viernes, 5 de diciembre de 2014

La masonería fue fuente para la libertad de América

América tuvo en la masonería una fuente de inspiración para el logro de su independencia.

Se asegura que Francisco de Miranda, Simón Bolívar, José Antonio Páez, Santiago Mariño y muchos otros de los libertadores venezolanos pertenecieron y participaron en las logias masónicas de la época.

En Europa y la América anglosajona del Norte también ejerció gran influencia esta rama del pensamiento, llegándose a afirmar que todos los hombres que participaron en la independencia de esa nación fueron miembros activos de la masonería.

¿Qué es la Masonería?


El misterio que encierran los templos masónicos con su magnificencia, su soledad y la solemnidad de las personas que los visitan llevan a pensar que dentro de ellos se realizan ritos reñidos con la religión, aproximándose o sobrepasándose hacia lo satánico. Pero no es así. La información que se puede obtener asegura que la masonería es una rama filosófica, independiente de cualquier tipo de religión, que sirve al hombre para conocerse a sí mismo en función de contribuir con el desarrollo de la humanidad, a través de la fraternidad, la igualdad y la libertad.

La masonería es una sociedad iniciática en la que se encuentran las diferentes escuelas de pensamiento y concepciones de la vida. En esta corriente no se toman posiciones extremas, pero tampoco existen catecismos para modelar la conducta de los miembros. Cada uno de ellos deduce las ideas a seguir y aplicar, de acuerdo a su entendimiento y práctica cotidiana.

El trabajo masónico tiene dos vertientes, una filosófico-simbólica y otra social, ambas necesarias. Puede ser que un masón prefiera inclinarse más por un aspecto que por otro, pero cada cual es libre de aportar los trabajos que prefiera.

Fundada por albañiles

Quienes han investigado los orígenes de esta agrupación consideran que nació de una asociación de albañiles formada al construirse la Catedral de Estrasburgo en el siglo XII; otros la atribuyen a Oliverio Cromwell (1579-1658), Lord Protector de Inglaterra en el siglo XVI, y otros la asocian con el nacimiento de la Compañía de Jesús, en 1534.

Puede añadirse, sin embargo, que los misterios y ritos de la masonería proceden de transmisiones regulares de los misterios del mundo antiguo (egipcios, griegos, romanos); de las enseñanzas cristianas, de los cabalistas de la Edad Media, de la Escuela de Alejandría, los rosa-cruces, los hermetistas del Renacimiento y los Templarios.

De la doctrina Hindú toman, entre otras cosas, la existencia de una inteligencia suprema, cuya providencia lo gobierna y lo conserva todo; que el alma no muere nunca, sino que pasa de un cuerpo a otro a merced de la metempsicosis (transmigración de las almas) y que va recibiendo en las sucesivas vidas las penas o recompensas de las que se haya hecho acreedora en las anteriores, mejor conocido como la Ley del Karma.


De los egipcios tomaron los conocimientos impartidos por Hermes Trimegisto (tres veces sabio) y los misterios utilizados para sus estudios, que estaban agrupados en menores y mayores, divididos en tres grados e impartidos a los iniciados bajo solemnes juramentos de secretos.

Su instrucción estaba envuelta en los rituales de Iniciación, Paso y Elevación y es, básicamente, de esta forma como han llegado a la Masonería de Grados, correspondiendo cada uno de ellos a un tipo de iniciación.

De los griegos tomaron sus sistemas de aprendizaje a través de misterios y las enseñanzas de Pitágoras. De los judíos utilizan las enseñanzas de Salomón y de Mitra, mientras que de los colegios romanos usan la organización y de los cristianos, el esoterismo.

Otras influencias obtenidas por la masonería provienen de Los Druidas, Esenios y Templarios, quienes en sus tiempos tuvieron agrupaciones de tipo místico y selectivo, con una gran oposición de la iglesia dominante en aquella época.

La independencia de Venezuela

La historia refiere que los primeros masones que existieron en Venezuela se reunieron en La Guaira y estaban encabezados por José María España, Manuel Gual y Simón Rodríguez.

Era una sociedad secreta que se alimentó de los conocimientos de Juan Bautista Picornell, pedagogo español que, junto a José Lax, Manuel Cortés Campomanes, Bernardo Garaza, Juan Manzanares, Juan Pons Izquierdo, Joaquín Villalba y Sebastián Andrés –todos masones–, llegaron a Venezuela encadenados, luego de ser descubiertos en una conspiración contra el rey de España y condenados a prisión en Cartagena de Indias.

Luego de la muerte de José María España y de Manuel Gual, quedó la semilla de la masonería, la cual renació en el Oriente del país con el apoyo de marinos ingleses que visitaban con frecuencia la región desde Trinidad.

Santiago Mariño, uno de los principales próceres de la independencia, inicia su vida como masón en esta isla. Según José Miguel Rivas Bravo, la primera logia regular fundada en territorio venezolano fue la Logia “San Juan de la Margarita”, en 1808. Dependía de la Logia “España”, de Madrid. Suspendió sus trabajos en 1815, cuando Margarita fue invadida por el general Pablo Morillo.

Esta logia es la primera fundada en Suramérica. No se ha podido demostrar que en Colombia, Argentina, Chile y Perú se fundara alguna logia antes de 1808. La más antigua logia de la Nueva Granada se fundó en 1811. En Argentina, la primera se fundó en 1814. Por tanto, la Isla de Margarita tiene el honor de haber sido el asiento de la primera logia sudamericana.

El pronunciamiento del 19 de abril de 1810 fue obra de la masonería. Los principales protagonistas, José Cortés Madariaga y Juan Germán Roscio, eran masones activos. La “Sociedad Patriótica era un cenáculo de masones. Inclusive, los creadores del Gloria al Bravo Pueblo, Juan José Landaeta y Vicente Salias, también pertenecían a esta hermandad.

También existen pruebas de que Simón Bolívar, Francisco de Miranda, Carlos Soublette, José Antonio Páez, Manuel Piar, Gregor Mac Gregor y muchos otros personajes de la independencia venezolana pertenecieron a diferentes logias que se vieron en la necesidad de paralizar sus acciones por las acciones guerreras.

Libertad, Igualdad, Fraternidad

Según los Masones, Libertad, Igualdad y Fraternidad son los principios utilizados en esta asociación para combatir los privilegios y la intolerancia, mediante el estudio de la ciencia, la investigación de la verdad, la práctica de la virtud y el ejercicio de la filantropía. Trabajan por la paz y la justicia, por el progreso moral, intelectual y material del hombre y por el de la sociedad.

La masonería sería una actividad emprendida por hombres y mujeres íntimamente unidos que, empleando formas simbólicas sacadas principalmente del oficio de la albañilería y de la arquitectura, trabajan por el bienestar de los seres humanos, esforzándose por mejorarse a sí mismos y mejorar a los demás, con objeto de construir una liga universal de la humanidad.

Dicen que su misión es hacer amigos a los hombres y mujeres, refinar y exaltar sus vidas, intensificar su fe y purificar sus sueños para que rindan homenaje a la verdad, a la belleza, a la justicia y al carácter.

Fuente: Igor García / Ciudad CCS