viernes, 28 de junio de 2013


Entrevista con el maestro masón Antonio Las Heras. 
En la charla analiza los vínculos de Licio Gelli, de P2, con el último peronismo, José López Rega y con la última dictadura.
 http://staticsds.cronica.me/imgs_notas/2011/06/05/61080_100955_650x420.jpg

Por Enrique de la Calle
AGENCIA PACO URONDO: Además de Maestro Masón, es parapsicólogo, doctor en psicología social y magister en psicoanálisis.
Antonio Masón: Se podría decir también que soy un historiador de la masonería. La he estudiado desde hace muchos años. Tengo un libro publicado por la Editorial Albatros que se llama justamente “Sociedades secretas: Masonería, Templarios, Rosacruces y otras órdenes esotéricas" (Publicado por Editorial Albatros y que ganó el Premio Faja Nacional de Honor en el Género Ensayo de la Sociedad Argentina de Escritores, SADE). Investigo la acción y la evolución, no sólo de la masonería, sino de las sociedades secretas desde tiempos remotos.
APU: Está realizando una investigación entre la relación de la Masonería y el peronismo, en la última etapa de Perón. ¿Es así?
ALH: Sí, los vínculos de la masonería con Juan Domingo Perón, con López Rega inclusive.
APU: Entrevistamos a Ángel Jorge Clavero, gran maestre de la Gran Logia de la Argentina y decía que no hay pruebas porque en principio, Juan Perón si era masón, no fue iniciado en Argentina.
ALH: Claro. Yo quiero hacer algunas precisiones, porque vos te está refiriendo al gran maestre de la Gran Logia de la Argentina que es una de las instituciones masónicas que hay en Argentina. Es muy importante esto, porque si no pareciera que todos los masones que hay en Argentina participan en logias, dentro de la Gran Logia de la Argentina y no es así. Hay muchas masonerías en Argentina, calculo que hay unas 15 órdenes masónicas donde, la que vos te estás refiriendo, es la más popular. Es la que tiene más cantidad de miembros y por lo tanto es la que ha perdido más todo lo que tiene que ver con lo secreto, la simbología. Tanto es así que ese mismo gran maestre del que estás hablando, en más de una entrevista, ha dicho que la Masonería no tiene secretos, está hablando de otra cosa, eso no es la Masonería. Una Masonería sin secretos, es un partido de fútbol sin pelota.
APU: La Gran Logia de la Argentina es la más popular ¿Es la que tiene los miembros más reconocidos históricamente?
ALH: Eso tampoco es cierto. La realidad es que la Gran Logia de la Argentina es una institución que surge en 1957 por la unión de otras instituciones anteriores que tenían otros nombres que a su vez surgieron de otras instituciones anteriores y éstos de alguna manera dicen, nosotros continuamos. Pero Emilio J. Corbierr, el destacado periodista y dirigente socialista que escribió un par de libros sobre Masonería y que además era grado 33, lo escribe muy claro: la Gran Logia de la Argentina no es el resultado de todas las anteriores, sino que es algo nuevo que surge en 1957, es bastante reciente.
APU: Decía que en Argentina hay alrededor de 15 grandes logias.
ALH: Claro, grandes logias. Por ejemplo, está la Gran Logia Simbólica Femenina, la Gran Logia Femenina de la Argentina, la Gran Logia Simbólica Argentina, la del Rito Menhis Mizrain, la de la Masonería Recitificada y tantas otras que nada tienen que ver con la Gran Logia de la Argentina. La Gran Logia Simbólica Argentina es una institución realmente federal, con sede en la provincia de Córdoba que tiene el gran templo y después logias en todo el país. El Gran Oriente Simbólico Argentino, está la Orden Masónica Mixta Internacional El Derecho Humano. Hay una cantidad de instituciones que mantienen la discreción, el secreto y que trabajan siguiendo aquellos antiguos rituales que son realmente muy antiguos.
APU: En algún punto esta logia es como la más visible públicamente.
ALH: Sí y la que tiene más cantidad de miembros y la que hace una actividad más institucional.
