miércoles, 28 de noviembre de 2012


Porqué soy Libre Masón

Las creencias son siempre una cosa individual, personal. Por nadie
impuestas y por lo tanto por nadie deben ser criticadas. Toda persona
debe libremente formarse sus propios puntos de vista, sobre su idea de
Dios, y si es sincero, Dios estará más cerca de él, cualquiera que sea
el resultado de su búsqueda. La experiencia de cada libre masón es válida
para él, porque hemos aprehendido dentro de Logia, la creencia de cada
hombre no es algo sobre lo cual se pueda discutir. Pero la narración
abierta de todos en la libre tribuna de la elocuencia, en este caso en
este sitio de Internet, será siempre de beneficio para los demás. Por
eso, al hablar de creencias, debemos apartarnos los masones de
generalidades y narrar cada uno su relato personal. Soy masón librepensador.
Esta declaración puede ser tomada como implícitamente agresiva en un
entorno cultural judeocristiano; pero lo agresivo parece una palabra
cruda y no debe describir exactamente el estado de animo de un masón
que por una evolución muy gradual, paso a paso, se ha alejado del
judeocristianismo tradicional, una evolución durante la cual se aferró
desesperadamente, con amor y con fe, a una serie de dogmas impuestos
que, contra su voluntad, se iban alejando. Por lo tanto, es imposible
hablar de rebelión agresiva, porque jamás hubo odio.
Nací en una familia católica y se me preparó en un tiempo para ser
así hasta la muerte, mis emociones de niño estuvieron de parte de la
fe católica. El proceso hacia lo masónico fue tan natural como el
cambio de ropas o la caída de una manzana madura, no quise estar en la
caída. En la fraseología taoísta, esto no es mas que vivir el Tao, y
en frases coloquiales no es más que ser sincero conmigo mismo y con el
cosmos. Nadie puede ser feliz, a menos que sea mentalmente sincero
consigo mismo, y ser feliz es estar con Dios. Para mi ser masón
Librepensador es ser feliz, pues no tengo lazos con el socialismo ni con
la derecha, toda esa basura de la izquierda y de la derecha.
Ser librepensador masón, no es una frase, como ser cristiano
masón. Para muchos ser librepensador masón significa solamente no ser
cristiano masón; y como ser cristiano masón es un término tan amplio y
ambiguo, el significado de ser pagano masón está igualmente mal
definido. Los paganos en general han tenido siempre una actitud
profundamente reverente hacia la naturaleza, el cosmos, y respeto a
la vida en todas sus formas. El masón libre sería alguien que no
pertenece al rebaño cristiano y no acepta sus dogmas usuales y
ortodoxos, pero mi libre pensamiento rechaza al socialismo y claro al
capitalismo, rechaza las fronteras impuestas y rechaza la ciencia, rechaza
todo lo profano.
Del masón libre, es de la única especie de que puedo hablar, es el que
empieza su día pensando en el día de hoy, desea vivir el día feliz
tanto como dure el día y lo afronta con alegría, para el libre masón
vivir el día de hoy haciendo el bien fraternal lleva en sí su
recompensa más satisfactoria. Admito, con tristeza, que me alienta una
leve piedad o desdén por las personas religiosas que hacen el bien
para llegar a recibir su recompensa en el Cielo y el que, por
inferencia, no harían el bien si no tuvieran el reclamo del Cielo o la
amenaza del Infierno, que interesados; si no hubiera cielo como premio
no hubiera religiosos. Si esta afirmación es exacta, creo que en la
masonería hay muchos más liberales, más de lo que ellos mismos creen, el
masón cristiano liberal y el pagano masón están en verdad muy cerca
uno del otro, y sólo difieren cuando empiezan a hablar de Dios.
El cristiano masón con su teología quiere definir a ese Gran
Creador ¿qué derecho tenemos a definir el carácter de Dios como Ser
Supremo, de cuya obra apenas podemos ver una millonésima parte, y
postular acerca de sus atributos? La importancia arrogante del
individuo es indudablemente uno de los dogmas básicos del
judeocristianismo masónico. El gran Cristo el masón, fue alguien muy
diferente al que nos presentan los religiosos; Cristo fue humilde,
incluso dio su vida por un ideal impersonal.
Un masón libre seria aquel que se niega a admitir lo que otros
dicen que es Dios, para ir mejor, a buscarlo personalmente.
Esta mal, hablar de un libre masón como un hombre o mujer
irreligiosos; irreligioso es solamente como persona que se niega a
creer en una variedad especial de la revelación escrita en un Libro
escrito por hombres como nosotros. Un liberal vive a Dios como una
realidad no escrita en un Libro, Dios para el liberal masón escribe en
la misma naturaleza y muy en especial en el corazón de todos los
hombres, para Dios no existen religiones, ni razas, ni nacionalidades,
ni líneas fronterizas, para el masón pagano no existen tampoco esas
lamentables diferencias.
El Ara de nuestras Logias tiene un origen liberal pagano, y es precisamente
el centro de la actividad de todo taller masónico…


Fraternalmente Vicente Alcoseri