miércoles, 28 de noviembre de 2012

EL TEMPLO UNIVERSAL QUE ES EL MUNDO

Gentileza del M.·.M.·. ERWIN GUSTAVO FLORES BONIFAZ

Oriente de Bolivia; Valle de Santa Cruz



La masonería es por definición “una organización iniciática, filosófica y filantrópica que busca a través de alegorías, símbolos y ritos el perfeccionamiento de sus miembros para operar por medio de ellos el progreso en la humanidad”. Esta definición que es quizás la más difundida y aceptada encierra en su brevedad una profunda y precisa descripción de nuestra orden.

A lo largo de la historia la masonería, aunque para ser más precisos “masones”, han tenido intervenciones gravitantes en los acontecimientos más sobresalientes de los últimos 3 siglos que han determinado el curso de la historia de la humanidad, intervenciones que han estado como toda obra humana decorada con luces y sombras, con defensores y detractores con héroes y villanos con caudillos y tiranos, quijotes y traidores; para los iniciados en el arte real estas dualidades no nos resultan contradictorias sino más bien familiares, el principio de los pares opuesto y el color de nuestros mosaicos nos enseñan en nuestros primeros años esta ley natural.

Lo que no podemos desconocer es que los HH.·. que nos precedieron en los distintos ámbitos y tiempos de nuestra aún breve historia oficial, hicieron algo que todo masón debe cumplir como misión ineludible, operar un cambio en la humanidad buscando que los principios de tolerancia, fraternidad, libertad, igualdad se difundan más allá de nuestros templos.

Esta operatividad que pareciera una contradicción a la masonería especulativa en ningún caso lo es, soy un convencido que la masonería moderna es especulativa y desplazó para siempre a la masonería operativa lo que no significa que los masones como individuos no asuman su rol de obreros y constructores y que tienen la responsabilidad y obligación de llevar a la acción todo lo que en los templos se comparte como códigos de honor y virtud, o acaso no hemos jurado “CONSTRUIR” altares a la virtud y tumbas a los vicios, por lo tanto no podríamos entender una MASONERIA moderna especulativa sin MASONES OPERATIVOS, no se construye desde la especulación sino únicamente desde la acción, mazo y cincel no son suficientes para tallar la piedra bruta, sin acción y un brazo que opere, los instrumentos solo son símbolos.

Volviendo a la definición inicial ella misma contempla esto que acabo de describir, el sentido especulativo de la orden están contenidos en su carácter iniciático y filosófico pilares que nos llevan a conocer las viejas tradiciones herméticas y que a través de los símbolos y ritos vamos decodificando con el ejercicio de nuestra calidad de seres pensantes, así estos misterios se nos van revelando y tomando sentido, esto es nuestro cimiento como masones, el conocimiento y entendimiento de los misterios iniciáticos que como consecuencia natural nos llevan al segundo pilar o cimiento de ese templo interior, el amor por el conocimiento, la búsqueda de la verdad, la razón como guía de la conciencia y como forma de conectar a lo divino “porque es a través de la conciencia como el hombre se conecta con lo divino” teniendo como base el conocimiento y el entendimiento de los ancestrales misterios iniciáticos, entendiendo la filosofía como el amor por el conocimiento, la búsqueda incasable de la verdad a través de la razón, solo queda para completar el último elemento, la filantropía.

