lunes, 17 de noviembre de 2014

SECRETO MASONICO 
El Sendero del Masón

La mayor parte de los Masones así como modernos estudiosos de los diferentes rituales e ideales masónicos, rara vez se percatan de las obligaciones cósmicas que van adjuntas desde el preciso momento que empiezan a rasgar ligera y suavemente, las sacras verdades de la naturaleza, así como las de los antiguos y primitivos rituales del Arte Real.
Esto se debe a que observan de manera superficial y mecanizada, sus tareas a través de la ejecución de rituales y ascensión de grados, y llegan a ver a la Masonería como un organismo social de una antigüedad de pocos años, es necesario darse cuenta que las sagradas y antiguas enseñanzas místicas y esotéricas se han perpetuado a través de los antiguos y primitivos ritos, y que son sagradas, y que existen poderes invisibles y desconocidos al Ser humano, y que estos moldean los caminos, así como los destinos de aquellos que por iniciativa interna adquieren las verdaderas obligaciones de una Real Fraternidad.
La Masonería no es algo material que se pueda demostrar con una insignia o un saludo cifrado, acompañado de una palabra de pase secreto, la masonería es una ciencia espiritual del alma, no es una doctrina dogmática, sino una expresión universal de origen cósmico, y la cual ha sido y será, inspiración de grandes místicos, filósofos, iniciados y sabios de todas las edades.
La Masonería es la perfecta sabiduría de Dios (Deus) que se hace visible a través de la jerarquía secreta de inteligencias superiores e iluminadas.
Sólo aquellos verdaderos adeptos de esta, logran percibir la sabiduría del silencio que esta conlleva, así como el estudio interno y cósmico que debe realizarse en aquel que la practique de manera real e íntimamente , es necesario morir ante el mundo material, para así poder renacer ante el mundo espiritual.
El verdadero masón sabe que el único medio para llegar a la verdadera iluminación del Ser, es desbastar la piedra bruta del alma e intelecto hasta lograr moldearla en un fino diamante cósmico.
El Masón debe aquietar la mente y los sentidos a medida que trabaja en la ardua contemplación de su Ser, así como tratar de obtener una vista interior a su mónada divina tratando de rasgar los cifrados velos de su Auro florecer.
El trabajo del masón es arduo e interminable, el se encuentra conciente que el tiempo que se le ha otorgado en la tierra es breve, y que en el tránsito por la morada terrestre tendrá que hacer todo lo posible para así acceder a la morada cósmica o bóveda celeste.
En la mayor parte de escuelas de misterios esotéricos como, masonería, órdenes rosacruz, sociedades teosoficas, institutos gnósticos, así como miembros de la oto y demás, todos ellos saben que el hombre o adepto que no logre unir la brillante mente, con el corazón ardiente, jamás logrará subir un solo peldaño en la luminosa escalera de Jacob.
Todo aquellos que han examinado minuciosamente la masonería oculta (masonería esoterica) y estudiado la sabiduría hermética, no tienen la menor incógnita que la masonería como el logos mismo, es la más grande de las escuelas, y así mismo es la enseñanza cifrada del Gran constructor, Dios.
Dios, el hombre y el universo, tienen sobre sí la luminosa responsabilidad de darle forma a la sustancia cósmica dentro de la morada del rey cósmico, el gran constructor, es así como el masón se adentra en los antiguos misterios del conocimiento y tratando de dejar una huella sólida en el sendero, a través de la iluminación de sus HH.•.MM.•. como de profanos, y así mismo dejar un legado celeste a la humanidad de fuerza, sabiduría y fraternidad.
En la masonería yace oculto el misterio de la evolución y la existencia, el verdadero estudiante va comprobando a medida que va rasgando levé y suavemente los propios misterios de su divinidad, sabe que la obtención de grados no convierte al hombre en masón, si no la absoluta y profunda contemplación de los antiguos misterios a través del silencio absoluto y la fuerza de mística meditación.
Un verdadero y auténtico masón, no es el producto de un nombramiento acartonado y condecorado, es un hombre evolucionado y debe percatarse que el lugar que el ocupa en la logia esotérica no significa nada en comparación con su puesto en La Gran Logia espiritual de la existencia, en la bóveda cósmica.
Sus responsabilidades karmicas deben ser una sublime responsabilidad y debe hacer hasta lo imposible por enfocarse en el bien de sus HH.•. así como el de la humanidad, deberá no sólo labrar su propia piedra tosca, si no moldear la de sus QQ.•.HH.•.TT.•. por igual, deberá no sólo velar por sus ideales e intereses si no velar por los del mundo en su totalidad por igual, una vez que comprenda que los augustos misterios son sólo herramientas para ayudar a su entorno y la humanidad, justo ahí, entenderá el verdadero sendero iniciatico del Real Masón, el cual es Libertad, Igualdad y Fraternidad.