sábado, 21 de noviembre de 2015

CARGO DE PAST VENERABLE MAESTRO DE LOGIA


CARGO DE PAST VENERABLE MAESTRO DE LOGIA
A L .•. G.•. D .•. G .•. A .•. D .•.U .•.
 Libertad Igualdad Fraternidad

Carlos Frachelle Simbolismo y Funciones
Como todo símbolo en Masonería, su interpretación es pasible de diferentes alcances. Sin embargo, debemos tener la certeza, que cada símbolo y sus diferentes acepciones son en definitiva aproximaciones a la real significación que yace inmanente en la realidad no parcializada de este mundo dual y podremos captar en su totalidad cuando sea efectiva nuestra trascendencia.
Si bien todos los actos y funciones de los seres deben estar siempre impregnados de ética, en el caso del Past Venerable Maestro y/o de los Ex Venerables Maestros ésta debería ser superlativamente enaltecida por aquellos que los designios del destino han llevado a ocupar la función. Antes de sumergirnos en los deberes que a mi entender debe cumplir un Past Venerable Maestro, considero necesario fortalecer algunos términos y conceptos que ayudarán a la comprensión de la significación e importancia del cargo.
La palabra “Venerable” es de origen francés y según Marcy este término se introdujo en el uso corriente bajo la Gran Maestría del Conde de Clermont, manteniéndose desde entonces. El Venerable Maestro de una Logia ocupa su sitial al Oriente, representando éste el Trono de Salomón y, por tanto, simbolizando el asiento de la Sabiduría. Esta posición cósmica encarna el Sol naciente. Él lleva la luz hacia las regiones oscuras. Igualmente, en el plano temporal manifiesta el amanecer de la mañana con el comienzo y la renovación de la vida en una constante universal.
El título de Past Venerable Maestro, lo otorga la Orden Masónica al último Maestro que, elegido por los HH.•. de una Logia para ejercer el cargo de Venerable Maestro, haya culminado su veneratura (en la que se habrá desempeñado como mínimo durante un año) y entregado su cargo a un sucesor “debidamente elegido y consagrado”.
El Past Venerable Maestro, Venerable Maestro Pasado, Past Master o Ex Venerable Maestro Inmediato ha dejado su sitial en el Trono de Salomón dando paso a la renovación, pero tal como sucede en el constante fluir cósmico donde todo se transforma pero nada se pierde, continúa ocupando un lugar en Oriente. Durante el siguiente ejercicio su lugar será a la izquierda del Venerable Maestro (mirando hacia el oriente) y su función será la de consultor y consejero, aportando la experiencia adquirida en el cargo que desempeñó.
El Past Venerable Maestro debería ser el Regulador de la Orden por sus conocimientos y experiencia adquirida a través de su paso por la Silla del Rey Salomón.
En su nueva investidura debe ser el más celoso guardián de los Secretos de la Francmasonería: vigila la pureza de nuestros ritos y ceremonias, cumple y exige el cumplimiento de las Leyes Escritas y no Escritas, de las Antiguas Constituciones, Cargos y Regulaciones de la Orden y en cualquier tiempo y lugar, su investidura lo obliga a la más estricta observancia, sin perjuicio de la obligación que le puede caber en su función al Orador de una Logia.
Se podrá decir, entonces, ¿qué necesidad hay de que un Past Master sobrelleve tales responsabilidades? Pero aquél que ha vivido una vida masónica en algún momento las tendrá, y esto es un símbolo del nacimiento de un hombre, sea masón o no.
No existe hombre que en alguna medida no haya probado del árbol del conocimiento del bien y del mal y que no incurra en las responsabilidades que acarrea esto. Ningún hombre escapará a su deber de ser el guardián de su hermano, su igual, pero también de aquellos que recién se inician y están aprendiendo, y así como serán influenciados por el bien o el mal, serán afectados hasta la tercera y cuarta generación.
Se preguntarán cómo es que en Masonería, al igual que en toda actividad humana, el sudor y las lágrimas se asocian a los trabajadores de los diferentes grados, y a los supervisores de ese trabajo, y sin embargo un Past Master que ha superado todos los grados, y que debería haber llegado a aguas calmas, libre de ansiedades, tiene sobre sí la mayor responsabilidad de todas.
La respuesta, si es que hay una, es que mientras estaba aprendiendo, su trabajo era ejecutado mirando y escuchando y era responsable por ello ante sus superiores que estaban asimismo sujetos a error, pero ahora, como un Past Master, es responsable, no solo de su propio trabajo y de la corrección de los instrumentos de medida que debe entregar a los que están aprendiendo, como masones y como hombres, sino ante el Gran Arquitecto, el Gran Geómetra, el Dios del Universo”.