APU: ¿Qué diría del proceso de la Masonería en el país? Teniendo en cuenta la influencia que ha tenido en otro momento de la historia. ¿Está en un declive en los últimos años?
ALH: En realidad, las órdenes masónicas como institución, muy rara vez han trabajado, por ejemplo, en política. Lo que sí lo han hecho, son los masones; es decir, so yo hablo de los masones del 25 de mayo de 1810, salvo Azcuénaga, todos los demás habían sido iniciados en la Masonería en distintas logias o en las mismas pero lo importante era que tenían un pensamiento masónico, una forma de trabajar masónica. Mi definición es esta: un verdadero masón, un verdadero iniciado es alguien políticamente incorrecto, alguien que viene a decir: hagamos las cosas de otra manera, cambiemos, modifiquemos.
Está claro en lo que los masones en Argentina llamamos el Gran Iniciado, José de San Martín. Si uno lo ve desde una mirada estrictamente moral, San Martín era un perjuro, había jurado fidelidad al rey de España, viene a estas tierras y decide diluir ese juramento para pelear contra las fuerzas del rey de España. ¿Por qué? Porque el hombre advierte que el juramento que había hecho había caducado, ya no tenía sentido que ahora había que pelear por lo más importante que puede pelear un ser humano, por la libertad.
Continuamente se ve la actitud políticamente incorrecta, es el que viene a cambiar paradigmas, es el que viene a hacer modificaciones, es el que viene a vivir peligrosamente. Todos estos masones que hicieron la historia de América han vivido peligrosamente, han terminado exiliados o muertos como el caso de Urquiza. Prácticamente, teniendo una familia no han podido tener vida familiar, esa condición es estrictamente masónica y por eso es que hoy se podría decir que hay menos masones. Quizás hay muchos masones trabajando en política, en ciencias, en arte, en letras pero no lo están diciendo
APU: Hay algo con la masonería, con el modo en que a veces se explica el rol que ha tenido en la historia, sobre todo, en los primeros años de la historia de nuestro país, como una idea de complot detrás de todos los procesos que se dieron, por ejemplo, la batalla de Pavón. Urquiza y Mitre, eran los dos masones y en algún momento, se dijo que esa batalla se había arreglado en una charla de la masonería.
ALH: Esa batalla se decidió, no en una charla, sino dentro de una reunión de logia, es verdad.
APU: ¿Cómo ve el rol de la Masonería en ese hecho puntual? Con todo lo que implica esa batalla y todo lo que implica que Urquiza haya cedido su posición frente a Mitre.
ALH: El general Mitre, que además era de un cerebro y una lucidez notable, traductor de La Divina Comedia al castellano pero como militar era un desastre, nunca pudo ganar una batalla, sin duda es el resultado de que Urquiza se retira. Se había arreglado una fórmula en una tenida, para buscar la pacificación del país y el desarrollo de toda la región. Es una tenida, tenida es una reunión de logias, donde incluso está Domingo Faustino Sarmiento y otros hombres que han quedado en la historia. En esa tenida a todos se les da el grado 33, es decir, para que todos tengan la misma jerarquía, la misma autoridad y ahí se decide que cuando se entre en batalla, sea cual fuere el resultado, Urquiza se va a retirar para que Mitre permanezca y de esa manera se pueda llegar a una pacificación del país, a un mundo que iba a ser el post-rosismo.
APU: Triple A y Masonería ¿Cuáles son los vínculos que señalaba?
ALH: Hay algo muy interesante históricamente, el 25 de mayo de 1973 es cuando Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima asumen como presidente y vicepresidente de la Nación. En sus declaraciones de los últimos años, Licio Gelli - el famoso venerable maestro, presidente de la logia P2 - dice a la prensa, hablando el año previo a la asunción de Cámpora y Solano Lima, "en ese momento estaba como presidente Lanusse: me puse de acuerdo con los tres generales", no dice con cuáles, "e hice que Lanusse me recibiera para decirle si podíamos llegar a un acuerdo convocando a elecciones en Argentina y que presentaríamos a Héctor Cámpora, así Lanusse terminaba en paz su mandato". Si uno lee esto así nomás, da la impresión que puede ser una bravuconada de Gelli, que total los tiempos han pasado y los protagonistas de ese momento histórico están muertos.
