viernes, 10 de octubre de 2014

EL LENGUAJE SIMBOLICO EN EL RITO ESCOCES ANTIGUO Y ACEPTADO.
Gustavo Pardo 33



2 Antes de entrar en el tema objeto de este trabajo, debo intentar precisar lo que entiendo por Masonería, sin que para ello recurra a definiciones más o menos conocidas que han pretendido arrojar alguna luz al respecto, adoleciendo, la mayor parte de ellas, del error inicial de confundir, o al menos no distinguir, lo que es MASONERÍA de lo que es LA MASONERIA. Yo entiendo que MASONERIA es un concepto, una idea o principio iniciático, a partir del cual se constituye lo que es LA MASONERIA, o sea la forma material y visible de organización (la Estructura) que es preciso adoptar para llevar a efecto aquel concepto o idea iniciatico. La Masonería es una Institución Iniciática que ofrece al hombre, que en realidad es la piedra bruta objeto de su trabajo, los elementos doctrinales y filosóficos necesarios para que se levante de su ignorancia, victorioso sobre sus pasiones, y pueda construir su propio Templo Interior, digno de ser habitado por el G.A.D.U.

El hombre, desde que se descubrió a sí mismo, y se vio, como tal, representó mediante el empleo de Símbolos sus propias vivencias en la lucha continua que sostenía por sobrevivir en un medio hostil, así como sus observaciones del entorno en el cual habitaba, de los fenómenos climáticos o naturales que le afectaban, de su visión del Cosmos, etc. Por lo que no resulta extraño que el Simbolismo haya formado parte fundamental e integral de las diversas religiones primitivas, originadas todas ellas en la Religión Primordial, recogidas y desarrolladas posteriormente en las Escuelas de Misterio y por las religiones que actualmente conocemos. Investigadores en esta materia, entre los que pueden citarse a René Guénon y Federico González, han propuesto la teoría de la existencia de una Tradición Primordial y Unánime, de un Centro o Eje Arquetípico, situado fuera del tiempo y el espacio ordinarios, del que han emanado todas las tradiciones y culturas particulares (GADU), y esto podemos justificarlo si observamos cuán parecidos son los símbolos, rituales y enseñanzas procedentes de las diversas culturas humanas.

Por ello no es de extrañar que en el Simbolismo, las alegorías y los rituales que forman nuestro Sistema de Instrucción Masónico, se encuentren presentes una rica herencia simbólico-doctrinal procedente de las diversas Tradiciones Religiosas, Escuelas Filosóficas y Culturales que existieron a través de la historia en distintos pueblos en las diferentes épocas y espacios geográficos de nuestro planeta, desde las antiguas Escuelas de Misterio Orientales, hasta las Tradiciones Religiosas Judaicas y Cristianas, lo cual no implica que la Masonería sea el resultado de un sincretismo, por el contrario, la Masonería tiene su propia personalidad por constituir ella misma una Tradición, porque nuestra Institución, por carecer de un carácter religioso, ha podido adaptar los aspectos positivos del Simbolismo, los rituales y la doctrina de todas la Instituciones religiosas o no que han existido en el mundo, conformando su Sistema Filosófico y Doctrinal basado en una estructura Simbólica perfectamente establecida y destinada a hacer llegar de forma sencilla y comprensible su realidad existencial a los masones que deciden hallarla mediante la perenne búsqueda de la Verdad, a la que todos los miembros de nuestra Orden estamos obligados..

Estas enseñanzazas filosófico-doctrinales, la Masonería las imparte, como ya dijimos, mediante el empleo de símbolos y rituales, en donde cada símbolo o ritual se encuentra estrechamente vinculado con los demás y todos en su conjunto confieren un profundo sentido a la esencia iniciática de nuestra Institución.