jueves, 4 de diciembre de 2014

El sentido que tiene desbastar la Piedra Bruta



Cuándo nos llega el momento en que un H:. Ap:. nos pregunta ¿que es desbastar la Piedra Bruta?.
Está claro que en ese mismo instante iluminamos al nuevo H:. o Hna:. con la respuesta justa y perfecta, dado que ha modo de dogma tenemos este concepto muy bien memorizado independientemente del Rito en el que desarrollemos nuestros trabajos y claro está, del G.O. o G.L. a la que pertenezcamos, entonces es cuando respondemos de manera muy erudita que “El picar piedra es nuestra manera simbólica de perfección y crecimiento para dejar de ser piedras brutas y como piedras Cubicas encajemos y formemos parte del Templo Social”….. es que planteado así hasta suena bonito y convincente!!!! ¿Pero….. qué pasa cuando esa definición del oficio de picar piedra, y que este podría ser utilizado a modo de Sacramento, es contrario a nuestro ejemplo de vida?, ¿Quienes forman parte de ese Templo, al cual deberíamos pertenecer todos, pero a veces seleccionamos a quien hace de piedra y a quien de pedrusco? ¿Que nos hace pensar que somos solamente Arquitectos!!!? y sobre todas estas preguntas…..yo pondría una que me hago muy en lo personal día a día ¿qué es lo que nos hace creer que estamos realmente trabajando nuestra Piedra Bruta?

Sinceramente no creo que sea difícil encontrar respuestas a estas preguntas… de lo que si estoy más que convencido es que lo difícil es admitir las respuestas a dichas preguntas y por ende aceptar que deberíamos formar parte activa de estas respuestas!!!.
Cuando ubico dentro del edificio Sacramental la concepción de lo que es trabajar la Piedra Bruta no lo hago desde un punto Sacro-explicativo, o lo que es lo mismo, no explico al sacramento desde la visión Sagrada Deísta que nos recuerda una verdad revelada!!! pero pese a todo creo que deberé desarrollar, de forma rápida y simple, el sentido de la palabra Sacramento, para que aquellos que desde una concepción totalitaria racionalista, no encuentren nada que suene a curia o iglesia y no entiendan esta palabra como algo urticante u ofensivo.

Cuando una realidad del mundo, sin abandonar el mundo, evoca otra realidad diversa de ella, esta asume una función Sacramental, por tanto deja de ser simplemente algo para ser Señal o Símbolo, en otras palabras es una señal que contiene, que exhibe, que rememora y que visualiza otra realidad diversa de ella pero a su vez presente en ella. Nosotros, como representantes de esta época moderna, vivimos entre estos tipos de Símbolos, ciegos incapaces de visualizarlos reflejadamente, porque vemos las cosas como cosas, porque las contemplamos siempre desde fuera!!! ¿Pero qué pasa cuando las vemos desde dentro? descubrimos que esa luz, que pedimos en nuestra Iniciación, las ilumina haciéndolas trasparentes y diáfanas. Queda claro el sentido que le he dado al elemento Sacramental, elemento que visto desde dentro, existiendo en y con El nos habla a todos en un solo sentido pero a cada cual le indica un camino diferente, dándonos las herramientas necesarias, en función de nuestra realidad, para que una vez descubierto el mensaje contenido en su Interior y que a partir de la Luz llegamos a entender, podamos materializar dicho mensaje por medio de nuestro trabajo.

Una vez explicado, de manera simple, el Elemento Sacramental podemos decir que la Figura del Aprendiz tallando la Piedra, con sus herramientas básicas necesarias para este trabajo en las manos, nos recuerda, nos rememora, nos evoca una realidad pasada en la cual se construían templos a Dios, una realidad en la cual los hombres dignos trabajaban duro para esa construcción, aprendían el Arte de construir por medio del estudio y la reflexión, pero sin perder de vista la construcción verdadera del templo! por tanto esas herramientas las denomino, y por la explicación que expuse líneas atrás creo no estar muy equivocado, “SACRAMENTOS DE TRABAJO”!!!!! sé que esto costara en ser digerido por muchos y en territorio Español por casi todos y más si este pensamiento proviene de un Masón que practica Rito Moderno…. pero es gracias, justamente a que trabajo en Rito Moderno que llego a esta conclusión y esta me transporta a todas las respuestas de todas la preguntas formuladas al principio de este trabajo.

Si ese Masón Aprendiz con sus herramientas me recuerdan el esfuerzo y el trabajo que todo Masón debe realizar, donde está el punto en el que fallamos?. Líneas atrás me formulaba unas preguntas …… ¿Que pasa cuando el Oficio de Aprendiz es contrario a nuestro ejemplo de vida? analizando al Aprendiz y a los símbolos que le rodean, veo que nos hemos olvidado de que somos ETERNOS APRENDICES, un frase que escuchamos y a la vez decimos muy a menudo….. la hemos convertido en una retorica maltrecha!!!! Cuando nuestras acciones son contrarias a lo constructivo, cuando por encima de la búsqueda del progreso del templo social se imponen mis necedades, mis deseos mas vanales, mi yo por encima del todo, significa ello que lo simbólico cobra una dimensión separadora y destructiva que es muestra de lo decadente en Masonería ya que queda plasmado que la ausencia de Luz en los trabajos convierten a estos en meras ceremonias Vacías, mecánicas y en el fondo hasta ridículas…. porque lo simbólico no cobra valor, porque nosotros no le damos el valor necesario con nuestro trabajo…. por tanto, en este caso nuestro ejemplo en los trabajos hace que el Oficio de Aprendiz Masón pierda valor y se difumine en el sentido contrario a lo trascendental.