Y qué debemos entender por filantropía, para comenzar reconocer su naturaleza etimológica que le da una inequívoca condición de acción, reconociendo esta cualidad podríamos inferir que nuestra acción nuestra operatividad debe estar orientada al amor o en su defecto como suelen otros concebir el concepto, que el amor motive nuestra acción, en cualquiera de los casos lo que queda claro es que debe haber acción, movimiento, trabajo, esto es lo que en definitiva queda y trasciende, esto es por lo que nuestros antecesores; los gremios de Masones operativos trascendieron o alguien puede negar su obra si vemos las catedrales como testigos y testimonio de sus cualidades, o las pirámides no son evidencia del conocimiento del que eran custodios los antiguos iniciados, avanzando en la historia, no son las repúblicas también evidencia de la participación de nuestros HH.·. de aquellas épocas, las obras de MOZART, los descubrimientos de FLEMMING, las proezas de SAN MARTÍN o BOLÍVAR, el legado de JEFFERSON y WASHINGTON no prueban que es la acción la que trasciende y transforma, como dijo el Maestro de Maestros “quién enciende una lámpara para colocarla bajo la mesa?” sin acción no hay progreso, la Naturaleza, maestra incuestionable nos enseña a diario que es la acción la que mantiene la vida y que aquello que no se mueve muere.

Hoy nuestra orden está frente a la posibilidad de probar su grandeza y emprender una obra que por los esfuerzos que requiere se equipara a las grandes catedrales que nuestros antecesores construyeron, hablo de la construcción de un único templo masónico universal, esta obra requiere la participación militante de todos los masones esparcidos sobre la faz de la tierra, ha llegado el momento en el que las palabras, signos y toques sean suficientes para que cualquier masón del mudo tenga derecho a ser retejado para comprobar su condición y permitir su ingreso a cualquier templo masónico.

Es el tiempo en el que deben terminar las logias “regulares” como también las “irregulares” para dar cabida únicamente a las “logias masónicas”, no se puede ya pensar que en un mismo territorio operen dos o más grandes logias, recordemos que las “Grandes Logias” son simplemente cuerpos administrativos la célula de la masonería fueron, son y serán las logias, cuando cada taller entienda que en sí mismo es un cuerpo masónico y que sus decisiones y destinos son atribución única y absoluta de sus miembros en ese momento se empezarán a derribar los muros que nos separan y se levantaran los cimientos del templo universal que es el mundo.

Este templo universal requiere sin duda que se opere en el interior de las logias eso que hemos definido como filantropía una acción concreta que combine inteligencia y voluntad motivados por el amor, si los masones no somos capaces de reconocernos entre nosotros como HH.·. Sin distinción de ritos, género y orientación ideológica no somos dignos de llevar nuestros mandiles.

Hoy ya no es suficiente declarar nuestros principios generales: tolerancia, inclusión, respeto, libertad, debemos practicarlos y vivirlos ya no es suficiente reconocernos como hermanos en eventos públicos, en foros de internet, o en nuestros círculos profanos, ha llegado la hora de abrir las puertas de nuestros templos de recibir como visitadores a los “otros” y de motivar en nuestros HH.·. de logia la visita de sus templos, de reconocer la condición de masón a todo iniciado en una logia justa y perfecta.

Insisto en el rol fundamental que tienen en este desafío las logias, porque la construcción de este ideal masónico ser “centro de unión” solo se podrá dar desde la autonomía de las logias, celebremos tenidas en conjunto, firmemos acuerdos de reconocimiento y amistad, de logia a logia de taller a taller que no nos atemoricen los prejuicios somos sobre todo HOMBRES LIBRES y de BUENAS COSTUMBRES caminemos por el mundo como lo hicieron los primeros masones, en libertad y con la certeza de que seremos recibidos como hermanos en todas las logias dedicadas a San Juan, “sois Mason?; mis HH.·. me reconocen como tal” nada más es necesario.

VV.·.MM.·. su rol es clave, desde el trono de Salomón tienen la oportunidad, la autoridad y la responsabilidad de traer luz y verdad a la logia, cómo podremos repetir en nuestras cadenas de la unión una petición por los masones esparcidos por el mundo si a los que están dos calles más abajo no les permitimos el ingreso a nuestro templo.

De nuevo reitero soy un convencido que la “Masonería” es especulativa y así debe permanecer los que no pueden quedarse en la comodidad de la especulación son los “MASONES” a nosotros nos toca hacer de los ideales de la “MASONERIA” la realidad de la humanidad empecemos por casa.