sábado, 23 de febrero de 2013

“SECRETO Y ESOTERISMO”

Cuando una persona ingresa a una Orden o fraternidad, es común que en su iniciación primera, se le pida un juramento de silencio o secreto de cuanto le sea transmitido, escuche o vea dentro de la logia; Esto viene desde tiempos remotos, cuando pensar en forma diferente a la religión era motivo de persecución, tortura y muerte; Hoy en día, este juramento continua vigente por tradición y porque aún existen personas y organizaciones intolerantes y radicales que si bien, es difícil que actúen como antaño, no se descarta la posibilidad de que se repita la misma experiencia en diferente grado de intensidad.

El secreto no solo es hacia las personas profanas, sino también se da entre los hermanos de diferentes grados, esto es con el fin de que las enseñanzas de grados superiores no confundan a los miembros de grados inferiores, aunque bien puede hablarse con prudencia y superficialidad sobre temas superiores con algunas personas que manifiesten un criterio maduro y apertura mental.

Toda orden o fraternidad poseen en sus enseñanzas un aspecto exotérico y otro esotérico, que en realidad, solo son dos caras de una sola y única moneda; Dos aspectos fundamentales de su filosofía que deben tratarse con discreción ante el mundo profano, pues es común que personas por ignorancia, mala intención o fanatismo, distorsione nuestras palabras y las utilice con intención de perjudicarnos, la experiencia histórica nos previene de ello.

Lo Exotérico se define como aquello que esta fuera, no oculto ante el mundo que nos rodea, como podría ser el edificio, literatura, símbolos, vestuario entre otras cosas; Lo Esotérico seria lo que está dentro y oculto, cayendo en lo verdaderamente secreto; Muchos hermanos y personas profanas confunden la simbología, alegorías, rituales y palabras como esotéricos o secretos, y no es exactamente así, como veremos más adelante.

La filosofía mística nos habla de dos grandes libros a estudiar, el hombre y el universo, que otras tradiciones le llaman “Los Misterios Menores” y “Los Misterios Mayores”, y es a través de este estudio que se logra vislumbrar “algo” de lo que la divinidad es.
Para entender las enseñanzas de los grados superiores, es menester primero comprender lo que el hombre es, y no solo comprender sino también dominar todo cuanto en él existe.
El hombre no es la medida de cuanto existe, pero si es la medida del Universo y el Dios que él es capaz percibir y comprender.

“Venimos a cavar pozos profundos y sin fondo a los vicios e imperfecciones, y a levantar templos a la virtud” (1); El hombre debe descubrir en él mismo cuanto es, y muy especialmente aquellas fuerzas ocultas que se muestran ocasionalmente como tendencias, deseos, actos, sentimientos, y pensamientos que aparentan surgir por nuestro libre albedrio y voluntad consciente sin serlo; Debemos conocer y educar estas fuerzas que nos han acompañan y servido desde los albores de la humanidad, no eliminarlas ni sujetarlas como fiero mastín, porque no son ajenas a nosotros, sino que forman parte de nuestra propia naturaleza humana, y que vienen siendo la piedra bruta que hay que pulir para convertirla en la piedra angular y fundamental sobre la cual se elevara el templo a la virtud donde debe morar y gobernar esa parte divina que emano directamente de Dios y que todo ser humano posee.

El misticismo tiene como centro al hombre, porque todo cuanto existe para él, es cuanto percibe y es capaz de comprender… Incluyendo a su Dios; Del tal forma que en misticismo lo esotérico y exotérico se aplica al hombre.
Lo Exotérico en el hombre es todo aquello que él es en forma material, tangible y visible, y que es posible expresarlo por palabras y ser entendible a plenitud por cualquier persona ajena a al hombre en cuestión.
Lo esotérico en el ser humano, se refiere más exactamente a lo abstracto que existe dentro del hombre, y que permanece velado, oculto y en secreto para los demás, siendo imposible expresarlo con exactitud y profundidad plena en palabras, como lo es todo estado emotivo o espiritual.
El dominio de la naturaleza inferior del hombre, es un requisito ineludible para comprender el estudio del hombre interior, dado que de no ser así, tomara la realidad distorsionada por sus fuerzas instintivas y su ego por la verdad cierta.
Cuando el estudiante logra tal conocimiento y control, es cuando está listo para adentrarse en los grados superiores, donde ya no se trata del estudio del yo material e intelectual, sino del yo interior, del alma o el espíritu que es la parte más secreta y recóndita del hombre.

Los ejercicios místicos de concentración y meditación de la Orden Rosacruz y en la Masonería Escocesa en el Gr. XVIII Caballero Rosacruz y superiores, son las llaves que abren las puertas del templo interior y nos pone en posibilidad de contactar con lo más divino que mora en el interior de todo ser humano… Su propia alma.
Lo anterior no es cuestión de grados respaldados por una diploma de papel ni otorgados por algún humano, ni es el resultado de una formula matemática de dos más dos son cuatro, sino que es el resultado de una experiencia vivencial, personal, e intima, logrados a través del esfuerzo por alcanzar la maestría a través del trabajo interior en uno mismo.
Este es el verdadero secreto del esoterismo, y escucharlo o leerlo no nos revela nada, el secreto continua actual y vigente, porque su revelación es una experiencia personal e intransmisible, sin embargo siempre estará disponible para todo aquel que desee por su propio esfuerzo y trabajo alcanzarlo.

“No podemos nosotros, ni hay poder en el mundo fuera de vos mismo, que pueda iniciaros en el ultérrimo secreto del Gr. XVIII de la Masonería Escocesa. En el silencioso santuario de vuestro fuero interno cintila la luz y solo vos, únicamente vos solo, podéis con esfuerzo y voluntad inquebrantable penetrar hasta ese lugar” (2).
“Los templos de Dios en la tierra son los cuerpos humanos, y en cada uno de ellos se encuentra una proyección suya, un maestro cuya mente está imbíbita en la mente cósmica, un maestro cuya alma y cuya vida son alma y vida de Dios” (2).

“El secreto se protege a sí mismo y se basa en el espíritu y la práctica de la enseñanza” (3).
Pax Vobiscum.

Lázaharo Hael,’,

Nota:
El presente son reflexiones y meditaciones personales, no representan necesariamente la opinión de la orden.
No escribo para todos, sin embargo, Todos son invitados a leer.
Culiacán, Sinaloa. México. A 19 de febrero del 2013.

Bibliografía:
(1).- Liturgia del Gr. I. Aprendiz de Masón.
(2).- Liturgia del Gr. XVIII. Soberano Príncipe Rosacruz.
(3).- El Fuego Secreto.- Friedrich Von Licht.