miércoles, 19 de noviembre de 2014

El epíteto “Abif”

El primer artículo publicado en el primer número de “The masonic eclectic”, en Septiembre de 1860, es de autoría de “The masonic eclectic”, en Septiembre de 1860, es de autoría de Albert Mackey.
Albert Mackey
Albert Mackey

Está referido al epíteto “Abif” con que suele distinguirse al Maestro Constructor del Templo de Salomón del otro Hiram, rey de Tiro. Lo reproduzco en una traducción libre, y bajo cierta supervisión de mi Q.·. H.·. M.·. L.·.. Por lo demás, este primer número de “The masonic eclectic”, afortunadamente, puede encontrarse en la sección Google Books y descargarse libremente.

El epíteto “Abif”
Por Albert G. Mackey, M. M.

Cientos de masones tienen por costumbre casi diaria referirse a la palabra “Abif“, o escuchan referirla, sin tener una idea aproximada de su significado o su derivación. No obstante, es una palabra muy importante y que penetra en la historia masónica como para dejarla en tal oscuridad, y por lo tanto un intento de dilucidar su verdadera significación no puede ser del todo carente de interés para el estudiante masón.

ABIF es un epíteto que se ha aplicado en la Escritura al célebre constructor que fue enviado a Jerusalén por el rey Hyram, de Tiro, para supervisar la construcción del Templo. La palabra, que en el hebreo original es אביף, y que pueden ser pronunciadas abiv o Abif, se compone del sustantivo en el estado constructivo אבי, Abi, que significa “padre“, y el sufijo pronominal ף, que, con el sonido vocal precedente, suena como iv o if, y que significa “su“, de modo que la palabra así compuesta Abif literal y gramaticalmente significa: “su padre.” La palabra se encuentra en Crónicas II, iv. 16, en la siguiente frase: “Los calderos y las palas y los garfios y todos sus instrumentos hizo Hiram su padre al rey Salomón.” La última parte de este versículo está en el original de la siguiente manera:

hiram abif

LUTERO ha sido más literal en su versión de este pasaje que los traductores ingleses, y pareciendo suponer que la palabra Abif la considera simplemente como un apelativo o apellido, conserva la forma hebrea, así su traducción es como sigue: “Hiram Abif machte dem Könige Salomo.” La versión sueca es igualmente exacta, y en lugar de “Hiram su padre” nos da “Hyram abiv.” En la Vulgata Latina, al igual que en la versión en Inglés, las palabras se vuelven “Hiram pater ejus.” Dudo que Lutero y el traductor sueco fuesen correctos en el tratamiento de la palabra Abif como un apelativo. En hebreo la palabra Ab o padre es de uso frecuente honoris causa, como un título de respeto, y puede entonces significar amigo, consejero, sabio, o alguna otra cosa de carácter equivalente. Así el Dr. CLARKE, al comentar sobre la palabra abrech, en Génesis xli. 43, dice: “Padre parece haber sido un nombre en el cargo, y probablemente el padre del rey o el padre del faraón podría significar lo mismo que el ministro del rey entre nosotros“. Y en el mismo pasaje en el que se utiliza esta palabra Abif, dice: “אב, Padre, a menudo se usa en hebreo para significar un maestro inventor, jefe operador.” Gesenius, el distinguido lexicógrafo hebreo, da a esta palabra significados similares, como benefactor, maestro, profesor, y dice que en el árabe y el etíope se habla de alguien que se destaca en algo. Esta costumbre idiomática fue seguida luego por los hebreos, como Buxtorf nos cuenta, en su léxico talmúdico, que “entre los talmudistas abba, padre, siempre fue un título de honor” y cita las siguientes palabras de un tratado del célebre MAIMONIDES, que, al hablar de los grados o rangos en que se dividieron los doctores Rabínicos, dice: “la primera clase consiste en la que cada uno de los cuales lleva su propio nombre, sin ningún título de honor, el segundo de los llamados Rabí, y los hombres de esta clase también reciben el apodo de Abba, Padre .”
Una vez más, en Crónicas II, ii . 13 , Hiram , rey de Tiro , en referencia al mismo Hiram, hijo de la viuda, aunque se habla de la continuación en referencia al rey Salomón como “su padre” o Abif en el pasaje ya citado, escribe a Salomón: “Y ya he enviado un hombre hábil y entendido, Hiram mi padre.” La única dificultad en esta frase se encuentra en la prefijación de la letra lamed ל, antes de Hiram, que tiene las palabras l’Huram Abicomo significado “para Hiram mi padre“* en lugar de “Hiram mi padre.” LUTERO tiene de nuevo la visión correcta de este tema, y traduce la palabra como un apelativo: “So sende ich nun einen weisen Mann, der Berstand hat, Hiram Abif,” es decir, “Así que ahora te envío un hombre sabio, que tiene entendimiento, Hiram Abif .” La verdad es que sospecho, aunque se ha escapado a todos los comentaristas, que lamed en este pasaje es un Caldeísmo que se utiliza a veces por los escritores hebreos posteriores, que emplean incorrectamente, el signo del dativo por el acusativo después de verbos transitivos.

Así, en Jeremías (xl. 2) tenemos esa construcción: vayakach rab tabachim l’Iremyahu, es decir, literalmente, “y el capitán de la guardia tomó para Jeremías,” donde ל, l, o para, es un caldeísmo redundante, la verdadera representación debe ser “y el capitán de la guardia tomó a Jeremías“. Otros pasajes similares se encuentran en Lamentaciones iv. 5, Job v 2, etc. De la misma manera que ל puesto antes de Hiram, supone que los traductores ingleses han hecho de la preposición “para” algo redundante y una forma del caldeo, entonces la frase debe leerse así: “Tengo enviado un hombre hábil y entendido, Hiram mi padre“, o si se considera como un apelativo, debería ser,”Hiram Abi“.

De todo esto concluyo que la palabra Ab, con sus diferentes sufijos, se utiliza siempre en los libros de Reyes y Crónicas, en referencia a Hiram o Hiram el constructor, como un título de respeto. Cuando el rey Hiram habla de él lo llama “mi padre Hiram,”Hiram Abi, y cuando el autor del Libro de las Crónicas está hablando de “el padre de Salomón” se refiere – “su padre” -, a Hiram Abif. La única diferencia está hecha por las diferentes denominaciones de los pronombres mi y su en hebreo. Ambos reyes de Tiro y de Judá llevaron la relación honorable de ab o “padre“, como equivalente a un amigo, consejero o ministro. Él era “Padre Hiram.” Los masones tienen por lo tanto toda la razón al negarse a adoptar la traducción de la versión en Inglés, y en la preservación, siguiendo el ejemplo de Lutero, de la palabra “Abif” como apelativo, apellido, o el título de honor y distinción otorgada al principal constructor del Templo.

* Puede observarse que este no podía ser el verdadero significado, para el padre del rey Hiram no era otro Hiram, sino Abibaal.

Fuente: Aureliano en Hibernia