Sin embargo, lo interesante es que también está documentado. Es muy curioso, porque hay un detalle muy importante que demuestra que Licio Gelli era alguien muy valioso para Juan Domingo Perón, porque el gobierno de Cámpora dura unos pocos días y después asume la presidencia Perón con su esposa. El 18 de octubre de 1973, Perón que ya es presidente, firma un decreto que lleva el número 34, que está publicado en el boletín oficial del 24 de octubre de 1973, por el cual se le concede a Licio Gelli la orden del Libertador General San Martín en grado de gran cruz que es la orden más importante que da la Nación Argentina y dice -este decreto firmado por Perón - que se le entrega esta orden a Gelli por los importantes servicios a la Nación.
¿Se dan cuenta que Gelli no ha sido un personaje secundario en la vida argentina?. El decreto está firmado por Perón y también por el Ministro de Relaciones Exteriores que era el Canciller Alberto Vignes. Vignes también fue un destacado hermano masón y no hay necesidad de historiarlo porque él mismo ha reconocido que es masón.
Aquel 25 de mayo de 1973, José López Rega llega a la Argentina, se queda unas horas para firmar su designación como Ministro de Bienestar Social por parte de Cámpora. Lo interesante es que en ese momento designa a varios miembros del Ministerio de Bienestar Social, gente que lo va a acompañar. Entre ellos, encontré una designación muy interesante, designa en ese momento el cargo al que iba a ser Subsecretario del menor y la familia, dentro del Ministerio de Bienestar Social y designa a un médico llamado César de la Vega.
¿Quién era César de la Vega? Era nada menos que el gran maestre de la Gran Logia de la Argentina, un antecesor del que vos entrevistaste hace unos días. César de la Vega toma este cargo por disposición de López Rega y, luego, ya siendo presidente Perón, lo designa embajador argentino en la UNESCO, luego en París y finalmente en Dinamarca ya en tiempos de Isabel Perón, cargo en el que todavía estaba cuando se produce el derrocamiento de Isabel.
APU: Cuando le preguntamos a Clavero sobre Propaganda Due, el decía que esa logia fue expulsada de la Masonería.
ALH: Hay que decir que esos procesos de expulsión son bastantes frecuentes. Los masones se reúnen y a veces se enojan, siempre doy el ejemplo del primer diputado socialista que tuvo América Latina, Don Alfredo Palacios, que también fue un maestro masón destacado y la orden a la que él pertenecía en aquel momento se llamaba Orden Masónica de la Argentina. Cada vez que él se batía a duelo, cosa que está prohibida en la masonería, por lo menos en esa, lo expulsaban. Palacios se iba a trabajar a otra orden masónica que mencioné recién, que es la Orden Masónica Mixta Internacional El Derecho Humano y como era nada menos que Palacios, pasaba un tiempo y lo volvían a incorporar.
La expulsión en la Masonería no es una cosa poco frecuente. Lo real es que Licio Gelli fue delegado personal del gran maestre de la Gran Logia de Italia, después pasaron ciertas cosas por las que no estuvieron de acuerdo en la Gran Logia de Italia con lo que hacía Licio Gelli y lo expulsaron a él y a unos cuantos más. Pero él siguió trabajando masónicamente, abrió su propia logia, bastante numerosa.
APU: ¿La relación con la Triple A es por este vínculo con López Rega?
ALH: Sí, efectivamente.
APU: ¿De financiamiento? ¿En qué sentido?
ALH: Por lo que uno puede ver, lo que más le interesaba en ese caso a Licio Gelli, era aprovechar sus contactos masónicos y su condición de venerable maestro que es el presidente de la logia. Lo que pasa que la P2 no era una logia cualquiera, había gente influyente de todo el mundo. Entonces, lo que hace y lo que más le interesaba era armar negocios y eso también le interesaba mucho a José López Rega, de manera tal que ése es el punto de contacto. Además de ese punto de contacto, López Rega, por otro lado, igual que Licio Gelli, tenían muy afeitadas relaciones con el Vaticano, porque todos estaban en un pensamiento de que la Argentina iba a caer en manos del comunismo, de la izquierda.