Esto me lleva a descubrir que como trabajadores de la Piedra bruta cumplimos o deberíamos cumplir tres funciones, tenían que ser tres no?
Indudablemente y en estado natural somos piedra bruta por ello somos parte fundamental en la construcción del templo, ya que si no procuramos pulirnos el templo no avanza y la pared en la que nos toca estar retrasa la Obra completa, aquí nos descubrimos como elemento y material constructivo…. sin nosotros falta material en las Obras!!!!!

También somos Obreros a los cuales nos toca trabajar en una piedra en especial….NOSOTROS MISMOS!!! no podemos pedir a nadie que trabaje en nuestra piedra, pero si consejo de cómo trabajarla lo cual nos dice que si no somos capaces de pedir ese consejo también retrasamos el avance de la Obra, cuando un material no está listo para colocarse, por culpa de mi pereza, no se puede seguir adelante y el trabajo de los demás obreros también se ve afectado, Pero además de esto somos Arquitectos ya que contamos con la providencia del conocimiento que debería llevarnos a ver los elementos simbólicos (esas herramientas de construcción, sacramentos de trabajo) desde su más profundo interior para poder escuchar y entender lo que nos dicen cuando nos hablan llegando al punto justo de poder comprender la construcción en su más perfecto conjunto!!!! y es aquí cuando los ejemplos que damos empiezan a hablar por sí mismos y nos muestran que aunque nos pensemos solamente Arquitectos, por nuestra lucidez mental o por nuestro linaje y pureza de sangre o por los años de pertenencia al Oficio, aun estamos en el más puro estado de Piedra sin pulir ¿que nos hace pensar que somos solo Arquitectos?

Tal vez sea esa postura de superioridad que tenemos a la hora de recibir material para la Obra y que con suma elocuencia explicamos el porqué esta piedra si y el porqué esta piedra no! son tantos nuestros conocimientos, reflejados en los grados que ostentamos, qué nos hemos olvidado que somos Piedra, Obrero y Arquitecto y solo jugamos a ser Arquitectos y jugamos tan enserio que hasta somos capaces de decir que HH:. y Hnas:. hacen buena o mala Masonería, o quien tiene buenos o malos valores, estamos tan convencidos de que somos “los Arquitectos” que al plano del templo lo realizamos a nuestro gusto y semejanza pero no en función del conjunto, esto demuestra que el mismo símbolo, dependiendo de nosotros, puede tomar dos dimensiones totalmente contrarias, la Sim-bólica en la que el símbolo une, recuerda y materializa ese trabajo del ayer haciéndolo presente en el hoy y ahora, en esta dimensión Simbólica entra en juego la fe de Masón.

La fe, antes que nada, es una actitud fundamental, mediante la cual el hombre se abre y acoge unos elementos trascendentes que se hacen presentes dentro del mundo en cuanto sentido ultimo del mundo, por tanto la fe no consiste en una adhesión a un credo de verdades teóricas sobre Dios, el Hombre, el Mundo y la salvación; la otra dimensión que es la Dia-bólica la tratare en otro trabajo ya que de la misma nos debemos ocupar de manera más profunda básicamente para que no se mal entienda el sentido verdadero de esta definición que de normal se suele vincular el termino al Diablo, Satanás, Lucifer etc., pero que en el sentido en el que lo expreso no tiene nada que ver ni está vinculado a estas representaciones malignas, sino que en términos teológicos representa al elemento que separa, que divide o que somete al individuo a sus propios vicios, pasiones, a todo aquello que hace que el individuo pierda conciencia del otro y del mundo sin dejar de coexistir en el mundo por esto el mundo es el terreno en el cual el símbolo puede ser Simbólico o Diabólico dependiendo del Iniciado y de cómo este se auto-conduzca en un trípode que está formado por Descubrir-entender-proyectar; Descubrir la vida del Símbolo, entender el mensaje del Símbolo y proyectar al mundo con actos el valor del Símbolo!!!!.

Por tanto cuando el símbolo es escuchado y comprendido desde dentro de sí mismo, cobra fuerza y vigor recordándonos unos valores que son In-Natos en el ser humano, y que por personalismos vánales no los exteriorizamos de manera natural sino teniendo una postura fingida creemos exteriorizar cuando en realidad estamos de paso por la Orden y por la Vida, pero si verdaderamente se da esta articulación Símbolo/Iniciado – Iniciado/Símbolo y la materialización de la misma es real y tangible podemos decir que estamos dando sentido a “TALLAR LA PIEDRA”.

Es entonces cuando comprendo de que por muchos años de pertenencia que llevemos a nuestras espaldas si no se logra exteriorizar y llevar a cabo una orto-praxis de la moral, práctica de la Religión Natural, el picar piedra carece de sentido….. básicamente porque no se lo damos!!.
El sentido de la Masonería se encuentra vivo en sus miembros y cobra realmente valor cuando estos, como hombres y mujeres virtuosos, se descubren como verdaderos Obreros dispuestos al trabajo incansable e interminable de la Construcción siendo material, albañil y arquitecto.

Ernesto Nicolas Liendo
M:.M:. del Rito Moderno o Francés
IIIª Orden – Miembro de la Unión Masónica Universal del Rito Moderno