.·., amigo y par MA. son cosas diferentes la regularidad y el reconocimiento, si bien, en el caso de la exclusión del Libro Sagrado en las Tenidas, personalmente creo que vulnera gravemente los Landmarks.
Pondré un ejemplo:
En los años '90 del pasado siglo XX, la UGLE (Inglaterra), por razones que no vienen al caso, retiró el reconocimiento al GOI (Italia) y reconoció en su lugar a la GLRI. Pocos, muy pocos fueron los estados que siguieron los pasos de la UGLE. El GOI, ha seguido siendo para la mayor parte de las GG.LL. regulares del mundo una G.L. regular a todos los efectos.
Otro caso: Hasta hace unos años, la mayoría de las GG.LL. regulares del mundo, reconocían como tal a las GG.LL. de los Estados Unidos de Brasil, cuando la UGLE reconocía al GO do Brasil. La fraternal decisión de todas las Potencias de Brasil de aceptar su existencia mutua, acabó con este problema.
Espero haber colaborado en aclarar este tema.

Muy acertada tu acotación sobre la importancia del Orden. Ahora, yo tendría una pregunta, que la pongo en el tapete para que algún H.·. con mayor experiencia nos ilumine. Hablamos de juramentos, yo he revisado algunos rituales, y en algunos se habla de promesas y en otros de juramentos. Hay criterios de que los dos hechos son sinónimos, para mí son diferentes. A lo que viene mi pregunta, es la importancia de que sobre el Ara se encuentre un libro sagrado. Yo creo que es importantísimo ya que esto garantiza y dá mayor relevancia al juramento. Yo veo algunas R.·. L.·. S.·. que tratan de buscar la forma de eliminar el libro del Ara, aduciendo muchas cosas, como por ejemplo el hecho de la libertad de pensamiento y de creencia que tenemos todos los M.·. . Ahora, supongamos que solicita admisión un profano musulmán. Le haríamos jurar sobre la Biblia, o el Corán?. En Ecuador en todas las R.·. L.·. S.·. sobre el Ara se encuentra la Biblia; Entonces al no creer él , en la Biblia como un libro sagrado, que validez tiene este juramento? . Algún H.·. de México me comentó que en las R.·. L.·. S.·. mexicanas sobre el Ara se encuentra la Constitución de la República. No sé si eso será así, ya que nunca he asistido a una tenida en México. Pero si es así personalmente me parece un libro más universal. De antemano agradezco todos los criterios al respecto.