Tanto el Vaticano, como Licio Gelli y el pensamiento de López Rega, “estamos unidos ante un mismo enemigo”, esto sería lo ideológico. Pero en lo concreto, lo que había aquí era la posibilidad de grandes negocios. Tanto es así que en tiempos de Isabel Perón, Licio Gelli tiene un pasaporte diplomático argentino que le daba el cargo de asesor comercial en la Embajada Argentina en Italia.
APU: Después esos vínculos de la Propaganda Due siguieron con la dictadura militar.
ALH: Sí, por supuesto, Además estamos investigando cosas muy interesantes porque parece que habría habido lo que se llama una "logia a cubierto". Es una logia que no tiene papeles, no figura en ningún lado, donde Emilio Massera, Suárez Mason y otros formaban parte de una misma logia que trabajaba masónicamente y que cada uno de ellos habría tenido el ritual de iniciación correspondiente. Todo esto bajo la supervisión de Licio Gelli. Si nos atenemos a algunos dichos de Licio Gelli en los medios internacionales de prensa, inclusive una entrevista que le hizo al canal de noticias por cable TN de Argentina, reconoce esto.
APU: Le preguntamos a Clavero por Massera y decía que no tenía conocimiento de que fuera masón. Usted dice que la masonería es un modo de vida, si se quiere un modo rebelde de vivir en contra de lo establecido. ¿Cómo entran a jugar ahí estos personajes que nombró recién?
ALH: Siempre sostengo que el hecho de que un envase diga Coca-Cola no significa necesariamente que adentro tenga Coca Cola. Acá es lo mismo, no todo lo que parece Masonería, no todo lo que pueda llevar el sello, no todo lo que significa nos hemos reunido en una logia, es la Masonería entendida como la Masonería original que viene de miles de años. Porque con otros nombres se hacían reuniones de logia y masonerías en el antiguo Egipto de las pirámides o en Babilonia, o lo hicieron los esenios donde también fue iniciado Jesús.
Lo que yo he visto, y otros historiadores también, es que valiéndose de métodos y técnicas que usa, no sólo la masonería, sino todas las sociedades iniciáticas. Más de una vez, algunos pillos se han aprovechado para sacar beneficios y no justamente para poner en riesgo la propia vida, no para buscar el bien superior que es la libertad, no para desarrollar lo espiritual y lo intelectual que derrama sobre lo físico-material, no, sino para un aquí y ahora. Egoísta, mezquino, miserable pero con la técnica, porque claro la técnica masónica es muy útil.
APU: ¿Cuáles son las características de las sociedades iniciáticas?
ALH: La característica más importante de la masonería no es la filantropía, no es el progresismo, no es el filosofismo. La verdad, instituciones que hacen filantropía hay muchas, instituciones progresistas hay muchas e instituciones que hacen investigaciones filosóficas hay muchas. Pero ninguna de esas es iniciática. Iniciática significa que desde el ingreso cada uno de los avances que hace la persona que ha entrado a la institución lo hace a través de un conjunto de rituales por los cuales debe enfrentar sus propios miedos.
Hay iniciación para entrar a la masonería, para pasar al segundo grado, al tercer grado y así, hasta el grado 33. En cada ocasión, el ritual implica un encontrarse, por eso el ritual lleva horas, es complejo. El ritual tiene que ser acompañado para que no haya muertos ni heridos en el camino, pero es el encuentro con los propios miedos para superarlos.
¿Qué es lo que hace que los seres humanos no podamos vivir en armonía? Precisamente los miedos que nos frustran, que no nos dejan avanzar, que no nos dejan ser mejores personas, que no nos dejan crecer. Todas esas instituciones, masonerías, rosacruces, templarios y que son iniciáticas, lo que significa es a medida que uno va avanzando va atravesando esto.
¿Para qué se es masón? Se es masón para poder entrar a una institución que permita a la persona desarrollar lo espiritual, lo intelectual, que desarrolla lo físico-material, es decir, poner en acto las potenciabilidades que cada uno de nosotros tenemos pero de manera armónica al servicio de uno y del mejoramiento de la sociedad.