Las funciones y responsabilidades del Past Venerable Maestro
Las funciones y responsabilidades del cargo de Past Venerable difieren y presentan similitudes en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, en el Rito de York, en el Arco Real, en la Orden de los Caballeros de Malta, en la Orden de los Caballeros Templarios, de Emulación, Schroeder, de Memfis y Mizraim, por nombrar sólo algunas variantes.
Es por ello que a la luz de tantas diferencias y similitudes trataré de dar una visión personal y resumida que encuadre la figura del Past Venerable dentro de lo que debería ser “su Misión” en la Gran Logia de la Masonería del Uruguay y el Rito Escocés Antiguo y Aceptado en que desarrollamos nuestros rituales. “La labor del Past Venerable Maestro es guiar con sus consejos y su experiencia al nuevo Venerable Maestro en el gobierno de la logia. El Past Venerable Maestro debe ubicarse en el Oriente a la izquierda del Venerable Maestro y para hacer uso de la palabra la pide directamente al Venerable Maestro”.
En ausencia del Venerable Maestro debería ser el Past Venerable Maestro o un Ex Venerable Maestro quien dirija una iniciación, un aumento de salario o una exaltación. Se supone que los consejos de los Past Venerable Maestros a los hermanos del taller deben estar siempre impregnados de sabiduría y de buenas intenciones, y para esto un Past Venerable Maestro debería estar siempre presente en las tenidas, ya que de otro modo difícilmente puede darse cuenta del desarrollo y de la marcha de su taller.
Es costumbre en forma casi universal, que en su primer período el Past Venerable Maestro no sea elegido a ningún cargo en la oficialidad, no porque se considere deshonroso hacerle ocupar un puesto inferior al de Venerable Maestro que acaba de dejar, sino porque se considera que son mucho más valiosos sus servicios sentado al lado del Venerable Maestro para aclararle cualquier hecho acaecido durante su gestión, y como un guía eficaz por su experiencia.
Citando otros textos consultados que explicitan funciones, mencionaremos algunas
• Instalar a su sucesor u otro Venerable Maestro, mediante invitación recibida para el objeto.
• Presidir la Logia en ausencia del Venerable Maestro y siempre que no estuvieren presentes los Vigilantes.
• Hacer iniciaciones y dirigir los ceremoniales en cualquier Logia, previo acuerdo e invitación de ésta.
• Presidir el Consejo de Asistencia Masónica y cooperar con el Hospitalario, en todas las obras en que se encuentre empeñado el Taller
• Servir de Defensor de Oficio de los Hermanos acusados ante el Tribunal de Honor de la Logia.
Estas dos últimas fueron extraídas del “Manual de la Masonería” de Andrés Cassard (1871), no teniendo en la actualidad vigencia, por lo menos en la Gran Logia de la Masonería del Uruguay.
Como función adicional, existen autores que entienden que en cada Logia debería existir un Consejo de Past Venerables Maestros, que se reuniría con cierta periodicidad. Bajo la Presidencia del Venerable Maestro, los Past Venerables funcionarían como consejeros: aportarían su experiencia al deliberar sobre la marcha del taller y dar consejos para su mejor funcionamiento. Es importante destacar que este Consejo no podría tomar ninguna decisión sobre el gobierno de la Logia, ya que esta atribución pertenece a la Cámara del Medio.
Finalmente, es indudable que las instituciones culturales al igual que el hombre, se fundamentan en la evolución. La búsqueda de la Verdad ha sido el motor que impulsa día a día a todos los HH.•. a la superación teniendo como objetivo en última instancia un mundo más justo y perfecto.
El Past Venerable Maestro no escapa a ese sueño, y habiendo dejado el Trono de Salomón tendrá como función y deber ser fiel custodio del equilibrio y evolución de la nueva organización. Al igual que el curso alternante del Sol y la Luna donde su iluminación crea un movimiento constante y equilibrado, la figura del Past Venerable Maestro fomenta el establecimiento de leyes abstractas que marcan vías duraderas dónde las leyes naturales se destacarán con fuerza y nitidez.
Referencias bibliográficas:
Libro: “Docencia Masónica Enseñar, Aprender, Enseñar” de Alfredo Corvalán